Sin categoría

Peligros, caídas y más

28 agosto, 2010
Este post va dedicado a mamá de julio, que ayer en su blog nos contaba muy apesadumbrada que su pequeño Julito se había caído (por primera vez) de la cama. Querida mamá, esto no ha hecho más que empezar. Cuando nuestros hijos nacen, están indefensos ante el mundo, cualquier cosa les puede dañar y pensamos que a medida que crecen y dan ese pequeño pasito hacia la independencia que es el caminar sin tambalearse, los peligros irán a menos. Pero muy lejos de la realidad. Esto es como una carrera, y te acabas de situar en la línea de meta, sus 2 años. Te han dado la salida en una carrera que estará llena de peligros, caídas, heridas, golpes y un sinfín de cosas más.
Recuerdo la revisión de los 2 años de mi hijo con su pediatra. El Doctor, sabio donde los haya, me insistió mucho en este punto, el de los miles de peligros. Y me hizo hincapié en uno, el baño. Cierto es que la bañera es un punto negro de las casas, muchos accidentes se producen ahí. Me insistió mucho en que ahora que ya se movía por sí solo no debía dejarle solo, había que ponerle una alfombrita antideslizante y cuidar muy mucho de su seguridad. No hizo falta hacer retoques pues ya nos habíamos encargado de asegurar bien esta zona, jamás se le dejaba solo porque, como una buena amiga me dijo un día, mi hijo siempre ha sido como un calamar, de lo mucho que se ha movido.
Nunca habíamos tenido ningún accidente en la bañera, y en los últimos meses incluso se queda jugando solito con sus juguetes en el agua, buceando y pasándolo bien, mientras preparamos la cena. Ya es mayor y no hay problema. Peeeeeeero, siempre hay problemas con ellos. Hace unos meses mientras se llenaba el baño mi hijo estaba echando sus miles de juguetitos acuáticos cuando de repente se le antojó coger uno que ya estaba flotando, pero no llegaba. El resultado fue que cayó al agua con ropa, cayó de lado, el susto fue morrocotudo, pero quedó en eso. Luego, esto ha sido motivo de risas, de contarlo a la familia, amigos, que lo cuenta él que conste. Pensábamos que como se había dado tal susto los riesgos estaban controlados. Muy lejos de la realidad. Ayer, y tras leer el post de mamá de julio, estaba yo entrando y saliendo del baño mientras su bañera se llenaba. Estaba casi a mi lado, cuando oigo el chapotear del agua, y mi hijo de cabeza en la bañera, los pies para arriba, el cuello en una posición horrorosa y sumergido. ¿Imagináis mi espanto?. Fueron dos segundos pero me asusté mucho. Una vez más fue el susto, aunque duró muchísimo menos. Al minuto se estaba riendo por lo que le había sucedido, y es que se hace mayor y sus temores van disminuyendo.
Hemos entrado en una etapa llena de miedos para los padres, y de retos para los hijos. Mi pequeño, a sus 3 años y medio, no teme a nada, nada se le pone por delante, su curiosidad sobrepasa cualquier temor que pueda sentir. Se sube a todos los columpios sean altos o no, salta desde el bordillo al agua de la piscina sin una pizca de pudor, corre cada vez más rápido con su bici, incluso ha encargado ya a los Reyes Magos (qué memoria el tío) un monopatín con manillar.
Sus rodillas se han pasado todo el verano llena de costras, al igual que sus codos. Y esto no ha hecho más que empezar. Los peligros, las caídas y los riesgos están a la orden del día. Es cierto que algunos podemos evitarlos pero es difícil.
Las heridas se curan fácilmente con cristalmina, algodón y tiritas, pero los golpes, especialmente en la cabeza ya son más delicados. Cuando tenemos la certeza de que nuestro hijo se ha dado un buen golpe en la cabeza, desde luego lo primero que tenemos que hacer es ir o bien a urgencias, si hay herida o sino a nuestro pediatra habitual. Pero no olvidemos los siguientes signos:
Vómitos
Pérdida de conciencia
Somnolencia exagerada
Jaqueca posterior
Esos signos si deben alarmarnos y ante ellos no hay que dudar, hay que llevar al niño inmediatamente al hospital. El resto podemos solucionarlo en casa o con una visita de control al pediatra.
Queridos madres y padres que estáis a punto de entrar es esta faceta infantil de los peligros extremos, os deseo mucha suerte. Y recordad, podremos evitarles muchos golpes, pero no todos.

