Sin categoría

Música y aprendizaje cooperativo

13 octubre, 2011

Con el mes de octubre llegaron también las clases de música. Después de un largo verano donde dejé que el Peque descansase de cualquier actividad académica, empezamos de nuevo sus clases de flauta travesera.
Salvo cantar las canciones de clase, jugar con las notas, hacer bailes repasando la escala musical, escuchar piezas de música clásica (por puro placer para ambos), había tenido la flauta bastante olvidada.
Pero empezó el otoño y regresamos a nuestra rutina. Mismas clases, mismas profesoras así que el nene estaba deseando empezar. Tocar y hacer sonar el pífano no es nada fácil, requiere de una posición en los labios determinada, y en esto influye mucho la maduración de los músculos de la boca. Acabamos el curso en junio con ligeros soplidos, aunque con una posición algo forzada y costosa. En la primera clase, cual fue nuestra sorpresa, cuando muy afanoso cogió su flauta y la hizo sonar sin ningún esfuerzo. Ha crecido, ha madurado a muchos niveles, ¡y se nota!. Y claro, no hay mayor recompensa que verse capaz de hacer cosas nuevas, así que está encantado.
Seguimos con la misma dinámica, dos clases semanales, una individual y otra grupal. En ambas clases yo estoy con él, pues el método que sigue, Suzuki, implica mucho a los padres. Como sabéis yo tengo mi pífano y vamos los dos aprendiendo y tocando. Eso está reforzando mucho a mi hijo y le encanta que vayamos a clase con nuestras flautas ¡y juntos!.
La novedad este año es que se han incorporado en la clase grupal tres compañeros, y se ha ido uno que ya era muy mayor. En total son 6 niños. El curso pasado mi hijo era el más pequeño, al principio yo pensaba que no iba a servir de mucho esa clase, que él no sabía nada y no podría seguirles el ritmo. ¡Qué equivocada estaba!. Creo que casi aprendió más de sus compañeros que de su profesora, colaboración, ayuda de los demás, implicación, respeto, todo eso podía ver cada día en las clases. Si mi hijo ponía una nota equivocada, su compañero de al lado, con mucho cariño le ayudaba y explicaba. La profesora favorecía que entre ellos se prestasen ayuda y enseñasen. Se creó un ambiente de colaboración y aprendizaje fabuloso.
Yo era consciente de todo eso pero ha sido este año, indagando en temas de educación cuando he descubierto los beneficios de lo que se llama aprendizaje cooperativo. Mi sorpresa ha sido al iniciar las clases grupales, hay dos niños más pequeños que mi hijo, que contactan con el instrumento ahora, andan tan perdidos como mi pequeño el curso pasado. No les han dicho aún cómo deben coger el pífano, o poner los deditos en los agujeros, pero ellos miran atentos a los mayores, ¡y qué bien se apañan!. De repente un pequeñín no sabía colocar la flauta para hacer un juego y mi hijo, sin que nadie se lo pidiera, empezó a explicarle y a ayudarle. La cadena sigue su curso, los mayores le ayudan a él y él ayuda a los nuevos recién llegados. El aprendizaje cooperativo funciona. Se refuerzan unos a otros, su aprendizaje les sirve para ayudar a otros y sentirse recompensados. Todos son importantes, todos tienen un papel, todos son activos en esa clase. La profesora no tiene “el mando”, aquí todos tienen un papel activo y participativo, todos tienen algo que aportar y algo que enseñar.
El resultado de este aprendizaje es fantástico pues los niños no lo ven como una clase aburrida, metódica, disciplinada. Para ellos es un juego, pasan un rato estupendo, llegan y salen felices. No se trata de memorizar notas, sonidos, movimientos, pentagramas llenos, se trata de jugar, cantar, tocar, enseñar a otros y aprender entre todos.
Este es el tipo de aprendizaje que se debería llevar a las aulas, estoy segura que el éxito estaría asegurado.

You Might Also Like

19 Comments

  • Reply Tricius 13 octubre, 2011 at 08:16

    Es muy importante este tipo de educación, sigue lsa pautas que tenemos nosotros en las clases de música, aunque todavia no se ha elegido instrumento, pero todos se ayudan, todos aportan…

    Es genial como crecen y adquieren nuevas habilidades

  • Reply Susana 13 octubre, 2011 at 08:29

    Totalmente de acuerdo contigo con que es el tipo de aprendizaje que debería haber en las aulas. De hecho "habemos" docentes que lo aplicamos y los resultados son buenos….

    Me encanta ver cómo el peque es cada vez menos peque….

    Abrazos.

  • Reply Belen Pardo 13 octubre, 2011 at 08:37

    Tricius, poco a poco. Mi hijo también estuvo en iniciación musical y era el mismo tipo de aprendizaje. Y qué bien le vino!!.

    Susana, me consta que sois muchos los que aplicáis esto en el cole. Tengo la suerte de tener a la profe de mi hijo, que hace muuuchas cosas así. Aunque no todo pues seguimos metidos en rígidos sistemas. Pero el aprendizaje basado en la práctica y la cooperación es el que mejor resultado da, sin lugar a dudas.

  • Reply LA TETA REINA 13 octubre, 2011 at 08:51

    Y que satisfacción verle disfrutar de ello.
    Me parece un método estupendo.

  • Reply Mamá (contra) corriente 13 octubre, 2011 at 08:56

    Me parece fantástico!!

