Sin categoría

De nuevo la mamitis: «mamá quiero estar contigo»

15 abril, 2010
De nuevo hemos entrado en una fase de apego muy fuerte, de nuevo la mamitis. Aunque esta vez lo vamos alternando con algún período de independencia, pero de nuevo ha vuelto. Y son periodos en los que agota todas mis fuerzas. Si ya de por sí es un niño tremendamente demandante, lo ha sido siempre, desde que nació, en estas fases necesita estar literalmente pegado a mi. Su frase es: «mamá quiero estar contigo», y eso significa que quiere abrazarme y pegarse a mi como una lapa.

Pasamos todo el día juntos, todo lo hacemos juntos, incluso el desayuno o la comida, incluso a veces cuando escribo o navego por internet, está encima de mi, dibujando o jugando con su teclado y su ratón, imitándome. Siempre conmigo. Pero aún así, de vez en cuando le da el arrebato pasional y necesita estar piel con piel.

Hemos tenido episodios bastante difíciles para mi, donde mis nervios me pueden y me descontrolan, pero no es para menos. Si vas sola con tu hijo, conduciendo tu coche por la A-3 (carretera de Valencia), y de repente el nene dice -«mamá quiero estar contigo», empieza a dar gritos y a intentar zafarse del cinturón de seguridad, pues te pones nerviosa. Y si ya empieza el llanto, el desconsuelo y el querer salirse de su silla, pues no hay más que parar para poder irme con él, que me pueda abrazar y ya se le pasa. Le explico que no pasa nada, que no debe ponerse así, que mamá está conduciendo y ala como nuevo. Pero claro, lo de antes me lo como enterito, los nervios me los trago o le grito, o yo que sé.
Cuando llevas varios días metida en esa dinámica, y encima por falta de ayuda no te puedes separar de él en todo el día pues la salud mental se ve afectada. Soy muy nerviosa, es cierto, pero un niño de 3 años super absorbente y demandante acaba con la paciencia de la más santa, os lo aseguro.
Y de repente esa mamitis un buen día se va, y sigue con sus ataques de independencia. Corretea solo por el parque, va y viene a su antojo, corre delante de mi sin miedo, en vez de querer ir de la mano. Y cuando le puedo dejar con sus abuelos, sin pestañear vamos, se va y ni me dice adiós. Pero a mi ya me ha dejado para el arrastre durante días.
No sé si haré algo mal. A veces me pongo muy nerviosa, es cierto, eso a él le pone frenético. Y cuando le regaño, se pone tan nervioso que viene corriendo a abrazarme y besarme. No soporta que yo me ponga triste, o que le hable en voz alta, cuando esto ocurre, lo siguiente que dice es: -«¿mamá estás ya contentita?».
Necesita continuamente mi aprobación, sentirme, tocarme. Estamos en la mesa cenando o comiento, y su mano siempre está sobre mi brazo. Es un amor de niño, os lo he dicho muchas veces, continuamente me dice lo mucho que me quiere. Esta misma tarde en la farmacia, él estaba sentado en una silla, y me llama, -«mamá»… estaba un poco despistada, y vuelve a llamar hasta que le miro, -«dime cariño», -«te quiero mucho mamá». Había otra señora en la farmacia y casi se le cae la baba cuando ha oído a mi hijo.
Esta vez me ha dejado muy baja de ánimo. Se unen varias cosas, cansancio de muchos días por estar él malito, haber estado yo también malita, alergia primaveral, falta de descanso, falta de ayuda, no poder desconectar y salir sin él en algún momento del día… o de la semana. Espero que esta vez se le pase pronto.

You Might Also Like

19 Comments

  • Reply Treintañera con hijo 15 abril, 2010 at 22:24

    Pues animo Belen, que como dices es una racha que tiene y en cuanto se le pase te va a dejar más libre.
    Ahora mismo mi hijo tambén tiene una fase de mamitis profunda y todo lo tiene que hacer mama: darle de comer, de cenar, el biberon, bañarle, ponerle el pijama, dormirle, ir por la noche cuando se despierta, leerle los cuentos….papa no puede hacer nada porque se enfada, tiene que ser mama. Pero bueno, me lo tomo con filosofía aunque a veces también pierdo los nervios sobre todo cuando llegan las diez de la noche y no veo la forma de meterlo en la cama. Mira que horas son y no me voy a dormir porque estoy disfrutando del silencio que hay ahora en mi casa.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 16 abril, 2010 at 06:30

    Belén, guapa, muchísimo ánimo. Es normal que te sientas tan cansada y es normal que pierdas a veces los nervios. Ya sabes tu que yo soy también una persona muy nerviosa y a veces ya no sabes qué hacer, es humano necesitar un poco de espacio y de tranquilidad y descanso. No te preocupes, tu misma sabes que son rachas, y todo irá a mejor.

