Sin categoría

Miedo y maternidad

3 enero, 2011
El día que vi las dos rayitas en el test de embarazo empecé a sentir miedo. A día de hoy lo sigo teniendo, pero elevado a la enésima potencia. Creo que una persona no sabe lo que es el miedo real, el miedo que te hace temblar, el miedo que te hace llorar hasta que no tiene hijos. Al menos esa es mi experiencia.
Como digo, mi miedo empezó con aquel test de 7 €uros. A partir de ahí, el miedo porque estuviera implantado, miedo porque latiera su corazón, miedo porque el pliegue nucal fuera el adecuado, miedo por la ecografía de las 20 semanas, miedo cuando empezaron las contracciones, miedo cuando no podía salir de la cama, miedo porque el tiempo pasaba despacio, miedo porque creciera según las semanas de gestación, miedo porque se colocara correctamente. De unos ocho meses dejé de tener miedo, no sé por qué, por fin disfrutaba de mi embarazo y de ahí hasta que tuve a mi hijo fueron unas semanas maravillosas, de las más felices de mi vida. No tuve miedo al parto, a las contracciones, al dolor, a la recuperación, eso no me dio miedo. No me dio miedo coger a mi bebé, amamantarle, no tuve miedo de que no aceptara la lactancia. Durante esa primera semana fui una mujer sin miedo.
Pero a la semana de vida el terror tocó a mi puerta cuando mi hijo enfermó y hubo que ingresarle en el hospital. El miedo regresó. Miedo día tras día, noche tras noche, hora tras hora. Miedo al diagnóstico, miedo a la recuperación, miedo al quirófano, miedo a los médicos.
Cuando regresamos a la normalidad, había más miedos claro, miedo a las recaídas, miedo a no saber detectar cualquier problema a tiempo.
El paso del tiempo mitiga mucho el miedo, el tiempo es un gran aliado. Pero el miedo nunca te deja ya, miedo si se acatarraba, miedo a la bronquiolitis, miedo a si se cae, miedo a si se hace daño.
Primer año de vida, segundo mazazo, el terror de nuevo toca a nuestra puerta. Regresamos al hospital, y desde ese momento el miedo no nos ha dado tregua. Porque tenemos el miedo de cualquier padre o madre más el terror añadido de la enfermedad.
Creo que cuando se es padre o madre experimentamos sensaciones o sentimientos que no seríamos capaces de sentir de otro modo. El miedo a que le suceda algo a tu hijo te puede, te sobrepasa, te abruma, incluso te paraliza. Comienza el mismo día que sabemos han sido concebidos y no te abandona ya jamás.
Cuando son pequeños, como dice mi madre, porque son pequeños. Y cuando crecen, con más motivos todavía. Es duro esto de ser madre, ¿no os parece?

You Might Also Like

21 Comments

  • Reply Mamá (contra) corriente 3 enero, 2011 at 21:11

    Una de las primeras cosas que escribí cuando empecé con el blog es que creo que no se conoce el miedo hasta que se es madre. Es de las peores partes de la maternidad y no se suele hablar de ello.

    Hay que intentar convivir con ello porque no queda otra, forma parte del conjunto!.

    Besos.

  • Reply Belen Pardo 3 enero, 2011 at 21:26

    Mamá cc, ya sabes tu que yo soy de las que hablan hasta debajo del agua. Y creo que todo debemos hablarlo. Los tabúes y los miedos se hacen fuertes cuando los escondemos. Si los destapamos y los sacamos a la luz se hacen más llevaderos. Gracias guapa.

  • Reply mamadejulio 3 enero, 2011 at 21:42

    Desde que tuve a julito me acuerdo mucho de este post que lei no estando ni embarazada. Cuanta razon tiene¡¡¡¡

    http://blogs.20minutos.es/madrereciente/2007/11/27/ser-madre-es-vivir-con-miedo/

  • Reply La chica de las flores. 3 enero, 2011 at 22:02

    Belen, qué es lo que tiene tu niño? ya está recuperado??

    Yo no soy miedosa, y no he experimentado miedo por las niñas como tal… la verdad es que ni se me había ocurrido pensarlo.

    A mí lo que me ocurre (a lo mejor también es una especie de temor) es que siempre estoy alerta. Jamas, ni una sola vez, una de ellas ha dicho "ay" y alguien ha llegado antes que yo, ni su padre, ni abuelos… soy rápida como el viento. De noche cuando mi marido las oye yo ya estoy allí… no he vuelto a dormir profundamente desde el hospital, hace más de cuatro años.

    No lo llamo miedo porque no me imagino nada malo, pero ésto es un sinvivir… que no se acabará nunca!! pero es tan bonito!!

  • Reply bel 3 enero, 2011 at 22:05

    cuando te quedas embarazada ya empiezan esos temores y preocupaciones, y creo que no se van hasta que una se marcha para siempre de este mundo.

  • Reply madredemellizos 3 enero, 2011 at 22:10

    Belen, que bueno es el miedo! Nuestro temor nos protege, les protege, nos hace prudentes, responsables, nos hace aprender, estar pendientes, observar, notar…ese miedo nos da la alerta. Piensa al revés: ¿sería lo correcto estar tan pancha sin que te preocupara o aterrara el bienestar de tu hijo? Somos madres..el miedo no se puede evitar..ála hay que aguantarse!

  • Reply Treintañera con hijo 3 enero, 2011 at 22:20

    Desde luego que no se conoce el miedo hasta que tienes un hijo. Eso lo pienso yo a diario. No se que haria si a mi hijo le pasara algo.

  • Reply Cartafol 3 enero, 2011 at 23:05

    Te doy toda la razón, tengo en mi blog esta frase:
    "Cuando se es madre, nunca se está sola en sus pensamientos. Una madre siempre debe pensar por doble – una vez por ella y otra por su hijo" y dentro de esos pensamientos creo que va involucrado el "miedo a", es difícil de sobrellevar, pero una madre debe de vivir con eso siempre

  • Reply Suu 4 enero, 2011 at 08:27

    A mi me parece durísimo, el mayor reto de mi vida y que no me va a abandonar jamás. Yo tuve mucho miedo en mi primer embarazo, desde que manché en la semana 15-16 y no me ha abandonado. Ha cambiado, pero a lo que tengo más miedo es a perderla, no me puedo imaginar la vida sin ella. Quizá sea por eso por lo que en este embarazo no tengo miedo y creo que todo va a salir bien, porque mi miedo está más centrado en mi Bichito. Espero que el miedo no se duplique como el amor cuando llegue mi Embri, porque si no qué estrés!!!

  • Reply Caro 4 enero, 2011 at 09:07

    Nosotros, por ahora, y tocando mucha madera, hemos sido muy afortunados en lo que a salud se refiere. Lo más grave que le he visto ha sido esta gastroenteritis recién acabada, pero que hemos pasado sin tratamiento ni paliativo ninguno. Pero la única vez que me despisté, y como este niño se mueve más que los precios, y lo perdí de 'mi radar' unos segundos, entré en el peor pánico de mi vida. Sólo superado con la noche que soñé que efectivamente, lo perdía (y no lo encontraba). Horrible es poco.

  • Reply Leia Organa 4 enero, 2011 at 11:16

    El miedo… creo que es imprescindible e inherente en la mujer; pero te comprendo. Y algo me dice que a partir de Abril te comprenderé mucho más.

    Besos y ánimos.

  • Reply LadyA 4 enero, 2011 at 16:04

    Yo no creo que pueda decir que tengo miedo…pero si preocupaciones…como dices, me preocupa que algún día mi hija pueda caer enferma o caer enferma yo, o que pueda sufrir algún daño o accidente doméstico…Pero creo que es natural e intrinseco a la naturaleza de las madres

  • Reply Tricius 4 enero, 2011 at 17:27

    Si el miedo se vuelve en algunos momentos irracional.
    Yo a parte del miedo a que a él le pase algo tengo pánico a que a mi me ocurra, y no por mi sino por él, el pensar que tendría que crecer sin mi amor, sin mis cuidados… hay nochess que me monto cada película
    http://trastadasdemama.blogspot.com/

  • Reply Mama mimosa 4 enero, 2011 at 18:27

    Yo de por sí ya soy bastante miedosa, así que no quiero ni imaginar cómo me sentiré el día que sea madre. Pero al mismo tiempo lo que describes es un sentimiento de amor intenso que yo tengo ganas de experimentar.

  • Reply Faith 4 enero, 2011 at 19:03

    Mamá dice: hijos pequeños, problemas (preocupaciones, miedos) pequeños; hijos grandes, problemas (preocupaciones, miedos) grandes….

    Que madre no ha sentido miedo de que su pedazo de alma sufra? Es de lo más normal, pero debemos tener fé, estar alertas y cuidarlos mucho. Al final, pasará lo que debe pasar y nosotras debemos estar ahi para ayudarlos, acompañarlos, cuidarlos.

