Sin categoría

Comer o no comer, …., esa es la cuestión

4 marzo, 2012
Pues sí, así estamos. En varias ocasiones os he contado los altibajos que mi hijo está teniendo con la comida. Nos debatimos entre el amor y el odio y ahora mismo, con 5 años recién cumplidos, estamos más cerca del odio que del amor. 
Ilusa de mi yo pensaba que a estas alturas este sería el menor de mis problemas. Queda claro que con los niños no se pueden hacer planes, ni se puede esperar nada. Es mejor aceptar lo que venga e ir capeando el temporal si es que llega. 
Pero esto en la teoría es muy bonito, pero ¡ay amiga! en la práctica cuesta. Porque a mi se me ha llenado la boca aconsejando a amigas cuyos hijos comían poco y mal: «lo mejor es dejarles, no insistirles, porque sino asumen que la comida es el enemigo y no hay manera», «¡tranquila! ellos saben regularse, cuando tenga más hambre irá comiendo». Y realmente así lo pienso, creo que los niños pueden pasar fases con poco apetito donde su cuerpo no reclame comer más que unos pocos bocados, pero no dudo ni por un momento que cuando tengan hambre comerán. 
Cuando ves que tu hijo pierde peso, rechaza comidas que hasta ahora adoraba, le dan arcadas e incluso vómitos ver comer según qué cosas, no acepta probar nada nuevo, se llena con cuatro bocados….. cuesta. 
He visto a familiares y amigos sufrir con este tema. Y he comprendido su sufrimiento pero ahora, vivido en mis propias carnes, veo la desesperación que antes quizá no veía. Desesperación porque aunque yo sepa que todo irá bien y que cambiará, mi instinto de madre me lleva a pensar una y otra vez cómo hacer que coma más, a desesperarme al ver que su plato se queda igual que se lo puse, a regañarle e incluso enfadarme.
Realmente pienso que esto va más allá de la alimentación. ¿Algún problema de conducta?, ¿alguna llamada de atención?. Sinceramente no lo sé. Mi cabeza inquieta piensa y analiza cada situación, pero he estado tan nerviosa con el tema que no he sabido ver más allá de mis narices. 
¿He conseguido algo?, Rotundamente no. Lo único que hemos conseguido han sido un par de bocados más, mucho asco por su parte, enfados con él, enfados entre papá sin complejos y yo. Pero el plato se ha quedado igual. 
Fase 2 de la operación «la comida no es el enemigo». El plato se pondrá en la mesa, no con cara de enfado, sin reproches, sin adelantar acontecimientos poco deseables (no comerás). Hablamos, nos reímos, vemos la tele,…., pero no se menciona la comida, ni lo que hay en el plato, ni si come con las manos, ni si se mancha, nada… Le dejaremos hacer. Cuando diga «no quiero más», retiramos el plato, una vez más sin reproches, sin enfados, sin malas palabras. Preguntaremos si quiere postre y aceptaremos su decisión. 
Dos claves: dejar hacer, respetar sus decisiones. 
Dicho así ¿a que parece fácil?. Os prometo que no lo es. Esta mañana ha tomado un donete, de esos pequeñines. Y sí, no es el desayuno más sano y nutritivo, pero esto es lo que hay. Una hora después ha decidido tomarse, con toda la calma del mundo, el vaso de zumo. No le hemos felicitado en exceso, no se trata de que la comida sea vista como causa de recompensa. Le hemos sonreído y a otra cosa mariposa. 
Ahora dos normas más. Antes de las 12 de la mañana podrá tomar un piscolabis si así lo pide, galletas, fruta, cereales, un yogur. Pero a partir de esa hora, nada de nada. Pierde el apetito con una facilidad pasmosa. Nada de luchas, simplemente explicarle que después no tiene hambre. Y a ver qué pasa con la comida. 

You Might Also Like

18 Comments

  • Reply Mari Carmen Herrero 4 marzo, 2012 at 10:16

    Siempre hay etapas, fases, que aunque estemos convencidas de que pasarán nos hacen sufrir.
    Sólo queda esperar y armarse de paciencia, porque ellos prisa no tienen nunca, y paciencia toda la del mundo.
    Besos y ánimo.
    Mari.

  • Reply Mama mimosa 4 marzo, 2012 at 10:35

    La actitud que tenéis papá y tú ante este problema me parece muy acertada. Nada de presionar, amenazar o enfadarse con él porque come menos de lo deseable. Seguramente en unos años comerá en cantidad, ya verás.

  • Reply La mamá de Pía y Beltrán 4 marzo, 2012 at 12:45

    Muy buena técnica! Adelante, paciencia y ánimo!
    Tal vez te ayude algún programa de super nany!
    Y tal vez(es mi humilde opinión por los programas que he visto) deberías ponerle tiempo, es decir, tu le pones el plato y le dices, mira el reloj, cuando sea tal hora te retirare el plato!
    Muua

  • Reply Carol 4 marzo, 2012 at 12:58

    Lo que has expuesto es lo mejor que podéis hacer, porque aunque cueste creo que no merece la pena todos esos enfados si tu niño sólo va a comer lo que él quiera.

