Sin categoría

¿Sabes cuál es el truco para conseguir conciliar en España?

26 mayo, 2015

Conciliación es un término muy manido que las mujeres -especialmente- utilizamos como comodín para poder llegar a todo. Y, ¿qué es llegar a todo? Ni más ni menos que ocuparnos de nuestros hijos, la logística familiar, la organización del hogar, nuestro trabajo y flecos varios que surgen en el día a día. Ahí es nada.

Yo me he quejado (y seguiré haciéndolo, faltaría más) de lo difícil, por no decir imposible, que es conciliar. Me quejo también porque la conciliación ha de llevar aparejado otro concepto que no siempre contemplamos, que es la corresponsabilidad. Es decir, si somos una pareja, papá y mamá, ambos debemos llevar el peso de la familia. Mamá no tiene por qué desarrollar súper poderes que la permitan estirar las horas del reloj.

Pero todo eso es teoría, porque ya sabemos que la práctica se aleja mucho de la realidad. Y al final nos encontramos con una pila de tareas diarias en nuestras diferentes facetas y allá te las apañes. Es lo que hay. Aprovecho, ahora que estamos en periodo post-electoral, para decir a quien quiera escucharme, que las mujeres y madres estaríamos muy agradecidas si alguien nos tuviera en cuenta. Y conste que políticas que favorezcan la conciliación no consiste en abrir más escuelas infantiles. Ayer mismo publicaban una noticia donde podíamos leer que la baja de maternidad europea sigue a la cola de las prioridades de la UE. Si es que no hay manera de avanzar y mejorar.

Pero bueno, de lo que yo quería hablar hoy es de algo básico para la conciliación, algo que nos permite a las mujeres trazar el plan -casi- perfecto para no acabar en la López Ibor (prestigiosa clínica psiquiátrica de Madrid). Esa llave mágica se llama orden militar. El truco está en tener una agenda (bien puede ser una pizarra, un folio pegado en la nevera con un imán o aquello donde se apunte todo mejor) donde ir anotando las tareas/preocupaciones del día, hora, orden y control. Todo así, en plan sargento mayor del ejército de tierra. Una planificación que te permita saltar de una cosa a otra casi sin pensar, para que puedas actuar como una autómata. ¿Duro? No, cuando te hallas en todo el meollo no te da tiempo ni de pensar, otra de las grandes ventajas. Si te permites unos minutos para un café estás perdida porque entonces piensas y ¡zas! sientes el cansancio y con un poco de mala suerte el agobio. Pero si vas de una cosa a otra ni te das cuenta y cuando quieres reaccionar es la hora de hacer la cena, miras atrás y te sientes fantástica porque has cumplido con tu día. Eso sí, cena rápido porque igual te quedas grogi delante del plato.

Diréis que eso no es vida, pues me vais a perdonar, pero peor es tener un cerro de cosas por hacer, acabar el día y darte cuenta que no has podido tachar de la lista ni la mitad. Al cansancio se unirá un sentimiento de culpa infinito, porque somos así de pavas, todo hay que decirlo.

Pero no me pongáis muecas. Un par de días en semana concederos un cafetillo con las amigas, una clase de yoga relajante, un paseo en soledad, eso os permitirá reconectar y cargar las pilas, ¡os lo prometo!

Os aconsejo probar diferentes modos para organizaros, esto es cuestión de ensayo y error, pero sin orden no hay éxito, ¡quien avisa no es traidor! ¿Tenéis algún otro método con el que salgáis victoriosas de vuestro día? Si conseguís conciliar de otra manera, aquí tenéis un espacio donde contarlo. Muchas madres os estaremos agradecidas 🙂 ¡Contadnos!

You Might Also Like

9 Comments

  • Reply xikimami 26 mayo, 2015 at 08:17

    Yo estoy fuera de casa 11h al día, gracias a mi genial horario de trabajo conciliador… cómo por la tarde no tengo trabajo (pero es imprescindible que esté en la oficina!) aprovecho para hacer cosas de la universidad, para gestionar trámites e incluso para comprar online jajaj así cuando llego a casa sólo me queda recoger un poco y pasar tiempo con mi niña!
    Eso sí, llega un día que te paras a pensar y dices: y yo cuando tendré vida social?

