Sin categoría

Planeando la primera escapada del año

22 febrero, 2010

Llegadas estas fechas, y considerando lo hartitos que estamos de este crudo invierno, hemos empezado a planificar un poco lo que será la primera escapadita del año, Semana Santa. No es que sean fechas que me gusten demasiado porque todo se pone de bote en bote, los atascos, la gente. Pero cogiéndose papá un par de días conseguimos evitar atascos y tener casi una semanita de ocio fuera de la ciudad. Este año no nos complicamos, a la casa que mis padres tienen en la playa. Además considerando el mal tiempo, igual hay que suspender el viaje, o adelantar el regreso. Y siendo así, mejor hacerlo en un sitio donde al menos no te cobran estancia.

Pero este año es diferente. ¡El maletero del coche va a ir vacío! Ya no iremos con la trona, la cuna de viaje, el carrito de paseo. Solo llevaremos su maletita de ropa, y juguetes. Solo tendremos que llevar la barrera de la cama, porque este niño con lo que se mueve se me descalabra. Estamos ante una nueva etapa, ya es un niño, hemos dejado de ser bebé. Pero no siento pena o tristeza como otras mamás me dicen sentir cuando ven a sus hijos crecer. Me siento orgullosa de ver en el niño que se está convirtiendo, me gusta hablar con él, me gusta comprender lo que quiere expresar, me gusta que me gaste bromas, me gusta que juegue conmigo, me gusta verle comer solito en la mesa, me gusta que me de un beso de buenas noches y me diga «buenas noches mamá, felices sueños». Todo eso y más me gusta, me encanta y me emociona. Y no, no siento pena alguna porque ya no es un bebé.

Estamos empezando a hacer más cosas, ya pensamos en llevarle a más sitios que antes ni locos podríamos. Así que si el tiempo lo permite, pasaremos unos días de playa, sol, juegos al aire libre, comiditas en terrazas y paseos.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Tifoidea 22 febrero, 2010 at 09:01

    Pues espero que os haga buen tiempo 🙂
    Yo tampoco siento pena de que mi hijo vaya creciendo. Creo que he disfrutado de cada etapa de su crecimiento sin mirar atrás con pena, porque cada edad tiene su encanto. A los tres años es cuando de verdad empiezas a disfrutar de ellos, ya te cuentan cosas, ya puedes llevarlos a cualquier sitio y desde ahí la cosa va mejorando, porque poco a poco van comprendiendo mejor las cosas y muchas de esas rabietas, a veces causadas por la frustración de no poder hacer algo o entender que les pasa, van desapareciendo (si, en serio XDD) Y ahora que el mío tiene 6 años le veo cada vez más independiente, y orgulloso de hacerse mayor, pero a la vez compartiendo todas las cosas que aprende con nosotros. Es una delicia. Y sobre todo el viajar con poco equipaje, eso si que es maravilloso XDDDD Aunque si te digo la verdad, en verano cuando vamos a Santander, aún no hemos sido capaces de viajar con poquito, por que llevamos el coche a reventar, ya que al ir a casa de los abuelos aprovechamos, pero si es verdad que para otros viajes, sobre todo en avión, es una delicia, viajar cada uno con nuestro trolley como tres adultos que ya casi somos XDDD

  • Reply Belen Pardo 22 febrero, 2010 at 09:13

    Pues sí, nosotros estamos deseando empezar a disfrutar de esta nueva etapa, los tres juntos, como un equipo!

  • Leave a Reply