Sin categoría

Más reflexiones sobre cómo comen nuestros hijos

1 diciembre, 2011
Como ya suponía, mi anterior post ha sido muy comentado. He leído todos y cada uno de los comentarios. Algunas madres me contáis vuestra dura batalla, algunas estáis de acuerdo con mis palabras, otras menos. Quiero escribir más acerca de la comida en los niños porque quiero dejaros claro que no banalizo en absoluto este tema, me parece fundamental y que cuando digo que hay darles un poquito de libertad en la mesa, no lo hago a la ligera.
Es cierto que mi hijo “come”, y es más fácil para mi “respetar” las cantidades, el tipo de alimentos que decide comer. También conozco bien de cerca el caso del niño que de verdad no come, que come como un pajarito, que sobrevive con apenas cuatro cucharadas del plato. Sí, sé que esos casos existen, que son durísimos para los padres. Un familiar muy cercano tenía un hijo así. Y digo tenía porque aquel problema se acabó. Su madre luchó incansablemente durante 8 largos años con él, no importaba lo que fuera, carnes, pescados, pollo, legumbres, caldos, verduras,….., nada, y digo nada le gustaba. Sentarle a la mesa era una odisea. Sé que ese niño no comía suficiente, era evidente para todos los que pudimos compartir mantel con ellos en esos años. De repente el hambre llegó a su vida, el hambre junto con el estirón tremendo que le sitúa en un percentil 75 de estatura y 50 de peso. Algo que su madre nunca imaginó.
¿Os acordáis que el pediatra de mi hijo me dijo que en torno a los 7 años de edad los niños tienen un hambre voraz y no hay quién les pare?. Pues eso ha pasado en este caso. Ahora come como una lima, rebaña el plato, moja pan. A su madre se le caen las lágrimas cuando lo ve, prometo que no exagero. Así que sí, os comprendo a todas las madres que me contáis vuestra preocupación, vuestra desesperación.
También os quiero contar algo, yo siempre digo que mi hijo come bien, pero ni de lejos está en el patrón de “niño que come de todo y en cantidad” porque no es cierto. De hecho, si muchas personas vieran las cantidades que pongo en el plato de mi hijo me dirían que le mato de hambre, sí, sí, estoy segura. Nos empeñamos en que los niños tienen que comer cantidades que seguro sus madres no se sirven en el plato ¿a que conocéis casos así?. Y cuando no se lo acaban, o se dejan la mitad, esas madres, muy osadas ellas, afirman que sus hijos no comen.
Esta es una realidad muy habitual. Por eso os quiero aclarar que las cantidades que mi hijo come son las que considero adecuadas para su edad, tamaño y apetito. A estas alturas yo ya sé qué cantidad come, y cuánto se deja si pongo más, así que, ¿para qué malgastar?. Os aseguro que si tiene más hambre pide más comida y come más.
Con respecto a la variedad en su alimentación poco puedo contaros, porque poco es lo que variamos. Se resiste a probar comidas nuevas, ahora la excusa que nos pone es “lo pruebo cuando sea más mayor”, ¡no sabe nada!. Las legumbres que toma son lentejas y garbanzos. Las lentejas mejor en puré que sino le dan asquito. Ahí aprovecho para introducir las verduras que no come. Verduras, contadas con los dedos de una mano: espárragos, berenjena, ensaladas, tomates, …., algunas veces zanahorias crudas y poco más. En las ensaladas aprovecho y pongo rúcula, espinacas, pero no siempre lo acepta de buen grado. Patatas, zanahorias cocidas, calabaza, pimientos, y algo más, intento dárselo con las lentejas. El resto de purés ni los cata. El resto de verduras se niega. Como la hija de alguna mamá que comentó el post anterior, no le gusta el arroz, cosa increíble en un niño. De pastas no le des otra cosa que no sean espaguetis. Croquetas caseras, de vez en cuando empanadillas aunque pocas. El huevo mejor frito, la tortilla ni la prueba.
Las carnes, pescados y pollo sí, lo come y bien. Las frutas, según los días, a veces las coge el solo y otros días tengo que hacer tratos con él para conseguir que se coma una pieza al día.
La leche de vaca no le ha gustado nunca. Precisamente ayer decidió tomarla “blanca”, como él dice, es decir sin cacao, y parece que le gustó. Yogures los toma contados, el queso no le gusta, eso sí, para el recreo del cole ahora le gusta llevarse yogures bebidos y similares. Como véis es poco amigo de los lacteos.
Me ha costado mucho que tome meriendas tipo bocadillo, pero poco a poco lo vamos consiguiendo. Ahora que es más mayor hemos podido “pactar” y acepta comerse cada día un buen bocata a cambio de uno de nocilla los viernes.
Los cereales y el pan sí, le encantan y los come a diario.
Como veis él tiene una dieta peculiar y no es perfecta. Pero creo que el niño está fuerte, sano y tiene muchísima energía. Poco a poco va aceptando comer más cositas, aunque cuesta y su apetito es muy variable. Su cuerpecito ha cambiado mucho, nunca ha sido un niño regordete pero se le veía fuertote, ahora es un niño delgadito pero como digo con una energía que nos tumba a todos. Creo que ahí es donde debemos fijarnos, en la actividad física de nuestros hijos, en su ansia de juego. Si los vemos imparables, con ganas de jugar, de correr, de saltar, debe ser que su cuerpo responde favorablemente.
A todas aquellas madres y padres que lo pasáis mal con este tema, os mando todo mi ánimo. Y recordad que los niños, aunque nos pueda parecer mentira, se saben regular. Respetando un poquito sus ritmos, a medida que crecen y maduran mejoran su alimentación.

