Sin categoría

De educación, colegios y expectativas

10 febrero, 2012
Hablar con otras madres en el parque da mucho que pensar. Y eso que últimamente los días no invitan al ocio al aire libre. Pero siempre se puede tener alguna que otra conversación. 
Llevo varios días reflexionando sobre un par de conversaciones que he tenido no con una, sino con varias mamás acerca del colegio, la posibilidad de cambiar a los niños llegada Primaria y las expectativas, no ya de los niños, sino de esos padres. 
De todos es sabido lo mucho que gustan las estadísticas. Todos los años la Comunidad de Madrid examina a sus alumnos de centros públicos, concertados y privados y elabora unas vistosas listas a modo de ranking de calidad educacional. Los colegios privados, se entiende el motivo, alardean de esos datos pues para ellos los resultados llevan el símbolo del dinero asociado. 
Muchos centros trabajan por y para los resultados, con lo que ello implica, presión para el alumnado. Yo provengo de un colegio privado, donde había una estupenda calidad educativa, pero eso realmente no importaba tanto como los números, los datos, los resultados obtenidos. Debíamos ser los líderes, los que menos cantidad de alumnos con suspensos tuviera. Donde El COU (cuando lo había) y en consecuencia la Selectividad fuera exitosa en el 99% de los presentados. Y para ello se utilizaban todo tipo presiones, tretas y artimañas. Si un alumno iba rezagado (fuera el motivo que fuera) se le intentaba poner al día, pero si era costoso o no era fácil, se le invitaba a marcharse del centro, muy amablemente eso sí. 
Y con todo este previo, os pongo en antecedentes de la conversación con estas mamas. Nuestros hijos están en segundo de infantil y de cara al año que viene muchos padres decidirán si continúan su formación en el centro o se cambian. En principio no hay motivo para cambiarles, el colegio ofrece formación en primaria, su calidad no es discutida, pero siempre queremos más, a los padres me refiero. Siempre más, siempre mejor, como si todo fuera poco para nuestros hijos. 
Una mamá dudaba si dejar a su hija aquí: «tiene muy buena calidad, y obtienen siempre una posición muy buena en las notas de la comunidad,…., pero el colegio X dicen que los saca muy bien preparados«. Y yo ante estas afirmaciones pregunto, ¿preparados para qué?, para la vida, para la universidad, para la formación profesional, para ser más felices, para qué narices les saca mejor preparados. 
Como digo, he estudiado en un colegio privado, fui niña de muy buenas notas, pero no por ello he tenido más oportunidades, no por ello saqué mejores notas en la universidad, no por ello he sido más o menos feliz, no por ello tengo una vida mejor o peor. 
La vida está llena de oportunidades, llena de metas, llena de opciones, y el conjunto es lo que hará que nuestros hijos vivan mejor o peor. El año pasado me obsesioné muchísimo con el colegio, con la formación, con el método. Y aunque se me quedó una espinita clavada por no poder llevarle a una escuela que me gustó muchísimo (pero se salía de mis posibilidades) a día de hoy estoy muy contenta con la formación que mi hijo está recibiendo. Y estoy contenta no porque ya sepa escribir, leer, sumar o restar,….., estoy contenta porque se les estimula la imaginación, aprenden gracias al juego, fomentan el gusto por aprender.
No solo eso, no debemos olvidarnos de la educación emocional, a la que muchas familias no dan importancia y es fundamental en el desarrollo de nuestros hijos. Ahí también hemos conseguido logros. Porque yo me he esforzado, pero nada hubiera sido igual sin la inestimable ayuda de la profesora del Peque.
En clase han estudiado las vocales, ciertos números, algunas sumas, pero él ha querido ir más allá y efectivamente ha empezado a leer, tiene ansia por escribir, sabe contar sin límites, suma, resta, y otras cosas más. Pero eso lo ha ido pidiendo y consiguiendo él. ¿Sería más inteligente si en clase tuviera un nivel más alto?. Yo creo que no, porque los padres también debemos participar en el proceso educativo y divertirnos en casa aprendiendo, pues esto también forma parte de un buen nivel educativo. 
Muchas familias dan vueltas a si este colegio cubrirá las expectativas que ellos han depositado en sus hijos, y ven buena la opción de colegio que presiona, que manda muchos deberes, que tiene muchos exámenes, que da mucha importancia a la nota. Cada cuál sabrá. Y con esto no digo que el colegio donde mi hijo estudia sea flojo, o no mande deberes, o no haga exámenes, muy lejos de la realidad. Es un colegio con el mismo plan educativo que todos, pero por ahora es un colegio que tiene muy presente un método para conseguir que los alumnos estudien sin presión. Y los resultados que han ido obteniendo hasta el momento les avala.
Y precisamente cuando pensaba en este tema y reflexionaba sobre las opiniones de estas madres del parque llegó a mis manos este artículo de Alfie Kohn. Al menos da que pensar.

