Sin categoría

Revisión de los 4 años

5 marzo, 2011

Y por fin llegó el día, la revisión y vacuna de los 4 años. ¡Cómo pasa el tiempo!. Aún recuerdo claramente la revisión de los 18 meses, cuando le pusieron sus últimas vacunas. ¡Cómo lloró mi niño!. Recuerdo que pensé “queda mucho para las próximas vacunas“. Y el “mucho” ya pasó, ya tiene 4 años. Insisto, cómo pasa el tiempo.
Como en mi centro de salud son muy originales me han hecho visitarles dos días, uno para ver a la enfermera y otro para ver al médico. ¿Motivo?, pues que el día que la enfermera tiene a bien pasar por la consulta de pediatría, es una tarde que no está el pediatra, justo el día que pasa consulta por la mañana. ¿Se podrían organizar, no?. Pues no, te fastidias tu y te haces dos visitas. En fin, ya sabéis la opinión que tengo de estos asuntos.
Le conté a mi niño que nos tocaba su revisión.
-“¿Y qué me hacen en la revisión, mamá?”.
-“Pues te pesan, te miden, para ver si estás creciendo bien, la enfermera hace preguntas a mamá para ver si comes bien, y poco más”.
-“¿Y no me pinchan?”.
– “Veremos a ver que nos dice la enfermera”.
Lo sé, lo sé, omitir información es como mentir, pero ¿qué iba a hacer?, no podía contarle a la criatura que le iban a poner dos banderillas como dos soles. Porque si se lo cuento a ver quien es la guapa que le mete en la consulta, que encima iba sola.
Pero mami le iba contando que esta era la revisión de los niños mayores, la de los 4 añazos. Y él con su orgullo de ser grandote, iba tranquilo y confiado. ¡Pobre mío!.
Nos recibió puntual, cosa extraña, y empezaron las preguntas, sin interés, sin ganas, absurdas para mi gusto:

