Sin categoría

¿Es egoísta cuidar de nosotras mismas?

28 agosto, 2015

Hay veces que toda madre necesita desconectar, pulsar el botón OFF y olvidarse del mundo aunque sólo sea por unos instantes. Yo necesito hacerlo, no sé vosotras. Necesito escaparme un poco, disfrutar de mi soledad o de la compañía de otras personas, según el momento. Y no hablo de quedar en familia, no, hablo de cuidar mi faceta individual, dejando a un lado la de madre. 
Sé que muchas os echaréis las manos a la cabeza, no es la primera vez que me han dicho eso de ‘pues a mi mis hijos no me estorban y no necesito estar sin ellos‘. Oye pues fenomenal. A mi no me estorba mi hijo, sólo faltaba. Y esto no me sucedía tanto cuando él era más pequeño. Pero son ya 8 años de maternidad, y no precisamente de las fáciles. Además sus necesidades (muchas, muchas, muchas), a pesar de todo, han ido cambiando y mi papel también. 
Y no sé si seré la mejor o la peor madre del mundo, pero a veces me siento un poco sobrepasada, me ahogo, esa es la verdad. Cierto es que yo paso muchas horas en casa (cosas de mi trabajo) y mucho tiempo con el niño (cosas de su especial crianza). Tengo amigas que tras pasar una larga jornada laboral fuera de casa, corren raudas a encontrarse con sus churumbeles y tan contentas. No es mi caso. Yo siempre estoy y eso, señoras mías, pasa factura. 
En mi caso pasa factura emocional y el verano es el peor momento además. Hace ya tiempo que noto que hacer pequeñas escapadas de vez en cuando logra unos efectos muy positivos. Ya digo que no sé si seré buena o mala madre, pero tonta soy un rato y al principio sentía mucha culpa. Joder con la culpa. Y no penséis que dejaba al niño en cualquier lado, ¡le dejaba con su padre!
Con el paso de los años he aprendido que la maternidad es un punto de inflexión para toda mujer, donde aprendemos mucho de nosotras mismas, donde nos entregamos enteramente a otro ser, nuestro hijo. Pero esta maternidad más madura me está enseñando que, en ningún caso debes descuidar tu YO, tu individualidad. Hay que saber escuchar y atender tus necesidades. Por cultura y también por nuestra biología nos entregamos por completo en esto de la crianza y tendemos a descuidarnos mucho, dejando de lado nuestras propias necesidades sean del tipo que sea. 
Por eso ahora busco mi espacio, mis momentos, reencontrarme sólo conmigo misma. A veces lo consigo dando un paseo, pasando un rato en el gimnasio o aislándome en mi cuarto con un poco de música. Otras necesito compañía y risas de amigas. Puede que suene banal el hecho de buscar un momento para cerrar los ojos y sentir el silencio, o coger el teléfono y llamar a esa amiga con quien necesites hablar, o irte con tu chico a tomar un helado, pero es tan efectivo. En todo este proceso a quien echo de menos es a mi pareja, extraño esos momentos de estar juntos, solos. La necesidades de Rayo (algo especiales la gran mayoría de las veces) hacen que esos momentos a solas no los hayamos podido tener desde hace tiempo, sólo cuando se va por fin a dormir, pero estamos ya tan cansados y exhaustos que dan para poco. 
Conclusión: no te descuides, tus necesidades son muy importantes, valórate y date lo que necesites. Eso repercutirá de forma muy positiva en las personas que te rodean, tus hijos, tu pareja, tu familia, tus amigos. Hay quien dice que eso es ser egoístas, bueno pues ¡seamos egoístas! Para cuidar a los demás hace falta que te cuiden a ti, ¡empieza a hacerlo tú misma!
Y tú, ¿te cuidas?

You Might Also Like

10 Comments

  • Reply Yaiza 28 agosto, 2015 at 10:46

    Comparto cada punto, cada opinión contigo.
    Yi a mi madre siempre le digo que para cuidar de alguien ( ha tenido mucha gente y enfermos a su cargo) primero tiene que cuidarse ella.
    Detestó la frasexita de : " a mi miss hijos no me estorban" ni a mi, no te José!
    Pero si necesito todo lo que tu dices y tb con mi marido.
    Deseando escaparme dos días con él ( cuando se acabe la teta) y que la gente diga lo que quieran…eso sii, los dejaremos a buen recaudó, no solos en casa ;).