  • Reply Belen Pardo 26 mayo, 2015 at 08:20

    Xikimami, gracias por comentar guapa 🙂 Bueno veo que esas tardes de oficina las aprovechas a conciencia, ¡así me gusta! Exprimiendo el tiempo y sacándole provecho. Sobre la vida social, tranquila todo llega. Cuando tu niña vaya siendo más mayor verás como es más fácil encontrar huequitos para ti 🙂

  • Reply MisMellis 26 mayo, 2015 at 08:24

    Creo que tal y como mencionas la corresponsabilidad es un aspecto esencial para poder conciliar…. en nuestro caso Papimelli ha pedido reducción de jornada para poder llevar a los peques al cole, él si puede hacerlo dado que es funcionario. Y como la mayoría de los días de la semana yo estoy fuera él se encarga de todo. Contamos con una superagenda donde apuntamos todo, y yo le dejo la ropa de los niños preparada… cada uno sabe que tiene que hacer y como hacerlo. Por supuesto tener horario privilegiado de funcionario ayuda y mucho.

  • Reply Marta Máster 26 mayo, 2015 at 08:31

    Hola. hay que hacer malabares pero la clave está en una buena organización y una planificación en la que no dejemos nada al azar… seguimos en contacto

  • Reply Saladita 26 mayo, 2015 at 08:55

    Yo sólo tengo una peque (y 3 gatos jaja) y bueno, no me quejo de la organización. Teniendo más peques y en edad escolar estoy segura de que la cosa cambia…
    Ahora, de la "corresponsabilidad" me podría tirar meses quejándome…

  • Reply Arual 26 mayo, 2015 at 10:01

    Aissss nena! Conciliación "palabro" mágico. Yo ahora concilio, vamos concilio, porque desde hace más de un año tengo a papi en paro así que él se ocupa de la organización de casa y yo de trabajar fuera de ella. Evidentemente en estos más de 12 meses he logrado respirar. Tengo mucho lío en el trabajo y más responsabilidades que nunca. Pero en cuanto llego a casa él sabe a qué hora hay que recoger al mayor, si tiene cita con el pediatra o si mañana hay que llevar alguna toallitas a la guardería. Si él encuentra trabajo, que de momento lo veo negro, volveré a ir de cabeza, lo sé, como iba antes cuando trabajábamos los dos. Ahí lo de tener una agenda y una rutina fijada será otra vez básico si no quiero acabar en el psiquiátrico de turno como tú dices, jeje. El orden da paz, que no descanso. En mi caso ahora tenemos menos dinero, sí, pero al menos tenemos vida familiar. Porque eso sí mi horario es muy europeo y conciliador, de 9 a 5, aunque a veces tenga que hacer alguna hora extra con el portátil desde casa.

  • Reply Nik neuk 30 mayo, 2015 at 06:29

    Tienes toda la razón. Yo ya tengo esa agenda lo que me falta es tenerla abierta todo el día para ir haciéndolo todo. En cuanto me salgo de las rutinas acabao sin hacer las cosas y con sentimiento de culpa…
    Besos

  • Reply Unknown 2 junio, 2015 at 09:27

    Hola! he hablado de esta entrada en el repaso semanal de blogs de Bebés y más. Un saludo!

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-de-peliculas-de-nuestra-infancia-leyes-de-murphy-y-mas

  • Reply Chitin 15 junio, 2015 at 17:34

    En mi casa el verbo conciliar se conjuga gracias a mis maravillosos padres, allá donde no llegamos, ahí están ellos, siempre disponibles, para recoger a los niños, llevarlos a extraescolares, al médico… o quedarse en casa si están malitos. A cualquier hora del día o de la noche.

    No me imagino la vida sin ellos, y obviamente mis hijos tampoco. Mi vida de niña fue así, mis abuelos maternos fueron unos segundos padres para mi hermano y para mí.

  • Leave a Reply