¿Va al colegio?
. Esta pregunta la comprendo, quieren saber si el niño está escolarizado. Y para ver si yo mentía o no, la pregunta fue a traición directa al niño: ¿Cómo se llama tu cole?. No quiero ni pensar que me hubiera dicho o qué cara hubiera puesto si le llego a decir que no está escolarizado.
¿Juega con otros niños?. Vale, esta pregunta también la puedo comprender, ya que con su edad la socialización ha debido llamar a su puerta y si no es así…. hay que investigar por qué.
¿Cóme de todo?. A verrrr, levante la mano la mamá o papá del niño que coma de todo… venga, venga. Lo curioso es que la probé. Me consta que ella es madre de dos hijos. Le dije “sí, come de todo”,…, e hice una pausa, y la señora mecánicamente apuntaba al ordenador. “Bueno, come de todo, pero para ser sincera, come menos verdura de la que debería”. Unos ojos chirriantes me prestaron entonces atención. Seguramente porque ella ya había escrito su respuesta. Creo que no lo modificó.
¿Le bajas todos los días al parque?. Noooo, le tengo atado a la pata de la cama cuando llega a casa. Vaaaale, soy algo dura con ella. “Sí, le bajo pero no todos los días, cuando el tiempo lo permite, y nosotros podemos”.
¿Le bañas a diario?. Sí. No quise añadir nada más.
¿Dice frases con sentido?. Aquí me mordí la lengua, lo prometo, porque me dieron ganas de decirle “no, tiene 4 años, no dice frases pero yo me he quedado de brazos cruzados”. Eso si te lo preguntan con 3 años, puede ser hasta normal que es cuando muchos niños despegan hacia un lenguaje más estructurado. Pero si con cuatro años sucede eso …..
¿Cuándo controló los esfinteres?. Mi hijo controló sus esfínteres pasados los 2 años. Hubo revisión a esa edad, pero debe ser que no lo apuntó y se detuvo en este apartado.
¿Duerme bien?. Esta pregunta sí es pertinente, desde luego. “Sí, muy bien”.
Todo esto se hizo en un par de minutos, sin ningún interés por su parte, sin contacto visual, con el único afán de apuntar cuanto antes todo.
Y luego sus sabias recomendaciones:
“Es el momento de poner límites, la educación no es nada fácil”. ¿En serio?, menos mal que fui a la revisión, hasta el momento no me había dado cuenta de lo complicado que era esto de educar. ¿Limites dices?, pues si los tengo que empezar a poner ahora, listos vamos.
Que tome chucherías una vez por semana“. Y,…, si toma una vez por semana, ¿cuántas le doy?…. El niño toma chuches de vez en cuando, una gominola, un regaliz, poca cosa. Empezamos a darle chuches muy tarde y a día de hoy no puedo decir que tome muchas. No hay un día especial, no por ser sábado se pueden tomar más golosinas. Se le da a veces y muy medido todo. Mientra tome pocas, qué más da que le des un día o dos… Digo yo.
Los gusanitos rojos son malísimos para el esmalte dental”. Concretamente esos gusanitos, que es verdad que los colorantes no son buenos. Pero, ¿el resto de guarrerías en bolsa sí puede tomarlas?.
“Los batidos también son chucherías, no se los des”. Mi hijo no toma batidos, no le gustan. Pero supongo que por dárselos un día en semana tampoco pasaría nada.
“Los zumos que sean naturales, que los de brick tienen mucho azúcar”. En esto estoy de acuerdo.
Después pasamos a las medidas:
Peso: 16,200 kg (percentil 50 rozándolo). Pesa lo mismo desde el verano pasado, y es que a pesar de todo lo que come, no coge un gramo, todo lo dedica al crecimiento.
Altura: 105 cm (percentil 75).
Y ya, las temidas vacunas. El pobre al ver que venía con las jeringas,
– “mamáaaaaa, que sí, que sí, ¡¡¡que tienen pinchos!!!”.
Pobrecito, no le dio tiempo a reaccionar. Antes de decir ay, la enfermera le había puesto el primer pinchazo. Lo hizo muy bien desde luego. El segundo pinchazo fue esperado y peor claro. Después dos pequeños esparadrapos. El pobre se quejaba e iba con los bracitos como si fuera a desplegar las alas.
-“Cómo duele mamá, cómo duele”.
Cuando son bebés y lloran, se te parte el alma, pero lloran, al poquito se calman y listos. Cuando verbalizan todo te hacen ver toda su penita, el dolor, la impotentes que se sienten. Pobrecito mío.
Le pregunté si le daría reacción, como sucede con la vacuna de los 18 meses. Pero no supo qué decirme….. Me consta que como una de las vacunas es del sarampión puede salirle a los dos o tres días un ligero sarpullido. Del resto, estoy a la espera.
Por la noche no me permitió quitarle los esparadrapos de los brazos. Decía que aún pinchaba. Así que decidí que no pasaba nada por dejárselos. Es bueno que ellos decidan, que no se les fuerce. Por la mañana le volví a preguntar si pinchaba, y si quería quitárselos. Se tocó con cuidado y me dijo convencido que ya estaba curado y podía quitárselos.
Y ayer la revisión con su pediatra. Aunque como llevamos varias semanas viéndole, no me preocupaba en exceso. Tenemos pase VIP en consulta. Aún así, le revisó de pies a cabeza, ojos, oídos, garganta, respiración, corazón, testículos, posible fimosis, caderas, columna, postura. Está hecho un torete.
Me dijo que el niño estaba estupendo, muy bien en cuanto a peso y altura, así que hemos pasado la ITV con éxito.
La próxima vacunación,…, ¡¡ a los 14 años !!. Aún queda tiempo. Espero que pase un poquito más despacio.
Feliz fin de semana.

You Might Also Like

23 Comments

  • Reply M@rt@ 5 marzo, 2011 at 10:41

    bueno bueno si esta genial!!!!David media 1,02 y 14 kilos,ahora me toca esperar a julio para la de los 5 años

  • Reply Leia Organa 5 marzo, 2011 at 10:52

    Seguro que pasa igual de rápido; lo malo será que tu "torete" será mucho más grande y espabilado.

    Me alegro que todo haya salido bien. Por cierto, la enfermera un poco… no sé como definirla, ¿impresentable?

