Sin categoría

Equilibrio, conciliación y mujeres del revés

23 marzo, 2012
Equilibrio, trabajo, maternidad, tareas domésticas, hijos, tiempo ….. Todos esos términos rondan continuamente por mi cabeza, como piezas de un puzzle que no siempre consigo acabar. Mientras tanto a mi alrededor se habla de conciliación, concienciación, perros verdes, y muchas cosas más que van orientadas a un reparto de tareas en lo que a maternidad, crianza y trabajo se refiere. Vamos teniendo sino todos, muchos, las ideas bastante claras en este sentido. La teoría nos la vamos aprendiendo al dedillo. Los hombres, parte fundamental en esta ecuación, van tomando conciencia de su importante papel. En el horizonte ya no vemos a madres solas asumiendo las tareas de la crianza, sino que vamos atisbando familias, y eso es realmente esperanzador. 
Hasta aquí vamos bien, pero ¿y en la práctica?, ¿qué ocurre en la realidad cada día?. En mi realidad no es todo de color de rosa, mi realidad está llena de estrés, de falta de sueño, de cosas inacabadas y de la continua sensación de no llegar. Mi día a día se tiñe a veces de mal humor porque estoy cansada y aún me quedan cosas por hacer. 
Tengo suerte, mi trabajo me permite flexibilidad horaria, lo cual me deja ocuparme del horario escolar de mi hijo, de sus otras actividades, aunque esto requiera un esfuerzo importante por mi parte. 
Y al final del día, lo que veo a veces es a una mujer enfadada porque en el fondo envidio a mi media naranja: su disponibilidad de tiempo para dedicar a su trabajo sin interrupciones, su no tener que encajar las piezas del puzzle a cada momento para llegar a por el nene al cole, el no tener que planificar los menús que se comen en casa. Claro llega tarde de su trabajo, con lo cual “se supone” que me toca a mi encargarme de la estructura básica que rodea a esta familia. 
Madres y mujeres, ¿os suena?. Anoche en un pequeño desahogo en las redes sociales muchas otras se unieron a mi, pero con un regusto amargo de resignación. Y eso es lo que más me duele, nuestra resignación hacia una situación absolutamente injusta. 
Intento buscar el equilibrio cada día y lo consigo pocas veces, y cuando lo logro no me siento tan bien como esperaba porque para alcanzarlo el esfuerzo es demasiado importante. 
Y ahora la pregunta del millón, ¿cómo podemos mejorar esto?. Sin duda alguna con la voluntad de todos, mujeres y hombres. ¿Por qué somos las madres (mayoritariamente) las que ajustamos nuestros horarios y hacemos malabarismos para la organización familiar?. ¿Por qué ellos siempre dicen que su trabajo no se lo permite?. ¿Por qué son mal mirados en sus puestos de trabajo por decir abiertamente que salen antes para recoger a los niños del cole?
Debemos mejorar, por nuestro bien y por el bien de nuestra familia. Buscar continuamente el equilibrio me desequilibra, esa es la realidad. ¿Y vosotros?, ¿alcanzáis ese deseado equilibrio?. Y si es así, ¿cómo lo hacéis?.

You Might Also Like

29 Comments

  • Reply MamaEncantada 23 marzo, 2012 at 08:59

    Yo estoy en una situacion parecida a la tuya, como creo que estamos muchas.
    A mi me da rabia que cuando se habla de conciliacion solo se piense en las mujeres, ya lo he dicho en el blog y en las redes sociales muchas veces, pero esa es la realidad, a dia de hoy conciliacion se refiere como mucho a jornadas reducidas para mujeres y poco mas. Y no es asi, conciliar significa muchas otras cosas, que cuando un hombre pida una reduccion de jornada no esté firmando su sentencia de despido, que no tengan un permiso de paternidad de 15 dias que se les va en toda la burocracia necesaria para gestionar los papeles del bebe y la mama….Conciliar significa que tanto padres como madres puedan implicarse en la crianza de los niños.