    En fin, hay que buscar el lado bueno, y es que es mejor que te quiera mucho y tenga mamitis que todo lo contrario, ¿no?.

  • Reply lobo 16 abril, 2010 at 06:41

    Uff Belén, cuando exponéis esas situaciones me acojonáis. Espero que esa fase pase pronto y la relación vuelva a ser menos dependiente.
    Ánimo

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 06:53

    El blogger hoy está como quiere, me borra comentarios… ainsss. Bueno lo repetiré.

    Treinteañera, el mío era exactito al tuyo con esa edad, y aún le da el arrebato a veces de que solo mami puede bañarle, solo mami vestirle… ahora ya come solo antes mami solo podía darle la cena. Menos mal que come solo, uf! es un gran alivio. Poco a poco su padre se ha hecho un hueco que comparten a solas y es genial verlos juntos. El peque le imita en todo, busca su aprobación, incluso se enfada porque se marcha a trabajar. De vez en cuando le da el punto de mamitis y no le quiere ni ver. Pero poco a poco según crezca la figura paterna se vuelve más importante, no en detrimento de la materna, no. Nosotras siempre estamos ahí, dando esa seguridad que ellos necesitan.

    Eva, sí es una suerte que me quiera mucho, porque la verdad es que el niño es un amor las cosas como son. Me consta que ya con 3 años muchos niños son mucho más despegados. Él es un niño muy sensible, es purita emoción, no sabes hasta qué punto.

    Conste que no estoy todo el día quejándome, pero este espacio me sirve de desahogo, de diario, donde sacar fuera un mal día o un mal rollo, y la verdad ayuda. Yo siempre he dicho que escupir lo que te molesta, o el mal rollo ta hace sentir mejor, y es cierto.

    Lobo, tu tranqui, cuando uno tiene un bebé todo esto se ve como una losa que te caerá encima en cualquier momento y acojona, es cierto. Pero como luego las cosas vienen poco a poco cuando llega el marrón más gordo ni te enteras. Pero tu disfruta de ese momento lobezno que se mueve lo justo porque es cuando más agustito se está, je, je, je. Luego se te suben en la mesa del comedor y saltan desde lo alto y no, ya lo es lo mismo, je, je.

  • Reply LAKY 16 abril, 2010 at 07:58

    Creo que son fases por las que pasan la mayoría de los niños, al menos los varones. Mi hijo también pasó por ellas y más o menos a la edad del tuyo. En esos momentos, de su padre no quería saber nada: le decí"tú fuera, vete de casa, búscate otra mujer y otro hijo" Imagináos el pobre! Yo creo que los chicos pasan una fase de semienamoramiento de su madre, en la que la quieren exclusivamente para ellos. Afortunadamente, luego todo se pasa. Mi hijo ahora, se le cae la baba conmigo, en eso seguimos igual, pero ya no está tan apegado y ha conseguido tener una relación preciosa con su padre.
    Ánimo!

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 08:08

    Laky, leí en tu blog que tu peque tiene casi 7 años. Que mamis con niños mayores me cuenten esas cosas me ayuda mucho, la verdad, porque una siempre se atasca y nunca ve el final de un fase difícil.
    Pobre papá, vaya cosas que dicen los críos.

  • Reply Chelo 16 abril, 2010 at 08:39

    animo guapa, esas fases pasan, se van y vuelven, paciencia…

  • Reply Nuria 16 abril, 2010 at 11:12

    Cómo te entiendo Belén y eso que mi hija todavía tiene 14 meses pero tiene momentos exactamente iguales que los que describes. Hay veces que no soporta ni siquiera que alguien que no sea yo empuje o agarre su coche cuando vamos paseando, vien conmigo al baño y para ducharme muchos días tengo que hacerlo con ella. Ver que esto le pasa a otra gente me tranquiliza un poco, la verdad.