You Might Also Like

21 Comments

  • Reply mama de parrulin 10 febrero, 2012 at 13:18

    Si algo he aprendido desde que mi hijo va al cole es que lo verdaderamente importante, fuera de las estadísticas y de todo lo demás, es cómo sea la profesora que le toca ese año, cómo le transmita los conocimientos y los valores, y cómo vaya de contento el niño a clase.
    Yo también iba a un colegio del estilo de lo que cuentas, y lo cierto es que algún año, pocos, tuve unas profesoras nefastas y otros años verdaderas maravillas que hoy en día hasta son amigas de mi madre!

  • Reply Mamá (contra) corriente 10 febrero, 2012 at 13:25

    Yo pienso lo mismo que tu, ya lo sabes, y hasta mi experiencia con el colegio es muy similar. En fin, yo ante esas conversaciones me sentiría de otro planeta…

  • Reply Mo 10 febrero, 2012 at 13:33

    El artículo que nos has dejado es muy interesante…Últimamente he leído varias cosas al respecto. De todas formas, me quedo con tu reflexión acerca de las oportunidades de la vida. Un lumbreras en el cole no tiene el futuro garantizado. En la vida hay muchas más cosas, cada uno ha de encontrar el camino. Y como madre, espero transmitirle a mi hijo la pasión por decubrir el mundo. Si lo consigo, estoy segura de que él hará el resto. Un besote!

  • Reply Carol 10 febrero, 2012 at 13:38

    Deberíamos reocuparnos más porque nuestros hijos sean felices y adquieran valores y conocimientos que les sirvan para el día a día, y no sólo el acumular datos y datos.
    A mi me gustó este artículo cuando lo leí. Creo que no son necesarios tantos deberemos, y me atrevería a decir que hasta los seis años los niños deben jugar (aprenden jugando) sin necesidad de deberes.
    Un abrazo

  • Reply Belen Pardo 10 febrero, 2012 at 14:00

    mama de parrulin, sí el tutor o tutora que lleve a tus hijos es fundamental. Su implicación, sus ganas, su manera de transmitirles las cosas, es vital.

    Mamá (contra) corriente, bien sabes que me siento de otro planeta….. pero del más lejano a la tierra.

    Mo, y además lumbreras se puede ser en todas partes. Yo quise estudiar, y lo hubiera hecho en cualquier colegio. Amigas mías estuvieron en el instituto sacando brillantes notas, y hemos seguido caminos muy parecidos.

    Carol, pero estas ideas (raras) que nosotras tenemos van en contra de lo que la sociedad persigue. A nosotras no nos importará si nuestro hijo/a saca un 10 en un examen y en el siguiente un 6, porque seguro que analizamos los motivos para que eso pase e intentaremos ayudar a nuestros hijos. Nosotras no buscamos que sea el mejor, buscamos que sea el más feliz, y eso amiga mía no se estila.

  • Reply MARTA 10 febrero, 2012 at 14:18

    bueno, belen, yo voy a darte mi opinión y perspectiva analizada desde un enfoque complementario (por si sirve), ya que yo ahora veo el contexto educativo de G. a sus 13 años (en su primer año de instituto).

    yo estoy de acuerdo contigo sobre las expectativas de desarrollo que podemos tener sobre nuestros hijos, especialmente en edades tempranas donde antes que contenidos y conceptos se les van a inculcar actitudes (curiosidad, interés, motivación, autoestima…). Obviamente a esas edades el resultado académico no es tan relevante y comprendo al 100% tus criterios a la hora de analizar qué educación buscas para tu hijo.