You Might Also Like

20 Comments

  • Reply Esther 1 diciembre, 2011 at 10:15

    Me ha encantado Belen (aunque pensaba hablar del tema y te me has adelantado jaja) con algun cambio en algun grupo de alimentos, podria decir lo mismo de Pablo. Y exactamente igual de las cantidades.
    Cuando oigo lo de que un niño "no come" o es "malcomedor" (palabrita que me chirría muchísimo) siempre pienso que a saber cuánta comida le ponen en el plato… si la criatura está sana y feliz, será porque come lo que necesita.
    Y perdon por ponerme como ejemplo, pero yo misma de pequeña no comia NADA pero NADA de NADA (igual es que hacia la fotosintesis) y aqui estoy con 40 años, 52 kilos, y mas sana que una manzana

  • Reply Pilar 1 diciembre, 2011 at 10:21

    Pues a mi me parece que tu hijo come bastante equilibrado teniendo en cuenta su edad y su actividad diaria. Come de todos los tipos de alimentos casi todos los días…a mi me costó un triunfo que mi hija mayor comiera lentejas! jaja
    Es normal que los niños no quieran probar cosas nuevas…hasta que llega el día en que deciden probarlas.
    Mi caso es muy parecido al tuyo con mi hija mayor. Siempre ha comido mucha menos cantidad que sus amigos y no había forma de sdacarla de sus platos conocidos…sin embargo, ahora que tiene 6 años come muchísimo! es ella la que me dice ¡mamá tengo hambre!!! (algo que antes nunca pasaba) y siempre quiere probarlo todo, hasta las cosas raras de mayores (como dice ella).
    Todo es cuestión de tener paciencia, esperar y dejarles a ellos que sigan su ritmo…
    Como decía mi pediatra, yo no conozco ningún niño de 15 años que no devore pizas 🙂
    Un beso!
    Pilar

  • Reply Belen Pardo 1 diciembre, 2011 at 10:21

    Esther, me encantará leer tu reflexión, no dudes en hacerla 🙂
    El tema de las cantidades es delicado, y por eso precisamente en demasiadas ocasiones se afirma a la ligera que los niños no comen.
    Mira, mi hermana de niña no comía. Eso según mi madre. La verdad es que comía la mitad del plato que mi madre ponía, que te aseguro era mucho. A día de hoy come, más del doble que yo, juro no exagerar, pero es una mujer extremadamente delgada. Cada uno es de una manera. En la gordura no está la salud.

