Sin categoría

Maternidad, culpa y otros menesteres

6 marzo, 2013
Al hilo de un post que hace unos días publicó Madre Reciente en su blog y que os invito a leer (pinchad aquí para ver el enlace), he ido reflexionando sobre algunas de las ideas que ella comenta. Y, ¡madre mía! cuanta razón tiene. 
Veréis, yo soy de esas madres a las que llaman “a tiempo completo”. Trabajo, sí, pero por mis peculiares horarios y las necesidades de Rayo dedico una parte importante de mi día a él. Necesita comer en casa, así que él no nota ausencia alguna: le llevo al cole, le recojo a mediodía, comemos juntos, le llevo al cole, le recojo del cole…… y luego organizamos la tarde, le doy la cena,… Y entre medias, trabajo, organizo la casa, y esas obligaciones que todo hogar y familia conllevan. Papá sin complejos asume sus funciones cuando llega a casa claro, pero de lunes a jueves esas tareas se reducen a lo mínimo. Ya sabéis cómo funciona esto de los horarios laborales. 
Así que el tiempo ese necesario que toda persona debería tener al día, al menos para no pensar, para descansar, para dedicarse a uno mismo, se queda reducido al momento de la ducha calentita cuando mi hijo se acuesta. Ese es mi tiempo de desconexión y dedicación diaria. Me permito algún placer que otro, como el ir a Yoga, pero si las cosas se tuercen: enfermedad infantil, trabajo de papá, enfermedad propia…. pues se acabó mi hora de relax, como ha sucedido los dos últimos meses. De hecho hoy retomo mis clases, y ando con los dedos cruzados, por si las moscas.
A medida que Rayo se ha hecho mayor y ha dejado de tener esa dependencia-lapa he ido delegando, en los momentos que se puede, para tener mi propio espacio más allá de la maternidad. Porque aunque parezca mentira, además de madre soy mujer, persona y necesito otras cosillas. Y conste que son cosillas muy sencillas, pero también muy necesarias para mantener la cordura. Porque no nos engañemos, mamás, vosotras sabéis tan bien como yo, que vamos en la cuerda floja, y a veces dudamos en que realidad nos movemos, si en la de la locura o en la de la cordura. La línea es muuuuuuy fina 😉 
¿Y qué necesito? Un café con mis amigas, una salida a cenar sin niños, unas risas cómplices con personas que te comprenden y a las que quieres, una cenita con tu marido a solas, una peli de moda, un rato de lectura a solas, una sesión de meditación ….. Todo ello me ayuda a recuperar ese “yo” olvidado, y eso me ayuda a resituarme porque ser madre todo el rato, sin pensar en nada más es agotador. Y después de 6 intensos años una necesita tener algún periodo que otro de descanso.
Pero claro, entonces llega la culpa, con su guadaña y su susurro en la oreja. Y me resisto a sentir culpa. Porque sé que dedico a mi hijo un tiempo increíble, porque me ocupo de todas sus necesidades, físicas, emocionales, porque la maternidad no implica renunciar a ti. Y porque cultivar otros aspectos de tu vida implica salud mental. Y, hace mucho que me quedó claro que mi salud mental implica un mayor bienestar de todos en esta casa. Y sino preguntad a Papá sin complejos 😀
Así pues hoy voy a ir a yoga, tengo un café pendiente con unas amigas para echarnos unas risas, tengo otra cita pendiente con otra amiga, que me debe un spa y por supuestísimo tengo una cita con mi marido para pasar una noche de hotel. Eso sí, abuelos, echadnos una manita 😀

You Might Also Like

14 Comments

  • Reply La madre del monillo 6 marzo, 2013 at 08:53

    Uff no se si me sirve leer estoy hoy, llevo semanas con sensaciones extrañas, de querer tener más tiempo de mujer que de madre y me asusto y eso q por la nueva meirda situación laboral del gorila pasa mucho tiempo con el monillo, pero no se estoy pidiendo a gritos recuperar cosas que necesito, pero la ausencia de familia cerca lo complica mucho….

  • Reply Tricius 6 marzo, 2013 at 08:57

    Totalmente de acuerdo contigo, que necesario es de vez en cuando alejarse para coger aire y volver con más ganas y más fuerzas.

    Suerte con el yoga!!

