Sin categoría

Mamá, no quiero ir al cole

14 septiembre, 2010
Eso fue lo que anoche, justo antes de dormirse me dijo mi hijo. Y es que como os dije ayer, salió del colegio muy confundido, algo serio e incluso triste. Él que iba tan feliz, tan pizpireto, tan convencido, llega y se encuentra con 3 o 4 compañeros llorando a moco tendido, gritando y berreando. El pobre debió quedarse sorprendido, debió decir algo así como:
pues si este lugar es tan divertido como dice mami, ¿qué puñetas hacen estos llorando a mares?. Igual mamá me ha engañado y esto es un rollazo….»
Yo en su lugar lo hubiera pensado. Gritos, llantos, berrinches, así no hay quien se relaje y disfrute, eso está claro.
El día lo pasó fenomenal, risas, mimos, besos, pasamos un día estupendo. Hicimos muchas cosas, comió y cenó cosas ricas hechas por mami y planeamos muchas cositas para hacer hoy. Pero después de llevar todo el día analizando, su conclusión fue esa, no quería regresar al colegio,…., ¡¡solo!!.
El término «solo» es fundamental. Lo que él quería es que yo fuese con él, porque ir sí que le gusta. Así que anoche antes de dormir nos tocó charleta trascendental, de niños mayores, mamás y papás que se quedan fuera esperando, niños que aprenden y se hacen grandes como los papis y las mamis, Reyes Magos orgullosos de niños que van al cole,….. mami que si se porta bien le lleva regalito. Hablando en plata, utilizamos el soborno. Y funcionó. Se quedó dormido tranquilo y plácido. Ha dormido toda la noche de un tirón y a las 8 en punto se ha despertado solito, como un reloj.
Lo primero que ha dicho ha sido que quería ponerse un reloj (de juguete) para ir al cole, ¡¡perfecto!! hijo como si te quieres disfrazar de Spiderman, tu ponte lo que quieras. Después ya me ha dicho que no quería ir solo al cole…. mal vamos. Pero a pesar de eso, ha desayunado (aunque mucho menos que otros días), ha visto sus dibus, ha jugado con su gata, y me ha dejado vestirle sin mucho problema. Como íbamos bien de tiempo le he leído un cuento para relajarle. Todo ha ido bien, y nos hemos ido. Hemos ido hablando, riendo y muy tranquilos, pero al llegar ya me iba recordando que no quería ir solo.
Y al ir hacia la puerta de su clase, una lágrimita se le ha escapado, pero no oponía resistencia, se dejaba llevar de la manita. Y mami, con el corazón en un puño asumiendo su papel de «tengo que ser fuerte y decidida por su bien». Ya en la misma puerta al ver a la profe no lo ha podido remediar, sus lagrimitas caían sin control, y él intentaba limpiarse como queriendo evitarlas, pero no ha podido. Le he dado un besito y se lo he entregado a la profesora, dándome media vuelta de inmediato. Ha llorado y se ha resistido a entrar. Pero me he ido sin más.
¿Qué cómo me he sentido? Creo que todos sabéis cómo me he sentido, mal, muy mal. Sé que no pasa nada, sé que forma parte de la adaptación, y sé que se le pasará, pero me he sentido mal.
Cuando he ido a buscarle confieso que iba nerviosa, hasta me dolía un poco el estómago. Era el primero de la fila para salir, su cara reflejaba emoción, nervios, al verme ha sonreído. Y le ha dicho a su profe «¡¡hasta mañana!!». Me ha abrazado y me ha besado. Y como es más tierno que un bizcocho me ha confesado que ha llorado, pero que la profe ha dicho que no pasa nada y que no hay por qué llorar. Al momento dice que tenía pis, así que hemos entrado en su clase de nuevo y me ha llevado a los baños de los peques, me lo ha enseñado todo muy orgulloso y hemos vuelto al aula, donde ha hablado muy confiado con la profesora de apoyo.
Su profe me ha dicho que todo pasó enseguida, y que hoy consiguió que todos la atendieran tranquilos e incluso les pudo leer un cuento. Buena señal. Me ha dicho que es un niño muy maduro y, …. , muy sensible. ¡Ja!, me lo dices o me lo cuentas. Pero me alegra ver que le ha calado pronto. Es cierto, es un niño muy maduro para su edad, y de su sensibilidad os he hablado en muchas ocasiones.
Pero hemos dado un paso más. Al salir ha ido muy contento, nada que ver con ayer, ha ido riendo, correteando, feliz. Y al verle así yo me he relajado muchísimo.
Ahora duerme, agotado, y reponiendo fuerzas para enfrentar una tarde llena de recompensas y juegos. Hoy haremos magdalenas juntos (adora mezclar ingredientes y colocar los moldes en la bandeja de horno) y después nos iremos a jugar a los bolos.

You Might Also Like

16 Comments

  • Reply LA TETA REINA 14 septiembre, 2010 at 13:22

    Me alegro que vaya mejorando!. Que mayor!!!.

