Sin categoría

Mujeres asexuadas

15 junio, 2011
Ayer iba en el metro leyendo el Manual de Lactancia Materna, y leía ese miedo de las mujeres a no tener leche, a que no sea suficiente, a que no sea buena…. es un miedo generalizado, un terror que invade a muchas mujeres y no las permite escuchar a su cuerpo. Este terror acaba en el abandono prematuro de la lactancia materna.

Leyendo esto, algo que conozco de sobra, algo que he visto en muchas ocasiones, mi cabeza daba vueltas a una idea. Muchas mujeres cuando se quedan embarazadas entran en conflicto, un conflicto que se manifiesta al tener a sus hijos.

Hasta el momento de abordar el papel de madres, muchas mujeres se olvidan de su femineidad, de sus diferentes roles, de su papel de poder respecto a la maternidad. Se convierten en mujeres asexuadas inmersas en un mundo ya sea social, laboral, profesional. Durante siglos el ser mujer y en consecuencia madre, se ha asociado a la discriminación, a tener un menor valor, incluso a la esclavitud. Hemos querido huir tanto de ese concepto que lo hemos dejado aletargado en nuestro interior.

Nuestra sociedad huye del papel de madre. Nos concentramos en la mujer triunfadora, poderosa, capaz, igual al hombre. Nos empeñamos en perder el valor de nuestro sexo, a cambio de una igualdad falsa. Y cuando llega el momento, cuando a pesar del letargo, nuestro instinto aflora y consigue salir a la superficie, cuando el ansia de dar vida y ser madre llama a nuestra puerta, nos sentimos perdidas y desorientadas.

La mujer es un ser casi divino, porque es capaz de dar vida. Y la maternidad implica sexualidad, y eso es lo que queremos tapar y dormir. Y volviendo a la idea que masco desde hace tiempo, me viene de nuevo a la mente la R-evolución, el empoderamiento del sexo femenino. De la maternidad unida a la mujer. Hemos separado ambos conceptos, por absurdo que pueda parecer. En nuestro tiempo mujer ya no implica maternidad, y eso a mi modo de ver, es un error.

En esto, bajo mi humilde punto de vista, flaco favor nos han hecho a las mujeres. Relegar la maternidad como si esto fuera la causa de discriminación, es un error. Pues esto ha traído una serie de consecuencias. Consecuencias que afectan a nuestros hijos. Para conseguir que esas mujeres que se conviertan en madres se despeguen pronto de esos hijos y no caigan en las redes de la maternidad (entendida como algo nocivo y secundario), proliferan los métodos donde se deja llorar a los niños, no se les concede la atención y el apego necesarios, y se prima el bienestar de los padres, más que de los hijos.

La lactancia materna también se ve afectada, lógicamente. Un acto tan maternal y fisiológico se ensucia y se devalúa. Se ensalzan los sustitutivos, la leche de fórmula, los chupetes, los biberones. Porque eso hace que la madre pueda desvincularse antes de su hijo, recuperar la figura y volver antes a la “vida normal”, a la “vida antes de ser madre”, como si nada pasara. Pero, ¿realmente no ha pasado nada?. ¡¡Nos hemos convertido en madres!!. Se pasa página y se sigue adelante como si nada. No se enseña a las mujeres, no se las instruye, no tenemos los referentes que antaño se tenían, la mujer se enfrenta a la maternidad, al parto y a la lactancia sola y sin saber muy bien cómo actuar.

A las mujeres nos enseñan que los hijos esclavizan, y que es mejor esperar para poder realizarnos. Es mejor esperar, porque somos muy jóvenes. Para tener hijos siempre hay tiempo. No hay que tener prisa….. Y yo pregunto, ¿tan secundario es tener hijos?.

Yo, que me creí muchas de estas cosas, ahora me doy cuenta de lo equivocada que estaba. Tener hijos es lo más hermoso de la vida. El poder del sexo femenino, el empoderamiento de la mujer al dar vida, cuando engendras, cuando sientes dentro a tu hijo, cuando pares, cuando lactas. Eso, todo eso es poder, es amor, es ser mujer.

