Sin categoría

¿Es posible trabajar igual ajustando horarios?

17 noviembre, 2011
Hace ya unos cuantos años trabajaba en una empresa que decía ser muy moderna y muy pro-mujeres. De hecho más del 70% de los empleados éramos del sexo femenino. Todas éramos muy jóvenes, con estudios, preparadas y estupendas (esto último es una licencia literaria ;P). Pero claro nos fuimos emparejando, fuimos cumpliendo años, adquirimos estabilidad laboral, muchas promocionamos y el reloj biológico hizo tic-tac.
Y como un día escuché a un jefe (este era hombre), empezamos a parir como conejas. Ley de vida lo llamo yo.
Yo tenía un trabajo a turnos, mañana y tarde. La verdad no estaba mal, eran jornadas intensivas de 8 horas y te permitía mucha flexibilidad. A mi no me importaba rotar o trabajar por las tardes. Aunque las tardes eran más a modo de «guardia» y el trabajo real era el de la mañana, no había color en cuanto a intensidad y cantidad de trabajo.
Cuando tuve a mi hijo la idea de andar rotando no me hacía ni pizca de gracia, así que opté por pedir el turno de mañana fijo. No era posible así que reduje mi jornada. De ese modo tenía una jornada de 7 horas en horario de mañana fijo.
¿Créeis que mi trabajo se redujo también en una hora? Pues no, obviamente. Aquellas tardes relajadas donde yo podía trabajar tranquila, hacer mis informes con parsimonia y cuidado pasaron a la historia. Esas tardes sosegadas las hacían el resto de compañeras, que aún siendo madres (y por elección propia) no quisieron reducir jornada. Yo trabajaba en esas mañanas intensas, llenas de informes, de jefes pidiendo datos, sin parar, sin pausas.
Trabajaba de 8 a 3, 7 horitas seguidas, intensas, productivas. Mi trabajo siempre fue el mismo, antes y después de la jornada reducida. Obviamente había cosas a las que no podía asistir, como reuniones, porque eran programadas por la tarde. Pero cuando interesaba que yo fuera lo modificaban, nada impedían que fueran por la mañana.
Y yo a las 3 de la tarde salía contenta por la puerta, deseando ver a mi niño y pasar la tarde con mi familia, sumergida en mi vida.
Que quiero decir con esto, que mejorar los horarios laborales, es posible, es más resultaría beneficioso hasta para las empresas. Tener a una persona trabajando hasta las 7 de la tarde hace que su producción vaya bajando conforme pasan las horas, obligas a periodos de comida muy largos, otras pausas para café y otros menesteres. Esas personas disponen de poco tiempo para dedicar a sus cuestiones personales, lo cual implica que tendrán menos vida personal o familiar o de pareja o amistosa. Y eso repercutirá en su estado de ánimo. No olvidemos que un trabajador feliz es un trabajador eficiente, se rinde más y mejor.
Es posible, es factible, pero además es necesario.

You Might Also Like

17 Comments

  • Reply Sandra 17 noviembre, 2011 at 21:50

    España es un país que está a la cabeza en horarios extensísimos pero con una de las productividades más bajas. Pasamos muchas horas en el trabajo, no que no significa que todas esas horas se trabaje. Menos horas y más dedicadas seriamente a lo que se tiene que hacer sería más efectivo, por supuesto

  • Reply misteriosa 17 noviembre, 2011 at 22:33

    Creo que a estas alturas, los ciudadanos "de a pie" ya estamos bastante concienciados de todo esto. Ahora falta que lo entiendan los directivos de una vez. Saludos.

  • Reply Mama mimosa 18 noviembre, 2011 at 07:00

    Lo que dices no es ninguna locura. Lo que no comprendo es por qué no lo ven así nuestros políticos y nuestros empresarios. ¿Qué debe de pasar para que abran los ojos y se den cuenta de que es posible hacerlo de otro modo? Muchas veces he pensado que esta crisis que estamos pasando debería de ser una oportunidad para cambiar las cosas.

  • Reply Mamareciente 18 noviembre, 2011 at 08:03

    Amén, amén, amém!!!

    Por favor, tan difícil es??? Que alguien te oiga!!

  • Reply Leia Organa 18 noviembre, 2011 at 08:20

    ¡Cómo te comprendo! Yo ahora tengo jornada reducida (4 horas) y te puedo asegurar que cuando llego por la mañana el trabajo está exactamente igual que cuando me fui.

    Nadie hace mi labro, eso sí, tengo que dar gracias por que me hayan guardado el puesto, tocateosh….

  • Reply Anónimo 18 noviembre, 2011 at 09:37

    Totalmente de acuerdo sobre horarios. Sobre el comentario grotesco de que las mujeres se ponen a parir, se solucionaria con que ellos tambien se cogiesen una baja como les corresponderia por logica (lo se, me repito como el ajo jaja).

    Pues eso, que ojala alguien te oiga!