  • Reply Irene 6 marzo, 2013 at 09:17

    Tienes toda la razón… a veces es necesario separarnos un poco de ellos para volver con mas ganas… ya que el dia a dia nos va quemando poco a poco…

  • Reply Monstrua 6 marzo, 2013 at 09:30

    Vivan los abuelos 🙂

    Yo aún ni he empezado, pero me da que voy a pasar por lo mismo 😉 Así que gracias, porque lección en cabeza ajena…

  • Reply Miss Thirty 6 marzo, 2013 at 10:25

    Y una cita con otra amiga para ver si algo de Pilates puede ayudarte con el SP… Jejeje 😉

  • Reply Rosa Aleida Restrepo Becerra 6 marzo, 2013 at 10:47

    Muy cierto!!! hay que sacar tiempo para uno, yo vivo en una zona rural, a veces me escapo a la ciudad donde mi hija mayor, salimos a tomar algo, a comprar, etc. Feliz día

  • Reply Mo 6 marzo, 2013 at 10:50

    Jejejeje…Sí, todas necesitamos esos momentos…De momento he disfrutado poquillos, pero no me quejo, cada vez noto que Peque es más independiente y que puedo permitirme otras dinámicas…
    Besotes!

  • Reply Elena 6 marzo, 2013 at 11:24

    Toda la razon!! que bien sientan esos cafecitos, sin estar diciendo "no toques, no te subas,no rompas"– media horita y pilas cargadas,no pedimos más 😉

  • Reply teresavet 6 marzo, 2013 at 13:30

    Nosotros habíamos comenzado a recuperar algo de tiempo, con la peque ya con sus tres añitos, que se queda con sus abus alguna noche. Pero ahora, claro, vuelta a empezar con la nueva bebé. Lo que más echo de menos es un ratito a solas con mi marido, en silencio o charlando de nuestras cosas.
    En fin, habrá que esperar otro par de años, por lo menos 😉

  • Reply mama de 7 6 marzo, 2013 at 17:50

    Pues si, es genial los niños y todo eso, y lo digo yo que tengo 7 y porque he querido.
    Pero su padre y yo estamos necesitando un tiempo solos que tenemos idealizado, porque al final cuando conseguimos estar sin niños un rato, pues solo nos sentamos en casa a disfrutar del Internet sin que nos quiten el ordenador y el silencio que es importante.
    Y lo peor y mas triste es que si llevamos mucho tiempo sin ellas, pues decimos, pobres vamos a buscarlas. Eso ya es patetico, pero es asi.

  • Reply Mami Cool 6 marzo, 2013 at 21:26

    Ayyyy..qué ganas de volver a la "normalidad" y recuperar ese yo perdido… aunque con los peques por en medio es complicado…¡yo también quiero unos abuelos así! 😉

    Mamicool

  • Reply London 7 marzo, 2013 at 10:23

    Te entiendo y mucho, justo hoy hemos hablado de eso cielo. El día a día es una locura yo necesito como el aire ese hueco, creo que con 15 minutos sin oir un mamá me valdrían, total no tengo ni para spa, ni cines, ni cenas ni na de na!! solo pido silencio….

    No te sientas culpable, a los abuelos y a los niños también les encanta un tiempo a solas sin mamás gruñonas detrás!

  • Reply Arual 7 marzo, 2013 at 20:27

    Yo reconozco que de momento, cruzo los dedos, tengo dos soletes de nenes y que cuando me separo del mayor, porque del peque ahora que es tan bebé no me he separado, la que lo pasa mal soy yo, me añoro muchísimo, él ni la mitad, también lo digo. Supongo que el ser mama a tiempo completo durante tanto tiempo como lo has sido tú hace que realmente se necesiten espacios para una misma, yo de momento no los he necesitado, pero en tu caso los necesitaría seguro.
    De hecho tengo amigas que sí que dejan a sus peques para irse un finde romántico con sus maridos y por supuesto las comprendo, pero yo soy incapaz, jeje!! Realmente la mama lapa soy yo!!!
    A veces me dicen que me iría bien tener tiempo a solas con mi marido, y yo siempre digo, ya lo tuvimos y mucho, antes de que naciera nuestro mayor, ahora nuestro tiempo libre es para estar los cuatro. Y la verdad es que además tengo la suerte de que mi marido piensa exactamente como yo.

  • Reply Mamá en camino 8 marzo, 2013 at 06:33

    ¿Tiempo libre? Yo con no sentir culpa de salir a trabajar ya tendría!! Mi hora zen es un bus aterrado a más no haber mientras voy al trabajo, cono soy de las primeras en subir siempre tengo asiento junto a la ventana,, acomodo el cuerpo y zaz, una hora de sueño, a veces me siento tan patética, pero que más da

  • Leave a Reply