Mujer

Diez cosas que te gustarán de los 40

29 febrero, 2016
El otro día fui algo mala, me puse a hablar de los 40 y no os conté precisamente cosas bonitas. Ruego me perdonéis, pero confieso que se me calentaron los dedos tras leer, una vez más, la sandez esa de que los 40 son los nuevos 30. Y me pilló en un momento de maldita sea no veo nada tengo que ir otra vez a la óptica y claro…. las palabras salieron solas 🙂

Pero la verdad es que los 40 son una edad magnífica donde alcanzas una plenitud y una madurez exquisitas que te hacen ver la vida con otros ojos. Unos ojos aún jóvenes, llenos de vida, de planes, pero al tiempo con experiencia suficiente. Una gozada vamos.

Diez cosas que me encantan de mis cuarentaytantos

  1. A estas alturas ya has aprendido que la felicidad plena y continua es una utopía, con lo cual ya no buscas lo que no existe y sabes en qué y en quienes te debes centrar. Disfrutas más los momentos, las cosas pequeñas, el día a día.
  2. Aprendes una lección vital: la aceptación. Hasta entonces tendemos a revelarnos contra lo que la vida nos depara, no aceptamos situaciones o sucesos que nos pasan bien porque no nos gustan, porque son dolorosos o porque no podemos hacer nada para revertirlos. Eso nos hace sufrir porque la negación se impone a la aceptación. Llega un punto en que la experiencia te dice basta y asumes, aceptas y te calmas. La experiencia, esa amiga tan sabia, que a partir de este momento irá apareciendo cada vez más veces.
  3.  Dejas de tomarte las cosas a la tremenda. Quien tenga fuerte carácter, como la que escribe, seguro que me entenderá. Ahora eres capaz de reflexionar un poco antes de ponerte hecha una furia.
  4. Necesitas muchas menos cosas materiales para alcanzar la plenitud. Aquí, he de confesar, que no todos reaccionamos igual. En mi caso menos es más. En los últimos tiempos me he ido deshaciendo de muchas cosas que me empeñaba en mantener pero no me aportaban nada. He elegido seguir viaje mucho más ligera y me gusta.
  5. La vida te ha ido enseñando mucho, y tienes muchas respuestas. Se aprende de lo bueno y de lo malo, de esto último quizá algo más. Todo ello te anima a seguir aprendiendo, esta vez desde otra perspectiva, mucho más interesante.
  6. Te conoces mucho más, la madurez trae también mucha introspección, mucho mirar hacia adentro. Es más, la maternidad ayuda e impulsa ese proceso.
  7. Los hijos van creciendo y tras ese paréntesis que creías eterno llega una fase fabulosa, una nueva relación de familia, menos dependencia, más comunicación y en consecuencia un disfrute mayor. Ya no te da pena que dejen de ser bebés porque miras a tus hijos orgullosa disfrutando de esa etapa nueva tan enriquecedora.
  8. Como los niños se van haciendo mayores tú vas recuperando parcelas que habías dejado aparcadas. Aunque las responsabilidades siguen siendo muchas comienzas a plantear nuevos proyectos, nuevos planes o aquello que quisiste hacer hace tiempo pero no encontrabas el momento. ¡Es la hora de hacerlo! Y eso te llena de una ilusión renovada.
  9. Pierdes la vergüenza, te importa poco o nada lo que dirán los demás. En esto la maternidad también habrá jugado un papel importante, ¡seguro! 😉
  10. Comienzas a sentir añoranza y nostalgia, por tiempos pasados, por personas que marcharon. Y recordar se convierte en una actividad maravillosa aunque cargada también de cierta pena.
¿Qué te parece mi top ten?

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply