Sin categoría

Qué empeño con que lleve al niño a la guardería

9 marzo, 2010
Está claro, debo ser la peor madre del mundo, ¿por qué? pues ¡porque me he atrevido a no llevar al niño a una guardería! Y lo mejor del tema son las ganas que todo el mundo tiene de restregártelo por la cara.

Esta mañana salía yo de mi casa con mi hijo a las 9:30 de la mañana. Con su mochilita, tan guapo él. Nos encontramos con un vecino de la edad de mi padre, un señor ya jubilado, que tiene hijas, nietos, en fin, un hombre de familia. Me mira muy contento y me dice «hombre ya va al cole (él sabe que el colegio lo empieza el próximo curso, y se refería a la guardería), es que es mucho mejor, les espabila que da gusto, tienen que aprender a estar con más niños». Yo ante este tipo de comentarios no basados en la experiencia propia ni basados en la sabiduría del sujeto, no suelo responder, me limito a sonreir y a no dar explicaciones. Pero no contento con eso, ha querido más datos, y me pregunta abiertamente «le llevarás a esta nueva de aquí atrás, ¿verdad? es una maravilla». «La de atrás» es una nueva escuela infantil que abrieron este curso y a la que muchas madres del barrio están dando uso. Este señor ni la conoce, ni sabe de ella porque sus hijas no viven en esta zona, y sus nietos no van a ella. Pero como está al lado de casa es maravillosa. Y claro, ante una pregunta directa, he tenido que contestar. «No, no, el niño ni va a esta ni a ninguna guardería, le llevo a un lugar de ocio y juegos para niños. Le llevo unos días en semana, y se lo pasa muy bien». Mi vecino no ha entendido nada de lo que le he dicho por supuesto, se ha quedado con cara de poker. Anda que si le digo que donde llevo al niño se llama Pequeteca.

Este, al igual que otros vecinos y vecinas que han educado a sus hijos (todos de mi edad) en el hogar familiar piensan que estoy haciéndole algún mal a mi hijo por no llevarlo a una escuela infantil. Me resulta curioso ser criticada por hacer lo que en su día ellos hicieron. Me resulta curioso ser criticada en general, la verdad, pero estar en el punto de mira de estas personas, de la generación de mis padres me sorprende sobremanera.

De nuevo el eterno debate, de nuevo soy la rara por no hacer lo que la gran mayoría hace. Y no solo soy la rara, también soy la floja. Hace unas semanas coincidí con otra vecina, tiene una hija, la cual tiene mellizos. Cada vez que veo a esta mujer me cuenta los avatares de su pobre hija, que por supuestísimo sigue trabajando, los deja en guardería y es una super mujer, super mamá y super todo. La pobre criatura, según sus palabras, «no sé cómo puede con todo, pero puede, puede». Vamos que me escupe claramente a la cara, tu con uno y tocándote las narices es casa.

Porque además si te quedas en casa, ésta ha de estar como una patena. Pues mira no, la mía no está así. Yo es que pierdo el tiempo llevando a mi hijo a clases de música, a una pequeteca, a la piscina… todas estas actividades las realizamos juntos, mamá también va a estas clases. Además salimos al parque, le llevo conmigo a todas partes, le estoy enseñando a comprar, las señales de tráfico, el nombre de las calles, las letras, los números, el amor por los animales, el respeto por los demás, ¿será esto educar?.

You Might Also Like

16 Comments

  • Reply Tifoidea 9 marzo, 2010 at 16:58

    Pues tienes toda la razón del mundo. Yo no le llevé a guarderia. Antes de empezar el cole le lleve unos meses a una ludoteca para ir acostumbrandole,y que el golpe del cole no fuera tan duro. Pero ya sabes que en las ludotecas es más que nada aprender jugando y poquito tiempo.
    De todas formas tampoco entiendo porque la gente se empeña en pensar que el niño va a estar mejor en un aula llena de crios berreando, que a veces son más aparcaniños que otra cosa, cuando es obvio que estará mejor con su mamá si esta le dedica tiempo y cariño y disfruta haciendo actividades con él.
    Cuando empezó el cole, mucha gente me decia, "Mirá que bien el niño en el cole ahora si que tendrás tiempo de todo" y yo contestaba, "Igual que con él. A mi no me molesta tener a mi hijo en casa."
    Cuando hay un día de fiesta, o llegan las Navidades hay gente para la que eso es una tragedia pero para mi es la oportunidad de hacer cosas interesantes con mi peque. Será que soy rara XDDDD

  • Reply Belen Pardo 9 marzo, 2010 at 17:18

    Somos raras Tifoidea, está claro, bien raras. Vivan las raras!!!!!!

  • Reply Cristina 9 marzo, 2010 at 17:25

    Vivan las raras!!! jaja, me mola el nuevo club! Me gusta como piensas y la verdad es que, odio los comentarios de la gente, mi vida es mía, y hago lo que crea mejor, si, si, yo también sé de eso que la que tiene mellizos trabaja y puede con todo! jaja, parece que la gente se repite! pues yo estoy liadísima, la casa manga por hombro y mi pelo un estropajo! y qué pasa! vida la vida naturista! jaja, hay que tomárselo bien! no? Pasa de los comentarios, son dañinos, vive tu vida como quieras. Besitosss!

  • Reply ricinhos 9 marzo, 2010 at 19:51

    Loq ue siempre os digo a ti y a Eva, a la gente ni caso!!

    Te he nominado para un premio:http://cosasdericinhos.blogspot.com/2010/03/las-manos-esas-gran-desconocidas.html

  • Reply Una mamá (contra) corriente 9 marzo, 2010 at 20:19

    Es lo que decía yo esta mañana: es que si te quedas en casa eres una vaga, una floja y no vales nada, porque hay super mujeres que te dan a ti cienmil vueltas.

    Como dice Tifoidea, la guardería para un bebé de 16 semanas es un aparcaniños. Cuando ya tienen un añito pues hacen sus cositas, aprenden jugando…es como una ludoteca, pero de pago. Y, aún así, como con una madre…Dicho por una pobre mujer (useasé, yo) que va a tener que llevar al niño a la guarde con todo el dolor de su corazón…

    A mi todavía no me han dicho "¿pero no has vuelto a trabajar?" aunque yo creo que es porque como hace tan malo, salimos poco y estamos menos expuestos a los comentarios.

    Verás este verano…

    Yo creo que vamos a fundar un club para bichos raros. Al final no voy a ser la única que nada contra corriente!.

  • Reply Belen Pardo 9 marzo, 2010 at 20:32

    Eva cuando lleves al peque tendrá casi un año y estoy segura que serás de las que sale corriendo del curro para ir por tu niño. Es lo que digo siempre, uno hace lo que puede, y a veces es muy complicado tirar solo con un sueldo.
    Es que cuando leí tu blog hoy me has inspirado niña.

  • Reply Magda Pérez Hervás 10 marzo, 2010 at 08:28

    Hola…me estreno aqui.
    Este está siendo un tema bien comentado, jaja.

    lo que he llegado a ver es que no somos tan pocas ni tan raras, lo unico que andamos desperdigadas por el mundo.

    Me tomo la libertad, espero no te moleste, de aportar mi post de este tema.http://trocitosdmi.blogspot.com/2010/02/esta-malito-segunda-parte.html

    Pienso, que por desgracia, todas las madres nos sentimos juzgadas, hagamos lo que hagamos, quizas porque es inevitable tener dudas y pensar en si lo que hacemos será lo mejor.

    un saludo y feliz maternidad.

  • Reply Belen Pardo 10 marzo, 2010 at 08:50

    Magda bienvenida y gracias por tu aportación. Leeré de inmediato tu post.
    La verdad es que si, nos sentimos juzgadas, pero también la gente se mete donde no las llaman no te parece?
    Yo como digo en el post no suelo contestar a comentarios de según qué personas, dejo pasar muchas cosas porque sino estarías todo el día discutiendo. Total para qué, pero es que son muchos los comentarios de los que tengo que pasar. Pero es que cuando tu no entras, siguen ahí escudriñando para saber y saber.

    Espero verte por aquí, he leído tus opiniones en el blog de Mamáreciente Me gusta ser mamá (http://megustasermama.blogspot.com/) y me encantan.

