Sin categoría

Equilibrio de Mujer

4 mayo, 2011
Aquí os dejo la última de mis reflexiones, escrita para El Club de las Madres Felices. Sin pincháis aquí iréis a su página web. A estas alturas casi todas la conocemos, pero si aún no has pasado por allí, no te la pierdas.

Equilibrio de Mujer

Muchos son los roles que una mujer asume desde temprana edad, muchas nuestras facetas, muchas nuestras caras. A una mujer se la enseña desde niña a ser muchas cosas. Se nos exige desde pequeñas. Nuestra generación, ya dentro de esa envoltura de “mujer que puede con todo y vale para todo” ha sido preparada para poder comernos el mundo si hacía falta.

De repente hemos entrado en una dinámica donde la mujer es puesta en el punto de mira. Igualdad, trabajo, estudios, todo esto se persigue, todo esto se exige, a las mujeres y a la sociedad. Aspiramos a ser iguales, ¿iguales a quién?, ¡a los hombres!. Pero, ¿podemos ser iguales?, ¿queremos serlo?.

Yo quiero ser igual en derechos y deberes, en aspiraciones, pero no quiero ser exactamente igual que un hombre, ¿por qué querría serlo?. Soy mujer, y estoy orgullosa de ello. He estudiado, me he formado, he trabajado, he madurado y como colofón he sido madre.

La problemática viene cuando llega la maternidad. Hasta ese momento vivimos todos, hombres y mujeres, igual, en armonía, mismas aspiraciones, mismas metas, caminamos de la mano. Pero cuando las mujeres nos convertimos en madres algo cambia. De repente nuestro hijo, nuestro amor más grande, nos necesita, y nosotras le necesitamos. Y entonces todo cambia. En muchas ocasiones nuestro cocktail de prioridades se tambalea, o incluso se derrumba. A veces empezamos de cero. Otras veces conseguimos engancharnos de nuevo a la vida de antes.

En mi caso, la maternidad irrumpió en mi vida y derrumbó la estructura de valores, ideas y prioridades que había construido. Se derrumbó para volverse a erguir. Paso a paso, ladrillo a ladrillo, idea a idea fuimos elaborando una nueva estructura, un nuevo yo se abría paso, un yo que se convirtió de inmediato en un nosotros. Una mujer que pasó a ser primero madre, y después todo lo demás.

Hoy sigo siendo madre, por encima de todo, pero soy esposa, hija, hermana, tía, amiga y ya después puedo decir que soy psicóloga, bloguera, estudiante, y cientos de cosas más. La maternidad me ha devuelto la importancia de la familia, de las relaciones, de los sentimientos.

Soy una madre orgullosa de su hijo, una esposa feliz junto a su marido, una hija agradecida por los padres que le han tocado, una hermana que adora a su hermana, una tía maravillada con su hermosa sobrina, una amiga ansiosa por compartir, aprender y enseñar.

Mis otras facetas, mi profesión, mi blog, mis aspiraciones son importantes sí, me completan como mujer, pero vienen después, en un segundo plano, no por ello menos importante.

La maternidad ha conseguido que mi vida emocional sea lo más importante, que el amor y la felicidad sean los motores que me impulsan.

Pero la sociedad nos exige, nuestro entorno nos exige, en muchos casos hasta la familia nos exige. Y la mujer se debate entre su vida emocional o interior y su vida exterior. Lo ideal sería encontrar un equilibrio, que se logra si se reciben los apoyos adecuados.

Lo malo viene cuando no hay equilibrio, y la estructura se tambalea. Una voz nos impulsa a ser supermujeres, otra voz nos arrastra a nuestro mundo interior. Nos convertimos en muñecas de trapo a las que tiran de ambos brazos. Gritemos ¡¡basta!!, y pensemos, sintamos qué necesitamos para lograr ese equilibrio.

Para un momento, respira, cierra los ojos. Sí, puedes asumir todos tus roles, todas tus responsabilidades, pero piensa calmadamente el valor que quieres otorgar a cada uno de ellos. Busca tu equilibrio, deja salir tu lado emocional, ordena y decide.

You Might Also Like

20 Comments

  • Reply Maria 4 mayo, 2011 at 11:42

    Uuufff me he sentido muy identificada con lo que cuentas. tanta exigencia, por nuestra parte y por los de fuera. Tenemos que ser/hacer de todo porque sino no valemos. Yo también he decidido parar, bajarme de ese tren y mirar la vida de otra forma, más tranuila, disfrutando de los pequeños placeres y sobre todo disrutando de mi familia. Mi marido que es "slow" por naturaleza, está encantado con la decisión, le tengo mucho que agradecer por enseñarme a vivir a otro ritmo. Un besazo

  • Reply Susana 4 mayo, 2011 at 12:09

    Aún sin ser madre (siento ser tan pesada al recordarlo, pero creo que mi visión es diferente a la vuestra), veo igual de importante el hecho de ser capaz de ordenar CORRECTAMENTE mi escala de prioridades en la vida. Hace un año hubo una reorganización mportante para dar cabida a mi pareja, y desde luego en ese orden el trabajo no está entre los primeros puestos.

    Un abrazo, y muchas gracias por compartir con nosotr@s tu visión del tema.

  • Reply teresavet 4 mayo, 2011 at 12:29

    Precioso, me siento muy identificada con todo…

  • Reply Mamá (contra) corriente 4 mayo, 2011 at 12:49

    Buenísimoooooooo!!

  • Reply Arual 4 mayo, 2011 at 13:24

    Fantástica reflexión!