  • Reply Rocío 13 octubre, 2011 at 09:05

    Genial Belen, una clase perfecta para el aprendizaje, me encantan estas formas de enseñar y de aprender y un diez para el peque por esa actitud. Besitos

  • Reply Cartafol 13 octubre, 2011 at 10:08

    ES muy bueno que a los niños les guste la música, ya sabes lo que opino sobre ello, yo cada vez estoy más enamorada de mi flauta, y la cara que me pones las peques cuando estoy tocando, miran la partitura, me miran a mi, escuchan que hay melodía…se quedan abobadas mirando..
    A seguir disfrutando los dos! me alegro de que sean buenas esas clases a las que asistís!

  • Reply Arual 13 octubre, 2011 at 10:08

    En el colegio de mi hijo trabajan el aprendizaje cooperativo, fue ese uno de los motivos por los que lo elegí.

  • Reply Mo 13 octubre, 2011 at 10:19

    Pinta muy bien todo lo que explicas, lo tendré en cuenta para cuando Peque vaya creciendo…

  • Reply MaGiA 13 octubre, 2011 at 10:45

    Hola Belén,
    En las escuelas que yo estoy mirando ahora utilizan el aprendizaje cooperativo; de hecho los niños de 3 a 6 años están juntos por lo que van aprendiendo unos de los otros naturalmente.
    Abrazos musicales!

  • Reply Pajaguja 13 octubre, 2011 at 12:06

    Sólo el que lo ha probado sabe que como mejor se aprende es enseñando. Aplicado a los niños les refuerza la autoestima al sentirse útiles enseñando a sus compañeros igual que antes les enseñaron a ellos.
    Me alegra saber que cada vez son más los profesionales que optan por este sistema educativo. Ojalá encuentre un centro así cuando me toque elegir.

  • Reply Laura Nogueras 13 octubre, 2011 at 14:41

    El aprendizaje de la música en grupo es muy motivador; las clases colectivas de instrumento, las clases de orquesta/banda y las de música de cámara son un buen "revulsivo" para cualquier estudiante de música. Aún así, las sesiones individuales son fundamentales para aprender a tocar un instrumento correctamente; sin éstas, es difícil abordar los problemas técnicos y musicales de un alumno.
    Un abrazo

  • Reply Mama mimosa 14 octubre, 2011 at 06:06

    Vaya, me encanta lo que nos cuentas. Me parece que tu hijo está aprendiendo muchas cosas más a parte de tocar la flauta. Es genial que puedas acompañarlo.

  • Reply teresavet 14 octubre, 2011 at 10:49

    Me parece super bonito… que envidia. Tendré que enterarme si por mi zona hay algo así

  • Reply Carol 14 octubre, 2011 at 12:37

    Qué buen método, tanto por la forma de aprender como que impliquen también a los padres. Me encanta.
    A disfrutar entonces!
    Besitos

  • Reply @Mousikh 15 octubre, 2011 at 14:28

    Me encanta el post! Yo creo que la música es muy importante en la educación de cualquier niño, porque incide muy positivamente en su desarrollo y es algo muy divertido y que les encanta. Tengo experiencias cercanas de trabajo con aprendizaje cooperativo y funciona muy bien. Un beso!!

  • Reply @Mousikh 15 octubre, 2011 at 14:29

    Me encanta el post! Yo creo que la música es muy importante en la educación de cualquier niño, porque incide muy positivamente en su desarrollo y es algo muy divertido y que les encanta. Tengo experiencias cercanas de trabajo con aprendizaje cooperativo y funciona muy bien. Un beso!!

  • Reply mamá sin complejos 23 octubre, 2011 at 05:53

    Teta reina, sí, es verdad, me encanta verle cómo aprende, cómo avanza 🙂

    Mamá (contra) corriente, gracias!

    Rocío, yo creo que los métodos arcaicos debían desterrarse, da gusto ver cómo de este modo los niños se implican muchísimo más.

    Cartafol, el peque hace igual que tus nenas, se queda embobado cuando la profe toca. pero te confieso que yo tb. Me encanta el sonido de la flauta 🙂

    Arual, en el colegio me estoy encontrando tb gratas sorpresas muy relacionadas con este tipo de aprendizaje, ¡toda una suerte!

    Mo, es interesante sí, muy interesante.

    MaGiA, pues no lo dudes, elige una de esas escuelas, porque tu peque disfrutará enormemente y aprenderá un montón.

    Pajaguja, es cirto, la motivación juega aquí un papel fundamental, y de eso se trata de motivarles! de hacer del aprendizaje un juego, un refuerzo.

    Laura Nogueras, tienes toda la razón. Donde le nene avanza y corrige los pequeños errores, y aprende las cosas nuevas es en su clase individual, lo bueno , qué rapidamente lo pone en práctica en la grupal 🙂

  • Reply mamá sin complejos 23 octubre, 2011 at 05:55

    Mama mimosa, sí en estas clases hay mucho más, tienes razón, quizá por eso me gusta tanto a mi. Y desde el inicio, desde las primeras clases de iniciación musical, allá por sus 2 años hemos ido juntos, eso me encanta!

    tereesavet, te lo recomiendo de verdad, si tienes cualquier duda o te puedo ayudar, ya sabes donde encontrarme 🙂

    Carol, gracias guapa.

    @Mousikh, la música tenía que enseñarse en los colegios desde el principio de la escolarización, por desgracia se le da un papel muy secundario. Por eso yo me empeñé en aportarle esta formación al nene.

  • Leave a Reply