You Might Also Like

26 Comments

  • Reply Suu 28 agosto, 2010 at 07:29

    Cómo pinta el futuro!!!

    Oye, sabéis dónde venden un traje de bolitas de esas que explotábamos? Sí, eso para envolver las cosas frágiles, jajajajaja.

    Madre mía, la mía se ha dado 4 golpes y todos en sus dientecitos y acaba de empezar a andar. La que nos espera!!!

  • Reply Anatema 28 agosto, 2010 at 07:39

    Pues sí, en muchos aspectos creemos que al crecer las cosas son más faciles y personalmente creo que es al contrario. En muchos aspectos y por supuesto también en los accidentes. Mi hijo va siempre lleno de moratones, heridas en rodillas, codos, etc.. Cosa que no me extraña por que yo era igual tenía una costra casi permanente en ambas rodillas y siempre iba llena de moratones. Incluso ahora voy a veces que parece que vengo de la guerra. Como siempre voy acelerada suelo llevarme por delante los marcos de las puertas y los picaportes. De hecho tengo un punto en mitad del brazo que tiene un permanente cardenal porque queda a la altura del picaporte. El otro día mi peque iba corriendo al baño y se llevo por delante el borte de la pared del pasillo. Y despues de protestar y decirle un par de cosas a la pared, nos mira a su padre y a mi y dice el muy cachondo "Mira, soy como mamá" XDDDD
    Y el peor porrazo fue la primera vez que se soltó para andar, se cayó y se dió con el borde de la mesa que era maciza en el lado de la cabeza. Me llevé un susto de muerte y eso que yo estaba al ladito suyo pero fue estirar el brazo para cogerle y ya estaba en el suelo. Cuando vi como se le ponía la oreja, literalmente negra, salí corriendo al ambulatorio toda histeria y la pediatra me tranquilizó y me dijo que no pasaba nada que era muy escandaloso pero que estaba bien, que además como a esa edad la orejita es de un cartilago muy fino y flexible no pasaba nada. Pero el susto no me lo quitó nadie. Yo pensé que ahora le iba a dar miedo echar a andar otra vez, pero no, al ratito volvio a soltarse para echar a andar. Hace un tiempo, cuando aprendió a andar en bici sin ruedines, se estampó con un árbol, que "se le cruzó de repente". XDD La caida fue impresionante, dio una vuelta en el aire y todo,y el tío se levanto tan pancho, le echó la bronca al árbol por cruzarse en su camino, se montó en su bici y siguio tan tranquilo.

  • Reply Belen Pardo 28 agosto, 2010 at 08:16

    Suu entras en la fase de rotura de dientes. Mi peque, como muuuuchos, tiene los dos paletos de arriba rotos. Se los rompió antes de los dos años, gajes del oficio.

    Anatema, mi hijo tiene también a quién salir, y es que yo no soy muy hábil precisamente. Pero es cierto que a ellos no les duele tanto, siguen como si nada. Muchas veces pienso que me duele más a mi que a él. Mejor así.