Ser mujer no es solo ser capaz de llegar tan lejos como un hombre. Ser mujer es mucho más. No quiero ser una mujer asexuada que no piensa en el valor de su femeneidad y su sexo. Quiero ser una mujer concienciada, un mujer sabedora del don que tiene, que es el de ser madre.

Ser madre me ha convertido en otra persona, me ha abierto un mundo maravilloso que me enriquece cada día. Y eso, no lo cambio por nada.

You Might Also Like

19 Comments

  • Reply Sandra 15 junio, 2011 at 06:21

    No lo has podido explicar mejor. Cada vez oigo más voces que defienden un feminismo basado en nuestra maternidad y no tanto en querer parecernos a los hombres. Me ha encantado tu entrada

  • Reply Maria 15 junio, 2011 at 06:55

    Me ha encantado tu entrada Belén, genial como siempre y explicandolo todo tan claro… Estoy de acuerdo con todo lo que comentas, yo también tenía esas ideas antes de quedarme embarazada pero desde que sentí estarlo algo cmabió dentro de mí, decidí escuchar esa parte de mi persona y la fui disfrutando cada vez más… Escucharme, sentirme mujer, sentirme plena en el ambarazo y leer Comer, Amar y Mamar cambiaron mi forma de ver las cosas… Mi vida ha cambiado, es mejor, quizás maas cansada pero soy infinitamente más feliz, soy madre y esposa principalmente y después todo lo demás y me siento orgullosa de ello… Lo que no alcanzo a entender es por que hoy en día todo el mundo te aplaude cuando una mujer dice "le dejé al niño a mi madre y me fui por ahí con mi marido" y se llevan las manos a la cabeza cuando les dices "yo por ahora no tengo intención de dejarle la niña a nadie, me gusta pasar mi tiempo con ella…". Creo que tan respetable es una actitud como la otro no? por qué entonces se critica la segunda tanto?… Un besito

  • Reply kira permanyer 15 junio, 2011 at 07:00

    una entrada muy linda y reflexiva. Bravo. Estoy totalmente de acuerdo en que la maternidad te hace diferente, si la asumes como lo que es, te enriquece. Pero no podemos negar que la maternidad es generosidad y entrega total y la que diga que a veces no encuentra a faltar un espacio pequeñito para ella, me despierta gran admiración. Yo si lo necesito, aunque sea poquisimo.y no es por imitar al hombre, te lo aseguro.

  • Reply Mamareciente 15 junio, 2011 at 07:04

    Yo en mi primer embarazo quería llegar a todo, seguir siendo y demostrar que era "la de siempre". Pero con el segundo, que ya sabía lo que estaba en juego, mi actitud cambió. Así que yo creo que la maternidad te camia las prioridades y la forma de ver las cosas quieras o no. Por eso no estoy del todo de acuerdo con lo que comentas, porque el insinto está ahi´. Lo que sí es cierto es que los niños deberían verse como algo bueno para todos y en eso nos queda muuuuucho trecho por recorrer.

  • Reply Anónimo 15 junio, 2011 at 07:42

    Aunque entiendo tu reflexión, hay bastantes cosas en que no estoy de acuerdo:

    1- NO me siento (ni quiero sentirme) divinizada por poder estar embarazada, parir y amamantar. Cuando se diviniza a alguien, también se le exige mucho. Yo prefiero pasar desapercibida por el mundo y tener más "libertad" y no sentirme tan observada ni divinizada.

    2- Pensar que hasta que no tengo hijos soy una persona asexuada, pues tampoco. Yo era mujer antes de tenerlos y lo sigo siendo ahora, de la misma forma que era persona antes de ser capaz de caminar y lo seguí siendo cuando aprendí a caminar. Que no uses una parte de tu cuerpo no quiere decir que "seas menos" "no valgas" o "seas incompleta". Además, ¿entonces una mujer estéril es asexuada de por vida? ¿Una a la que le han tenido que extirpar el útero, es menos mujer que yo? Desde mi punto de vista, NO.

    3- También me pregunto por qué todo esto sólo se nos aplica a las mujeres. Los hombres tienen hijos, siguen haciendo su vida, y nadie cuestiona que sean hombres, ni antes ni después. Me gustaría que alguien me explique por qué (y sin caer en lo de la divinización, que como ya he dicho, me da más miedo que otra cosa).

    4- Además, siempre leo cosas como "en el embarazo me sentí genial, especial, empoderada, etc", y créeme, lo respeto. Lo que pasa es que yo tuve muy mal embarazo y la verdad, pues me sentí mal y con ganas de que aquello acabara. Cuando dices esto, la gente piensa que el hijo no era deseado o te miran con cara rara. Tanto se quiere divinizar el embarazo que estamos perdiendo el derecho de decir "llevo un mal embarazo" y que te cuiden, en lugar de ello te dicen que haces cuento. En fin, fue una mala racha que igual también me ayudó a poner los pies en el suelo y no darle más importancia de la que yo creo que tiene.

    Y conste que soy pro-LM, pro-LM prolongada, que para eso la he practicado más de 3 años, pero no me gusta el puntillo "divinizador", "místico", que se le quiere dar. Yo me considero una persona normal y corriente, con más defectos que virtudes, y con los pies muy en la tierra. Creo que es importante que seamos los padres quienes cuidemos a los hijos, pero no necesito divinizarlo ni unirlo sagradamente a mí por ser mujer: Mi ex-marido es un excelente padre, y negar eso sería negarles a mis hijas una experiencia fantástica y que va a ser muy buena en su vida.

    Saludos

    misteriosa

  • Reply Caro 15 junio, 2011 at 08:08

    Hola guapa 🙂

    Estamos leyendo el mismo libro a la vez (bueno, yo lo tengo empezado desde hace tiempo, y ahora que voy llegando al final, como con todos, ralentizo, para que me dure más xD).

    Creo que es, de los que yo he tenido en mis manos, el libro mejor y más completo sobre lactancia materna que hay en español. 'Un regalo para toda la vida' es un básico y está bien como inicio, pero esto es un tratado.

    Como tantas veces, no te pongo ni un punto ni una coma, porque estoy de acuerdo al cien por cien.

    Y Kira, yo no creo que sea nada malo que la mujer, cuando es madre y cuando no, necesite su 'parcelita' de tiempo y de espacio para ella sola. Se idealiza la maternidad como entrega total, y eso es sinónimo de sacrificio. Un 'si no estás dispuesta a sacrificar todo tu ser, no eres una buena madre'. Eso no es cierto 🙂 para dar, hay que tener. Yo estoy todo el día con mi hijo, pero por supuesto que necesito tiempo para mí sola, y por supuesto que lo busco, y como he dicho aquí en el blog de Belén, cuando lo tengo, lo disfruto sin remordimientos ni culpas.

    Ser madre no es ser una esclava. Este es un mensaje perverso que a alguien le interesó que calase, primero para hacer esclavas de verdad, y después para que huyéramos como de la peste de la maternidad.

  • Reply estanjana 15 junio, 2011 at 08:08

    me encanta el post! sí, pensamos que por ser madres vamos a dejar de ser mujeres y no es verdad, vamos a ser más mujer que nunca!! solo hay que saber hacer
    no me gusta el concepto de he sido madre pero voy a seguir con la vida que tenía hasta ahora! pues no, has sido madre, lo mejor que te ha podido pasar! abre la mente!
    Yo también me creí muchas cosas que ahora he visto que no son así! no dejarnos influir por la sociedad que nos marca esas pautas haría que parieramos mejor, más natural, o más vaginal por lo menos. haría que hubiese menos problemas con la lactancia, y muchos menos si sigues con la lactancia al introducir los nuevos alimentos (no me gusta lo de lactancia prolongada).
    Yo luché contra muchos comentarios, abrí mi mente todo lo que pude y casi logré un parto respetado (- episotomia) y di pecho dos años (hasta que lo dejamos los dos)