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 11:20

    Nuria compartir lo que a uno le sucede siempre ayuda. Ayuda a quien lo cuenta, en este caso a mi, por poder liberarlo y contarlo; y también a ti, que te sientes identificada y ves que tu nena no es la única.

  • Reply mamadejulio 16 abril, 2010 at 12:11

    LLego tarde al post, y aqui si tengo bastante q aportar.
    Lo primero, no sabes como te entiendo, mi peque es asi, siempre ha sido asi, hay epocas q le da mas fuerte q otras pero tiene una mamitis q a veces hasta me preocupa. Aunque he de decir q leyendo vuestros comentarios me tranquilizo pq veo q es algo normal. Reitero q va por fases, pero hay epocas q solo quiere estar a mi pegado, cuando digo pegado es pegado, no le vale q yo este en el sofa con el ordenador y el en el suelo con sus juguetes, no, me coge de la mano y tira de mi para que me siente a su lado. Para ir a cualquier sitio tiene q ir de mi mano, hablo de dentro de casa, y dormirle, ir a media noche yo, papi no le sirve. Parece q para cosas como comer, jugar o bañarle va aceptando q lo haga papi sin protestar,pero el mio era de cogerse autenticos berrinches que los vecinos no se q pensarian, pq le secaba papi del baño.
    Al baño a hacer mis cosas tengo q ir con el y asi todo.
    Me llena de orgullo q me quiera tanto, me encanta que me prefiera ante nadie mas (bueno preferiria q ante papi, no), pero he tenido dias de verdadero agobio, de no poder dar un paso sin el y ponerme de mal humor.
    Tambien he tenido q irme veces a currar dejandole llorando pq no queria q me fuera y te vas con el corazon encogido, aunque parace q eso lo va superando.
    Asi q te entiendo prefectamente y te mando todo mi apoyo para dias como estos tan duros.

  • Reply Tifoidea 16 abril, 2010 at 12:22

    Ánimo guapa, ya sabes que son rachas. En algunas cosas me recuerda mucho a mi peque a su edad, y por eso puedo decirte que la cosa va mejorando con el tiempo. Aunque mi hijo no ha perdido esos gestos de cariño, ni mucho menos y muchas veces me dice que me quiere mucho y me da abracitos, he incluso algunas noches cuando cena, me dice ven a mi lado mamá y me siento a su lado y me agarra la mano. Pero su seguridad va aumentando con la edad y eso hace que las mamitis se vayan espaciando más.
    De hecho, ya comenté las ganas que tenía de ir a la granja con el cole y que pasan noches fuera, y eso no le supone ningún problema, se lo pasa genial y no me hecha de menos, pero recuerdo que el día que volvía de la granja, cuando llegamos a casa, se me abraza al cuello y me dice, "abrazame mamá que estoy un poco necesitado de mimitos" XDDDD, eso justo despues de decir que se le había hecho corta la excursión, que podían haberse qudado un día más XDD

    Es cierto que esos periodos de tanta absorvencia te dejan hecha unos zorros, pero la recompensa se ve luego, cuando ves que cada vez es un niño más seguro, más independiente, pero no arisco.
    Me río muchas veces cuando la gente dice que para hacerlos independientes hay que mantenerse un poco alejados, ya sabes, menos besos, menos abrazos y es justo lo contrario, si cuando les da la mamitis ellos te ven a su lado, luego se sienten mucho más seguros.

    Mira, desde la distancia (el mio ya sabes que va a hacer 7 años pronto) ves lo muchisimo que compensa tanto esfuerzo. Así que ánimo, que me pareces una madre estupenda, porque hay que reconocer que ser madre no es una tarea fácil. 🙂

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 12:22

    Hay niños más apegados que otros mamadejulio. Unos más dependientes que otros. A mi me llena de orgullo que me quiera así, que me mire como lo hace, que me abrace como acaba de hacer porque se va a dormir sus siesta. Pues claro. Pero a veces es tan agobiante no poder tener tu espacio, no poder hacer ni pis sola!!
    Pero me consta que en breve él tendrá una independencia que me hará echar de menos estos días donde no se despega de mami ni con cola.

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 12:25

    Tifoidea, nos hemos cruzado. Sí a mi también me hace gracia eso de que hay que tenerlos alejaditos para que se hagan independientes. Cada tontería tiene una que oir. Me consta que esto lo que hace es fomentar su autoestima y su seguridad en sí mismo, me consta y no podría hacerlo de otro modo, no podría dejar de besarle o abrazarle como lo hago, porque no sería yo misma.
    Me consta que los resultados se ven con el tiempo y que dando todo el amor del mundo y siendo lo más paciente que se puede ser, se consigue un niño estupendo, lleno de amor. Pero a veces, bien sabes tu que es algo duro. Pero no importa, el tiempo pasa volando.

    Qué rico tu hijo. Se te caería la baba cuando te dijo que necesitaba mimitos. Qué cosa más bonita.

  • Reply Tifoidea 16 abril, 2010 at 12:38

    A mi me encantó una vez que oí a un pediatra que decía que lo de no coger al niño en brazos ni darle tantos cariñitos era una tonteria. Que la gente decía que luego se enmadraban y nunca serian independientes. Y este hombre decía. El problema es que la gente no recuerda nada, porque historicamente las madres siempre han llevado a sus hijos en brazos y los han cuidado y dado mimos, y luego se han convertido en hombres que han sido marinos, soldados, etc, que pasaban meses fuera de casa.
    Me pareció de lo más acertado. XDD

  • Reply Tifoidea 16 abril, 2010 at 12:39

    Y sí, se me cae la baba con mi hijo, a veces cuando está de dulce, como yo le digo, le miro y me quedo embobada XDDD
    Lo que no quita que otras veces me saque de quicio XDD

  • Reply Belen Pardo 16 abril, 2010 at 12:45

    Ya sabes que esto es una de cal y una de arena, je, je.
    Que pediatra tan sabio. Es cierto lo que dice. El amor de una madre no se debe jamás dosificar, mejor dicho, el amor de una familia, o el amor venga de quien venga. Ya habrá tiempo para lo demás.

    En media hora me voy a la pelu!!!!! VIVA, VIVA Y VIVA.

  • Reply mamadejulio 16 abril, 2010 at 12:57

    Feliz relax en la pelu¡¡¡¡¡¡

  • Reply Esther 4 octubre, 2017 at 16:13

    Hola Belén!! Me gustaría que nos contarás si al final esa racha pasó,Si duró mucho y como se comporta ahora tu hijo, que si no me equivoco tendrá ya 10 años no?
    Pues te cuento, siempre busco información por internet cuando ando ante una situación un poco difícil con mi peque,para ver si puedo mejorar en algo o si no lo estoy haciendo bien y he dado con este blog que me ha tranquilizado bastante,ya que lo mismo que describes con tu hijo me está pasando ahora con la mía de 3 años.
    Hay días que se me hace muy difícil la verdad, todo se lo tengo que hacer yo y ademås es muy absorbente, siempre me está llamando y en realidad no quiere nada,sólo que esté a su lado.
    Lo que más me desespera es que también me lo hace en la urbanización,cuando bajamos un ratito al parque, me está llamando todo el rato y no me deja ni hablar un momento con los vecinos, cosa que me angustia y me estresa un poco, y me da por pensar si será normal que no quiera jugar apenas con los otros niños y que quiera toda mi atención. A ti te pasaba también en el parque?
    A esto se le suma la adaptación al cole y las rabietas por casi todo y tenemos una mezcla muy completa, pero bueno yo no me desánimo, se que esto cambiará y pronto lo recordaré como una anécdota, aunque es cierto que en el momento se vive muy intensamente.
    Cuéntame cómo evolucionó tu peque porfi.
    Muchas gracias
    Un saludo

    • Reply Belén Pardo 22 enero, 2018 at 15:28

      Hola Esther, por supuesto que pasó…. todo pasa 🙂 Ahora es un niño independiente y feliz. Esa mamitis era consecuencia de su evolución. Cada niño madura de una manera. Ahora veo claramente que él necesitó en su día ese apego hacia mi para poder crecer. Es importantísimo respetar sus ritmos y darles aquello que necesitan para que se desarrollen de una manera saludable y segura. Ánimo.

    Leave a Reply