    Muchos besos.

  • Reply Marta 10 marzo, 2010 at 09:32

    Yo, como siempre, voy a ser la nota discordante pero lo voy a hacer con espíritu constructivo, y con el mayor respeto, porque no quiero ofender a nadie pero porque creo que lo bueno de una herramienta como esta es la contraposición de diferentes opiniones.

    Desde "fuera" (a veces una mujer tiene que pedir constantemente disculpas por opinar de la maternidad sin ser madre, cuando realmente, en mi caso, las reflexiones sobre la maternidad es algo que tengo presente precisamente como paso previo a atreverme con ello), yo no veo en este tipo de situaciones ninguna "crítica" ni tanto "ataque" como las personas afectadas pareceis percibir.

    Las personas hacen montón de comentarios frívolos, insignificantes, con poco fundamento, con poco acierto, pero probablemente con una escasa intención de molestar. Lo que un vecino diga sobre la guardería, sobre tu hijo, o sobre cualquier aspecto con el que quiera llenar los dos minutos de encuentro en una escalera, no creo que deban ser recibidos como un ataque. Un ataque tiene que tener intencionalidad. No creo que hacer juicios ligeros y con poca reflexión tengan más intención que la de conversar. Pero en el hecho de que estos comentarios os afecten tanto yo creo que lo que hay es mucha necesidad de reafirmación por parte vuestra. Por eso os sentís "criticadas" con tanta frecuencia.

    Si has elegido un tipo de educación que te convence; si estás segura de lo que haces; y si ves los resultados y te confirman que todo va bien. ¿Qué necesidad tienes de una reafirmación externa?

    Sé que esto ocurre. Que hay temas en los que somos mucho más susceptibles que otros. Que aunque estemos convencidas de algo, cuando este "algo" es lo más importante que nos ocupa (nuestra familia, nuestro hijo…) estamos mucho más sensibles a cualquier mensaje que fomente la duda. Pero también es verdad que solemos poner el acento en el papel que desempeñan los otros en este episodio de inseguridad, en vez de asumir, de una manera más constructiva, que realmente esto nos afecta porque siempre nos quedará la duda de estar acertando.

    Y esa duda es la verdadera señal de que quienes elegís una opción de educación (sea la que sea) estáis analizando, estáis reflexionando y estáis siempre "trabajando" para mejorar, para aprender y para encontrar respuestas. ES una señal de que sois madres plenamente responsables y que os dedicáis a esta tarea con la mayor de las dedicaciones. Mi máximo respeto por tanto, y mi apoyo, por tanto. En serio. TAmbién mi admiración. Pero no esperéis que el mundo os mande mensajes de refuerzo porque esto tampoco ocurre en las demás facetas de la vida, y crecemos aprendiendo a digerir esta dualidad entre lo que importa y lo que afecta, y lo que no debe influir tanto.
    Un abrazo (M.)

  • Reply Belen Pardo 10 marzo, 2010 at 09:53

    Marta, si yo no espero recompensa del exterior, en absoluto!! yo solo aspiro a que no me juzguen continuamente. A que no me escupan a la cara cada vez que doblo la esquina una mañana de la mano con mi hijo cosas como "pero no está en la guarde??????". Si a mi me da igual. Yo estoy convencida del modo en el que estoy educando a mi pequeño, y lo sabes. Intento mejorar cada día, me analizo continuamente y soy crítica conmigo misma hasta la saciedad. Eso lo sabes tu muy bien.
    Pero me fastidia lo entrometida que es la gente, me fastidia que se atrevan a opinar sin conocer, y me fastidia que en este momento de cara a la galería solo haya una opción válida.
    Yo no quiero que me aprueben, ni quiero estar socialmente reconocida. Eso me da igual, ya sabes que me estoy volviendo muy "asocial". Solo necesito la aprobación de los míos, y a veces ni eso, je, je. Pero es normal que me moleste este tipo de situaciones, sobre todo cuando me ocurre a menudo y con personas del entorno donde me muevo.