    Sin embargo, cuando los años avanzan te das cuenta de que la formación académica empieza a ocupar otro lugar. No tanto por esos resultados o estupendas notas, sino por una serie de capacidades que van adquiriendo en relación a su trabajo escolar. Hablo de hábitos de estudio, concentración, capacidad de análisis, de deducción, de abstracción… Esas serán sus herramientas intelectuales para poderse enfrentar a los retos que elijan (no todos tienen que ser médicos o ingenieros, pero es deseable que su desarrollo intelectual les permita optar a todo lo que puedan sentir como motivador). Por supuesto hablo de 'POTENCIAL', y obviamente no vamos a valorar el contexto real donde luego podrán ver sus sueños cumplidos. eso ya forma parte de otro ámbito pero nosotros como padres solo podemos pensar en dotarles de las capacidades. Ya la vida hará su labor y habrá más o menos suerte.

    Con esto quiero decirte que la parte intelectual y la formación SI es muy importante a partir de determinadas edades. Hay un handicap terrible con el que se van a enfrentar nuestros niños al llegar a los 10, 11 años y es un mal común, fruto de nuestro tiempo (lo padecemos tambien los mayores): la FALTA DE ATENCIÓN. Y, te aseguro, que desespera cuando ves a tu hijo (supuestamente listo y capaz) cometer errores reiterados por despiste, por no fijarse…. por esa incapacidad que van adquiriendo con los años a base de falta de entrenamiento mental.

    No sé si me explico… quería decir que cada edad va a tener unas necesidades y lo que ahora es importante para su presente, no siempre va a seguir siendo lo UNICO importante en el futuro. Una formación algo exigente con los hábitos de trabajo, con la exigencia personal, si está bien orientada es algo que va jugar en vuestro favor cuando el niño estudie y necesite que su mente y sus capacidades estén entrenados.

    espero que mi opinión sirva, no es negativa a tu idea, solo complementaria.

    besitos

  • Reply Belen Pardo 10 febrero, 2012 at 14:36

    MARTA, como siempre dando una visión acertadísima. Estoy de acuerdo contigo. Igual no me he expresado correctamente, últimamente me ocurre, pero yo no infravaloro la formación, ¡muy al contrario!. Yo quiero transmitir a mi hijo la importancia de la formación, del esfuerzo, de la disciplina, del hábito, de la exigencia personal, ¡¡por supuestísimo!!. De la misma manera que lo hago ahora en otros ámbitos de su educación, se lo quiero transmitir en lo que concierne a los estudios.

    Lo que yo quiero decir es que no por ir al colegio más exigente vas a tener al mejor estudiante. Que todo eso que queremos inculcar a nuestros hijos igual se puede hacer sin presión, sin amenazas.

    Yo quiero entrenamiento mental, hábito de estudio, esfuerzo y dedicación. Pero también quiero írselo inculcando desde ya, y creo que lo hacemos. Y no solo es el colegio, somos los padres los que tenemos que hacerlo.

    El problema, o al menos yo lo veo así, es que se cree que solo con "mano dura" se consiguen buenos resultados. Igual soy una idealista…. os lo iré diciendo cuando el calamar vaya creciendo, o igual puedo estar en lo cierto. Pero de la misma manera que el castigo no ayuda a educar, la imposición no ayuda a estudiar.

    Miles de besos.

  • Reply Supermama 10 febrero, 2012 at 14:59

    Donde yo vivo las opciones son pocas, colegio publico o concertado (de la misma cooperativa). Para mí es lo mismo (aunque prefiero el publico por diversas razones) porque soy de las que opina que si no puedes pagar un colegio tipo Cambridge, la formación que recibas va a ser muy parecida.

  • Reply MARTA 10 febrero, 2012 at 15:00

    sí, yo te he entendido. y opino como tú. simplemente quería aportar ese matiz complementario de considerar que una buena formacion academica tiene su papel y no es sinonimo de autoridad o imposicion. Hay centros buenos y malos. Lo peor es que dentro de cada centro hay profes buenos y malos… y te tocará por pasar por todos ellos. De los buenos disfrutareis y de los malos aprendereis tambien (yo le decia a G. en un año con un mal tutor que esto era muy importante porque en el futuro tendria que tratar con personas: jefes, maestros… dificiles y era un buen momento para entrenarse).

    Pero mirar el rendimiento de un cole, la importancia de su nivel educativo, con la que está cayendo… no es ninguna tonteria. Y no hablo de 'pijadas' como fama y prestigio, hablo de buen rendimiento.

    La educacion esta empeorando mucho. Piensa que se han reducido los grupos desdoblados porque se han eliminado interinos y apoyos. Qué te puedes encontrar? pues que tu hijo da Lengua Española con 11 años junto con alumnos que no hablan español (estos grupos no separaban a alumnos listos de tontos sino que intentaban cubrir estas diferencias). Tú te habras esforzado por crear una mente inquieta y con ganas de aprender y verás a tu hijo frustrado porque tiienen que avanzar al ritmo que toca.

    Por eso queria dar esta otra vision… de los 5 a los 13 cambian muchas cosas y lo peor es que a mí me parece que han pasado volando.

    besitos

  • Reply teresavet 10 febrero, 2012 at 17:17

    Pues yo fui a colegio privado y sí que noté diferencia. No sé si teníamos excesiva presión, yo no la noté. No teníamos deberes hasta los 11 años o así, pero el nivel educativo siempre fue muy bueno. Y yo lo noté, tanto por mis notas como para mi primer año de universidad. Mi facultad era MUY competitiva, y yo noté que tenía bastante más nivel que la mayoría de los otros estudiantes, lo que me facilitó las cosas.
    Así que sí, mucha comedura de coco por el cole. Por ahora, hemos estado mirando y parece que el público de nuestra zona es bueno, y por ahora irá a éste. Luego… no sé. A lo mejor la cambiamos para el insti, no lo sé. Porque en la etapa de secundaria sí que son importantes las notas, los exámenes… porque con esa nota vas a poder elegir carrera (o no), vas a poder tener beca (o no) y llegarás "sobrado" a la universidad, o te darás un batacazo.
    Que en este país la universidad no es sinónimo de dinero, ni de éxito, ni de felicidad… pero para mí es importante, que si mi niña quiere, que PUEDA.

  • Reply Susana 10 febrero, 2012 at 18:42

    Hice la EGB en un colegio concertado del que mi madre (inteligente ella) me sacó al acabar 8º, siendo que desde 3º fui de capa caída "gracias" a 2 profesoras…. Menos mal que tropecé con otras 2 que compensaron la situación.

    Al pasar al instituto mis notas empezaron a mejorar, pero lo que más mejoró fueron mis "notas emocionales" ya que allí no se me machacaba ni la cuarta parte que en el cole.

    ¿Por qué cuento esto? Porque si algo aprendí de uno y otro sitio es que los niños aprenden "a pesar" de nosotros (padres y profes) y que si hay algo que considero prioritario en mi trabajo es justamente que "mis" chicos sean felices y estén conmigo relajados, tranquilos; que sepan que conmigo se puede bromear, que si se necesita un abrazo o un cariño allí estoy, pero que también hay que currar.

    Por desgracia, la presión de padres y centros en los nenes es cada vez mayor y ya hay quien se plantea que un niño de 5 años que acaba infantil sin saber leer y escribir se quede un año más en infantil. Nos estamos volviendo locos.

    En fin, creo que no se ha entendido nada de lo que quería decir pero la semana ha sido un poco dura y la neurona no me da "pa" más. Me ha encantado leer tu reflexión; debería haber más padres y más profes que se planteasen estas cosas como tú.

    Un abrazo.

  • Reply superamatxu 10 febrero, 2012 at 19:01

    Es un tema muy interesante el que tratas hoy…
    Yo creo que el que vayan a buen colegio es muy importante, pero creo que lo que es un buen colegio cambia según la edad. Me explico: para un niño pequeño considero muy importante que el niño vaya contento, y no tanto los "resultados académicos". Pero está claro, que a medida que se van haciendo mayores, estoy hablando de a partir de eso en adelante, su formación académica se va volviendo más importante.
    También creo que hay buenos colegios públicos, concertados y privados, y lo mismo con los malos. Es decir, que creo que la idea tan extendida de que por pagar más en un colegio éste es mejor es totalmente errónea. Hay colegios públicos buenísimos y colegios privados malísimos. La práctica que comenta Belén de echar a los alumnos no tan brillantes porque bajan el nivel del colegio es habitual en muchos colegios privados y concertados, así como la de "hinchar" las notas para que la media final les dé más alta. Esto evidentemente no ocurre del mismo modo en los públicos, que no precisan tanto de ese "prestigio" para captar alumnos.
    Y luego está además la cuestión de que un colegio puede funcionar genial para unos niños y fatal para otros, pues no todos los niños son iguales. Y que si en un colegio estupendísimo, a tí te toca como tutor un mal profe, aunque todos los demás sean estupendísimos, tu percepción global del colegio seguro que no es tan buena.
    En fin, es un tema complicado. Pero estoy totalmente de acuerdo con Belén que la gente somete a presión a los niños y se preocupa de estas cosas en demasía y demasiado pronto. Fíjate que me da la sensación de que aún suele ser mayor esa obsesión cuanto menor es el nivel de estudios de los padres, como si esta actitud fuera el deseo insconsciente de que los hijos hagan o consiga lo que los padres no hicieron…
    Muy buen post, Belén… Nos has hecho reflexionar un montón.

