Sin categoría

Mundo Pocoyó

2 diciembre, 2010
Pocoyó y sus amigos empezaron a hacer las delicias de mi hijo cuando comenzamos con las papillas. Se quedaba hipnotizado viendo a los muñecos moverse, ese fondo blanco propicia que los bebés puedan distinguir bien los colores, los movimientos y como bien sabéis se quedan hipnotizados.
Hace unos cuantos meses que Pocoyó ya no suscitaba el interés de mi hijo, empezaba a ver otro tipo de dibujos, para más mayorcitos. Pero hace unas semanas descubrimos el Mundo Pocoyó, una página web donde hay juegos y muchas cosas más. Además están promocionándola por los centros comerciales y un día de casualidad nos encontramos con todo un mundo Pocoyó en el Centro H2Ocio de Rivas Vaciamadrid. Ordenadores pequeños para que los niños jugasen, actividades, muñecos. Todo listo para hacer las delicias de los peques.
Desde entonces se ha empeñado en ver de nuevo los dibujos animados. Pero esta vez lo ve desde otra óptica, entiende las moralejas del final de los episodios, comprende todo lo que cuenta el narrador, y yo que pensaba que era ya muy mayor para verlos estoy dándome cuenta que Pocoyó tiene mucho jugo, y todavía puede enseñarle muchas cosas: el valor de la amistad, el respeto por los demás, no ser egoista, la empatía, ponerse en el lugar de los otros, compartir, los diferentes juegos. Y ahora lo ve desde los ojos de un niño más desarrollado, más comprensivo y está disfrutando mucho, de nuevo.
Yo aprovecho las lecciones que le dan a Pocoyó para reforzar comportamientos y buenas acciones que, aunque adquiridas, a veces olvida un poco. Estamos pasando por una de esas fases de reafirmación de la personalidad y conlleva un poco de rebeldía añadida. Así que estos dibujos, con la sencillez que les caracteriza me están viniendo de perlas para motivarle un poco, recordarle lo aprendido y hasta relajarle un poquito.
Una de las razones por las que siempre recomiendo estos dibujos es porque incide mucho en las relaciones humanas, en las emociones. La educación emocional que damos a nuestros hijos es básica en edades tempranas. Casi más importante que cualquier educación intelectual o aprendizaje. Es la base que permitirá a nuestros hijos crecer y desarrollarse de un modo sano y libre.
Pero a la educación emocional la dedicaré el post que se merece.
Disfrutad de Pocoyó y sus amigos en familia, reiros con vuestros hijos, divertíos con este gracioso personaje, merece la pena.

You Might Also Like

15 Comments

  • Reply Cartafol 2 diciembre, 2010 at 09:18

    Aprovecha y pónselos en inglés verás la de palabras que aprende sin tu darte ni cuenta…ellos los entienden!

  • Reply Cartafol 2 diciembre, 2010 at 09:18

    por cierto, yo me muero con la risa en algún capitulo, el pato es espectacular!jajaja

  • Reply Belen Pardo 2 diciembre, 2010 at 09:30

    Cartafol, es una gran recomendación, tienes razón los voy a buscar en inglés. Yo también me río mucho con Pato, jejeje.

  • Reply Mis Chicos y yo 2 diciembre, 2010 at 09:40

    Mi hijo es fan de pocoyo desde los 6 meses, aunque los últimos meses ya no le hacía tanta gracia y prefería la casa de mickey mouse estos últimos días se lo he vuelto a poner esta vez los nuevos en inglés y se ha vuelto a enganchar.

  • Reply LadyA 2 diciembre, 2010 at 09:41

    A Alex le encanta… aunque ahora está todo el día con los barabapapa…. en italiano!!! cualquier día se me pone a hablar en italiano…je,je,je

  • Reply Suu 2 diciembre, 2010 at 09:47

    A mi Bichito le encanta Pocoyó, sobre todo el principio con la musiquita y el final. Seto ve la máquina dice lo ponemos con los aerosoles y en cuanto ve la máquina dice PATOOOOOOOOOOOO, jejejeje, qué graciosa es!!!

  • Reply Arual 2 diciembre, 2010 at 10:08

    Es que Pocoyó es genial, mi hijo es tan fan que hasta duerme con uno tipo gusiluz cada noche!

  • Reply Mamá Coqueta 2 diciembre, 2010 at 11:07

    Todavía no estoy puesta es esto de los dibujitos, yo me quedé en barrio sésamo!! jejeje Voy a tener que ir poniéndome las pilas

  • Reply Ana 2 diciembre, 2010 at 11:18

    Si es que Pocoyó es fantastico!!! David ahora lo tiene un poco abandonado, pero estoy segura de que dentro de poco volverá al ataque!

  • Reply LA TETA REINA 2 diciembre, 2010 at 11:29

    En casa ahora estamo con Barbapapa y Dora dale que te pego. Esto va por épocas, pero POcoyó también le gusta mucho.

    A mi la forma de bailar de Pocoyó y pato me hace troncharme de la risa!

    Me parecen unos dibujos super tiernos.

  • Reply estanjana 2 diciembre, 2010 at 11:34

    A nosotros nos encanta, yo apuesto por los dibujos con moraleja, "sanos" diría yo, sin que lleguen a ser tontos.
    Pocoyo me encanta porque tiene todos los elementos y a mi hijo le encanta! a todas horas tendríamos Pocoyo en casa, y me gusta porque a estanjanito le apasiona Elly, una secundona podríamos decir, también voy a dedicarle un post a eso.
    Ahora los sabados en la 1 tienes el Mundo de Pocoyo que hay un episodio en ingles que puede ser muy interesante para niños mayores, el mío es pequeño para eso pero está bien que oiga otro idioma aunque no aprenda nada

  • Reply Mamá (contra) corriente 2 diciembre, 2010 at 12:04

    A mi me encanta Pocoyó. De todos los dibujos que hay ahora mismo para niños, es sin duda los que más me gustan. Y a mi hijo también! jaja.

    Tomo nota de la página para echarle un vistazo.

  • Reply Cristina 2 diciembre, 2010 at 13:12

    ¡Viva Pocoyó! Unos dibujos que también entretienen a los padres, qué maravilla. Si te gusta el tono de sus "moralejas", creo que también te gustará "La hora de Timmy" o "Timmy time", la oveja que va a la escuela. Se pueden buscar en inglés porque sólo cambia la canción. Los animales hacen cada uno su sonido. A mí me encanta…

  • Reply LAKY 2 diciembre, 2010 at 20:12

    Pocoyó llegó a nuestras vidas cuando mi hijo ya era un poco mayor. Sí vimos algunos episodios y la verdad es que a ambos nos gustaban, pero enseguida vinieron los Pokemos y Gormiti. Con mi niña supongo que volveré a verle.

  • Reply Treintañera con hijo 2 diciembre, 2010 at 22:30

    A mi hijo le gustan mucho. Ahora ya ve otro tipo de dibujos pero de vez en cuado me pide que le ponga Pocoyo. Eso si, pasamos una época que solo existia Pocoyo para él.

  • Leave a Reply