  • Reply ángeles 23 marzo, 2012 at 09:02

    Equilibrio, difícil de lograr sobre todo para las mujeres como bien dices. Tu reflexión es muy real, es lo que sucede a la mayoría de las mujeres. Te preguntas por a solución, como es evidente la respuesta no es fácil y al mismo tiempo es clara, que los hombres/padres se impliquen, que se corresponsabilidad de la parte que les corresponde.
    ¿Que tiene problemas en el trabajo? Seguro que sí, pero también los tienen tenemos las mujeres y tenemos que irlos solventarlos, anquen sea a costa de más trabajo de estrés, etc. Concienciar a los hombres, las empresas, las administraciones, es decir a la sociedad en general que la paternidad es un derecho y una obligación es una manera de empezar y de ir avanzando.
    Para ello debemos trabajar por aumentar el permiso de paternidad, que desde el momento del nacimiento tomen conciencia de la necesidad de tomar en la crianza de hijas e hijos, de ver cómo crecen, de disfrutar de sus avances y de comprometerse con su cuidado.

    Saludos

    Ángeles Briñón

  • Reply MamaCachorro 23 marzo, 2012 at 09:05

    Yo no llego a todo. Madre de un peque de 21 meses, trabajadora con horario partido, casada con un hombre, que si bien lo intenta, al final no realiza las tareas que le corresponden, o las haces a medias. Esta soy yo.
    Afortunadamente, mi madre me ayuda con mi Cachorrillo, mientras estoy en el trabajo.
    Pese a que mi marido tiene horario continuo, no cuida del peque, es decir: "que lo cuide su abuela, que yo estoy cansado". (Tema de discursión cada 2*3).
    Cómo lo hago? Buena pregunta.
    He tomado la determinación de: si tu no haces yo tampoco.
    El fin de semana con mi mal humor, adquirio en estos 21meses, me suelo levantar en plan sargento al grito: Limpieza general!!! Los tres limpiamos, recogemos y ordenamos la casa.
    Entre semana hago lo justo, encuanto al hogar se refiere, me ocupo en exclusiva de mi peque y de nuestras cosas (papi tiene manos y es mayor si quiere algo que se lo haga el mismo, yo también llego cansada del trabajo, esa escusa no me vale).
    Así que no llego nunca a sentir esa satisfacción de la que hablas.
    No estoy por la labor de ser MamiChacha, ya me ocupo de todo lo demás.

  • Reply Maria 23 marzo, 2012 at 09:28

    Pues tambien nos cuesta, la verdad y hay veces que hay broncas por ello, malas caras o exigencias mias hacia él. Mi madre nos ayuda, bastante y por la mañana intenta echarme una mano con la ropa y la comida mientras la peque duerme, es un lujazo la verdad y estoy segura que sin su ayuda la estabilidad familiar se tambalearia más veces. Otra cosa que hacemos y que para mi es fundamental es pagar a una sñora para que venga una vez a la semana 3 horas, limpia lo mas gordo, no tenemos que limpiar un dia del finde o una tarde, lo que evita muchas tensiones… y otra cosa que estoy aprenndiendo a hacer es a hacer más la vista gorda, quizás mi casa no esté impecable pero llego hasta donde llego… Darme un poquito de cancha a mi misma y a él. Un besito amor y mucho animo

  • Reply Silvia 23 marzo, 2012 at 09:31

    Por suerte en mi caso en lo que a conciliación laboral se refiero él hace el esfuerzo principal, se lleva a Emma a la oficina, pero la organización de la casa la llevo yo en mi cabeza, y a veces es agotador. Aunque haga lo que le pidas, pero él sólo no se da cuenta de lo que hay que hacer…

  • Reply Golosi 23 marzo, 2012 at 09:33

    Equilibrio? Entre mi marido y yo a la hora de planificación/organización/dedicación? Ummmmm, NO.
    Entre vida familiar, social y laboral? No
    Equilibrio mental? SÍ, pero lo mío me cuesta, no te pienses, que hay días que la balanza parece que se va se va se va, aunque no sé muy bien cómo vuelve al sitio. Bueno, sí lo sé, yendo de cráneo.
    "Sólo" trabajo fuera de casa por las mañanas, así que tengo la suerte de poder dedicarme a lo demás, bueno, a lo que llego, por las tardes.
    Mi marido es verdad que trabaja más horas (tiene su trabajo "real" y un extra), pero cuando está en casa ni de cerca se ocupa como yo. Su mapa cerebral no le hace ver cosas con las que a mí me salta la alarma a la primera de cambio. Y supongo que las necesidades internas también son distintas.
    Jejejejeje, te enlazo una entrada de mi blog que va precisamente sobre esto: http://missymistergolosina.blogspot.com.es/2012/02/un-dia-cualquiera.html
    Saludos