  • Reply LadyA 28 agosto, 2010 at 08:16

    Creo que el problema es que nos confiamos… Estamos siempre pendientes para que no les pase nada, pero como nunca les pasa nada nos confiamos y justo ese día a los críos les da por querer coger algo que no alcanzan o se dan la vuelta de golpe en la cama…y entonces se caen o se dan un manporro de los buenos. Y claro, te sientes culpable, porque nunca le quitas el ojo de encima y la única vez en tu vida que no lo estás vigilando… ZAS, se la pega. Seguramente, durante un tiempo no te volverá a pasar, pero con el tiempo, vuelves a confiarte y volverá a pasar… Pero es normal, los niños no paran y no podemos estar el 100% del tiempo encima de ellos.
    Alex se ha caído 4 o 5 veces de la cama y sitios varios, por suerte todo leve. También escribí un post al respecto…Ja,ja,ja…ilusa de mi que entonces pensaba que nunca más volvería a sucederme!!!!

    http://lamamavaca.blogspot.com/2009/07/soy-una-mala-madre.html

  • Reply Belen Pardo 28 agosto, 2010 at 08:18

    Ay Lady A, da igual lo pendiente que estés de ellos, al final te la liarán. Mi hijo ahora es peor que hace un año, no le puedo quitar la vista de encima, porque se le ocurre cada cosa,…., y todas (por supuesto) son peligrosas.

  • Reply mamadejulio 28 agosto, 2010 at 09:03

    Muchas gracias Belen por el post, eres un cielote¡¡¡
    Julito ya se habia caido otra vez de la cama pero cuando era mas bebe y cuando teniamos el colchon viejo que no tenia el grosor que tiene este. En aquella ocasion casi ni lloro y cayo de manos atravesando las almohadas. Pero esta vez el manporrazo fue mas grande y siiii que lloro, por ese me senti muchisimo peor.
    Yo reconozco que en estos casos soy muy aprensiva. La primera vez que se cayo empezando a andar y se mordio el labio, yo queria salir corriendo a urgencias, mi madre no me dejo.
    Y cuando se abrio la cabeza con el pico de la mesa yo no estaba, me los encontre en Urgencias, ahi si que tuvieron que fliparlo mi madre y papi cuando vieron la sangre…
    De nuevo gracias. Le comprare un casco y unas rodilleras, jejeje.

  • Reply Belen Pardo 28 agosto, 2010 at 12:12

    Mamadejulio, a partir de ahora cada dos por tres habrá golpes, caídas y un largo etc.

    Con 18 meses el peque se tiró un zapatero encima, se abrió un brecha en la cabeza y debajo de la nariz. A La Paz corriendo a darle puntos. El susto fue de impresión.

    Por desgracia esto es así siempre con los niños.

    Ni tu eres culpable, ni eres peor madre porque tu hijo se haga una brecha. Es lo que toca. Ahora te toca armarte de mucho valor y mucha paciencia.

    Así que mucho ánimo.

  • Reply mamá (contra) corriente 28 agosto, 2010 at 13:07

    Pues eso, tu lo has dicho todo. Los niños son así, mi hijo es muy inquieto y no tiene miedo ninguno, ha tenido meses de tener dos chichones en la frente al mismo tiempo porque él es de darse porrazos en la frente, en el melón, incluso el otro día en la piscina se fue de boca… A mi la primera vez que se "me" cayó del sofá me dió un susto de muerte, me sentí muy mal, pero me sirvió para tomar nota de dos lecciones: la primera, que es muy cierto que no te puedes despistar ni un momento y la segunda, que aunque estés todo el día pendiente, se van a dar muchos golpes.

  • Reply Irene 28 agosto, 2010 at 14:14

    pobrecitos, por eso yo le regale a mi primita las tiritas de mickey y ahora dice que tiene pupas por todos lados para que se las peguemos(aunque no tenga ni una sola herida), me encanta leer este blog, descubro cosas antes de tener niños.

  • Reply mamadejulio 28 agosto, 2010 at 14:45

    A papi se le cayo una vez de la cuna cuando era mas bebe y se estuvo martirizando unos cuantos dias…
    Y es cierto, en un segundo puede pasar una desgracia.

  • Reply mamadejulio 28 agosto, 2010 at 14:45

    Perdon, de la cuna no, del sofa.