  • Reply Mis Chicos y yo 5 marzo, 2011 at 11:03

    Puff en mi centro de salud hasta ahora no me han hecho preguntas, lo máximo un come bien?
    Pobrecillo con las vacunas, yo que sufrí muchas de pequeña por la alergia lo pasaba fatal y bueno mi madre conmigo porque tampoco se lo ponía fácil y montaba unas de aupa.

  • Reply Carol 5 marzo, 2011 at 11:51

    Me alegro de que todo vaya bien.
    A veces hay que tener una paciencia con médicos y/o enfermeras…

  • Reply Pilar 5 marzo, 2011 at 12:06

    Chica, en cada sitio lo de las vacunas es de una manera, las vacunas que le has puesto a tu hijo ahora con cuatro años, a la mía se las han puesto a los seis ( son recuerdos de vacunas anteriores, no?). Probecita mía, iba avisada y se portó fenomenal, no se resistió y derramó un lagrimón al segundo pinchazo, pero no se quejó nada. Luego premio, claro. Las preguntas son rutinarias, tampoco hay que darse mucho mal.

  • Reply Suu 5 marzo, 2011 at 16:02

    Ya no le pinchan hasta dentro de 10 años!!!!

    Me alegro que todo esté bien y está hecho un campeón!!!

  • Reply Maria 5 marzo, 2011 at 16:24

    Me alegro mucho de que todo este estupendo, que mayor esta!!! La enfermera esa no se si reirme o llorar, un poquito de interés por favor… Un besito

  • Reply Treintañera con hijo 5 marzo, 2011 at 16:38

    Por lo menos ya no le tienen que pinchar hasta dentro de un montón de años. Si que da mucha pena cuando les pinchan

  • Reply Mamá Española en Alemania 5 marzo, 2011 at 19:15

    jajaja perdón, pero me he tenido que desternillar con el "que coma chucherías 1 vez a la semana", como si fuese una órden!!! jajajajja… Y si le llegas a decir que no ha comido nunca y qué cuales te recomienda?

    El mío mayor también lo pasa fatal con las vacunas, aunque con lo que lo pasé realmente mal fue con lo de la fimosis… Le tuve que sujetar YO (traidora) mientras el médico le separaba la piel y él gritaba que no quería como un loco.

  • Reply LA TETA REINA 5 marzo, 2011 at 20:00

    Pobreeeee!!!

    Ese momento de banderillas es odioso, pero en fin, no queda otra.

    Bueno lo de los límites me ha dejado KO
    Ahora resulta que las enfermeras también tienen opinión en ese tipo de cosas??????
    Que detalle por su parte avisarte, pero ya puestos quizá hubier sido mejor siendo más pequeño jajajajaja

    Lo de los gusanitos rojos, te refieres a los favoritos de Boliche, verdad?
    Ainch!

  • Reply Mami Milka 6 marzo, 2011 at 02:06

    Que rápido crecen! apenas te has querido dar cuenta y ya ha dejado de ser un bebe!

    Que pena que haya profesionales en el mundo de la sanidad y encima en pediatria, tan desinteresados como la enfermera… yo creo que es una profesión vocacional, si solo quiere teclear datos que se haga secretaria…

    Un abrazo!

  • Reply Cristina 6 marzo, 2011 at 10:08

    Unos tanto y otros tan calvo. A ti te toca revisión con la señorita Rottenmeier, que todo lo apunta y que te da lecciones hasta en las chucherías que debe comer. A mí me toca el pediatra pasota, que justico lo pesa y lo mide. Ni te dice el percentil, ni te pregunta nada. Y si tenemos en cuenta que la revisión de los dos años mi hijo entró llorando como un berraco, y que fue imposible pesarlo siquiera, pues cuenta para qué me sirve a mí ir al médico. Pa ná…

  • Reply Cartafol 6 marzo, 2011 at 10:32

    Hombre lo de las chucherías se ha lucido el hombre, me alegro de que todo vaya bien y la verdad que pasa el tiempo volando!