  • Reply unaterapeutatemprana 23 marzo, 2012 at 10:04

    Me parece muy curioso que todas hayamos abordado este tema de una forma o de otra en nuestros blogs (http://unaterapeutatemprana.blogspot.com.es/2012/03/ellos.html). Y por lo que veo está difícil la cosa. Supongo que parte de la solución estaría en la educación de casa, me da la sensación de que todavía hoy, no se educa igual a un niño que a una niña y por lo que yo veo a mi alrededor, los hombres que se van a vivir con una mujer vienen "de fábrica" bastante mal educaditos en cuanto a empatía y reparto de tareas con su media naranja. Por otro lado no sé si por naturaleza o por cultura nosotras siempre vivenciamos la responsabilidad del hogar y de la crianza con más peso que ellos. Igualmente, yo no me cambiaría (ni de coña) por un hombre. Poder tener la posibilidad de experimentar la maternidad, al menos para mí, lo compensa todo.
    Un beso.

  • Reply Mo 23 marzo, 2012 at 10:39

    Tema difícil…Está claro que los hombres de hoy en día no tienen nada que ver con los de hace una generación, y supongo que cada vez serán más partícipes de la intendencia familiar, pero aún así creo que las mujeres seguimos llevando más peso de la casa, organización, etc. Y estoy de acuerdo con Unaterapuetatemprana, creo que nosotras mismas nos cargamos con ese peso ya sea por algo cultural…o porque hay cosas que nos chirrían antes que a ellos y necesitamos tenerlas bajo control. Un besote!

  • Reply La Gallina Pintadita 23 marzo, 2012 at 10:54

    A veces nos exigimos y le exigimos demasiado. Tenemos que tener claro hasta donde podemos llegar, qué es realmente importante y que no. Que la casa no está superlimpia, ¿y qué? que hoy se come una pizza congelada ¿y?
    Todo está cambiando, pero no nos tocará a nostras vivir esa igualdad absoluta en la pareja. Faltan algunas generaciones para ello

  • Reply estanjana cc 23 marzo, 2012 at 10:56

    ay mucho por hacer belén, son muchos años de machismo, de una sociedad hecha por y para los hombres. Vamos cambiando, conozco a mucho papas que ayudan mucho, otros menos, otros algo y algunos pasan.
    Se trata de concienciar a la sociedad en general y eso no es fácil ni rápido pero se hace lo que se puede.
    La solución no la sé, pero hay que ir haciéndolo a nivel individual, cada una en sus casas para que se vaya extendiendo

  • Reply Princesa Fol 23 marzo, 2012 at 10:57

    Yo me agobio y estoy en casa, no quiero pensar cuando llegue el día de trabajar fuera! y con lo que me gusta a mi tener todo al dedillo…aunque es imposible.
    Con calma, es lo que nos toca porque lo de la conciliación va a ser que no y mi principe ayuda lo justito el pobre…

  • Reply lamamadeunabruja 23 marzo, 2012 at 11:04

    Qué te voy a contar con los malos días que llevo en este sentido!! Como intentaba explicar ayer en el blog para mí no es una cuestión de hacer o no hacer sino de todo el peso que llevamos en la cabeza, a mí no me cansa preparar la comida o poner la lavadora sino el hecho de tener que estar pendiente de que vamos a comer esta semana y de si mañana tenemos algo limpio para ponernos aunque no lo fuera a lavar yo, no sé si se entiende la diferencia.
    Aún así veo muy lejos el reparto equitativo de las responsabilidades familiares cuando se sigue hablando de "ayudar" cuando el padre o marido realiza estas tareas.
    Un besazo y mucho ánimo!!

  • Reply Tricius 23 marzo, 2012 at 11:52

    Que te voy a contar que no sepas, yo soy una desiquilibrada.. pocas veces llego a todo.. el trabajo, el niño, la casa..

    Hay dias que todo lo veo negro cenizo y otros en los que me siento con fuerzas para hacerlo, pero si, mi cuerpo muchas veces me dice que estoy forzandolo demasiado.

