Sin categoría

Día de la Amistad: amigas, maternidad y conciliación

30 julio, 2015


Hoy es el día de la Amistad. Un día que casi pasa desapercibido y yo creo que es muy importante. Los amigos, junto con la familia, son los grandes tesoros que merecen la pena. Esas personas que están a tu lado no sólo para echarte unas risas o compartir un momento agradable, sino también para ayudarte cuando estás realmente apurada o para tener una palabra amable ese día que tanto lo necesitas. 
Se nos ha llenado muchas veces la boca hablando de lo importante que es La Tribu para afrontar la maternidad de hoy en día. Y ¡vaya si lo es! Qué haría yo sin esa Tribu que me echa un cable cuando lo necesito, que me escucha y me acompaña en esos momentos más duros o con quien me río y paso buenos ratos. 
En verano ser madre es mucho más difícil. Son tiempos donde la conciliación es más utópica, si cabe, donde te ves sola, con tu trabajo, con tu hijo. Y tu familia está de vacaciones, muchos amigos ausentes pero tu vida paralela a la maternidad sigue y no se puede -ni se debe- parar. Y entonces no sabes a quién recurrir, pero te acuerdas de esa amiga que siempre te echa un cable. O de esa otra que sabes que hará un esfuerzo e intentará ayudarte sea como sea. 
La Tribu es esa tabla de salvación a la que aferrarse para que todo encaje, para que puedas seguir adelante y no te vuelvas loca o te gastes un pastizal -que no tienes- en niñeras. 
Quizá penséis que apuntando al chiquillo a un campamento solucionaría muchos problemas. Cierto, pero las dificultades siempre son mayores cuando tu hijo es diferente, cuando sus cuidados (a pesar de ser un niño mayor) implican una atención más especial. Rizando el rizo, vamos. No valen campamentos, no valen colegios, sólo vales tú, y entonces te toca hacer el doble salto mortal con tirabuzón hacia adelante.
Gracias a esas amigas yo puedo abarcar cosas que de otro modo serían imposibles. Gracias a mis compañeras, que me conceden una flexibilidad y una comprensión sin límites, podemos lidiar un día a día, siempre difícil en estas semanas estivales.
Ser madre cuando no se tienen muchos apoyos es difícil, por eso si tu familia está lejos, si tus amigos tienen poco tiempo, no dudes en buscar una Tribu en la que apoyarte cuando seas mamá
Quién tiene una Tribu tiene un tesoro. Y tú, ¿te vales de tu Tribu en tu maternidad? ¿A quién recurres en caso de apuro?

Foto: https://pixabay.com/

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Vanesa Pérez Padilla 30 julio, 2015 at 15:42

    A mí la tribu me ha sacado de un pozo. Parece tremendista. Pero no lo es. Ha sido la artífice de mis primeras salidas en casi 7 años. He encontrado comprensión, desahogo, fuerza, apoyo, complicidad.
    Lo que más me entristence de mi inminente mudanza es dejar de poner caras y reencontrarse con agunos miembros, pero siempre nos queda el 2.0.
    Un beso muy fuerte!!

  • Reply Anónimo 2 septiembre, 2015 at 14:54

    La verdad que a mi me cuesta mucho pedir ayuda a mi tribu, pero es por mi forma de ser. Así que me suelo apañar con mi pareja. Pero si que echo mano de ella para charlar y descargar cuando algo me preocupa. Pero que hacer cuando algún componente te decepciona?
    Pues si, así ha sido, un día alguna acción que no te gusta, unas palabras que no dicen y otro día lo que si dicen. Siendo esto último difícil de encajar, ya que llevo toda mi vida laboral luchando que me reconozcan mi trabajo de igual manera que el compañero, sólo por el echo de ser mujer. Luego llega un día y un comentario de una amiga me deja paralizada. Seguramente fue que no lo esperaba.
    En fin mi querida amiga, difícil mantener la tribu unida.

  • Leave a Reply