  • Reply misteriosa 10 febrero, 2012 at 21:52

    Sólo voy a hacer un pequeño comentario respecto a algo que has dicho en tu entrada, aunque se sale un poco del tema cole y del debate tan interesante que hay en los comentarios. Y es que has dicho que el exito puede estar en muchos sitios. Yo quería recalcarlo con un ejemplo: en mi cole había un chico que iba a mi clase, para su desgracia sus padres estaban muertos, vivía con su tía, que era la portera del cole, y bueno, a ver cómo lo digo, era mal ambiente, mal rollo, el típico chico que todo el día le gritan, le tratan de tonto, "a patadas" (no palizas físicas pero a ver si se entiende). Las monjas siempre le decían que sería un inútil, que nunca haría nada. Suspendía un montón, por supuesto. Vamos, era de los típicos que no iban a tener ningún futuro.

    Pues hoy en día es un DJ muy famoso, hace giras hasta por Alemania, él es feliz con eso, y ya ves, en lo suyo es todo un triunfador.

    Así que sí, las notas no lo son todo en la vida, ni ser cirujano.

    Un saludo.

  • Reply London 10 febrero, 2012 at 21:59

    Yo no creo que se trate sólo de que X colegio sea mejor que el colegio Y, bajo mi punto de vista lo mas importante de todo es la profesora que les toque, que tenga vocación, que intente comprender a los niños, que tenga empatia con los nenes eso hace mucho.

    Mi hija va a un colegio concertado, dicho colegio está entre los 10 mejores de España. En ese momento yo lo elegí por proximidad a mi casa, por jornada partida, las actividades extra escolares que ofertaba y sobretodo por ser bilingüe.

    En P3 mi hija tuvo una profesora nefasta, al menos con mi niña. Sabes que mi hija es una niña con mucha vitalidad, es una niña muy despierta y sobretodo muy movida e intranquila. Además de eso, es una niña que al igual que le pasa a tu hijo siempre ha tenido mucha ansia por aprender unido a que mi hija de tonta no tiene un pelo y lo pilla a todo a la primera pues iba mas adelantada que los otros niños.

    A mitad de curso me encuentro una nota de la seño que manda a mi hija al departamento de psicología y pedagogía porque decía que mi hija no prestaba atención, que revolvía la clase, que no la dejaba hacer nada y que mi hija era hiperactiva. Al día siguiente fui a hablar con el departamento donde la iban a ver extrañada, porque mi hija es muy nerviosa pero no es hiperactiva. Pues en la petición de la señora quería que la separaran de la clase, que mi hija era hiperactiva y que además todo era culpa de la situación familiar difícil que estábamos pasando en casa (nos estábamos separando su padre y yo). Muerta me quede!! le estuvieron haciendo pruebas a mi hija y nada,me dijeron que es una niña muy movida, con un coeficiente intelectual que estaba a un punto de lo que se considera superdotado y que va adelantada a su curso y como la profesora no la motivaba ni sabía llevarla pues se aburría y revolucionaba….. normal.

    A consecuencia de eso cambiaron a la profesora en P4. Un encanto de mujer. Sabe llevar a los niños, atender las diferentes capacidades y ritmos de aprendizajes de cada niño sin desatender a los demás y a nivel general todos los padres estamos mas contentos. Y fíjate por donde, esta seño dice que mi hija es un amor, que es una niña con una capacidad muy alta, que es una niña que colabora, participa y se integra con normalidad, que sólo hay que saber llevarla.

    Así que yo, a partir de entonces en lo que mas me fijo es en los profesores que conviven día a día con mis hijos. Creo que el rendimiento escolar es algo que también podemos controlar desde casa porque el temario es el mismo para todos y nosotros podemos exigirles mas o menos a nuestros hijos, controlar si saben o no lo que deben de saber en cada curso e incluso marcarle unas notas mínimas académicas. Para mi lo mas importante es estar contenta con las personas que día a día pasan tantísimas horas con mis hijos, y que ellos estén a gusto y sean atendidos acorde con sus necesidades.