    Como echo de menos tener a mi marido siempre a mi lado, por eso me gustan tanto los fines de semana, que por cierto este sabado me lo joden y trabaja padre un rato

  • Reply Anónimo 23 marzo, 2012 at 12:31

    Pues creo que todas te entendemos. Y eso que yo no me puedo quejar, pq mi marido lleva a los niños al pediatra, organiza las comidas, pone lavadoras y sabe si falta algo en la nevera. y aún así…vamos los dos al 200%. Mierda de conciliación.(Perdón)

  • Reply Anónimo 23 marzo, 2012 at 12:31

    Pues creo que todas te entendemos. Y eso que yo no me puedo quejar, pq mi marido lleva a los niños al pediatra, organiza las comidas, pone lavadoras y sabe si falta algo en la nevera. y aún así…vamos los dos al 200%. Mierda de conciliación.(Perdón)

  • Reply Mamareciente 23 marzo, 2012 at 12:31

    El comentario anterior es mio, no se qué pasa con blogger.
    Mamareciente

  • Reply Pilar de maternidad continuum 23 marzo, 2012 at 13:15

    ¿qué te puedo decir que no te hayan dicho ya?
    En mi caso estoy igual que tú, con la diferencia de que el papi viaja casi todas las semanas y a veces sólo está en casa los findes…
    Reconozco que tengo ayuda en casa. No me voy de viaje, me compro la ropa en KIABI y Carrefour pero tengo ayuda en casa porque si no me daría algo.
    Nos queda taaaanto camino por recorrer…quizás nuestros hijos/as vivan por fin en una sociedad donde "realmente" se comparte la vida familiar, la crianza y las responsabilidades como padres.
    Un beso!

  • Reply Suu 23 marzo, 2012 at 13:19

    Esto ya lo hemos hablado muchas veces, de dónde narices sacamos ese tiempo que tanto nos hace falta.

    Yo tengo la suerte que mi marido sí concilia y que me ayuda mucho no, muchísimo. También es cierto que no es un fifty-fifty completo, pero también he de decirte que de un tiempo a esta parte hemos llegado al 60-40 lo cual está bastante bien e incluso a veces a ese fifty-fifty soñado y eso es verdaderamente genial!!!

    Ojalá tú también puedas conseguirlo

  • Reply M.R.G. 23 marzo, 2012 at 14:32

    Creo que hay algo 'cultural' o heredado pero que tiene ramas muy sutiles y no solo se manifiesta en las cosas más obvias (ellos hacen menos, o ellos tienen las prioridades ordenadas de otra forma): creo que también influye en el grado de exigencia que tenemos con nosotras mismas. Porque en la raíz de muchas situaciones de desbordamiento femenino la peor juez, la peor 'jefa' somos nosotras mismas. Nos marcamos un nivel de exigencia que incluye ese 'poder con todo', y en muchos casos (no en todos, vale, pero en muchos) las que hemos definido nuestro propio listón somos nosotras.

    Yo lo pienso cuando veo que no llego a todo, que vengo cansada de trabajar y me pongo a organizar cosas de la casa del ´dia siguiente… a mi pareja sinceramente le daria igual que esas cosas no estuviesen 'listas'. Es una persona muy poco exigente y me hace la vida muy fácil en ese sentido pero… ¿quién es la que me impide irme al sofá a estirar las piernas sin pensar en que hay que descongelar esto, o preparar la lavadora con esto otro… YO MISMA. Y, sí, estoy segura de que si yo no estuviese detrás la casa iría peor, y nosotros viviríamos peor y no sería todo tan eficiente pero… ¿quién ha marcado mi prioridad de preferir que tengamos una cena nutritiva y que la revisión de la caldera se haga en fecha, frente a tumbarme al lado de mi chico en el sofá a reirnos de las cosas del dia?

    pues por mucho que quiera culpar a algo externo sé que la razón de mi desbordamiento tiene mucho que ver con mi nivel de exigencia. Y no digo que todo sea culpa nuestra, FALTARÍA MÁS. Pero quizás esa 'culpa' que tiene el contexto social no se manifieste ahora en cosas tan zafias como que un hombre exija que la mujer cocine o lave… sino en el modelo de mujer que nos hemos 'vendido'… un modelo de exito basado en tener una casa ordenada, unos hijos atendidos, una carrera, una vida realizada, belleza, salud, brillantez intelectual y qué se yo.

    A lo mejor el primer paso para conciliar sería 'DARNOS PERMISO' para no llegar a muchas cosas.