  • Reply Mo 18 noviembre, 2011 at 10:13

    Estoy de acuerdo contigo, pero creo que el cambio de mentalidad va mucho más allá. No sé a qué sector te dedicas, pero en algunos trabajos, como el mío, seguimos horarios totalmente comerciales. Es decir, que las jornadas intensivas sólo se sostienen si hay más de un trabajador para solapar turnos, y si las dos son mujeres con hijos y quieren el turno de mañana ya tenemos un problema (muy habitual, por cierto). Y a veces, como en mi caso, que trabajo sola, no puedes plantearte nada de turnos…En fin, está difícil, pero hay que intentar cambiar las cosas.

  • Reply kira permanyer 18 noviembre, 2011 at 11:23

    pues tienes toda la razón del mundo. La productividad debe resolverse no por las horas presenciales si no por el cumplimiento de objetivos. Parece que aqui no se entiende… aunque el empleado juegue al solitario a las 19h….

  • Reply Anónimo 18 noviembre, 2011 at 12:20

    Estoy de acuerdo en que los horarios de trabajo en las empresas de este país es de locos. Lo que no entiendo es tu caso: no te permiten cogerte un turno de mañana permanente pero sí reducirlo en una hora (menuda reducción…) pagánote menos y dándote por lo que cuentas el mismo volumen de trabajo que cuando estabas ocho horas.
    Lo que hay en muchas empresas es poca voluntad.
    También es verdad, y hay que ser justos, que si todas queréis el mismo turno mal apaño… alguien tendrá que ceder.
    Yo he trabajado mucho a turnos, de mañana, tarde y noche. Como nadie quería noche y casi nadie tarde, rotábamos, algo fatal para la salud y la vida en general. Cuando tuve a mi hijo el asunto empezó a ponerse peor, porque era todo complicadísimo y agotador. Sé que en otras ocasiones las maadres habíamos tenido turnos preferentes, pero ahí ya nos juntábamos muchos padres, los roces eran inevitables…
    En fin, ahora tengo turno partido y es casi peor… no llego a nada!

  • Reply Mis Chicos y yo 18 noviembre, 2011 at 14:03

    Ojala se extendieran las jornadas intensivas, en muchos trabajos que no son cara al público esto sería algo muy fácil, y la verdad es que no entiendo como las empresas prefieren esos turnos interminables en los que los trabajadores salen a las 7 de casa para llegas a las 8 o 9 de la noche habiendo trabajado las mismas 8 horas?

  • Reply Silvia 18 noviembre, 2011 at 16:31

    La reducción de horarios es una necesidad para empresarios y trabajadores. Nosotros haríamos mejor nuestro trabajo, más entregados y con más ganas, y los empresarios lo notarían en la productividad. Estoy convencida de ello

  • Reply misteriosa 19 noviembre, 2011 at 17:46

    Sobre el comentario del primer anónimo, creía que ibas a decir que se solucionaría si usaran preservativos, que también oye 😉

  • Reply misteriosa 19 noviembre, 2011 at 17:47

    No sé si ha quedado claro, me refería a que esos hombres que se quejan de que las mujeres paren como conejas, tengan luego la voluntad de insistir ellos en usar preservativo.

  • Reply @Mousikh 19 noviembre, 2011 at 22:49

    Completamente de acuerdo contigo. Así que a luchar todos por conseguir unos horarios más racionales!!

  • Reply Cocinando entre Olivos 20 noviembre, 2011 at 07:02

    No creo que sea posible porque aquí a los jefes les gusta verte trabajando…da igual si eres productivo o no, eso es lo que pienso a veces. Mejor no sigo hablando porque vaya racha estamos pasando, el horario de lunes a domingo de 9 a 2 y de 4 a 12 o 3 de la noche empieza a pasar factura:(

  • Reply teresavet 20 noviembre, 2011 at 20:05

    Yo siempre he trabajado jornada partida, un horror. Cuando decidí quedarme embarazada también me dije que nunca más, que si tenía un niño era para verlo… o jornada intensiva o media jornada, pero jornada partida, nunca mais.
    Y sigo pensando que a las tiendas y otros servicios cara al público les merece más la pena abrir antes, no cerrar a mediodía y cerrar un poco antes, dejando dos jornadas continuas a los trabajadores, en vez de jornadas partidas. Más horas de servicio al final, y los trabajadores mucho más contentos. Pero nada. Los jefes (la mayoría hombres) no lo aceptaban (ellos llegaban a casa a mesa puesta, venían a trabajar un ratito al final de la tarde, después de la siesta,…) me entendéis ¿no?

  • Reply equilibrista 24 noviembre, 2011 at 21:58

    Una historia: una fábrica a punto de cerrar que la coge un gerente nuevo. Pregunta por qué trabajan todos los días 1 hora extra, que tienen pedidos que no hacen porque no hay tiempo.

    Respuesta: nos pagan poco y con esa hora extra mejoramos el sueldo

    P: ¿Y si os pago la hora hariais el trabajo en 8h?

    R: sí

    P: ¿Y podemos coger más pedidos y hacerlos en horas extras?

    R: sí

    Conclusión: salió de la crisis

  • Leave a Reply