Sin categoría

La atención de los niños en el primer año escolar

5 febrero, 2013
Cuando damos el pistoletazo de salida en la vida escolar muchos adultos esperan que sus hijos, pequeños que aún no han cumplido (en algunos casos) los 3 años, pasen a comportarse como escolares serios y formales. Sigue leyendo

You Might Also Like

9 Comments

  • Reply La madre del monillo 5 febrero, 2013 at 09:08

    Gracias, acabas de despejar mis dudas por completo, justo mañana tenía reunión con la profe del monillo, a ver que me cuenta. Eso sí me aplicaré algunos de tus truquillos a la hora de jugar con el.

  • Reply Elena 5 febrero, 2013 at 09:55

    Toda la razon!! mi peque hizo los 3 a finales de noviembre!! pobre, lo de estarse en la silla, hacer fila.. no lo lleva demasiado bien 😉

  • Reply Mo 5 febrero, 2013 at 12:15

    Aixxx…cada vez que leo sobre el cole me dan retortijones…Esto de estar buscando cole para Peque me tiene obnubilada…Arrrg!
    Muas!

  • Reply Pequeñas Cosas 5 febrero, 2013 at 13:23

    cuanta razón tienes… creo que el método educativo actual, al menos en la escuela pública, no es apto para muchos niños de infantil, a los que se tacha de "trasto", "travieso" o, directamente "hiperactivo", colocándoles un sanbenito que posiblemente les acompañe mucho tiempo, cuando la realidad es que lo único que les falta a esos niños (categoría en la que incluyo al mío) es madurez…

  • Reply Belen Pardo 5 febrero, 2013 at 13:35

    La madre del monillo, que vaya bien la reunión. Ya nos contarás… y si lo aplicas al juego verás como lo pasa el peque 😀

    Elena, lo más normal del mundo, poco a poco irá haciendo la fila sin tanto problema o permanecerá más tiempo sentado. O quizá no… cada uno es como es y en la variedad está el gusto, no? 😉 Un beso.

    Mo, si a tu peque le toca empezar el año que viene mi consejo es ¡¡¡respira!!! Ningún centro es tan malo ni ninguno tan bueno, créeme. Ánimo!!

    Pequeñas Cosas, en la escuela pública, en la concertada y en la privada, lo mismo da que da lo mismo. Bueno en la privada, pagando una pasta hay algunos (muy poquitos) con métodos francamente buenos, pero tan pocos… Las etiquetas son muy comunes en estas edades, junto con los castigos, algo totalmente inútil a mi modo de ver. La madurez es fundamental, aunque también saber conducir y llevar a los peques.

  • Reply Estrella (En Nuestro Nido) 5 febrero, 2013 at 19:37

    Me acuerdo perfectamente del primer día de cole de mi hermano pequeño. Tan canijito, con su mochilita y a mí se me partía el alma (no quiero pensar qué sentía mi madre) pensando que a partir de ese día a seguir el ritmo o la sociedad no perdona.

  • Reply teresavet 5 febrero, 2013 at 20:28

    Yo estoy por eso super contenta con el cole de mi peque. Trabajan por proyectos y con rincones, y los niños van pasando y haciendo cosas según les va apeteciendo. Tienen que terminar la tarea y pasar por todos los rincones, pero a su ritmo, y pueden moverse bastante.
    Si es que con tres años… no le puedes pedir peras al olmo y luego quejarte de que no saben bien…

  • Reply madre estresada 5 febrero, 2013 at 22:36

    cada niño es un mundo, a Pablo le encantaba escuchar a la profe, era capaz de aguantar sentado lo que hiciera falta con tal de aprender, su problema? no entendía que los demás niños no pararan quietos pintando o escuchando a la profe.

  • Reply porelcaminodificil 8 febrero, 2013 at 16:44

    No solo cada niño es un mundo, cada persona lleva a cabo procedimientos diferentes para el aprendizaje en función de sus aptitudes, personalidad y momento evolutivo en el que se encuentren. En un aula de esa edad, nos encontramos con alumnos en muy diferentes momentos madurativos, pero que, además, son personas diferentes, con diferentes mecanismos de aprendizaje, y que, por ello, requieren de diferentes estilos de enseñanza.
    Evidentemente, no podemos exigir que los profesionales que atienden a los niños individualicen los métodos que utilizan con los niños en su proceso de adquisición de habilidades, pero no podemos permitir que se patologice comportamientos que no lo son.
    En muchos casos, se alarma innecesariamete a los padres, creando angustia que acaba transmitiéndose a los hijos. Pero no es el único problema, existen patologias que quedan enmascaradas por ser menos"molestas" para el aula, dejando de atender problemas con fácil solución a una edad temprana.

  • Leave a Reply