  • Reply LA TETA REINA 23 marzo, 2012 at 14:56

    Y quienes son los culpables de todo esto?, aun a riesgo de que me quemen en la hoguera… la respuesta para mi es, LOS HOMBRES.

    Y no, no lo digo en plan feminista ni nada de eso, pero es que hasta que ellos no se involucren 50/50 en la familia, la cosa no cambiará.

    Que habrá algunos que en su casa sean ellos los que lleven el peso gordo, no lo dudo, es más yo conozco a UNO (y no es el mío). El problema es que conozco a cientos de mujeres que son ellas las que llevan el peso gordo de la familia.

    Y no solo en las tareas, también en la organización.
    No se trata solo de hacer la comida o planchar, se trata de estar al tanto de todo. De si hay que comprar pañales, de si queda caldo en el congelador para hacer sopa al niño, de si hay que pedir cita para la revisión, de si, de si, de si…

    Pero yo no me resigno. Yo ACEPTO que los cambios no se hacen de un día para otro, pero también es verdad que hay veces que a esos cambios hay que darles un empujoncillo, y esos empujoncillos se dan a base de repetir y repetir y protestar y protestar y hacer ver a la otra parte contratante que la familia es un equipo no una orquesta en la que uno dirige y los otros tocan.

  • Reply Eloísa 23 marzo, 2012 at 21:15

    Pues pena es también que cuando ellos se involucran más nos sintamos afortunadas… Yo pienso que tengo suerte porque mi chico pasa mucho tiempo trabajando en casa y eso me "libera" a mi de estar pendiente de muchas cosas… Y me da miedo pensar cuando se nos pueda acabar esta situación 🙁

    Te entiendo, Belén, sabes que te entiendo. Yo nunca he visto a mi chico renunciar a trabajar para hacer algo de la casa y luego recuperar el tiempo currando de once de la noche a dos de la mañana… pero eso nosotras lo hacemos una y mil veces.

    Un gran abrazote.

  • Reply Carol 23 marzo, 2012 at 21:54

    Buf, te entiendo a la perfección. A mi también me molesta esa resignación, no señoras y señores, esto tiene que cambiar, por el bien de toda la sociedad, por nuestra felicidad y sobre todo por la de nuestros hijos que se ven afectados por ese malhumor que a veces no podemos evitar.
    Hasta que esta sociedad machista no evolucione, y que conste que se que lo hace aunque demasiado lentamente, esto no va a cambiar.

    Un abrazo

  • Reply Anónimo 25 marzo, 2012 at 10:24

    De acuerdo con todas vosotras. El problema es la sociedad, que está compuesta por hombres y mujeres. Algunos apuntes:
    – le oí a una madre, también resignada, que no iba a educar a su hijo en la igualdad para que no fuera el único tonto que participara al 50%.
    – no conozco ningún caso, pero cuando los hombres piden custodia compartida como un derecho, ¿por qué no la han practicado antes durante el matrimonio?. Antes de divorciarse no son capaces de organizarse en casa, de comprar la ropa de los niños…. y luego afirman rotundamente que lo saben hacer.
    – en mi caso los dos tenemos exactamente el mismo trabajo, el mismo sueldo base. Pero él asume más responsabilidades en el trabajo (más complemento salarial y más tiempo de trabajo) mientras que yo renuncio a eso para encargarme de mis niños. Y tiene la cara de decirme que si no lo hace no puede promocionar y pierde muchos puntos, además de increparme que yo no lo hago porque no quiero (por no decirme floja).
    Son muchas gotas que al final llenan el vaso y llevan a la separación….

  • Reply Anónimo 26 marzo, 2012 at 15:15

    No he terminado de leer los comentarios de la pena que me da leer lo mismo una y otra vez. Quizas mi solucion fue que antes de irme a vivir con un hombre, comparti piso, asi que cuando me fui a vivir con mi novio, segun entramos por la puerta le pregunte: como nos repartimos? Y hicimos como un piso compartido, una semana te toca la cocina la otra el baño, etc. La unica diferencia es que como nos queremos si a uno no le da tiempo o no llega a lo que le toca el otro le echa una mano (ahora me ha mandado un email diciendome que ha puesto una lavadora, aprovechando que esta en casa, y que conste que yo no le habia dicho ni que habia que ponerla). Ahora vamos a ser padres y sera lo mismo, primero tendre baja por maternidad, asi que me tocara encargarme mas de la niña, y a el probablemente mas de la casa (ya lo tiene asumido), pero todo lo hablaremos segun vayan surgiendo las necesidades.