  • Reply Suu 14 septiembre, 2010 at 13:25

    Qué pena tan grande ha debido de darte.
    Por suerte es tan maduro que parece que lo ha entendido todo perfectamente. Es un chico increíble, enhorabuena.

  • Reply Susana 14 septiembre, 2010 at 13:40

    Leyéndote no tengo muy claro a quién le ha dolido más…. si al peque o a ti. Pero lo que queda clarísimo es que tienes una joya por hijo y que fijo que acaba siendo fan del cole.

    Un abrazote para cada uno.

  • Reply Mamareciente 14 septiembre, 2010 at 13:40

    Solos, esas es la clave. Lo de ir al cole de mayores está muy bien, pero claro, mejor con mamá…El mio va contento y sale contento, pero a la hora de la verdad, en el momento de entrar, tampoco quiere.No llora, pero va como resignado…Animo, sé lo mal que se pasa.

  • Reply LadyA 14 septiembre, 2010 at 13:49

    Pobrete… que penilla me dan que lo pasen mal….Pero si al final ha estado contento y relajado, mucho mejor. así poquito a poco se ira adaptando…

  • Reply Belen Pardo 14 septiembre, 2010 at 14:11

    Reina, las adaptaciones suelen ser durillas, pero vamos pasito a pasito.

    Suu, igual que le he preparado para este momento, me he preparado yo. Aunque me ha dado penita, y me sentido algo mal, no puedo decir que haya llorado, que me haya sentido culpable, ni nada similar. Sé que esto es lo que debe pasar, y que es algo pasajero, que no le dejará huella, que en unos días lo olvidará.
    Para mi, es mi niño que voy a decir, es un gran niño.

    Susana, me ha dolido dejarle así, es cierto, pero como he dicho a Suu, sé que es lo que tiene que ser. En unos días estoy segura que las cosas irán de un modo bien distinto.

    Mamáreciente, pobres, parece que les llevamos a la cárcel o algo así, que sentidos son.

    LadyA, no sabes las ganas que tengo de que pase Septiembre 🙂

  • Reply Mamá (contra) corriente 14 septiembre, 2010 at 14:40

    Normal, Belén, es que si yo llegara de nuevas y me encontrara ese panorama, también pensaría que me han timado. Pero tu hijo es muy inteligente, tiene una sensibilidad especial, y pronto sabrá darse cuenta de que en ese sitio se divierte, aprende cosas, y pronto su mamá le recoge y le llena de besos. Ya verás como sí.

  • Reply Treintañera con hijo 14 septiembre, 2010 at 15:29

    Pues que quieres que te diga, estoy igual que tú "Mama, no quiero ir al cole" y me lo tienen que arrancar literalmente de los brazos porque no hay forma que me suelte. Y culpable me siento un montón aunque luego se que esta bien todo el día y se divierte mucho.

  • Reply Magda Pérez Hervás 14 septiembre, 2010 at 15:59

    Ayss… solo puedo ofrecerte un abrazo desde la lejania, un abrazote calido como el que os dareis tu y tu peque en los momentos de despedida, encuentro y siempre que podais. No curan pero ayudan.

  • Reply ricinhos 14 septiembre, 2010 at 16:43

    que bien que hoy le fuera un poquito mejor. Yo me acuerdo que iba llorando a mares por la calle ya antes de entrar….

  • Reply Ana 14 septiembre, 2010 at 17:05

    Pobrecitos los dos…que mal rato debisteis pasar…pero bueno, parece que la cosa va mejorando!!

    Un beso muy muy fuerte.

  • Reply Florencia 14 septiembre, 2010 at 20:07

    Ay Bel, que duro para el, pero mucho mas para vos! Es después se queda jugando, pero vos te quedas todo el día con esa sensación fea de haberlo dejado mal. Que bueno que despacito vaya mejor.

  • Reply LAKY 14 septiembre, 2010 at 20:39

    Qué cosita, es una ricura! Qué penita que hoy haya sido así y entiendo cómo te has quedado tú. Pero has actuado como debes. Es que yo he visto a madres llorando a moco tendido con el niño agarrado a sus piernas y eso, aunque sea lo que te sale de dentro, al niño no le ayuda en nada. Hay que ser fuerte y hacerle ver que todo va bien. A ver qué tal mañana!

  • Reply Arual 14 septiembre, 2010 at 20:53

    Qué días tan duros estos que nos están tocando pasar!! Pero tienes un solete de hijo, no cabe duda.

  • Reply mamadejulio 14 septiembre, 2010 at 20:54

    Jo que lastimita…Mucho animo, ya veras como al final se acostumbra. Tienes todo un campeon por hijo.
    Un abrazo

  • Reply KITHY 15 septiembre, 2010 at 10:02

    Pues la verdad que ahora que ya saben donde van y encima si hay niños berreando,si que suelen empezar con la negativa de ir al cole.
    Tu niño esta echo un campeón a pesar de no querer no se resiste y con su lagrimilla para dentro.
    Pues la mia hoy la han tenido que meter aupas llorando desesperada y la verdad que lo he pasado fatal y eso que lleva una semana de adaptación.

  • Leave a Reply