Sin categoría

La alimentación infantil: un reto de todos

20 junio, 2012

La alimentación
de nuestros hijos es una de las grandes preocupaciones de las madres y padres.
Algunos niños siguen una dieta variada, que les aporta todos los nutrientes y
vitaminas necesarias para su crecimiento. Pero otros niños son más exquisitos a
la hora de comer, o no tienen el mismo gusto por algunos productos
fundamentales. A ningún adulto nos resulta raro ver niños que no comen fruta,
verdura, pescado,….. Mi hijo sin ir más lejos. No puedo decir que comal mal,
pero es cierto que tiene rachas buenas y otras no tan buenas. Nuestro handicap
principal es la verdura y en ocasiones la leche.
No soy una madre obsesionada por la alimentación. He leído
mucho al respecto, escuchado a grandes y buenos pediatras y mi sentido común no
es mal consejero. Respeto esas etapas donde mi hijo necesita comer menos. No le obligo con aquella verdura que no le
gusta e intento darle alimentos que puedan cubrir aquellas necesidades que su
cuerpo tiene pero siempre respetando sus gustos.
De nada nos sirve obligar
(horrible palabra para referirse al mundo infantil) a un niño a comer aquello
que no le gusta, pues lo único que conseguiremos a medio plazo es que deteste
esa comida y posiblemente que en su vida adulta tampoco tenga una dieta
adecuada o saludable.
Creo que el secreto, si es que hay alguno, se basa en el respeto. Como padres debemos respetar a
nuestros hijos, en lo relacionado con su alimentación también. He visto a
madres abrir la boca de sus hijos a la fuerza ayudadas de la cuchara, y
sinceramente me horroriza.
Cuando comenzamos con la alimentación complementaria a la
lactancia, mi hijo nunca quiso fruta, ni triturada por mi, ni en potitos
industriales, ni tan siquiera en trozos. Se negó a comerla. Al principio confieso
que me desesperé pero luego comprendí que lo que debía hacer era agudizar mi
ingenio e intentar aportarle las vitaminas de la fruta en otro tipo de
alimentos. Cereales, verduras,……
Y eso mismo he seguido haciendo a medida que ha ido
creciendo y ha ido mostrando su disconformidad con algunos alimentos. Y lo que
era una dieta muy restringida, poco a poco ha ido aumentando en variedad. Aún
tenemos camino por recorrer pero sigo buscando estrategias para lograr darle
aquello que necesita.
La leche, por ejemplo, tan importante en la edad infantil,
mi niño dice “no me gusta la leche blanca”.
Y que hago yo: ¡¡chocolatearla!! Si tu peque es un forofo del chocolate como el
mío, es un truco infalible. El mercado nos ofrece hoy productos que nos
ayudarán no solo a enmascarar un sabor que no les guste, sino también a
enriquecer aquello que comen. El Cola
Cao no falta en casa. Todos lo tomamos y a todos nos encanta. El peque es
fan desde bien pequeñito. Nos ha ayudado a superar el rechazo a la leche
blanca. Ahora además tenemos el Cola Cao Complet enriquecido con
fruta, cereales, vitaminas, minerales…. Vamos, el aliado perfecto. Si aún no lo
has probado, este es el momento ideal, ¡aprovecha el descuento!

Mamás, no se trata de convencerles para comer, se trata de
ingeniar trucos para conseguir una alimentación equilibrada. Y de buscar
productos que nos ayuden a ese fin. Si respetamos sus decisiones y sus ritmos
ellos poco a poco irán descubriendo que comer no es una obligación, y acabarán
no solo disfrutando sino teniendo una alimentación completa. 

You Might Also Like

13 Comments

  • Reply MamaEncantada 20 junio, 2012 at 06:35

    Me resulta tan complicado el tema de la alimentacion. Mi hijo no quiere fruta de ninguna manera, unicamente en zumos y no puede tomarlos por prescripcion medica, la leche ni blanca ni de ningun color, los sólidos ni probarlos. Con casi 2 años seguimos con los pures y los yogures, poco mas. Intento respetar su ritmo pero he de reconocer que hay dias que me desespero.

  • Reply yo misma 20 junio, 2012 at 07:13

    Yo con la alimentación vivo en modo zen y releyendo mentalmente "Mi niño no me come" porque hay veces que llegaría a desesperarme y no creo que sea bueno para mi hijo y tampoco para mi. Yo intento que coma de todo, aunque sea poco y está claro que si algo no le gusta no se lo doy, afortunadamente hay muchos alimentos que se complementan.
    En fin, yo era mala comedora y mi madre me obligaba a comer y me quedó tendencia a engordar y unos hábitos alimentarios muy poco saludables.
    Tema peliagudo el de la alimentación.

  • Reply Belen Pardo 20 junio, 2012 at 07:24

    MamaEncantada, pues claro que te desesperas… es algo inevitable. Yo le respeto y sigo esperando porque poco más puedo hacer pero si te dijera que no desespero te mentiría. Mucho ánimo guapa, verás como poco a poco tu nene va admitiendo sólidos. Un beso grande.