    Y nada, comento mi caso por si a alguna le inspira. Para mi siempre hay que repartir las tareas, y luego ir remodelando segun se necesite, nada de porque yo llego tarde… si llegas tarde ya te plantearas como llegar antes si te toca poner la lavadora (a menos que quieras tu ropa sucia, que yo de chacha no hago), o al menos me tendras que pedir que la ponga por ti… Que como yo suelo decir, a mi no me cansa hacer las cosas, lo que me cansa mas es tener que tener todas las cosas en la cabeza, si me toca hacer de mas, lo hago, pero al menos el es consciente de que lo hago en su lugar (y yo soy consciente de cuando el hace lo que a mi me toca).

    Y ya en general, estoy de acuerdo con vosotras, las mujeres no necesitan conciliar mas, son los hombres los que deben conciliar mas y mejor para que todos (ellos y nosotras) podamos llegar a conciliar de verdad (que el que la mujer lo haga todo no es conciliar, es una injusticia).

    Saludos y siento el rollo jajaja.

  • Reply Belen Pardo 26 marzo, 2012 at 17:59

    Somos muchas mujeres, por lo que veo en vuestros comentarios (mil gracias por comentar, que vivimos situaciones similares.

    Varios puntos a aclarar, Marta y Anónimo: Esto no se trata solo de un mal reparto de tareas domésticas, no se trata de que a él le de igual el orden y yo sea una histérica de la limpieza, ni muchísimo menos. Se trata de la organización familiar, se trata de que no es igual ser 2 que tener un bebé en casa (y si no ya me diréis cuando los vuestros lleguen), se trata de que la cabeza pensante acabas siento TU, la organizadora TU, la que estructura todo para que él asuma el tan manido reparto de tareas TU.

    O qué pensáis que papás sin complejos es un huevón que se rasca la barriga?? ni mucho menos. Él participa en casa el tiempo que está, he ahí nuestro problema, si no se está no se participa.

    Pero aparte de eso está el tema HIJOS, y creedme cuando os digo que eso lo cambia todo. Que cuando éramos 2 si una noche no había cena, ¡qué más daba!, se pillaba cualquier cosa rápida, congelado o salíamos y listos. Pero con niños no funciona así…. hay que planificar con antelación, comprar, organizar menús, … Cuando crecen más fácil, antes la locura.

    Pero bueno, yo lo que quiero es que me deis opiniones, que me comentéis y déis ideas porque a veces una se pierde en esta marea de planificaciones, trabajo, colegio, hogar, compra, comidas, etc. El desequilibrio aparece y yo al menos acabo pensando con poca claridad, para qué nos vamos a engañar.

    Y sí, tenemos que cambiar muchas cosas de base, empezando por nosotras mismas, nuestra pesada y densa historia pesa sobre nuestra memoria social, y aunque no lo creamos, es bien difícil de sacudírnosla.

  • Reply Belen Pardo 28 marzo, 2012 at 07:34

    Anónimo, vi tu respuesta en mi correo, pero no sé por qué no ha aparecido en el blog. Así que la copio, porque como podrás ver yo no tengo moderación de comentarios:

    Soy la ultima anonima de la lista, y como no se si te refieres a mi o a otro anonimo, me doy por aludida y te contesto, con permiso ^_^.

    No digo que sea facil organizarse, ni que haya de ser exactamente al 50% (que eso depende del caso, en nuestro caso depende del horario de cada uno si recae mas peso sobre uno que sobre otro, y con un bebe sera mas critico, como en todas las casas). No soy ingenua y se que un bebe requiere mas organizacion que estando solos, pero es que yo no voy a cambiar ninguna organizacion, la organizacion de la casa la cambiaremos entre los 3 (es decir, la niña reclamara y su padre y yo nos adaptaremos).

    Para mi el problema es cuando ellos ayudan, asi con todas las letras. No se responsabilizan de lo que les toca, no organizan, no planifican, solo hacen lo que se les indica (en los mejores casos, que algunos ni lo intentan hacer bien).