  • Reply estanjana 15 junio, 2011 at 08:11

    misteriosa no creo que haya que divinizarlo pero si que sea un acto normal, que ahora no es así, si estas embarazada te tratan como una enferma o todo lo contario, tienes que trabajar hasta el dia del parto como si nada y eso tampoco es, si puedes vale pero si no no pasa nada.
    cuando eres madre debes volver a trabajar enseguida, recuperar tu cuerpo enseguida, y no te saques el pecho en publico como alimento!! cambian muchas cosas pero la sociedad no te permite adaptarte a esos cambios, y si lo hacemos pueden llamaarte de todo!

  • Reply Cartafol 15 junio, 2011 at 08:28

    Me ha encantado el post…desde que sabes que estás embarazada ya algo cambia dentro de ti…

  • Reply LA TETA REINA 15 junio, 2011 at 10:06

    No podrías haberlo explicado mejor.

    A veces parece que llegan a criminalizar a las madres por vivir y disfrutar de su maternidad plenamente.
    A veces queremos avanzar tanto que erroneamente cambiamos de sentido sin saberlo y retrocedemos equivocadamente.

    Y sí, yo también veo el cuerpo de la mujer como un ente cuasi divino.
    Nunca me paré a reflexionar sobre ello hasta que me quedé embarazada y fui descubriendo el milagro de formar un ser humano desde una célula.

    Si eso no es divino…

    La sociedad está bastante confundida con el papel tan importante que juega la maternidad (imagínate ya con la lactancia) en nuestras vidas y eso, logicamente, afecta directamente a nuestro hijos.

    A mí, lo que me gustaría saber es que intereses se mueven detrás de todo este juego.

    Muy buen post.
    Ideal para reflexionar.

  • Reply SaRa 15 junio, 2011 at 10:24

    Me he quedado con la boca abierta! Lo has clavado!
    Me ha encantado, felicidades! Hasta me he emocionado y todo… =)

  • Reply La chica de las flores. 15 junio, 2011 at 10:54

    Muy buen post.

    Estoy de acuerdo contigo pero también con Misteriosa…

    Pero tan absurdo es negar la femineidad como ensalzarla… que es lo que ahora está tan de moda.ç

    Yo he conseguido un equilibrio perfecto, donde soy madre, mujer, trabajadora, amiga y disfruto de todo!!

    No di el pecho pero no soy menos madre por ello… les dí lo mejor que tenía a mano y nunca he tenido remordimientos. Las he llevado a guardería y nadie me puede reprochar que las he descuidado, no hay niñas más adoradas que las mías! trabajo en lo que me gusta y lo disfruto, y no es malo!! porque como tú bien dices, sigo siendo una mujer con mi formación, inquietudes e individualidad…

    A lo mejor es que he tenido mucha suerte… o a lo mejor es que lo he echo todo con el corazón y no por seguir las modas…

    Besos!!!

  • Reply etiKeta 15 junio, 2011 at 11:43

    Yo creo que si hay que esperar un poco antes de tener hijos para experimentar , y vivir cosas que no podras vivir si tienes hijos!y no tien nada que ver con el sexismo porque creo que vale tanto para la mujer como para el hombre.
    Yo no me senti realizada por tener un hijo! Tampoco lo veo como un acontecimiento segundario , lo integro en mi vida como algo natural. La leche en polvo o el chupete no estan para sustituir a la madre pero para hacernos la vida mas facil.
    No soy una defensora de la lactancia maternal, cada una hace lo que quiere o puede.

