Sin categoría

El reinicio del ciclo

8 septiembre, 2011
Hoy quiero compartir parte de un texto que hoy he vuelto a releer. Pertenece al libro La cuna vacía: El doloroso proceso de perder un embarazo, un libro escrito por grandes profesionales y grandes personas: Mónica Álvarez, Mª Ángels Claramunt, Rosa Jové y Emilio Santos.
Este libro nos adentra en las profundidades del duelo perinatal, de la pérdida, de los sentimientos encontrados, la confusión y, como no, la femineidad.
Hoy quiero acercaros un texto que me ha puesto los pelos de punta por su hermosura.
Aprovecho para recomendar este libro, no solo a quien haya sufrido el dolor de la pérdida, del duelo, sino también para todos los que se quieran acercar a ese precipicio, para entenderlo mejor, para acompañar mejor a alguien conocido que lo haya sufrido, o por el simple placer de saber.
Es inevitable. Tarde o temprano regresa y lo hace como si volviera a una fiesta. Nuestra amiga de la cara roja. Cada mes nos hace su visita; queramos o no, está ahí. Nos enfadamos, lloramos, pataleamos porque, una vez más, el ansiado bebé no llega. Más que nunca vivimos nuestro ciclo menstrual como una maldición, como una prueba palpable de lo mal que estamos hechas, de la mala suerte que nos persigue y de lo injusta que es la vida. Pareciera que todo lo malo que nos ocurre lo achacamos a la menstruación. Como una gran sombra en nuestra psique, depositamos en ella todo lo malo, poniendo a la vez todo lo bueno en un embarazo que ya pasó o que aún está por llegar. La gran enfermedad femenina de nuestra época es precisamente vivir la menstruación como una enfermedad. Buscamos vivir nuestras pérdidas de manera normalizada y lo más sana posible, pero todavía tenemos la cuenta pendiente de reconciliarnos con nuestro útero, que nos envía puntualmente cada mes su mensaje.
Nunca como en el siglo XX han proliferado tanto las enfermedades femeninas. Nunca como en el siglo XX (y en el XXI) hemos estado tan desligadas de la tierra, de los instintos, de las comadres. Pareciera que nuestro arquetipo más fuerte fuera la Atenea del panteón griego, diosa de la Razón y de la Ciencia, que nació de la cabeza de Zeus. También nosotras, las mujeres modernas que queremos vivir al día con los tiempos que corren, hemos desestimado el rol femenino que experimentaron nuestras madres (mujeres abnegadas que se dedicaron a sus hijos, su casa, su marido). Vivimos en un mundo de energía yang. Buscamos para nosotras aquellos valores que en su día rechazaron en los hombres nuestras antepasadas, las primeras feministas, y tenemos como modelo mujeres que corren a trabajar al poco de parir, mujeres que eligen pasar por una operación de cirugía mayor antes que sentir la fuerza y el poderío de sus cuerpos pariendo a sus hijos, mujeres que creen realmente que sus hijos están mejor con una profesional de la puericultura que pegados a su piel (o siendo alimentados con el biberón último modelo, o amaestrados para que duerman de un tirón toda la noche con el tratamiento conductista de moda).

¿Cómo han conseguido convencernos para robarnos nuestro poder más grande?. ¿Es que damos tanto miedo?.

¿Es que aprendimos a ocultar nuestro poder para no morir abrasadas en la hoguera de la incomprensión social?. ¿Merece la pena pagar precio tan alto?.

You Might Also Like

11 Comments

  • Reply Mami Wendo 8 septiembre, 2011 at 17:01

    un tema muy interesante y dificil en verdad. El libro parace muy bueno, gracias por compartir este pedacito!

  • Reply Supermama 8 septiembre, 2011 at 17:55

    Por supuesto que no merece la pena, al menos yo lo veo así. Ayer mismo hablaba de eso con mi marido, después de ver claros ejemplos de mujeres que niegan su maternidad, su instinto, y se inclinan por lo material, con excusas de todo tipo.
    Es una pena y un precio que vamos a pagar tarde o temprano.

  • Reply Erna 8 septiembre, 2011 at 20:01

    alguien me ha recomendado tu blog y aqui estamos, me ha encantado el texto…
    Si no te importa me quedo por aqui 😉

  • Reply Ira 8 septiembre, 2011 at 20:38

    Me ha encantado el texto, buscaré el libro. Gracias por compartir! Un besote!

  • Reply Carol 8 septiembre, 2011 at 21:27

    Muchas gracias por compartir este texto.
    No hace tanto escribí una entrada sobre mi reconciliación con la menstruación. Creo que es muy necesario y beneficioso para nosotras reconciliarnos con esa parte de nuestro cuerpo.