    Como dices, no es un caso de mujeres histericas y hombres vagos. No se trata de que el no haga nada, se trata de que el peso de la organizacion lo llevan las mujeres. Y que quieres, lo que decia, en un piso compartido no suele haber una persona que organiza, ni se tienen miramientos con el horario de trabajo de nadie, y yo una casa con varios adultos siempre la veo asi. Se acuerda una organizacion y cada uno se responsabiliza de lo suyo, si el trabaja mas horas tendra que adaptarse o pedir favores (como es algo entre personas que se quieren no suele haber problemas si no se abusa). Lo que no puede ser es que la mujer lo planifique todo, que todo dependa exclusivamente de ella siempre… vamos, que todo recaiga en la mujer.

    Que esto que digo no es facil? No, sobre eso no exculpa a los hombres que se acomodan, que no ven un balde de ropa sucia si no se lo dice una mujer, o incluso que simplemente consideran justo ser el ayudante en vez de un colaborador activo porque trabajan, no valorando que sus mujeres tambien trabajan y aun asi compatibilizan con las demas responsabilidades. Si nosotras podemos por que ellos no? Que el trabaja 3 horas mas que ella? Pues tendra que tener tareas que pueda hacer mas el fin de semana y/o tener menos tiempo de ocio, el vera como se organiza su trabajo en casa y con su hijo. Por ejemplo, si ella planea el menu entre semana, que el lo haga el fin de semana, ella descansa de una parte del trabajo y el se responsabiliza de ello. Y que conste que llegando tarde se pueden hacer muchas cosas, que muchas mujeres hacen labores hasta altas horas porque sus trabajos e hijos no les dejan hacerlo antes, por que ellos no pueden? Que llegan mas cansados que nosotras? Estais seguras?

    Eso si, si tuviese que recomendar algo, seria que la orgnizacion se reparta antes de que haya un bebe, porque hay cosas que no se pueden dejar en manos de alguien que no sabes si sera responsable y se organizara como debe (si no "se da cuenta" de poner una lavadora, yo no le dejaria la responsabilidad de dar de comer a mi hijo).

    Bueno, me ha salido un poco largo, lo siento. Espero que se haya entendido mi idea. Que no es facil, no lo es, pero no hay que resignarse, que si ambos trabajan no se debe dejar la organizacion de todo a una de las partes, porque hacer las cosas no suele ser el problema, el problema es tener en la cabeza TODO lo que hay que hacer y organizar toda una familia, eso es lo que no se suele repartir y se convierte en una carga para las mujeres.

    Mucha suerte a todas!

  • Reply Belen Pardo 28 marzo, 2012 at 07:34

    Anónimo, vi tu respuesta en mi correo, pero no sé por qué no ha aparecido en el blog. Así que la copio, porque como podrás ver yo no tengo moderación de comentarios:

    Soy la ultima anonima de la lista, y como no se si te refieres a mi o a otro anonimo, me doy por aludida y te contesto, con permiso ^_^.

    No digo que sea facil organizarse, ni que haya de ser exactamente al 50% (que eso depende del caso, en nuestro caso depende del horario de cada uno si recae mas peso sobre uno que sobre otro, y con un bebe sera mas critico, como en todas las casas). No soy ingenua y se que un bebe requiere mas organizacion que estando solos, pero es que yo no voy a cambiar ninguna organizacion, la organizacion de la casa la cambiaremos entre los 3 (es decir, la niña reclamara y su padre y yo nos adaptaremos).

    Para mi el problema es cuando ellos ayudan, asi con todas las letras. No se responsabilizan de lo que les toca, no organizan, no planifican, solo hacen lo que se les indica (en los mejores casos, que algunos ni lo intentan hacer bien).

    Como dices, no es un caso de mujeres histericas y hombres vagos. No se trata de que el no haga nada, se trata de que el peso de la organizacion lo llevan las mujeres. Y que quieres, lo que decia, en un piso compartido no suele haber una persona que organiza, ni se tienen miramientos con el horario de trabajo de nadie, y yo una casa con varios adultos siempre la veo asi. Se acuerda una organizacion y cada uno se responsabiliza de lo suyo, si el trabaja mas horas tendra que adaptarse o pedir favores (como es algo entre personas que se quieren no suele haber problemas si no se abusa). Lo que no puede ser es que la mujer lo planifique todo, que todo dependa exclusivamente de ella siempre… vamos, que todo recaiga en la mujer.