  • Reply Belen Pardo 28 agosto, 2010 at 15:49

    Mamá cc, tu lo has dicho, los golpes y caídas por desgracia no se los podremos evitar. No sabéis lo que yo sufro cada vez que va con la bici, como es tan fitipaldi, viene siempre con algún golpe, no teme a nada, y mira que ya se ha caído veces. Debe ser que ha puesto en una balanza los pros y contras de ir rápido en bici, y aunque se caiga la emoción de la velocidad le puede :))

    Irene nosotros también tenemos tiritas decoradas. Las últimas tienen animalitos y le encantan. Y por supuesto en alguna ocasión ha pedido que se las pongamos sin heridas. Me alegra que te sirva el blog. Sinceramente, me hubiera gustado tener referencias de madres cuando me preparaba para serlo yo. Siempre se aprende mucho. Besos guapa.

    Mamadejulio siempre nos culpamos del daño que se puedan hacer nuestros pequeños, es algo inevitable. Pero realmente tienen que caerse, es así. Y nosotros tampoco somos super papás que les podamos rescatar siempre. Errores cometemos todos. Así que dile a papi que no es el único al que le ha sucedido.

  • Reply Treintañera con hijo 28 agosto, 2010 at 15:53

    Como ya dije en el blog de mamadejulio mi hijo se ha caido tres veces de la cama y golpes se ha dado que ni os cuento, como no para quieto… el peor de todos un día cuando nos bajabamos al patio con la moto, mientras cogía mi bolso no se que hizo que de repente me lo veo de bruces en el suelo en la entrada de casa y llorando sin parar, y fijate que pense que era solo el susto que tenía y cuando le cojo en brazos me veo un huevo en mitad de la frente , pero un huevo del tamaño de un huevo, me pegue un susto. Le di el arnica y para el patio, eso si sin moto porque dijo que no la quería, ahora la vuelve a querer pero estuvo dos meses por lo menos sin quererla.El huevo le duró por lo menos una semana y el moratón más.

  • Reply Belen Pardo 28 agosto, 2010 at 15:55

    Pobrecito Treinteañera, que golpazo tuvo que darse. Si es que no tienen límite. De todos modos tu te das ese golpazo y te vas al sofá y no te mueves. Ellos tiran para la calle y a los 10 minutos les ves corriendo. Son increíbles.

  • Reply mamadejulio 28 agosto, 2010 at 16:17

    Hablando de motos…le podeis echar un vistacillo a mi blog??jeje

  • Reply mamadejulio 28 agosto, 2010 at 16:18

    Q mal me suena vistacillo, no se si esta bien escrito..

  • Reply Ana 28 agosto, 2010 at 16:49

    Madre mia!!!! con lo miedosita que yo soy con eso de los accidentes lo voy a pasar fatal!!!!

  • Reply mamá (contra) corriente 28 agosto, 2010 at 19:20

    Treintañera, mi hijo, intentando gatear, se cayó varias veces de frente haciéndose varios chichones del tamaño de una canica. Y creo que ha influido mucho en el hecho de que no gatee porque luego estuvo muchos meses sin intentarlo y ahora que vuelve a atreverse, sólo gatea en distancias muy cortas y muy despacito, parece enteramente que no se fía.

  • Reply Vane 28 agosto, 2010 at 22:40

    Hablando de golpes, mi hijo se cayó hace como cosa de dos meses (ya hacía calor, no recuerdo exactamente cuando, con 14 meses?) en el hueco de unárbol, ya sabéis, fue a levantar la piernecita para superar el bordillo del árbol, tropezó y se fue a dar con el árbol, bueno, con el tronco porque estaba cortado ( también influyó que la base del tronco estaba más abajo del nivel del suelo).
    Se dió en toda la ceja, inmediatamente (no medio minuto ni 1 minuto, inmediato) se le empezó a hinchar la ceja. Maaaadre, parecía un boxeador.
    Mi madre toda loca, vamos a urgencias, hala pues vamos. Por el camino (nada a unos escasos metros) se me ocurre entrar en un bar y pedir hielo. Angelico mio, lloró como un poseso, mi madre diciendome q ya valía, q dolía mucho, y yo erre q erre poníendole el hielo.
    Gracias a dios no fue nada, moratón si que hubo, por supuesto, pero se le ha quedado una bonita cicatriz q no veais.