    Yo misma, yo también sigo las pautas de rollo zen….. mi madre era una obsesiva de la comida, yo comí bien pero mi hermana no, y se pasaban horas en la mesa, la hora de la comida era horrible, mi madre siempre enfadada, mi hermana aburrida… y yo no quiero eso para mi hijo. Y porque además es importante inculcarles un hábito de alimentación saludable. Tiempo al tiempo me repito una y otra vez. Ánimo guapa. Un beso.

  • Reply kira permanyer 20 junio, 2012 at 11:16

    es un tema que levanta ampollas. Yo tengo una de cal y una de arena: el peque devora, la mediana vive del aire.. pero hay que tomarlo con calma. No son niños desnutridos, son niños que van evolucionando y ahi debemos estar. Los lácticos no son lo más, pero tienen mil variedades que seguro reemplazan al tan temido vaso de leche. Abrazo.

  • Reply estanjana cc 20 junio, 2012 at 11:27

    uf! yo recuerdo una epoca entorno al año, cuando ya quería comer solo pero todavía no era diestro con los cubiertos que lo pasé mal mal para que comiese.
    Siempre intento que pruebe las cosas pero es como sus padres, cuesta un montón, y ahora se decanta por cosas que antes no, como el arroz que le gusta mucho. La leche siempre nos acompaña, a epocas con colacao, ahora como he cambiado el formato le gusta blanca…
    a veces hay un poco de rifirrafe, por no querer probar, otras no se le pone de las narices comer, pero no es mal comedor en general, y hay veces que llega a desesperar pero hay que darle vueltas al coco para esas epocas malas

  • Reply Mo 21 junio, 2012 at 09:46

    Yo he tenido suerte, Peque come muy bien, y además se le ve sano, así que si un día tiene menos apetito, no me importa que no coma. Eso sí, si siempre diera problemas con la comida, seguro que me pondría nerviosa…
    Mmm, hasta yo me tomaría ahora un Cacaolat fresquito, jejeje…
    Besos!

  • Reply MadreYMas 22 junio, 2012 at 04:59

    Bueno, Belén, ya sabes que Criatura lleva una racha de 3 años y 4 meses sin comer… vamos, desde que nació, jajajajajaja!

    Es muy habitual recogerña de la guarde y que no haya comido nada, salvo el postre…
    pero está sana y feliz…

    Casualmente la leche y la fruta no son un problema para ella, ni tampoco el pescado. Pero verdura, legumbres y carne le cuestan un mundo… así que, las dos primeras, por ejemplo, en casa las preparamos en formato puré.

    Como bien dices, se trata de no agobiarse y darles una alimentación variada de forma que ellos… ni se enteren!!!!

    Y por supuesto, el momento de la comida en casa está rodeado de juegos, cuentos, etc. Al ser una niña con tan poco apetito, le aburre mucho comer y tenemos que entretenerla con cosas… algunos pensarán que no es una buena forma de educar a un niño, pero a mí lo que me interesa es que coma contenta…

    Besos.

  • Reply Un saltamontes en mi cama 22 junio, 2012 at 08:41

    Me gusta el término respeto para los enanos, parece que cuando son pequeños y no hacen más que sonidos y gestos no nos estén diciendo nada, pero en realidad yo creo que es más una cuestión de comunicación y que somos nosotros, los adultos, los que no les entendemos. Me gusta tu forma de pensar. A veces hay que ingeniárselas.
    Te invito a visitarme a nuestra madriguera.

  • Reply Gema 22 junio, 2012 at 08:45

    Belén, genial como siempre. Yo tampoco estoy de acuerdo con obligar a comer a los niños. Una cosa importante con respecto a la leche. Provoca muchas intolerancias. EN mi caso desde justamente los 3 años. Recuerda que somos los únicos mamíferos que tomamos leche después de ser destetados (suponiendo que el destete o sucedáneo, biberón) sea a los dos tres años.Ninguna vaca toma leche de adulta!. La leche está sobrevalorada a partir de esas edades y es el origen de muchas alergias, malestar de estómago…Si a Rayo no le gusta la leche blanca es por algo y recuerda que el calcio que ésta proporciona también está en el queso, los yogures…yo no sé si es adecuado que los niños tomen leche sin lactosa (voy a preguntarlo) pero yo por ejemplo cuando hago croquetas en casa uso la leche sin lactosa y mano de santo porque con la otra, irremediablemente o vomitaba o me pasaba la tarde con revoltijo en la barriga. Besos besos

  • Reply Silvia 22 junio, 2012 at 18:21

    Me encanta tu reflexión! Y tengo un post al respecto a raiz de la charla de Carlos González 🙂

  • Reply Un saltamontes en mi cama 24 junio, 2012 at 13:21

    Tenemos algo para tí en nuestro blog. Pásate cuando quieras!

  • Reply Alimentación infantil 26 junio, 2012 at 10:33

    El Cola Cao, de cuantos apuros nos ha sacado! chocolatear la leche, convertirse en "nocilla" para el pan junto con aceite… un gran invento!

    Carol,

  • Reply Armandilio 27 junio, 2012 at 01:44

    Hola, sólo decirte que he mencionado esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más.

    Un saludo!

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cxxiv

  • Leave a Reply