Sin categoría

La alimentación infantil, ¿un gran reto?

7 octubre, 2014

El pasado fin de semana tuve la suerte de disfrutar de una de mis ciudades preferidas: Granada. De La Alhambra y el Albaicín, de sus calles empedradas que huelen a otros tiempos, de sus vistas al atardecer. Hacía mucho tiempo que no iba, pero todo seguía como siempre. 
En este marco incomparable y en compañía de grandes blogueras -y amigas- pudimos disfrutar de un evento muy interesante organizado por el instituto Puleva de nutrición: El Blog Trip Puleva Infantil. Pudimos asistir a un foro con expertos en alimentación infantil para intentar conseguir algo que todas las familias deseamos: mejorar la alimentación de nuestros hijos
Para ello contamos con la presencia de la Dra. Cristina Campoy Folgoso, profesora titular de Pediatría de la Univerdad de Granada y miembro del Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediatría (ESPGHAN). Y con el Dr. José Manuel Moreno Villares, Presidente del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría (AEP). Dos pesos pesados de los que pudimos aprender mucho, pero además dos personas entrañables dispuestas a contestar todas nuestras dudas tanto durante el foro como después en la distendida comida. ¡Da gusto dialogar con profesionales así!
No voy a desgranar la interesante ponencia que nos hizo la Dra. Campoy o los importantes datos que nos desveló el Dr. Moreno. Os invito a leer las estupendas crónicas de Historietas de mamá, Ser madre, ¡toda una aventura!, Planeando ser padres o Nadie como mamá para sacar todo el jugo a lo escuchado. Yo quiero centrarme en las conclusiones que saco a raíz de este (por desgracia breve) foro: 
– La familia es un nexo de unión importante no sólo a nivel emocional sino también desde el punto de vista alimenticio. Los niños aprenden por imitación y los padres, hermanos, tíos, abuelos, o el núcleo familiar habitual que ellos tengan constituímos su principal foco de atención. Ellos harán lo que ven, por ese motivo sentarnos juntos a comer en familia es un hábito que no debemos perder, y si por razones de horario, trabajo o similar no es posible, debemos esforzarnos por encontrar algún momento (cenas, fin de semana, meriendas) donde se haga. 
– Puesto que ellos nos imitan, ¿no os parece que deberíamos revisar nuestra dieta? No vale aquello de “cariño come pescadito que tiene mucho fósforo y es buenísimo para crecer“. Si tu niño te ve comer pescadito seguro que acabará cogiendo de tu plato. Si queremos enseñar a comer bien, revisemos primero cómo comemos nosotros. Me consta que muchos adultos comen de pena.
Apliquemos el sentido común. A veces estamos tan acostumbrados a buscar información, a contrastar opiniones médicas, a saber de tantas cosas que olvidamos algo tan sencillo como el sentido común. No necesitamos que nadie nos diseñe menús perfectos, no necesitamos conocer las medidas semanales de alimentos saludables que deben tomar nuestros hijos. Sólo necesitamos una dieta variada en la que se hagan presentes alimentos como las legumbres, el pescado, los lácteos, las carnes magras, los cereales, frutas y verduras. Prescindiendo o reduciendo el consumo de bollería industrial, alimentos precocinados, comidas rápidas y todo “eso” que seguro sabes no es bueno para tu hijo o para ti. Lo dicho, sentido común: de primero hoy pasta, mañana legumbre, pasado verdura, y así con el resto de las comidas. De todo un poco y variadito. Esto lo hacía mi madre divinamente y en aquella época el pediatra no la contaba los gramos que debía echar de cada cosa. 
La alimentación es tan importante que puede determinar la salud futura del bebé/niño desde el embarazo. Por ese motivo la futura madre debe adquirir (sino los tiene ya) unos hábitos de vida y alimenticios saludables. ¡Ojo! Sin presión. Vuelvo a insistir, no necesitamos un decálogo de alimentos, sólo prescindir de lo que de sobra sabemos no nos conviene y optar por una dieta sana. 
La lactancia materna, ¡oro líquido para nuestros bebés! Todos coincidimos en que el mayor tesoro es la salud, pues bien regalemos salud a nuestros hijos. La lactancia es garantía de un correcto aporte nutricional, es garantía de bienestar y salud. Los pediatras coinciden, por mucho que las leches artificiales se enriquezcan, por mucho que se pretenda que sean un gran alimento, no podrán superar nunca a la leche de la madre. Si puedes ¡amamanta a tu bebé! Y si tienes dudas, si tienes problemas, si no sabes cómo hacerlo, ¡pide ayuda! Hay grupos gratuitos que te ayudarán, hay asesoras con una formación impecable dispuestas a guiarte y hay madres que te ofrecerán su experiencia sin pedir nada a cambio. 
– Se habla mucho de la alimentación infantil en el primer año de vida, supongo que por la introducción de la alimentación complementaria. Pero nos olvidamos la importancia del periodo de 1 a 3 años, donde los niños deben adquirir unos hábitos alimenticios saludables. Lo siento pero ahí la responsabilidad es exclusivamente nuestra. No culpemos a pediatras u otros profesionales por no “enseñarnos” o decirnos qué debemos dar de comer a nuestros hijos. Nuestro deber como padres es educar también en esto. 
– Algunas curiosidades que seguro es importante recordar: 
     . El primer año de vida del bebé es un período de crecimiento intenso. Pero a partir de ahí se produce una desaceleración, lo que implicará que el bebé coma menos. No te preocupes, no le pasa nada. Respeta sus ritmos. 
     . Olvídate de los dichosos percentiles. Mal hicieron los pediatras dándonos ese dato a los padres. El percentil es una medida que permite que los pediatras vean la evolución del niño en el tiempo. Y en caso de un bajón brusco puedan estar atentos para comprobar qué ocurre. Ni estar en un percentil 3 es malo ni estar en un percentil 97 es buenísimo. No compares a tu hijo con nadie. ¿Cómo saber que crece bien? Mírale, ¿sonríe, está feliz, activo, sano? Ya tienes tu respuesta. 
     . Nos empeñamos en creer que los niños deben tomar muchas proteínas, y aunque son muy importantes nos olvidamos por ejemplo del omega 3, presente en el pescado. ¿Tus hijos toman pescado?, ¿el suficiente? Te aconsejo revisarlo. 
     . Si los niños toman una dieta variada y rica los suplementos no son necesarios. 
Pirámide alimenticia
Después de todo lo expuesto y de reflexionar estos días sobre lo escuchado, me gustaría recalcar lo siguiente:
Debemos seguir trabajando para normalizar la lactancia materna. Es muy importante conseguir que más mujeres logren amamantar a sus hijos, al menos, durante los 6 primeros meses de vida, tal y como indica la OMS. Y, en la medida de lo posible, prolongar la lactancia hasta los dos años. Para ello es importante que haya personal cualificado en centros de salud y hospitales. ¡Lo lograremos!
– Desde aquí pido a la Asociación Española de Pediatría consenso en la información que los pediatras facilitan a las familias. No puede ser, por ejemplo, que si la recomendación es dar un suplemento de Vitamina D al recién nacido durante el primer año de vida, cada pediatra cuente una historia distinta. Consenso, información contrastada, reciclaje continuo es lo menos que los padres podemos pedir al pediatra que trata a nuestros hijos. 
Apliquemos el sentido común, no nos dejemos llevar por modas, tendencias o corrientes. La pirámide alimenticia nos deja claro qué alimentos son recomendables y cuales no. Revisa tu dieta mamá, mejora tu alimentación y sigue con la de tus hijos. 
– La obesidad es un problema en la infancia, en muchas ocasiones debido a que hemos perdido los hábitos saludables de alimentación. Comer en familia, compartir momentos de descanso y ocio, vigilar nuestra salud, son aspectos importantes que nunca debemos olvidar. 
– Y por último recordaros que somos lo que comemos
Gracias Puleva por hacer posible dos días donde hemos podido disfrutar de la belleza de la ciudad de Granada, hemos podido reencontrarnos algunas amigas y compañeras y sobre todo hemos podido aprender un poquito más sobre cómo cuidar la salud de nuestros hijos
Os dejo algunas imágenes que yo guardaré con cariño: 
Todo el grupo disfrutando del maravilloso atardecer en El Albaicín con vistas a La Alhambra
En primer plano Laura de Entremadres (luciendo barriguita). Detrás enfrascadas en nuestros móviles Silvia (Ser madre, ¡toda una aventura!), Natalia (Historietas de mamá) y yo misma 😉 

