Sin categoría

Conociendo a Beatriz Fernández, doula especializada en duelo perinatal

18 septiembre, 2011
Ayer tuve la suerte de asistir a una charla-taller que se celebraba en Khardaia. La charla era impartida por una doula, Beatriz Fernández. Esta mujer, gran mujer por cierto, es una de las personas más implicadas en el tratamiento del duelo y la pérdida perinatal de este país.
Cuando buscas información acerca de la pérdida prenatal y los abortos, la verdad es que te encuentras con poca información, con pocos profesionales que se dediquen por entero al acompañamiento y a la atención a las familias que hayan sufrido una pérdida de este calibre.
Cuando nos sucedió a nosotros, nadie supo asesorarnos, nadie nos daba el apoyo que necesitábamos. Cuando tuve a mi segundo hijo, y conseguí centrarme, fue cuando empecé a elaborar el duelo y la aceptación. Y con el paso del tiempo me di cuenta de la necesidad de buscar información, talleres, cursos. Y el sábado me encontré con Beatriz, una mujer que ha vivido esta dura experiencia en sus carnes, cuatro veces ha pasado por ello. Mujer admirable donde las haya.
El objeto del curso era un acercamiento a la pérdida perinatal, con datos, con cifras. Parece que es algo anónimo, que nunca ocurre, que pasa pocas veces. Pero no, es una realidad que tenemos ahí, que sucede cada día. Se considera el aborto como “normal” cuando ocurre en las doce primeras semanas. ¿Normal?, ¡no es normal!, es una pérdida. Una mujer se siente madre desde el mismo momento que ve un positivo en el test, su cuerpo pone la maquinaria en funcionamiento, y comienza a crear vida, se produce una revolución hormonal, nuestro físico empieza a cambiar, se dispone a albergar a otro ser. Nuestras células se entremezclan, nuestras emociones cambian, sentimos esa vida creciendo en nuestro interior.
Queremos hacer normal algo que no lo es, un aborto es un suceso traumático para una mujer, y ha de ser tratado como tal.
Aquí no hay frases ni fórmulas mágicas, cuando una pareja se enfrenta a un suceso tan duro como perder a un hijo, lo importante es que reciba todo el apoyo de su entorno, la comprensión, el amor, pero no la compasión.
Cuántas veces hemos oído la horrible frase de “no sé que decirte”. Por norma general la sociedad no sabe comportarse ante un duelo perinatal. Pero pensemos en un duelo adulto, una pérdida de una persona adulta, ¿qué se dice en esos casos?. Seguro que cosas así, no:
Mujer, eres muy joven y estas cosas son normales.

Ya tendrás más, tienes mucho tiempo.

Mejor ahora, que no estaba formado.

Hay que ser fuerte, no seas llorona, solo era un montón de células.
¿A que no diríais eso a una persona que ha perdido a su pareja, o a un amigo, o a su padre?. Comprendemos ese dolor, ese duelo adulto, comprendemos la necesidad de apoyo y comprensión, comprendemos que hace falta tiempo para poder afrontarlo y superarlo. Entonces, ¿por qué no entendemos todo esto cuando se trata de una madre que ha perdido a su bebé?.
Da igual de cuánto tiempo estabas cuando perdiste a tu hijo, porque cada mujer lo siente y vive de una manera, y hay que respetarlo. Acompañar un duelo es algo muy difícil, nadie dijo que fuera fácil. No debemos esperar nada, solo acompañar, comprender, facilitar el camino. 6 meses, 7, 10, un año,…., no hay un tiempo límite, no hay un tiempo patológico. Si se deja que el trabajo de duelo fluya, no habrá ningún problema. Las dificultades vienen cuando el trabajo de duelo se paraliza, se obstruye, se detiene.
El trabajo de duelo es un acto de amor, es la aceptación de que tu pequeño se fue, es aprender a vivir con un hijo que marchó, pero que estuvo ahí, contigo, durante un tiempo. Es recordar sus patadas en tu vientre, su primera ecografía, sus movimientos si llegaste a sentirlos, el positivo del test, y sonreir.
De todo esto hablamos ayer en el taller. Beatriz me admiró por su gran sabiduría, su entereza, su trabajo, su ánimo. Estupenda profesional, sin duda.
Si queréis saber más sobre ella, podéis encontrarla en Ser Doulas.

You Might Also Like

5 Comments

  • Reply MaGiA 18 septiembre, 2011 at 20:45

    Gracias por esta entrada, Belén!
    Efectivamente del duelo perinatal (incluso del postnatal) no se habla, es un gran tabú… y gran dolor silencioso!
    Abrazos "con nombre"!

  • Reply Arual 18 septiembre, 2011 at 21:07

    Esperaba este post, ya lo sabes. Me hubiera encantado estar en ese encuentro. Recientemente he pasado por esta dolorosa experiencia y aunque me encuentro mucho mejor no puedo decir que esté superado del todo. Tienes razón que es un duelo más que hay que pasar. Restarle importancia no tiene sentido y hace que la herida quede abierta. Tres embarazos he tenido, dos abortos y un niño maravilloso que nació ya ahora ilumina mi vida. Pero los que no llegaron a estar en mis brazos sí que tienen y tendrá para siempre un rincón muy especial en mi corazón.

  • Reply Belen Pardo 19 septiembre, 2011 at 05:11

    MaGiA, disculpa, me he centrado en el perinatal, pero efectivamente el postnatal tiene una importancia vital. Tienes toda la razón.
    Perder un hijo es una experiencia que hace que una madre, una pareja pierda la inocencia. Se pasa a ver todo con un color distinto, con un matiz diferente. Un abrazo enorme.

    Arual, mi niña, sé que estás en pleno proceso, ya sabes que mi hombro y mi puerta están abiertas para que puedas reposar, apoyarte, para lo que necesites aquí me tienes. No te voy a decir que sé lo que sientes, el haber pasado por una experiencia similar no me da derecho, pues cada mujer siente su pérdida de un modo distinto. Yo pasé por un sufrimiento muy grande, y por eso puedo comprender, pero la empatía no solo la da la experiencia. Todos nuestros hijos, los que marchan pronto y los que se quedan con nosotros tienen un hueco en nuestro corazón. A veces nos cuesta encontrar el sitio a los que se van, y por eso duele tanto. Pero cuando logramos que todo encaje nos inunda un gran sentimiento de paz. Espero que puedas sentir esa paz y colocar todo en su lugar. Un beso corazón.

  • Reply Maria 19 septiembre, 2011 at 07:09

    Tienes toda la razón en que esta sociedad no esta preparada para el dolor, que estamos empeñados en tapar el sufrimiento y no nos damos cuenta que tapar no es lo mismo que superar. Yo no he tenido ninguna experiencia de perdida pero leeros me enseña a como tratar a la persona que si lo esta viviendo. Michas gracias. Un besito

  • Reply Belen Pardo 19 septiembre, 2011 at 15:53

    María, es muy importante que las madres entiendan que no se trata de "olvidarlo" como oigo a muchas mamás que han sufrido pérdidas, porque eso es algo que nunca se olvida. Lo importante es asumirlo e integrarlo en nuestra vida, de eso va el duelo. La aceptación es vital, y una vez alcanzada da muchísima paz.
    Por otro lado la empatía de los demás es muy necesaria, y no se tiene.

  • Leave a Reply