  • Reply Tricius 1 diciembre, 2011 at 10:30

    La verdad es que yo no me puedo quejar, Eric come de todo y mucho, algunas veces es un auténtico tragón.. no se niega a probar cosas nuevas… pero no está goridto ni mucho menos, percentil 50, normal, le ves y se le ve triponcillo pero delgadito, la tripota de bebé que no se le va

    Pero mi sobrino de 4 años es otra historia, vomita todos los dias, todos… hubo una temporada que parefcía que lo había superado pero ahora lleva 15 días sin parar, da igual lo que tenga en el plato, a veces lo hace despues de haberselo comido todo y otras antes de empezar…

    Mi hermano y mi cuñada lo pasan fatal con él y si es desesperante

  • Reply Belen Pardo 1 diciembre, 2011 at 10:34

    Pilar, no siempre es fácil, porque los ´tipicos menús infantiles él no los come. Y ahora le ha dado por no probar cosas si no las he hecho yo,…., manías. En los restaurantes eso sí, no hay problemas. Mientras haya filete con patatas, o hamburguesas, o pizzas, asunto arreglado 🙂

    Tricius, lo de tu subrino, madre mía yo creo que ya es otra historia. El tema de los vómitos es más delicado. Pero, ¿por qué vomita?, porque no le gusta lo que come, porque le fuerzan más a comer, porque se siente lleno…… Hay niños con más facilidad para el vómito, pero teniendo esa edad es más delicado. Ánimo!

  • Reply lamamadeunabruja 1 diciembre, 2011 at 11:13

    Como te dije el otro día estoy de acuerdo contigo ene ste tema, si a veces me desespero es porque llego a un punto que ya no sé que poner para comer o cenar…

    Pero también creo que a vecs las madres somos muy exageradas con ciertas cosas, es bueno que todos comamos de todo tipo de alimentos pero tampoco es fundamental, como ya comenté yo no como legumbres, nunca las he comido ni nunca las comeré porque me dan asco y punto y en mi salud te aseguro que esto no se nota, de la misma forma conozco personas adultas que no prueban la fruta y no pasa nada, la fruta es muy buena pero no nos aporta nada que no nos aporten las verduras, lo mismo que hay personas que no comen pescado…

    Os voy a contar una experiencia personal: hace unos años estuve tres meses viviendo en Bolivia, en un pueblito en el altiplano, durante tres meses mi dieta se basó en arroz con papas y papas con arroz, algo de verdura sobre todo en sopa, plátanos y carne dos días a la semana, la leche era en polvo y poca y el pescado ni lo vi. Cuando volví a mi casa el único problema físico que tenía eran unos kilos de más porque sinceramente en tres meses me moví muy poco (el mal de altura me dejaba para el arrastre), los niños con los que yo trabajaba se alimentaban así y os aseguro que viendo lso kilómetros que recorrían cada día para venir a clase enfermos no podían estar.

    Con esto no quiero hacer demagogia ni nada por el estilo pero sí reflexionar sobre si realmente es tan importante que obliguemos a nuestros hijos a comer pescado tres veces a la semana o medio litro de leche al día…

  • Reply Maria 1 diciembre, 2011 at 11:42

    Abril tiene 15 meses no para quieta y aunque en general come bien para mi, mi suegra dice que esta niña no come nada. Hay dias que no prueba bocado en el almuerzo y otros que se come todo el plato, le encantan las verduras, la pasta, el arroz, las patatas. la carne no le gusta demasiado ni el pesacado y los lacteos casi ni los prueba. Le gusta merendar una pieza de fruta, aunque esto tambien va por días.

    Siempre ha sido una niño gordita con las carnes apretadas, ahora esta creciendo y cada vez se la va viendo más delgadita ero ella está bien,dentro de un buen peso.

    Mi hija sería catalogada de "mal comedora" por muchas madres, no le gusta que les des de comer, hay muchas veces que se come dos macarrones y listo, no le gustan los purés y los biberones de cereales ni los ha catado. Yo no la fuerzo y aunque hay dias que me gustaria que comiera un poco más, si le pregunto u ofrezco y no quiere más, es que no quiere más.

    Muy buena entrada, un besazo

  • Reply etiKeta 1 diciembre, 2011 at 12:31

    Muy acertado!! Yo intento comer un poco de todo y me gustaria que mi hijo haga lo mismo.. Eso como bien lo dices se consigue poco a poco. Cuando sea mayor..