  • Reply Maria 8 septiembre, 2011 at 21:41

    Creo que cada mujer es libre de vivir su vida como quiera pero estoy de acuerdo con que nos han vendido un rol de "mujer moderna" que es casi imposible de compatibilizar con la maternidad tranquila, relajada, disfrutada y sin estrés. Muchas gracias por la recomendación. Parece un libro de mucha ayuda para aprender sobre el tema. Un besazo

  • Reply Leia Organa 9 septiembre, 2011 at 07:28

    Definitivamente, el duelo perinatal es muy personal. Yo siento que tengo dos hijos en el corazón. Mi niña no nacida y PequeñoJedi, y eso pocas personas lo saben porque estoy segura que hasta que no se pasa no se entiende.

    Me compraré el libro.

  • Reply lactawoman 9 septiembre, 2011 at 08:32

    Estoy totalmente de acuerdo con estas palabras y me parece interensantísimo, anoche mismo estube dándole vueltas a una idea para mi próximo post que trat justamente de esto, me encanta, un saludo

  • Reply Anónimo 9 septiembre, 2011 at 09:43

    Lo siento nunca me senti asícuando tube los abortos, decidí que a lo mejor mi camino a la maternidad era otro y tengo hijos adoptados, no me molesto no parirles, siempre pense que la maternidad va mas allá del echo de abrir las piernas dos veces una par engendrar a tu hijo y otra para parirlo.
    Quiero a mis hijos por encima de todo y de todos, tengo claro que no son mios no son de mi propiedad nadie es de dueño de nadie, trabajo y han ido a la guarde y han tenido cuidadoras, he procurado que fueran personas formadas en temas infantiles.
    No me arrepiento de tener vida más allá de mi casa y de mi marido y mis hijos y repito no ha habido niños mas esperados, deseados y queridos.
    Pero ellos se irán tienen que irse algún dia, como dice mi abuela los hijos se crian para otros.Sino algo habre echo mal y yo tendré que seguir con mi vida con la mia no puedo ser una carga para ellos, cosa que creo que les va a pasar a muchas mamás de hoy en día. Y asumirlo siempre nos criaron entre varias mujeres desde la edad de piedra la guarde a partir de cierta edad les encanta y los socializa, les enseña cosas que en casa es imposible.
    Un saludo
    María

  • Reply Arual 9 septiembre, 2011 at 12:24

    Qué bonito texto, buscaré el libro. Suscribo también las palabras de Leia, yo siento como míos tres niños, los dos no nacidos y mi tesoro Alex, no puedo evitarlo.

  • Reply Belen Pardo 9 septiembre, 2011 at 21:12

    Mami Wendo, es un tema duro sí, pero también se debe tratar y sacar a la luz. El libro es una maravilla, pero nada fácil de leer.

    Supermamá, yo creo que ya se está pagando…

    Erna, me alegra que te haya gustado, un placer recibirte.

    IRa, gracias a ti.

    Carol, te leí, fue una entrada preciosa y que recomiendo. Tenemos que desterrar ese pensamiento de que nuestros ciclos son una losa, un estorbo, algo nocivo, porque nuestro ciclo es la vida, el milagro. Cuando todo eso se entiende algo se relaja en nuestro interior, todo fluye, todo es más sencillo y más hermoso también.

    María, es una lectura que yo recomiendo a todo el mundo, porque hay personas que no entienden qué sucede cuando ocurre algo así, otras que ni se plantean que esas pérdidas puedan ocurrir. Te enseña muchas cosas.

    Leia Organa, es muy personal sí, cada mujer lo puede llegar a vivir de una manera y todas son respetables. Te comprendo bien, sé de lo que hablas. Yo tengo dos hijos, el que se fue y el que está conmigo, y eso ya no puede cambiar.

    Lactawoman, no me lo perderé entonces.

    María, como digo, el camino que cada mujer adopta y sus sentimientos son absolutamente respetables. El camino que tu has elegido es maravilloso y te felicito por ello. Yo no he dicho jamás que la única manera de ser madre sea parir. Me alegra que hayas formado esa familia tan maravillosa. Enhorabuena por ello.

    Arual, los procesos de duelo son necesarios, cada mujer ha de vivirlo como lo necesite, nunca hay dos procesos iguales. El libro yo creo que te ayudará, aunque eres muy emocional y estoy segura que lo estás haciendo de maravilla. Si necesitas cualquier cosa, ya sabes dónde estoy.

  • Leave a Reply