    Que esto que digo no es facil? No, sobre eso no exculpa a los hombres que se acomodan, que no ven un balde de ropa sucia si no se lo dice una mujer, o incluso que simplemente consideran justo ser el ayudante en vez de un colaborador activo porque trabajan, no valorando que sus mujeres tambien trabajan y aun asi compatibilizan con las demas responsabilidades. Si nosotras podemos por que ellos no? Que el trabaja 3 horas mas que ella? Pues tendra que tener tareas que pueda hacer mas el fin de semana y/o tener menos tiempo de ocio, el vera como se organiza su trabajo en casa y con su hijo. Por ejemplo, si ella planea el menu entre semana, que el lo haga el fin de semana, ella descansa de una parte del trabajo y el se responsabiliza de ello. Y que conste que llegando tarde se pueden hacer muchas cosas, que muchas mujeres hacen labores hasta altas horas porque sus trabajos e hijos no les dejan hacerlo antes, por que ellos no pueden? Que llegan mas cansados que nosotras? Estais seguras?

    Eso si, si tuviese que recomendar algo, seria que la orgnizacion se reparta antes de que haya un bebe, porque hay cosas que no se pueden dejar en manos de alguien que no sabes si sera responsable y se organizara como debe (si no "se da cuenta" de poner una lavadora, yo no le dejaria la responsabilidad de dar de comer a mi hijo).

    Bueno, me ha salido un poco largo, lo siento. Espero que se haya entendido mi idea. Que no es facil, no lo es, pero no hay que resignarse, que si ambos trabajan no se debe dejar la organizacion de todo a una de las partes, porque hacer las cosas no suele ser el problema, el problema es tener en la cabeza TODO lo que hay que hacer y organizar toda una familia, eso es lo que no se suele repartir y se convierte en una carga para las mujeres.

    Mucha suerte a todas!

  • Reply Belen Pardo 28 marzo, 2012 at 07:38

    Y ahora sí, te respondo :). Gracias por tu comentario y por su extensión, me encanta 🙂

    Pues qué te puedo decir. Yo no tengo esa organización al 50% con mi marido, no es posible. Aunque él quiera es totalmente inviable. Si tu la tienes a día de hoy con tu pareja, te doy mi más sincera enhorabuena. Y si consigues mantenerla cuando tu bebé nazca, por favor escríbeme y cuéntame cómo lo haces. En este tema hay mucha tela que cortar, es mucho más que la motivación de ellos, o sus ganas, o su educación. Es una cuestión social, de horarios, de trabajos, de jefes que miran mal porque entran una hora antes para salir también antes.

    Estoy contigo, siempre lo he dicho, en que las mujeres arrastramos un lastre importante, asumimos tareas como propias e incluso a veces no delegamos. Hasta ahí de acuerdo. Pero créeme si te digo que hay mucho más, y con hijos… uf! más todavía.

    Yo no me resigno, pero no puedo estar las 24 horas luchando porque sinceramente es agotador. Y debo reservar mis fuerzas para hacer frente a las múltiples tareas que el día me depara.

    Me encanta debatir este tema, te agradezco tu visita a mi blog. Un beso.

  • Reply Anónimo 28 marzo, 2012 at 14:24

    Gracias por copiar mi comentario (extraño, a mi me salio cuando lo hice, pero la informatica tiene estos miterios).

    Que conste que no digo que estemos al 50% siempre (ahora embarazada de 30 semanas sin duda yo me quedo con el 40 y el con el 60).

    Estamos de acuerdo en el lastre que arrastran las mujeres, quizas no tanto en la viabilidad de cambiarlo de forma individual (cada cual en su casa). Pero si te voy a dar la razon completa en algo, a mi tampoco me darian ganas de estar luchando las 24h del dia. La pena es que ellos no vean eso, que no salga de ellos intentar equilibrar mas las cosas (que si, te entiendo, que el esta menos en casa, pero estoy convencida de que en la mayoria de los casos, no se si en el tuyo, todo podria estar mejor repartido si ellos quisiesen).

    Animo y suerte! (Si entre llantos de bebe me acuerdo, intentare escribirte, a ver que tal es eso de repartirse otro tipo de tareas ^_^)

  • Leave a Reply