  • Reply Marta 10 marzo, 2010 at 11:11

    Si te entiendo. pero ¿no crees que tengo algo de razón cuando te digo que estos comentarios te afectan más que cualquier otro comentario que venga de esta gente?

    A ellos no les vas a poder cambiar pero sí puedes seguir avanzando en tu postura para que, viendo los estupendos resultados, te sientas tan segura con lo que haces que no te afecte el comentario de un señor ajeno.

    Créeme que sea cual sea la vivencia, cuando algo nos importa mucho nos volvemos más susceptibles. Las personas siguen haciendo este tipo de comentarios sin maldad en unos casos u otros pero nosotras convertimos esos comentarios en críticas. A eso me refiero. No lo percibas como tal. No son ataques. Ni son juicios. Son mensajes vacíos… sin mucho fundamento. Pero no tienen tanta maldad como podemos sentir.

  • Reply Mamareciente 10 marzo, 2010 at 11:14

    Belén, yo opino como Marta, que quizá le has dado más importancia de la que tiene. Yo a esos comentarios no haría ni caso. Seguro que para el vecino era poco menos que hablar del tiempo y no era consciente de la importancia del asunto.

  • Reply Treintañera con hijo 10 marzo, 2010 at 12:05

    Pues yo como estoy en casa con el peque tampoco le llevo a la guarderia. Como tu Belen,le llevo a una ludoteca unos días en semana a jugar, vamos a la piscina, al parque, y a todas partes juntos. Pero a mi nadie me ha dicho nunca nada. En mi entorno más cercano (me refiero a familia y amigos) dan por supuesto, que si no trabajo el niño tiene que estar conmigo, y yo creo que verían raro lo contrario, que le llevara a la guardería. Y por cierto yo tampoco tengo la casa impoluta, más bien todo lo contrario.

  • Reply Chelo 11 marzo, 2010 at 10:10

    yo coincido con treintañera con hijos, si no trabajara, seguramente mi entorno vería más raro que llevara a las peques a la guadería que lo contrario, o eso creo yo… desde luego tengo claro que si no trabajara por lo menos hasta los dos años las niñas no habrían pisado una guardería, pero ya que lo han tenido que hacer (la mayor fue con 14 meses y la pequeña con 21 meses) creo que no están nada mal allí, es más, estoy muy contenta en cómo se lo pasan, lo que disfrutan… pero ainssss, claro que con migo estarían mejor!!! sobre todo con los planes que contaís: piscina, clase de música, ludotecas… claro, que mantener eso con un solo sueldo a mi se me hace imposible

    Beos!

  • Reply ana maría 14 marzo, 2010 at 08:46

    Lo que no tienes que hacer es caso a los comentarios, cada cual que haga lo que quiera con su vida mientras nos respetemos. Yo me he quedado sin trabajo pues estoy con mi hijo, bueno, pues hay quien me pregunta que por qué no lo llevo a la guarderia…
    Un día de estos deberiamos hablar de la limpieza de la casa….no sé dónde se donde se han ido mis manias con este tema

  • Reply Caro 15 marzo, 2010 at 17:20

    Belén, conmigo nadie se ha empeñado todavía, pero creo que en mi caso es mitad miedo, mitad anticipación: yo he ido dejando muy claro a quien quisiera escucharme que me 'retiraba' durante el tiempo necesario del mercado laboral para estar con mi hijo (o hijos, que no es descartable que en el intermedio aparezca el siguiente…). Sé bien que a muchos a mi alrededor les parece raro, a otros que soy una floja y lo que quiero es vivir del cuento (aún siendo lo mismo que ellas hicieron hace 20 o 30 años atrás…curiosamente). Pero hasta ahora nadie ha hecho comentario alguno, entre los que me conocen, espero, porque imaginan/saben la respuesta. Y a los que no me conocen y preguntan '¿Va ya a la guardería?', les contesto 'Sí, va a la guardería de mamá'. Y el tono suele ser suficiente.

    Jajajajaja y mi casa también es pa' verla! pero yo también lo advertí: dejé de trabajar remuneradamente para cuidar de Mateo, no para limpiar la casa. Mi tiempo es para mi y para mi hijo, y lo demás, lo justito.

  • Leave a Reply