    Besitos

  • Reply Jesús 10 febrero, 2012 at 22:49

    nuestro sistema educativo está totalmente enfocado hacia los resultados, y se olvida de lo verdaderamente importante: que los niños tengan interés por lo que aprenden, que sean los dueños de su aprendizaje. lo que se aprende con presión y agobio acaba olvidándose, al fin y al cabo. y, como tú dices, los padres tenéis un papel primordial, incluso antes que la escuela.

    un beso

  • Reply La chica de las flores. 11 febrero, 2012 at 22:01

    Yo sólo tuve en cuenta una cosa para elegir el cole de mis hijas: que fuese el más cercano al domicilio familiar.

    Si además de ésto, el cole es público (es decir gratuito), los niños provienen de familias bien estructuradas, y el profesorado es joven y dinámico, el resultado es inmejorable.

    Los niños van contentos, y sin pensar en qué van a ser de mayores, ni cuánto dinero ganarán…

    No entiendo la relación que pueda tener, el llevarlos a un centro donde haya resultados altos de media, con los triunfos que consigan en su vida.

    ¡Besicos!

  • Reply @Mousikh 11 febrero, 2012 at 22:47

    Veo que no sólo compartimos nuestra visión sobre la maternidad y la crianza, sino también sobre la educación. Yo creo que nuestro sistema educativo adolece un poco, en general de centrarse demasiado en la adquisición de conocimientos y no lo suficiente en favorecer el desarrollo de las habilidades innatas que tenemos cada uno y de la inteligencia emocional, imprescindible para poder adaptarnos al mundo que nos rodea y aprender a relacionarnos con los demás.

  • Reply Mis Chicos y yo 12 febrero, 2012 at 09:02

    Yo estoy de acuerdo contigo, yo siempre he sido muy mala estudiante en el colegio, estudiaba en un colegio privado al igual que el tuyo con un 99% de aprobados en selectividad, el nivel era muy bueno, pero eso no hace que las asignaturas fuesen más interesantes.
    Yo no estudiaba pq no me daba la gana dicho así de claro, en la vida hay más cosas que pasarse el día entero haciendo deberes y estudiando, yo por las tardes salía y jugaba cuando era niña y cuando era más mayor quedaba con las amigas siempre que podía.
    Al final me cambié a un instituto público y pase del bup a la logse, la diferencia de nivel académico era de 2 años de retraso, con lo que yo fui feliz, después pasé a la universidad y me saqué mi ingeniería sin muchos problemas, elegí el trabajo que mejor me venía, no muy lejos de casa, y no estaba mal pagado.
    A lo que voy, que no por pasarse el día estudiando y haciendo deberes en un super colegio de élite se van a tener más oportunidades en la vida.
    Ahora tengo que elegir colegio para mi peque y estoy entre 2 si me dijesen que en uno de los dos no mandan deberes a casa seguro que escogía ese.

  • Reply lamamacorchea 13 febrero, 2012 at 16:05

    Es un debate apasionante. Tengo que pensar mucho sobre ello. Marco tiene 16 meses y sé que no quiero guardería, después… que temita. Me da mucho miedo esta sociedad meritocrática. Las escuelas Waldorf son una buena opción pero por ejemplo en Granada no hay. A ver que me invento para que el sistema no engulla al pequeño.
    Un abrazo

  • Reply Yasoymama 14 febrero, 2012 at 11:53

    Creo que hoy en día (y desde hace ya bastante tiempo)nos hemos olvidado completamente de formar personas, de buscar el desarrollo emocional, de fomentar la felicidad del individuo. Nuestra sociedad (y no solo el sistema educativo, que por supuesto también) busca otras cosas muy distintas. En la mano de los padres y educadores está la labor de quitarles a nuestros hijos tanta presión que puede llegar a ensuciar su infancia…

  • Reply sofia 12 abril, 2013 at 09:36

    Hola. Este blog creo que es bastante interesante. Ya que aquí viene algo muy importante para nosotros los papis, una decisión importante ya que confiamos en los educadores la gran parte de la educación de nuestros hijos. También he leído otro blog muy interesante que trata de este tema http://babyradio.es/blog-entrada/124/2013-04-11/que-colegio-elegir-el-ejemplo-de-las-ecoescuelas . Animo en esta tarea papis.

  • Leave a Reply