Familia Maternidad Sin categoría

Golpes y traumatismos varios, los padres nunca estamos tranquilos

7 julio, 2016

Cuando Rayo era más pequeño ahí estaba yo, a su lado, cuando se subía al togobán, cuando correteaba con los amigos, cuando iba con la motillo aquella de ruedas anchas. Siempre vigilando, siempre atenta y aún así era inevitable que se cayera. Ahora ya no puedo estar tan cerca claro, él es mayor, ya no quiere y por supuesto no le hace falta, pero el riesgo continua y no, nunca puedes estar tranquila del todo, porque los golpes están casi asegurados. Cuando tu hijo es pequeño siempre piensas que a medida que se haga mayor se irá pasando el miedo, ese miedo que las madres tenemos cuando se caen, cuando sufren algún pequeño accidente, cuando sangran. Pero los niños crecen y aunque se vuelven más autónomos, más independientes, incluso más seguros, el riesgo de un pequeño accidente sigue ahí. Y es que los padres nunca podemos estar tranquilos del todo.

Os cuento el último susto que nos ha dado el figura, hace unos días.

Pincha aquí para seguir leyendo.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply