Familia Maternidad

Cómo elegir el nombre de tu bebé

18 Enero, 2016

Uno de los grandes momentos del embarazo llega cuando decides el nombre de tu bebé. Hay quienes lo tienen pensado de antes y al saber el positivo del test no tienen dudas. Y hay quienes dan mil y una vueltas para decidir cómo llamarán a su futuro hijo.

Yo fui una de las que dio unas cuantas vueltas. En mi primer embarazo quise decidirlo todo muy rápido, había sido un bebé tan buscado que tenía prisa porque llegara al final y aunque buscamos y debatimos mucho, dimos con su nombre enseguida. Supimos que sería el correcto porque cuando lo pronuncié nos miramos y sonreímos. No nos pasó con ninguno más. Por desgracia aquel chiquitín nos dejó demasiado pronto y su nombre quedó flotando.

Llegó la segunda oportunidad, y debido al miedo el tema del nombre fue algo que pospuse. Fue como un mecanismo de defensa, ahora me doy cuenta. Sino le daba identidad y se iba quizá no sufriría tanto. Locuras de una madre en duelo. Pero el tiempo pasaba, mi embarazo avanzaba y el peligro se iba alejando. Comencé a pensar en el nombre de ese bebé fuerte que luchaba y se empeñaba en ser lo más importante de mi vida. Y sólo podía ver aquel nombre, ese que elegí para mi primera maternidad, para ese bebé que se fue. Me lo quitaba de la cabeza, pero volvía. Pensaba otros nombres pero sentía que no era el mío, no era el de mi bebé. Y al final me rendí a la evidencia, ese nombre era el suyo y con algo de angustia lo hice público.

Su nombre significa luz, luminoso, el que resplandece y sin duda no podía llevar otro. Me decidí primero porque sería mi forma de rendir un pequeño homenaje a mi niño que se fue antes de tiempo. Y con el paso de los años me he dado cuenta que no podía llevar otro nombre porque efectivamente resplandece. No me he arrepentido ni un sólo día de esta decisión, del nombre elegido, me gusta incluso más ahora que antes. Será porque busco su significado cuando veo a mi hijo. Será porque casa perfectamente con él.

Si estás eligiendo un nombre para tu bebé no te guíes por cómo suena, por cómo queda con sus apellidos (que eso se hace mucho también), fíjate en lo que sientas cuando lo pronuncias. Esa será la clave para elegir el nombre perfecto. Una vez escuché a una anciana que el nombre no lo eligen los padres sino el bebé que está por llegar. Quien sabe si será verdad. Por si acaso tú cierra los ojos y siente, quizá ese pequeño guisantito que crece en tu interior te esté dando pistas 😉

Y tú, ¿cómo elegiste el nombre de tu bebé?

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply espaciodecrianzatanai 22 Enero, 2016 at 12:29

    nosotros pusimos todos los que nos gustaban en una caja…y salió Marc!!

  • Reply Amaya (La libreta de Amaya) 25 Enero, 2016 at 11:12

    Cuando nacio la primera hicimos una lista y decidimos entre los dos el que mas nos gustaba. Despues perdi a mi bebe con 12 semanas, con el nombre ya elegido. Cuando me quede embarazada de nuevo, senti el miedo que comentas, no podia repetir nombre, el nombre del bebe que se fue era de otro bebe. Un dia en la consulta del gine, vi un nombre en una revista, no conocia a nadie con ese nombre ni me sonaba bien pero supe que era el de mi niño. Contra todos, decidi que se llamaria asi y ahora sé que no podría ser otro!

    Amaya

  • Reply Bella Galilea 29 Enero, 2016 at 16:18

    Yo aún no tengo hijos, pero sí nombres.

    Hace muchos, muchos años, muchísimo antes de tener pensamientos siquiera de convertirme alguna vez en madre, elegí el nombre de mi futura hija. Ni siquiera estoy segura de porqué estaba pensando en aquello, aunque recuerdo el momento exacto que lo pensé, recuerdo haber estado segura y esa seguridad no la he perdido jamás. Cuando conocí a mi marido una de las primeras cosas que le dije fue el nombre de nuestra futura hija. Esperaba que se riera, que no se lo tomara en serio o que pensara que estaba loca… Para mí absoluta sorpresa se le iluminó la cara! Así que en casa llevamos muchos, muchos años esperando a Candela. Espero que no le quede mucho 😉

    Pd. Desde hace algunos días estamos también seguros de que, si ella no quiere venir, vendrá Rodrigo.

  • Leave a Reply