  • Reply Mis Chicos y yo 1 diciembre, 2011 at 13:01

    Como te contaba en el otro post la variedad en la comida de mi hijo es escasa, aunque a lo largo de la semana cumplimos con las necesidades básicas, puré de calabacin, arroz, pasta, zanahoria, tomate (aunque sea frito), pescado, pollo, lácteos, jamón york, pan y poco más siempre cocinado de la misma forma porque sino no lo quiere, no es mucha la variedad pero al final come verdura aunque sea siempre la misma, carne, pescado, arroz, pastas, lacteos, y fruta a rachas y en puré, lo único que no quiere de momento son las legumbres de ninguna forma pero ya le llegará, vamos que come pocos alimentos pero de todos los tipos.

  • Reply Arual 1 diciembre, 2011 at 13:18

    La forma de comer de tu pequeño se asimila mucho a la del mío! No es perfecta pero para mí está bien.

  • Reply Faith Sunflower 1 diciembre, 2011 at 13:25

    Mi hijo es también bastante "especial" para comer: no come carne, ni arroz, y se pone quisquilloso con las "cositas" que le ve a la comida, esos pedacitos de cebolla, pimentón, etc. Sus predilecciones son papas, pasta, arepas, queso, leche en todas sus formas y con todos lo cereales que se te ocurran, yoghurt, huevos, pollo, caraotas negras (granos negros, de otro color no), pescado… No es un menú muy variado, pero logro que coma carne molida con la pasta o pasticho. Yo lo dejo que coma lo que le provoque y hasta donde quiera, no lo puedo obligar a comer. Aprendí con mi sobrino que eso o debe hacerse, a el, aun a sus 11 años le obligan a comer, al punto de que vomita y luego de vomitar le obligan a comer otra vez. Claramente es un problema de los padres, porque ellos dicen que tiene que comer lo que hay, lo que le pongan en el plato, no lo que le provoque, y teniendo ellos un restaurante, donde precisamente la gente escoge que desea comer, me parece un gran error. Lógicamente, le obligan a comer algo que no le gusta, el niño llora, vomita, vuelven a empezar y sigue el desastre.
    En una ocasión se quedo en mi casa mientras suspadres viajaban, lo deje comer lo que le provocara, quiso cenar cereales, y eso le prepare. Al regreso de sus padres recibí un regaño porque "cereales con leche no es comida, debe comer un plato de comida: arroz, carne o pollo, arepa…." que eso no le alimentaba.
    Tanto mi sobrino como mi hijo son flacos, pero están en un peso adecuado para su edad.

  • Reply Carol 1 diciembre, 2011 at 14:24

    Se que hay mamás que no están de acuerdo pero creo que hay madres que no son nada realistas con las necesidades nutritivas de sus hijos y con lo que realmente come.
    Mi hija no come mucho, aunque hay días que nos sorprende, en ocasiones no quiere comer algún alimento que otro día si le gusta.
    Siempre digo que ellos saben lo que necesitan.
    Los adultos no comemos todos igual, algunos comen mucho y otros apenas comen bocado y eso no quiere decir que estemos enfermos. A los niños les pasa igual.
    Yo apenas comía cuando era niña, menos mal que tuvieron suerte con el pediatra que les dijo que si la niña (yo) estaba bien, alegre y activa, no había ningún problema.
    Me parece una falta de respeto obligar a comer a los niños, y muchas veces esa obligación les hace perder todavía más el apetito.
    Besitos

  • Reply Mamá (contra) corriente 1 diciembre, 2011 at 15:05

    Es una buena alimentación aunque le "falten" algunas cosillas. Si a mi me dijera una madre que su hijo come de todo, pero de todo de todo, no me lo creería.

  • Reply brujitamorada 1 diciembre, 2011 at 16:23

    Yo aún no tengo ese dilema porque mi pequeña solo tiene 21 días, pero mi madre luchó con mi hermana durante muchísimos años ya que ella sobrevivía al día con un petisuit que se comia por la noche y un mendrugo de pan esa era toda su dieta por mucho que mi madre lo intentase, porque el resto de las comidas las vomitaba, así estuvo hasta los 7 años!.
    Muchos besos y me encanta tu blog!

  • Reply Supermama 1 diciembre, 2011 at 16:49

    En mi caso no me puedo quejar, la verdad es que come bien, unas cosas mas que otras pero bien. Yo creo que mas que preocuparnos en que el niño coma determinadas cantidades, nos debe preocupar mas que es lo que come, y sobre todo, que es lo que comemos nosotros. Porque creo que en la educación está la clave para tener niños sanos y no obesos en un futuro. Sería para hablarlo largo y tendido.