¡Mis chicas! De izquierda a derecha: mamá sin complejos, papás e hijos 2.0, trastadas de mamá, historietas de mamá, mamá también sabe y ser madre, ¡toda una aventura!

El grupo camino de El Albaicín

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply xikimami 7 octubre, 2014 at 14:15

    Aquí la mami de una percentil 0, y más feliz que una perdiz!!!!
    Creo que es lo peor que pueden hacer… darnos ese dato, porque, seamos realistas, las mamás nos agobiamos por si es más o menos pequeño que los demás!

  • Reply Mamá en Bulgaria 7 octubre, 2014 at 14:26

    Unos consejos muy sensatos, sobre todo el de predicar con el ejemplo, con lo que nos imitan los niños!

    Me gusta especialmente que hayas etiquetado alguna foto, porque en la primera sólo he reconocido a dos o tres, y me gusta poder poner cara a la gente 😉

  • Reply planeandoserpadres LTR 7 octubre, 2014 at 14:37

    Has plasmado tan bien lo que hemos aprendido en el evento de Puleva que no se qué más podremos aportar las demás. Yo me he decidido a empezar por la parte superficial del sarao (hotel, desvirtualización, viaje, comidas) ¡Así de profunda que es una! Lo mejor, lo que hemos aprendido sobre nutrición, comenzaré a contarlo a partir de la próxima semana. Un placer ponerte cara y cuerpo.

  • Leave a Reply