Sin categoría

Experiencia supositorio

16 noviembre, 2011

Aunque suene raro decirlo nunca habíamos puesto supositorios al peque. Su punto flaco siempre ha sido la garganta y salvo las placas (con mucha fiebre eso sí) y las laringitis, no hemos conocido toses muy graves o bronquitis.
Pero desde ayer el nene está con una tos imposible, todo el día se lo ha pasado tosiendo, y cuando digo todo prometo que no exagero. El pediatra no le ha encontrado pitos en el pecho. Aun así le ha dado ventolín en consulta (por primera vez) y ha querido revisarle pasado un rato. Ninguna mejora, parece que el pecho queda descartado.
Y como la tos es tan persistente le ha recetado unos supositorios. Confieso que ya en la consulta he tragado saliva. Nunca los hemos utilizado y temía la reacción de mi pobre niño.
He bajado a la farmacia y el farmaceútico hasta me dio un chupa chups de premio. Se ha quedado muy sorprendido cuando le he tumbado en mis piernas, no entendía muy bien el «mecanismo» de la medicina. No le ha dado tiempo a reaccionar, ha sido limpio y rápido pero no le ha hecho ni pizca de gracia. Su carita de sorpresa ha sido única: «No me gustaaaaaa, quítamelo». Sus primeras reacciones dejan claro que las siguientes puestas van a ser complicadas. Ha llorado un poco y ahora el pobre anda como…. encogido, con el culete prieto vamos.
Pero es tan bueno, la verdad que con las medicinas en general no me puedo quejar, no hace ascos a nada, y aunque con esfuerzo algunas cosas, todo lo toma sin rechistar.
Una nueva experiencia, aunque no muy agradable .

You Might Also Like

20 Comments

  • Reply Belissa 16 noviembre, 2011 at 17:34

    Pobrete, yo aun recuerdo la sensación de ese unico supositorio, que mal recuerdo, por cierto.

  • Reply Mami Milka 16 noviembre, 2011 at 19:14

    Ay pobrete! a mi no me pusieron muchas veces supositorios (por suerte) pero es verdad que la sensación es de lo mas desagradable.

  • Reply Leia Organa 16 noviembre, 2011 at 20:01

    Pobre Lucas! Espero tengas pocos que ponerle…

  • Reply Treintañera con hijo 16 noviembre, 2011 at 20:32

    Aunque a mi hijo se los han mandado a veces ha sido imposible ponerselos. Desde luego que no es muy agradable la medicina.

  • Reply Opiniones incorrectas 16 noviembre, 2011 at 21:02

    Pobrecito, a ver si se pone bueno rápido!

  • Reply Maria 16 noviembre, 2011 at 21:30

    Pobrecito el peque, yo de pequeña odiaba con todas mis fuerzas los supositorios… Le tienes que poner muchos más??

    Un besito

  • Reply London 16 noviembre, 2011 at 23:08

    La parte buena es que no ha vuelto a toser, son mas efectivos que los demás medicamentos.

    A ver como se dan los siguientes. Besitos al pequeñín

  • Reply Jesús 16 noviembre, 2011 at 23:10

    ufff supositorios… me acuerdo cuando mi madre no tenia mas remedio que ponermelos y yo le ponía carita de perrito abandonado diciendole: nooooooooo!!!! al final me tenía que aguantar, y como le pasa a tu nene iba con el culete encogío. eso sí, el efecto era casi inmediato, no fallaban.

    tambien coincido con tu peque en que la garganta es nuestro punto débil jeje. besos

  • Reply Carol 16 noviembre, 2011 at 23:48

    Nosotros tuvimos que recurrir a ellos cuando Minerva tuvo el exantema súbito, por la fiebre, y es que la apiretal le daba tanto asco que la vomitaba y era imposible. No tuvimos problema, si bien es verdad que es más pequeña.
    Yo recuerdo cuando me los ponían y no me gustaba nada de nada.
    Pobre, a ver qué tal la próxima vez.
    Besitos

  • Reply Mama mimosa 17 noviembre, 2011 at 07:22

    Es que la sensación que dejan es muy desagradable. Ahora bien, suelen ser muy efectivos. Espero que tu pequeño se recupere pronto. La tos es muy molesta.

  • Reply MamaEncantada 17 noviembre, 2011 at 07:39

    Pobrecito, es que son muy desagradables e incomodos. A ver si se le pasa pronto y no tienes que ponerle muchos.

  • Reply Arual 17 noviembre, 2011 at 08:26

    Qué maravilla pues! Alex con los del estreñimiento que le he tenido que poner en alguna ocasión berrea que no veas!!

  • Reply Tricius 17 noviembre, 2011 at 09:25

    NO son agradables la verdad, a Eric se los he tenido que poner, unos para la tos también o para el estreñimiento y se quejaba un montón.
    Desde que esta más grande no le he puesto ninguno, no se como se me daría

  • Reply ana 17 noviembre, 2011 at 10:00

    Yo al mío le he puesto también algunos para la tos y es ponerlo y al minuto hacer caca y tener que volver a ponerle un supositorio otra vez. Así que ya os podéis imaginar el panorama
    Ana

  • Reply Mo 17 noviembre, 2011 at 11:16

    Buff, yo los odiaba profundamente…De momento Peque se ha salvado…Cruzo los dedos!!

  • Reply Belen Pardo 17 noviembre, 2011 at 11:20

    Gracias por vuestros comentarios y por contarme vuestras experiencias. A mi no me gustaban nada. Y afortunadamente hasta este momento no nos han hecho falta.

    Han cumplido su misión, la tos ha cedido, porque ayer era insufrible. Y esta mañana mi niño se ha portado como un campeón y no se ha quejado ni gota, qué bueno es el jodío.

    Así que esta noche le pondremos otro y si no hay tos se acabaron, tampoco hay que abusar. Desde luego ha sido un remedio bueno y efectivo que es de lo que se trata.

  • Reply Susana 18 noviembre, 2011 at 16:58

    Pues espero que no hagan falta ma´s porque es de los peores recuerdos que guardo de cuando era pequeña….

    Mima al peque, que bien se lo habrá ganado.

  • Reply Cocinando entre Olivos 20 noviembre, 2011 at 07:03

    Me alegro que este mejor, pobrecito! Yo tengo muy malos recuerdos de los supositorios uff.

  • Reply Mamá (contra) corriente 21 noviembre, 2011 at 14:44

    Mira que hace años que no uso un supositorio… pero aún recuerdo cuando me pusieron a mi alguno y no me gustaba nada de nada! Así que no me extraña!!.

  • Reply Anonimo 22 septiembre, 2019 at 01:14

    Yo he lei que se ponen por el extremo redondeado y se empujan suavemente con el dedo indice por extremo plano ejerciendo leve presion hasta que entra por completo, despues se empuja un poco mas hasta que lo absorve el recto, no duele ni escuece ni nada, en niños como no suelen colaborar es importante distraeles al ponerselo, y despues sujetarles el culete cerrado para que no echen aunque lo intenten, por que les puede dar un poquito ganas de hacer caca pero eso es normal hasta que se les absorba, tienen que mantenerlo puesto si no no sirve

  • Leave a Reply