    Ánimo y paciencia, aunque ya se es que fácil decirlo.

    Un abrazo

  • Reply teresavet 4 marzo, 2012 at 17:29

    Yo creo que esa es la mejor manera pero… cuesta muchísimo, y es angustioso ver lo que come (más bien lo que no come) y así día tras día.
    Mucho ánimo.

  • Reply MadreYMas 4 marzo, 2012 at 18:44

    Ay, amiga… cuánto te entiendo…
    Esa táctica la he puesto en práctica durante más de 3 años. 3 años, que se dice pronto, lleva Criatura en este mundo, y sin comer apenas nada y de nada…
    La actitud es acertada, de eso no me cabe duda…
    Pero si la racha se prolonga (espero por vuestra salud mental que no), sufriréis altibajos… y el día que decida que se alimenta con una sola comida, o desayuno y merienda, como mucho, y así varios días… volverás a perder los nervios… casi seguro.

    Así que… paciencia.
    No te autorreproches nada si pierdes la paciencia…
    Es un camino desesperante… y si encima le da por vomitar o hacer arcadas… uf.

    Te compadezco (porque te entiendo). Te entiendo (porque lo he vivido).

    Oooommmmmmmmmmm.
    Oooommmmmmmmmmm.

    Si la racha se prolonga mucho, poco a poco, irás ganando la batalla…

    A mí casi no me afecta ya que no coma… es raro que me enfade o me entristezca o me preocupe… pero me ha costado 3 años, claro…

  • Reply Maria 4 marzo, 2012 at 21:46

    Tiene que ser difícil y duro. A nosotros tb nos ha pasado que Abril ha pasado días sin querer probar lo que le poníamos, aunque si es verdad que seguía tomando su tetita. El padre es mas pesado que yo en ese sentido, él le ofrece comida varias veces aunque la respuesta sea negativa, yo espero a ver algo de interés por su parte, le pongo la comida delante y si hay interés perfecto, sino perfecto también. Muchísimo animo familia, si el niño esta bien, con energía y sano, no perdáis la paciencia, comerá, eso seguro

  • Reply La Gallina Pintadita 4 marzo, 2012 at 23:21

    Ayyyyy! ¡qué distinto se ve todo cuando le toca a uno!
    Como todas las de más,creo que hacéis lo correcto pero ¡qué difícil, frustante y preocupante tiene que ser! A pesar de saber que es "normal" a esa edad, que le pasa a muchos pero eso, mal de muchos no es consuelo de tontos, a cada uno le duele lo suyo.
    Besitos y paciencia, lo importante que esté sano y feliz

  • Reply Paris 4 marzo, 2012 at 23:47

    Yo también te entiendo…
    pasamos por esos altibajos con Maria, es muy buena comedora, por lo tanto cuando vienen momentos de odiar lo que tanto le gusta…lo dejo pasar, pero sí es cierto que cuando sumamos varios días así…yo me pongo mala, ella con la negativa en la boca…cómo puede comer tan poco durante tantos días? me pregunto yo…pero liuego un día cambia y vuelve a comer como un alima…y así vamos.
    Así que mucho ánimo, aunque cueste hay que seguir con paciencia…mientras esté sano, claro.

    Un beso

  • Reply vanina 5 marzo, 2012 at 08:45

    Ahhh; guapa, como te entiendo, yo llevo con esa lucha desde los 5 meses, desde que empecé a trabajar se ha negado a comer, al principio era pecho o nada, esperaba a que yo llegara a las 16,15H para comer.
    He tirado comida para alimentar a 5 niños más, he llorado de desesperación, tristeza y preocupación. En ocasiones no conseguía que se comiera un petit suite en todo un día, muy fuerte!!!

    Ahora con dos años va comiendo un poco más, pero cada vez que digo: A comer!!, el corazón me da un vuelco, y no sé por donde saldrá.
    Intento no enfadarme pero es cierto que a veces no puedo evitarlo.

    A la edad de tu peque no sé si será algo más que una inapetencia, Yo he llegado a la conclusión de que no es un gran comedor y lo hace cuando le apetece y necesita

  • Reply Mamá (contra) corriente 5 marzo, 2012 at 10:34

    Si lo tienes claro, ¿por qué te preocupa tanto? ¿Es porque piensas que puede haber algo más detrás?. Me imagino que es desesperante, mi hijo ha tenido muchos días de no comer apenas nada pero nunca muchos seguidos, la verdad es que un tema que hoy por hoy no me preocupa nada y comparto tu visión, por eso te pregunto por qué te sientes ahora así con ese tema…

    ¡Besos!.

  • Reply Belen Pardo 5 marzo, 2012 at 10:50

    MAri Carmen Herrero, jeje qué razón tienes, "ellos no tienen prisa nunca"…. me quedo con esa frase.

    Mama mimosa, no sé si comerá o no, pero ante eso poco podemos hacer, será su elección.

    La mamá de Pía y Beltrán, aunque algunas técnicas conductistas, llevadas de una manera relajada me parecen útiles, el ponerle tiempo a la comida no me parece lo más acertado. No quiero que vea la comida como algo de lo que no se puede disfrutar y para lo que hay un tiempo máximo. Pero muchas gracias por la idea.

