Sin categoría

Ignorar a nuestros hijos no es la solución

12 febrero, 2015
Muchas veces hemos oído o incluso nosotras mismas lo hemos dicho aquello de “no le hagas caso, sólo busca llamar la atención“. Sí, a veces o muchas veces los niños se ponen en plan insoportable, llamando nuestra atención y comportándose muy mal. Habiendo pasado por una dura crisis de los dos años y demás hitos en la crianza de mi hijo puedo asegurar que ignorarles no es la solución
Me gusta poner la siguiente comparación: ¿ignorarías a tu pareja o a una amiga muy querida si tuviera un mal día y estuviera en plan impertinente? Seguramente te preocuparías por saber qué ha sucedido, cómo puedes ayudar y te prestarías a estar a su lado como una fiel compañera. Pero si se trata de nuestros hijos tendemos a creer que lo mejor es no hacerles mucho caso. Es curioso, ¿no? Si son adultos se merecen toda nuestra atención y comprensión. Si son niños, con un cerebro en plena evolución, merecen que les ignoremos. ¡Que me lo expliquen por favor!
¿Por qué un niño se comporta de una manera inadecuada? 
En muchas ocasiones por un mal aprendizaje y por falta de alternativas de comportamiento. El niño suele repetir el comportamiento aprendido (sea bueno o malo) porque ¡todo se aprende! ¿Quieres que no haga eso? ¿Deseas que se comporte de otra manera? ¡Enséñale! Observa cuándo reacciona de manera inadecuada y en ese momento ofrécele alternativas, reproduce tú mismo un comportamiento que pueda copiar y después aplicar. Si son más mayorcitos podéis analizar juntos la situación y a través del diálogo encontrar de qué otras formas puede reaccionar, cómo puede afrontar la situación. 
Y sobre todo, lo más importante, cuando tu hijo se comporte de una manera inadecuada, no le juzgues, no le critiques, no pienses cómo puedes cambiarle. Mírate a ti mismo y piensa cómo puedes cambiar tu conducta para que eso se pueda reflejar en tu hijo. No debemos olvidar que nosotros somos sus espejos. Así que:
1. Observa dónde puedes mejorar tú.
2. No juzgues a tu hijo, un mal día lo tenemos grandes y pequeños.
3. Observa qué circunstancias rodean el mal comportamiento.
4. Enséñale alternativas de comportamiento y préstale la atención que necesita.
5. No le ignores, nuestros hijos merecen y necesitan toda nuestra atención.
¿Te apuntas al reto? 

You Might Also Like

6 Comments

  • Reply Marigem Saldelapuro 12 febrero, 2015 at 13:02

    Hola. Acabo de leer tu post y estoy muy de acuerdo.Mis hijos ya son mayores, pero nunca entendí que me dijeran que los ignorara si pretendían llamar la atención, precisamente esa llamada de atención es lo que hay que tener en cuenta y preguntarnos que pasa. El ejemplo de la pareja o amiga es muy bueno, además los niños a lo mejor no saben expresarse de otra forma y ese comportamiento es un grito pidiendo ayuda. Un besín.

  • Reply MAMA EN APUROS 13 febrero, 2015 at 18:18

    Estoy de acuerdo contigo en que a los niños hay que enseñarles a comportarse, y que imitan nuestros comportamientos, pero ante una exigencia de atención excesiva, si que creo que hacerles demasiado caso en esos momentos no conduce a nada y agrava el problema. Creo por supuesto, que hay que escucharles y analizar el por qué de su conducta, pero últimamente se trata a los niños con tanta, tanta cautela, que les estamos sobreprotegiendo demasiado. Te dejo este artículo sobre la generación de los niños insoportables, un poco a colación de lo que comentas. http://mamaenapuros.com/niños-insoportables . A veces nos pasamos con eso de prestarles demasiado atención y no reprenderles nunca por sus comportamientos.

  • Reply Sofi 18 febrero, 2015 at 11:57

    ¡Me encanta tu blog! Me fascina ver las experiencias que están teniendo otras mamás. Aquí tienes mi blog donde cuento mis vivencias como madre primeriza 🙂

    miembarazoyyo.wordpress.com

  • Reply Mama medusi 2 abril, 2015 at 09:06

    Claro que si! En eso estamos…
    Con la hermanita en casa, Medusi reclama su espacio. Cada vez que tiene una rabieta o un episodio de mal comportamiento, con la que mas me enfado es conmigo misma. Muchas veces no se si estoy gestionandolo bien, y me siento culpable. Siempre intento ponerme en su lugar, pero tb jugamos con un peque tiene un gran caracter y ahora mismo mucho apego a mi. Poco a poco pero estoy contigo, la solucion es mirarnos a nosotros mismos e intentar empatizar con ellos
    Un abrazo!

  • Reply Vanesa Pérez Padilla 19 agosto, 2015 at 13:45

    Totalmente de acuerdo. De hecho, pasé por la etapa de el "ignóralo" y la experiencia te enseña lo contraproducente que es. He trabajado mi paciencia, mi empatía y vamos logrando avances ante las rabietas. Pero la paciencia para mí es fundamental, porque lograr un diálogo, un razonamiento en determinados momentos es misión imposible. Un beso!

  • Reply Vanesa Pérez Padilla 19 agosto, 2015 at 13:45

    Totalmente de acuerdo. De hecho, pasé por la etapa de el "ignóralo" y la experiencia te enseña lo contraproducente que es. He trabajado mi paciencia, mi empatía y vamos logrando avances ante las rabietas. Pero la paciencia para mí es fundamental, porque lograr un diálogo, un razonamiento en determinados momentos es misión imposible. Un beso!

  • Leave a Reply