  • Reply Mamá 1 diciembre, 2011 at 16:50

    Pues qué puedo decir: amén, amén, amén (u ole, ole, ole, como prefieras :-)…

    Mi niño come poco y de variedad… pues como todos (verduras le cuesta, pasta le encanta, legumbres le chiflan, como a su madre, fruta pues a veces…).Y "a pesar" de esto, yo siempre digo que come bien y variado, ¿por qué? pues porque lo pienso, para su edad, su tamaño y su constitución, está bien.

    He sufrido, con mi madre, el calvario de mi hermana. Sólo comía pollo asado y patatas fritas(mojadas en un vaso de Casera!!!! sí, increible) y aquello fue un infierno para mi madre, y para ella… ahora, es delgada, pero muy sana… lo peor, es que mi madre era igual de pequeña, y nunca pensó que no pasaba nada, que ya comería de todo (como hoy en día hace).

    Besos Belén, gracias por la info.

    Begoña

  • Reply London 2 diciembre, 2011 at 01:19

    Cada niño es un mundo, yo tengo tres hijos y cada uno es de una forma a la hora de comer.

    Sabes de sobra porque lo he comentado en el grupo que mi Moflins se come hasta el brazo si la dejas!! hace poco lo contaba también en mi blog público, es una pasada la tía! y tiene sus peculiaridades. A ella le gusta comerse primero la chicha y luego los purés. Y la fruta con pan. Ella es así, que le vamos a hacer!! monísima que está mi niña.

    En cambio su hermana no. Su hermana no come apenas desde que nació y ahí está 5 años después en el mismo percentil, bajito pero estable. Mi hija es así, he intentado de todo hasta chantajearla hasta con chuches pasando por juguetes, parques de bolas…. y no, no hay manera no come y punto.

    Y el niño come de todo, en su justa medida. A días come mas, a días come menos… pero muy bien también.

    A mi no me gusta obligarles a comer pero si me gustan que coman de todo. Por ejemplo si hay una comida como las lentejas que mi hija mayor se come peor, luego le pongo algo que le guste mucho para compensar. ¿Por qué? porque no comerá ni la mitad de lo poco que come ella habitualmente, pero al menos lo va probando aunque sea poco. Luego compensamos con otra cosa y listo.

    Muchas veces las madre no nos damos cuenta que son solo niños, no podemos pedirles mas. ¿o acaso todos los días tenemos todas las mismas ganas de comer?

  • Reply @Mousikh 3 diciembre, 2011 at 21:45

    Me he leído los dos post de un tirón y comparto tu misma filosofía. Por suerte, desde que nació Pequico come muy bien y cuando hay algún día que no tiene apetito, no le presionamos, porque sabemos que si no come es porque no tiene gana. Pero soy consciente de que habrá rachas de todas y espero saber afrontarlas tan bien como tú.

  • Reply Nik neuk 8 diciembre, 2011 at 10:17

    Comentarte que mi madre, tengo 23 años, se sigue agobiando porque no como lo que ella considera apropiado y aun me dice eso de "es que tu estas creciendo" cuando ella come menos que yo.
    En mi caso al final pasaba lo contrario, cuando más insistía menos quería comer.

  • Reply superamatxu 9 diciembre, 2011 at 22:10

    Yo pensaba que mi hija mayor no comía bien… Era un caso como el tuyo más o menos. Pero luego tuve a la segunda y entonces he sabido lo que de verdad es que un niño no coma. Mi hija en el último año no sólo no ha engordado nada sino que además ha perdido. Lamentablemente a mí la pediatra, que hasta ahora no me había agobiado nada, ahora me ha dicho que no le gusta obligar a los niños a comer, pero que en nuestro caso tengo que hacerlo: la niña tiene que comer. Sí, no son la mayoría, pero hay niños que comen francamente mal. A mi hija no le gusta nada y no come nada, salvo leche, yogures y helados, ah! y sopa. Y menos mal! Eso la salva un poco. Os aseguro que la hora de la comida es un martirio para todos, pero imagino que para ella más.

  • Leave a Reply