    Carol, es que es tontería hacer otras cosas, al final si no quiere comer no come.

    teresavet, muchas gracias.

    MadreYMás, ay amiga, créeme si te digo que cuando escribí esto pensé en ti y en tu Criatura. En ti, en mi amiga Mónica, en mi prima Pepa, en la vecina de mis padres,…, todas vosotras con problemas con vuestros churumbeles desde siempre con la comida. ¿Que si pierdo los nervios?, si yo te contara…. pero cuando pasa algo con el nene, tiendo a mirarme el ombligo, en lugar de culparle a él (angelito mio). Y es cierto que últimamente le he presionado un pelín, y quizá (solo quizá) eso ha empeorado la situación. Muchas gracias por tu apoyo linda.

    Maria, se me ha quedado tan delgadito, jejejeje, si el mamara, te prometo que ni me importaría, pero claro, no es el caso 🙂 A ver si con la primavera, el salir y trotar al aire libre la cosa va mejorando. Muak!

    La Gallina Pintadita, eso sí mira, sano y feliz sí que le tengo. Gracias guapa.

    Paris, él ha tenido también muchos altibajos, pero lo que nos pasa ahora es distinto, es mucho más acentuado. No sé por qué ocurrirá esto….

    Vanina, a veces no se puede evitar, no somos perfectas, solo somos madres. ´´Animo!!

    Mamá (contra) corriente, pues ahora me preocupa más porque nunca le había visto en una fase tan exagerada como esta. Otras veces lo que ha sucedido es que no tenía tanto apetito, a veces se saltaba comidas, comía menos, rechazaba algunos platos, y al cabo de unas semanas y poco a poco, volvía a su normalidad. Pero ahora se niega a probar lo que antes comía, han aparecido las arcadas e incluso los vómitos, los ascos son super raros y super pronunciados. Hasta el punto que hemos decidido no salir a comer con otras personas hasta que esto no ceda un poquito porque es realmente frustrante para todos. Digamos que estamos en una fase más heavy de lo normal, por eso me siento así ahora. Antes era leve, ahora es exagerado. Gracias guapa.

  • Reply Mo 5 marzo, 2012 at 10:55

    Yo tengo la misma filosofía que tú con la comida. En general lo llevo bien, ¿que no quiere comer? Pues ya comerá mañana(y la verdad es que está fantástico de peso, o sea que no tengo motivos para preocuparme). Pero cuando ha estado algo enfermo y se ha tirado una semana casi sin probar bocado, los últimos días empiezo a notar que me desespera ponerle comida delante y que todo sea "no". Supongo que hay algo visceral que nos alerta y nos pone nerviosas al ver que rechazan comer. Muchos ánimos, a ver si poquito a poco va cambiando la cosa. Besos.

  • Reply Arual 5 marzo, 2012 at 13:16

    Qué agotamiento Belén, entiendo que te preocupes y te estreses. NO sé qué decirte ni qué consejo darte porque yo pienso como tú que en la comida no hay que agobiar al niño pero si ves que pierde peso y es una riña constante debe ser duro. Animo guapa!!!

  • Reply Isa 5 marzo, 2012 at 13:31

    Te cuento que yo he tenido problemas con el pescado desde siempre, y mis padres adoptaron la postura de no forzar, sólo me pedían que probase, si no me gusta, pues no pasa nada.

    Ahora soy yo la que me esfuerzo por comerlo, pq sé que es bueno para mi. sé que es muy duro, se lo veía a mis padres cada vez que había pescado, pero tedigo por experiencia que es lo mejor que haces, no forzarlo.

  • Reply Silvia 5 marzo, 2012 at 16:39

    Te entiendo Belén. Ya sabes que mi hijo ha pasado fases con la comida de absoluta desesperación y a pesar de que visto desde fuera todos te aconsejan que no te preocupes y que ya comerá, se hace duro ver a tu hijo irse a la cama con medio vaso de leche, hacer una comida muy escasa o casi no desayunar. Así que entiendo perfectamente tu preocupación.

  • Reply Mis Chicos y yo 5 marzo, 2012 at 17:21

    Te entiendo perfectamente, nosotros al final después de probar con un montón de tácticas hemos optado por la de ponerle solo los 5 platos que le gustan, y que sabemos que va a comer, cuando le intentamos dar otra cosa no la quiere y acabamos perdiendo la paciencia, así es que le damos lo que le gusta y de vez en cuando le mezclamos entre la comida cosas que se niega a probar, de esta forma se toma los garbanzos con la sopa, el huevo frito con el arroz con tomate, la carne picada con los espaguetti y así, y todo esto escondiendolo entre la comida o distrayendole para que no lo vea porque sino te dice que no, que te lo comas tu, literalmente.

  • Reply Paris 10 marzo, 2012 at 22:29

    es posible que ya hayas hecho lo que te voy a decir, pero, se lo has consultado a su médico?
    si hay vómitos incluso, me parece ya algo más grave,hay que poner solución. Perdona si me meto dónde no me llaman.
    un abrazo

  • Leave a Reply