  • Reply LAKY 4 enero, 2011 at 23:45

    Yo en el primer embarazo no tuve miedo; en el segundo tuve mucho. Y una vez madre, pues sí, no miedo pero sí una preocupación constante…

  • Reply Anuda 6 enero, 2011 at 15:25

    Dicen que el miedo es un acto reflejo que nos hace estar alertas con respecto al mundo que nos rodea y a los posibles peligros que pudieran existir. Creo que mientras ese miedo no nos haga sufrir y no pase de ser una pequeña preocupación, es bueno tenerlo. Si no lo tuviéramos, no nos preocuparíamos por los nuestros porque simplemente asumiríamos que todo va a salir bien pase lo que pase.

  • Reply M.R.G. 6 enero, 2011 at 21:22

    No tengo hijos pero entiendo cada palabra de tu post. Creo que tienes mucha razón y una vez leí a un autor muy sensato que decía (hay que entender enetre líneas, claro, no en sentido literal) que cuando eres padre sabes que jamá serás feliz del todo. Y se refería a que siempre tendrás una preocupación en el borde del estómago siempre latente porque desde ese momento para ser feliz no solo te basta con lo que te pase a ti, sino que incorporas la impotencia de que la felicidad de tu hijo está por encima.

    Acabas de definir perfectamente por qué cada vez me da más miedo ser madre. porque además yo no me veo tan fuerte como al resto para cargar con esto.

    besitos, guapa.

  • Reply Café y Chocolate 6 enero, 2011 at 23:10

    Yo tambien soy mama de un niño pequeño y no siento miedo por el ahora mismo, si preocupacion por esos golpes al caerse, por si pasa una mala noche por culpa de los dichosos colmillos, o si vomita por una gastritis… lo que si me da verdadero miedo es ver las noticias en la tele de niños o adolescentes que comenten barbaridades con otros niños y pienso "uno mirando por su hijo toda su vida para que venga un loco y te lo arrebate, y eso si que no esta en mi mano"

    Ese es mi miedo ahora mismo….

    Un abrazo

  • Reply Belen Pardo 7 enero, 2011 at 08:58

    Mamadejulio, hay sentimientos que no pueden reprimirse, y creo que este es uno de ellos.

    La chica de las flores, sí, está recuperado. Quizá sus problemas de salud han hecho que haya pasado de la alerta máxima que toda madre tiene a un miedo excesivo. Aunque ese miedo no es siempre igual claro, a veces lo tengo, aunque suelo dominarlo para convertirlo en preocupación.

    Bel, la preocupación/miedo/temor de una madre es para siempre sí.

    Madredemellizos, muy bien planteado.

    Treinteañera con hijo, cierto.

    Cartafol sí, mi meta es conjugar todos esos sentimientos para sobrellevarlos correctamente. A veces es más difícil que otras, pero poco a poco lo consigo.

    Suu, supongo que cuando tengas a tus dos hijos delante el miedo o preocupación crecerá, lo cual es lo más normal del mundo.

    Caro, yo tengo pánico a que se pueda perder, porque el mío también se mueve más que los precios (qué gran frase nena, lo que me he reído). Así que huyo de los sitios concurridos y si no me queda otra le llevo sujeto, en brazos y si es compra en el carro, diga lo que diga.

    Leia, tu ya me comprendes, perfectamente.

    LadyA, sí, es totalmente natural y necesario además.

    Tricius, es mejor no dejar volar muchas veces nuestra imaginación.

    Mamá mimosa, es cierto, el miedo viene por ese amor que comentas.

    Faith, efectivamente nosotras tenemos que estar ahí siempre pues somos su mayor apoyo.

    Laky, tu nena es que te ha dado guerra desde pronto, jeje.

    Anuda, el estado de alerta es muy importante es las madres, sin duda, es el modo en que los protegemos.

    M.R.G. si antes de ser madres me hubieran contado algunas de estas cosas, sin lugar a dudas, hubiera dicho que no sería capaz. Y mírame. Solemos infravalorar nuestra capacidad de aguante, nuestra valentía. Y sí, si mi hijo no es feliz, yo no puedo serlo tampoco. Mi felicidad y la suya, mi vida y la suya van de la mano y ya nunca se separarán. Es un sentimiento hermoso y a la vez hiriente. Comprendo tus miedos, yo solo puedo ofrecerte mi experiencia. Los consejos en estos casos no son deseables.

    Café y Chocolate, lo que cuentas es terrible. Como madre protejo a mi hijo en cada momento, no puedo pensar cómo sufrira´n esas familias ……

  • Reply LA TETA REINA 7 enero, 2011 at 11:03

    Ese fue también uno de mis primeros post.
    LA gente te dice siempre lo maravillos que es ser padre pero nadie te dice que en el pack viene incluida una ración extra-grande de miedo.

    Hay que aprender a convivir con él. Pero es jodido…

  • Leave a Reply