  • Reply lamamadeunabruja 15 junio, 2011 at 13:44

    Belén como siempre me ha gustado mucho tu post.
    Cuando he leído "La mujer es un ser casi divino, porque es capaz de dar vida" me he acordado de un libro de antropología que leí hace tiempo titulado "Dios nació mujer", porque en la antiguedad todas las divinidades eran femeninas precisamente porque dar vida es propio de diose/as, hasta que el hombre se dio cuenta de que él tenía un importante papel en esa función y comenzó el patriarcado.
    Yo desde hace 16 meses soy más feliz que nunca y no cambaría eso por nada del mundo así que no quiero volver cuanto antes a mi vida antes de ser madre, es decir no quiero volver nunca, lo cual no implica que no necesite mi tiempo para mí sola.
    Dices "A las mujeres nos enseñan que los hijos esclavizan" y yo recuerdo una cita que dice "el amor os hará libres" y acaso hay un amor más grande que el de una madre a un hijo??
    Para mí el problema es que lo que se considera ser una triunfadora en nuestra sociedad a mí no me hace feliz, para mí triunfar en la vida son otras cosas, la pena es que la mayoría descubrimos esto bastante tarde…

  • Reply Mamá (contra) corriente 15 junio, 2011 at 20:38

    Qué tema tan interesante, Belén, y tan bien explicado.

    Sabes que estoy de acuerdo contigo y que no entiendo cómo la maternidad hoy día está tan denostada cuando es algo absolutamente trascendental. Ahora bien, a veces me pregunto por qué no todo el mundo siente lo mismo. Claramente hay una influencia cultural, no me cabe duda, pero a veces me pregunto si existen mujeres que no desean ese papel, que no lo desean al margen de condicionamiento alguno. Y ahí me surge una duda que no sé cómo resolver porque, francamente, tampoco creo que viva una vida incompleta quien decide tener hijos o, peor aún, quien quiere tenerlos pero no puede.

  • Reply Carol 15 junio, 2011 at 21:56

    Me parece tan triste tener hijos para luego relegarlos y pensar que son un estorbo…para eso mejor no tenerlos, no?
    Tener a mi hija es lo mejor que me ha pasado en la vida, y si nos lo permitimos nos pueden enseñar mucho y pueden aflorar muchos sentimientos y recuerdos reprimidos u olvidados.

  • Reply @Mousikh 15 junio, 2011 at 23:21

    Una entrada fabulosa, Belén. Yo, antes de quedarme embarazada, me creía lo de la liberación de la mujer, la igualdad…y aspiraba a demostrar que era tan buena o más que un hombre en mi trabajo, que podía con todo y que iba a ser la perfecta trabajadora, mujer, esposa, madre. Al convertirme en mamá, han cambiado mis prioridades, me he dado ciuenta de lo inhóspito de la sociedad en que vivimos y ya no me preocupa ser la mejor en ninguna faceta, sólo quiero disfrutar de la vida con mi familia y hacer feliz a mi pequico.

  • Reply Mama mimosa 16 junio, 2011 at 05:50

    Me ha gustado la reflexión, especialmente cuando hablas de la desorientación que sufre una mujer cuando siente su instinto maternal después de muchos años de negación. Es justo como me sentí yo al notar por primera vez mi instinto, hasta la fecha lo había denostado, lo había recluido hasta el último lugar en mi lista de preferencias, incluso por detrás de trabajos mal remunerados y explotadores.

  • Reply Anónimo 26 julio, 2011 at 18:10

    Yo nunca he querido parecerme a los hombres, me parece un error mayúsculo y cualquier feminismo que defienda tal cosa tendrá siempre mi total oposición. Ojalá se extienda este cambio progresivo de mentalidad, porque es el genuinamente nuestro, el que nos corresponde y el que ayuda a enriquecer la sociedad de todos, de hombres y mujeres. Y esta es la opinión de una que no ha sido madre en la vida, pero no es preciso serlo para comprender la importancia de este nuevo (viejo, en realidad, viejísimo como la Tierra misma) enfoque.

    Saludos,

  • Leave a Reply