  • Reply Marta M. 28 agosto, 2015 at 12:42

    Hola: totalmente de acuerdo contigo. Es necesario que tengamos un tiempo para nosotras aunque sea para no hacer nada… los hijos agotan y efectivamente cambian todos nuestros planes vitales y eso no implica que seas mala madre. Tu sigues teniendo tus inquietudes y tus necesidades y es necesario desconectar de los hijos que lo absorben todo. Seguimos en contacto

  • Reply Maider Perez 28 agosto, 2015 at 12:54

    Buuuf que de a cuerdo estoy contigo chata!
    Y cuántas veces habré hablado del tema en el Patio.
    Gracias por "desnudarte"
    Un abrazo!

  • Reply Ara 28 agosto, 2015 at 14:21

    Totalmente de acuerdo contigo. Yo tengo un bebé de 19 meses y desde que nació estoy cn él. No va escoleta porque como no trabajo pues está conmigo. Es cierto q es agotador pq en estos meses han sido muy pocos (por decir 6 veces) los momentos que he tenido para mi. Aparte de q me he encargado de todas las noches yo sola. A veces me siento mal pq deseo q vaya ya a la guardería un rato pero por otros pienso q conmigo no va estar mejor q con nadie. Aún así me encantaría tener un rato para tomarme un café, pasear, o poder leer un rato. Eso ha desaparecido de mi vida y a veces siento q ya no soy persona y no haga nada más q estar pendiente del bebé. Un beso y gracias por tu post q ne hace sentir mejor.

  • Reply Las Cosillas de Carmen 28 agosto, 2015 at 15:16

    Completa y absolutamente de acuerdo. No tengo nada más que añadir a tu post

  • Reply Diana 30 agosto, 2015 at 23:02

    Me he sentido totalmente identificada con todas y cada una de tus palabras. La culpa… No te imaginas como me sentí el jueves por ir a un curso de dos horas y media. Era la primera vez en dos años que hacía algo así. Un beso grande y gracias por decir tan claro todo, y tan bien, siempre.

  • Reply Mami Reciente Cuenta 31 agosto, 2015 at 10:16

    Grandes verdades son las que dices…
    La verdad es que desde que ha nacido la peque, pocos momentos tengo. Yo soy de esas que como su jornada laboral la pasan fuera de casa, y es todo el día, cuando llego voy rauda y veloz para estar con ella. Y mi marido me dice siempre,… quiero tiempo para mi, para nosotros. Justo estas vacaciones me he dado cuenta de lo que realmente pasa y como se siente y siento que necesito irme a tomar una cerveza con mis amigas, sin maridos, sin niños, solo nosotras. Incluso he quedado con ellas para hacerlo dentro de un par de semanas y desconectar y ese día me sentiré culpable por dejar a la peque con su padre. Pero como me dice él, son cosas que necesitamos para no volvernos locos. (Él para sentirse bien consigo mismo y ser persona, solo necesita la consola, estar en casa conmigo en el sofá o ver una peli de miedo, así que en estos días de fiesta es lo que más le he dado, tiempo para él).

    La verdad es que la gente también podría no decir cosas como esas, no por querer tener un rato para ti, eres mejor o peor madre. Cada persona tiene una identidad propia y no ayuda, para nada que vengan y te digan cosas que te hagan sentir peor.

    Ánimos y tu haz lo que te dicte el corazón y la cabeza 🙂

    Saludos

  • Reply planeandoserpadres LTR 2 septiembre, 2015 at 09:28

    Yo me he dejado muuucho desde que parí. Hasta que este verano decidí dar una nueva rienda a mi vida, y al irme de rebajas con mi madre y con la niña vi claro que esta situación no podría continuar. Al final, sí tenemos unos minutos diarios para dedicarnos a nosotras. Por ejemplo, para echarme la crema antiarrugas la niña no me estorba, ni para salir de tiendas tampoco. Total, que pasé por un episodio de enajenación mental y hasta me lancé con otro blog para mujeres plus size (Mamá curvy). Y ahora sí que no pienso dejar de pensar en mí al menos unos segundos al día.

  • Reply Johanna Arco 3 septiembre, 2015 at 11:31

    Me cuido poco,debería de cuidarme más…

  • Reply Marta R. G. 8 marzo, 2016 at 22:16

    Lo malo es que esta verdad no la asumimos hasta que ha pasado bastante tiempo. al principio nos parece egoísta, nos parece que nosotras siempre podremos esperar… pero esa falta de espacio y tiempo termina por pasar factura y, curiosamente, la termina pagando tu entorno. Deberíamos tener claro que solo se puede cuidar de otros cuando cuidamos de nosotras.

  • Leave a Reply