  • Reply mamadejulio 6 marzo, 2011 at 17:34

    La pregunta del parque me ha dejado sorprendida…

    Pues si, el tiempo pasa muy deprisa, dentro de nada escribo yo el mismo post pero con julito.
    Que rapido crecen¡¡¡

  • Reply superamatxu 6 marzo, 2011 at 18:48

    Buenooo… PUes tampoco está mal que pregunten, y que te digan lo de las chuches, aunque sea sin demasiado interés, pero es que hay padres que les dejan comer chuches todos los días… Y bueno, todo es discutible, siempre los zumos naturales son los mejores, pero mis hijas no los quieren ni ver, y en cambio los de brick les gustan, y hay algunos dentro del mercado que no llevan azúcar y que incluso no proceden de concentrado, sólo hay que rebuscar un poquito…
    Sí me sorprende lo de preguntar si lo llevas al parque, pero imagino que si lo pregunta será porque habrá gente que no les lleva 🙁

  • Reply Lavidanoestancomplicada 7 marzo, 2011 at 06:05

    Los pediatras y enfermeros: todo un mundo. A nosotros nos toca la revisión de los 4 años en un par de meses, así que me ha venido bien ver las posibles reacciones que tendrá la niña.

  • Reply Supermama 7 marzo, 2011 at 09:43

    Pues ya te preguntan mas que a mi, jeje. Menudas recomendaciones…las debe tener estandar para todos los niños. Me alegro de que todo este bien, y hasta los 14 años nada de pinchos! que bien.

  • Reply Niviuk 7 marzo, 2011 at 12:36

    pues enhorabuena por esa ITV pasada. Acabo de descubrir tu blog y me voy a quedar por aqui a mirar cosillas si no te importa. te añado a mi lista de blogs. Puedes visitar el mio si quieres: http://alas5h50.blogspot.com/
    (Ah, me alegro que lo de la fimosis quedara en "nada")

  • Reply mama de parrulin 7 marzo, 2011 at 12:46

    Felicidades por la revisión!
    Todo un campeón!
    Ahora que lo pienso tampoco se me había ocurrido que hay que poner límites, ja,ja!
    Tienes una forma de contar las cosas que me hace mucha gracia.
    Besos!

  • Reply lamamadeunabruja 7 marzo, 2011 at 16:29

    Qué mayor ya!! En menos de tres meses tenemos vacuna y ya me estoy temiendo lo peor!!
    Lo que no entiendo del interrogatorio es cuando te hacen preguntas que no tienen nada que ver con la salud, como lo de los límites, zapatero a tus zapatos, no??

  • Reply Eloísa 7 marzo, 2011 at 20:39

    Bueno, Belen, seguro que las de los 14 años se las toma con mas filosofia… En fin, vaya pieza de enfermera 😉

  • Reply Papalobo 7 marzo, 2011 at 23:14

    Bueno mujer, hay que tener en cuenta que al fin y al cabo deben de dar los consejoas a todo el mundo (y yo me he encontrado con muchos que te hacen reinventar lo que tu habías creído de sentido común, jajaja)

    El mío estuvo la semana pasada con las de los 15 meses y ahora estamos esperando a ver si le hacen o no reacción (todo madera)

  • Reply mariluz 21 abril, 2011 at 18:31

    vaya con la enfermera!!! que contradicción , tantas preguntas y sin mirarte siquiera, que punto lo del parque y chuchee, en fin, hay gente patooo !
    yo lleve hace poco a Juan Pedro a revisión de los 3 años, y aun no los ha cumplido( el 25 de abril) , y fue súper gracioso, el nene no paraba de moverse encima del peso, decía que si se estaba haciendo pis, ja ja.. tardo en pesarlo y medirlo (91cm de alto y 15 kg de peso, no se en que percentil esta).. y nada de recomendaciones: lo normal, comida, lenguaje( esta bastante desarrollado), sueño.
    y lo mas gracioso es que me pregunto lo mismo que las veces anteriores en cuanto a introducción de alimentos…
    se sorprendió mucho al decirle que aun toma teta( seré mama vaca?), y me dijo que se le iban a deformar los dientes, alucinaaaaa!
    cuando le pusieron las banderillas, lloro, pero paso pronto y llevaba una jeringa para hacer fideos de plastilina y se la puso al enfermero, nos partíamos de risa, igual cuando me preguntaban, Juan cogió su tarjeta sanitaria y no dejaba de meterle en la ranura donde va… el enfermero la quitaba, el la ponía… en fin mi Juan Pedro es el conejito duracell. luego tetilla y a dormir… ya se olvido del pincho!

  • Leave a Reply