    Hace 15 días se subió a la taza del water y a los dos días de un banquito que le compró papi, lo mejor es que no debe tener más de 25 cm de alto, cayó de cabeza y dió la vuelta.

    Calamar decís por aqui???? Torpedo, eso es lo que tengo yo.

    Y las que quedan, miedo me da pasarlo a la cama.

    Un beso a todas

  • Reply KITHY 29 agosto, 2010 at 09:43

    La verdad que estos niños te dan unos sustos,la mia de tres años la verdad que no se ha dado ningun golpe importante y se sube a todo.

    Pero en cambio el niño desde que se solto a andar…con tres años se abrió la barbilla con un bordillo y ahora tiene seis, pero no creais que porque crezcan se acaba el peligro el otro dia con el patinete de manillar como el que quiere tu hijo, se metió un trompazo,que cuando le levanté y le ví toda la cara de sangre pense que se habia escalabrao pero no sangraba de la nariz pero no veas como,en la frente le salió un chichon que parecia un cuerno de unicornio.

    En fin que ha acabao con un ojo morado,la nariz hinchada y la frente con rasponazo y morado,pobrecito mi niño ,da pena verlo.

  • Reply LAKY 29 agosto, 2010 at 12:13

    Mi hijo, entre que es muy ágil y bastante precavido, raras veces se ha hecho averías. La peor quizás ha sido este verano que, no sé cómo, se cayó y clavó los dos codos, con las consiguientes heridas. Se le acaba de quitar la postilla y de momento lo tiene todo blanco, espero que no le quede marca.
    Lo más curioso fue con un añito que se cayó de la cama. Un día, cuando voy a buscarle por la mañana, me lo encuentro durmiendo en el suelo. La cuna, aparentemente, estaba intacta, así que sólo se me ocurrió preguntarle a mi marido si había dejado al niño durmiendo en el suelo, ja, ja. Luego nos dimos cuenta de que, tanto moverse, había dado patadas a los barrotes y había despegado dos, deslizándose entre ellos. Se rozó un poco la tripita pero ni se despertó ni nada. Fue el día que mejor durmió!

  • Reply mamadejulio 30 agosto, 2010 at 08:18

    Q bueno LAky¡¡¡¡q si habia dejado al peque durmiendo en el suelo¡¡

  • Reply Armandilio 31 agosto, 2010 at 23:41

    Con tu permiso me llevo esta entrada al resumen semanal de blogs de Bebés y más.

    Tu hijo es un kamikaze de cuidado!! Qué miedo!

  • Reply ana maría 1 septiembre, 2010 at 12:31

    Uffff he leido todos los comentarios y se me han puesto los pelos de punta, el mio es un terremoto de 17 meses, por ahora sólo 2 chichones…ayyy que no salga a la patosa de su madre.

  • Reply Belen Pardo 2 septiembre, 2010 at 13:52

    Veo que mi niño no es el único Kamikaze como dice Armadilio, los niños son de lo que no hay.

  • Reply osilla_feroz 16 noviembre, 2012 at 19:53

    ESTOY SUMAMENTE ESPANTADA, FRUSTRADA Y ME SIENTO CULPABLE, MI HIJA SE ACABA DE CAER DE LA BAÑERA Y FUE REALMENTE ESPANTOSO! VERLA DE CABEZA CON EL CUELLO TORCIDO Y LOS PIES PARA ARRIBA Y SE HA CAIDO 3 VECES DE LA CAMA Y COMO 50 GOLPES EN LA CUNA, NO SE QUE HACER NUNCA SE ESTA QUIETA Y APENAS VA A CUMPLIR 11 MESES, ME DA UN POCO DE TRANQUILIDAD LEER LOS OTROS COMENTARIOS PERO QUE HAGO?

  • Leave a Reply