  • Reply Cartafol 4 mayo, 2011 at 13:51

    Yo también me sentí muy igual a lo que escribes y expresas, me siento orgullosa de ser una mujer sin llegar a ser una supermujer, para los míos supongo que lo soy, para mi primero son ellos luego todo lo demás.

  • Reply lamamadeunabruja 4 mayo, 2011 at 14:31

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, deberíamos empezar a ser menos exigentes con nostras mismas para poder disfrutar a tope lo que tenemos.

  • Reply Mónica 4 mayo, 2011 at 14:35

    Como me gusta tu post de hoy!!!!!Es tan…real!!!!

  • Reply Silvia 4 mayo, 2011 at 14:56

    ¡Que bien lo has explicado y cómo te comprendo! Por suerte yo no tuve ningún dilema interior ni necesité pararme a pensar pues desde el primer momento en que supe que estaba embarazada mi orden de prioridades cambió tan radicalmente que jamás pensé que fuera a tener las cosas tan claras.

  • Reply Nuria 4 mayo, 2011 at 16:41

    Muy bueno, esto si que es mundo real.

  • Reply EstoEsParaUnaQueLoQuiereAsí 4 mayo, 2011 at 17:58

    Hola, en mi caso si entiendo maternidad como el pastel entero, hiperventilo. Si la entiendo como una porción del pastel que debe casar con las otras porciones (trabajo, pareja, amigos…) entonces todo fluye ^_^ No puedo querer más a mi bolita porque no sé querer más!! pero tengo muy claro que para ser una mamá feliz no debo olvidar nunca ser una mujer feliz.
    Me ha encantado tu post, verdades como puños, supongo que cada una tira de sus recursos para autogestionar tanto "yo" revuelto. Un saludo 🙂

  • Reply Inma 4 mayo, 2011 at 18:12

    Gracias por tu escrito,me he sentido muy identificada contigo. Desde que nacio María, mi hija mayor hace 3 años, mi vida giro y hemos ido caminando a un ritmo diferente, más respetuoso para los enanos, pero también más respetuoso con sus papis, y lo que nos rodea… aveces no es facil pero siempre merece la pena.
    Es la primera vez que me paso por tu blog y no conocia "El club de las madres felices" ha sido un regalo descubrirlo. Gracias. Hace unas semanas acabo de empezar mi propia experiencia bloguera y cada día aprendo cosas nuevas. 🙂

  • Reply mami Poppins 4 mayo, 2011 at 18:44

    Nos programaron de pequeñas a ser superwomen y muchas veces a una misma nos exigimos demasiado, en lugar de disfrutar, yo ahora estoy en esa fase. Aceptar que no soy superwoman y que hay cosas que no llego y no me importa

  • Reply Zary 4 mayo, 2011 at 19:41

    Mamá sin complejos me encantó la reflexión…desde hace un tiempo no quiero ser la "super" de nada. Me parece que la única obligación que tenemos en la vida es ser sinceras y felices con nosotras mismas y por ahora mi felicidad está en cas con mi beba de 9 meses Sinceramente no tengo cabeza ni ganas de nada más…sé que muchos piensan: ¿y tu carrera?, ¿cuando vas a volver a trabajar? etc…pero, en mi experiencia, las mayores satisfacciones y felicidades me las ha dado mi vida de mamá en 9 meses, cosa que nunca pasó en 10 años de vida laboral…Ser mamá es lo que me hace feliz ahora y me siento afortunada de poder dedicarme a mi bebé y ponerle "stop" a todo lo demás.. ya veremos más adelante como se resuelven las demás cosas…

  • Reply Inma 4 mayo, 2011 at 21:28

    Qué entrada tan bonita y qué bien me has hecho sentir, porque yo poco a poco voy encontrando mi equilibrio; sé lo que quiero y por lo que quiero luchar, he aprendido a decir no a muchas cosas, mi escala de prioridades cambió por completo con la maternidad y es evidente que necesitemos un tiempo de adaptación. Entrada perfecta! Mil gracias.

  • Reply natalia 4 mayo, 2011 at 22:30

    me ha encantad esta entrada y me ha hecho parame a pensar mucho sobre m actual manera de ver la vida , he sido madre hace 6 meses y desde que estaba embarazada mis prioridades y valores cambiaron por completo, pienso que ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida y ahora me siento completa , llena, feliz..hace unas semanas me senti agobiada a veces por querer agradar a todo el mundo y hacer todo perfecto para no defraudar a nadie y cuando he leido esta entrada me he dado cuenta que mis agobios se deben a querer ser una supermujer , a partir de ahora intentare ser como soy sin ser super nada ………muchas gracias por hacerme reflexionar y ver las cosas de otra forma

  • Reply Sandra 5 mayo, 2011 at 12:16

    No lo conocia, gracias por publicarlo, me ha encantada ya que describe perfectamente la situación personal de muchas madres hoy en día.

    Un saludo. Sandra

  • Reply Mis Chicos y yo 5 mayo, 2011 at 12:46

    Me encanta tu entrada, has descrito perfectamente la vida de muchas madres.

  • Reply viviana 16 mayo, 2011 at 15:36

    Excelente pagina con muchos consejos para los bebes.. .
    http://marvibaby.weebly.com/
    Encontraras tabla de vacunación y peso, alimentación para la mujer en embarazo, calculadora del olor de ojos, decoración del cuarto del bebe, etc,etc

  • Reply mariluz 27 mayo, 2011 at 15:55

    Un tema muy bonito y prioritario para muchas mejores..
    en verdad la maternidad te cambia mucho y te hace ser mejor…

  • Leave a Reply