Las cosas de papá sin complejos

Este blog no sería lo que es, ni mamá sin complejos existiría de no ser porque papá sin complejos me dio un empujoncito. Fue él quien me enseñó a usar blogger, quien hizo el primer boceto del blog, quien me animo a escribir y contar nuestra historia.
Ávido lector de blogs de maternidad, fiel seguidor de algunas blogueras, está metido hasta las cejas en el mundo de la crianza, la ma/paternidad, el apego, la lactancia, y todo lo que implica querer a un hijo sin reservas.
Ahora quiero cederle un cachito de este blog, que en definitiva es tan suyo como mío. Porque tiene mucho que decir, mucho que contar y porque además quiero compartir con él también este espacio.