Sin categoría

Socialización y una gotita de incomprensión

27 abril, 2012
A pesar de los grandes apoyos que he encontrado y sigo encontrando en la red, a pesar de destaparme absolutamente en este blog y contar a los cuatro vientos cómo vivo mi vida y cómo crío a mi hijo, a veces sigo encontrando un ligero toque de incomprensión. Y aunque a estas alturas de la película esto ya no me afecta a nivel personal, empiezo a sufrir bastante por Rayo. 
Rayo es peculiar, siempre lo ha sido, desde que nació. Mucha gente, de esa que da consejos sin ser pedidos me decía que era “culpa” mía por criarle así o asá, por consentirle este u otro comportamiento, por no hacer que él se plegara a mis necesidades. La realidad, esa que mucha gente no conoce, es que he sido yo, mejor dicho, hemos sido nosotros, papá sin complejos y yo quienes nos hemos ido amoldando a él y a sus especiales necesidades. 
Hay niños fáciles y difíciles, niños muy sociales y otros más solitarios, niños extrovertidos e introvertidos. Lo cierto es que no puedo meter a Rayo en una única categoría. Él es de una manera u otra dependiendo quien tiene delante. 
Mi hijo, su verdadero yo, es increíble (que va a decir la madre), es inteligente, abierto, perspicaz, sensible, cariñoso, tierno, empático, risueño, juguetón, le encanta aprender cosas nuevas, jugar con su pandilla de amigos, sentirse querido, ….. Pero una parte de él lucha con una timidez bárbara, una timidez que se transforma a veces en desconfianza. 
A ojos de muchos Rayo es un niño raro. Os aseguro que es un niño absolutamente normal, integrado en el cole, en sus clases, en su grupo de amigos, en la familia. No hay diferencias con otros niños, pero a la hora de relaciones sociales la cosa cambia. Le cuesta, mucho no, un triunfo conocer a nuevas personas, hablo de adultos, con los niños es otra cosa. No se adapta a los convencionalismos sociales que implican que un adulto le hable y él tenga que responder, no lleva bien hablar con desconocidos, se siente presionado y en lugar de mostrarse tímido sin más, ante una presión en grado moderado es capaz de sacar su peor parte, y entonces aparece el pequeño ogro. Por supuesto esta respuesta (inadecuada) por parte de mi pequeño implica una mirada de desaprobación hacia mi, o hacia su padre. Supongo que es un gesto que no podemos controlar, porque incluso lo he recibido de personas que sé me comprenden perfectamente. 
Otro problemilla con el que nos encontramos últimamente es “el asco”. Empezó hace unos meses con un asco incontrolable hacia la “comida de bebés” como él dice. Un día le dió asco el puré de su prima, era puré de pescado, ciertamente no tienen el mejor olor, pero ese día incluso vomitó. Algo increíble en él que ha vomitado poquísimo en sus cinco años. Pero así sucedió. Desde ese momento empezó a darle asco ciertos olores de comida, incluso ver a personas comer cosas que a él no le gustaban. ¿Motivo?, lo desconozco. En casa no le pasa, hay muchas cosas de las que su padre y yo comemos que no le gustan, pero no le despiertan ningún rechazo. 
Es cierto que es muy sensible a los olores y a los sabores, pero sin saber muy bien por qué, ha llegado a un punto bastante delicado, ¿por qué? pues porque esto nos limita mucho las relaciones sociales. Como podréis entender yo no puedo llevar a mi hijo a una comilona en familia, o con amigos cuando sé que me va a montar el espectáculo padre y no se va a querer sentar a la mesa. Hemos pasado por ello y creedme es muy duro para mi, pero mucho más para él.
Esto implica que no puedo hacer cosas que me gustaría hacer, porque lo primero es él y sus necesidades. Y si en este momento él no puede hacer estas cosas pues tendremos que adaptarnos. 
Como siempre en estos casos, la “culpa” es nuestra: “Eso es que no salís con mucha gente”, “se tendrá que acostumbrar”. Hay opiniones para todos los gustos. Rayo es así, ¿qué puedo hacer yo?. Hablamos mucho de ello, de qué siente cuando le viene algún olor que no le gusta, qué sucede cuando no quiere estar con algunas personas….. él racionaliza todo y me lo explica e intentamos minimizar el impacto, incluso haciendo leves exposiciones y hemos conseguido mejorar mucho. Pero ante grandes estímulos, se descontrola y volvemos al desastre. 
Últimamente he contactado con amigas a las que hace tiempo que no veo, hemos hablado de vernos, por supuesto con los niños…. pero, ¿cómo explico esto?, ¿cómo explico que no me apetece ser una vez más el centro de todas las miradas?, ¿cómo digo que mi hijo, con 5 años, no lleva bien las reuniones sociales?. A mi no me supone ningún problema, nosotros le aceptamos como es, intentamos por encima de todo que él no se sienta mal, intentamos ayudarle y hemos conseguido grandes progresos. Pero no todo el mundo lo comprende. Y confieso que, a estas alturas, estoy cansada de las miradas de desaprobación y sorpresa.
Mi hijo es así, y mi deber como madre es ayudarle a que él se sienta bien allá donde vaya. En eso estoy, mientras tanto tendré que seguir un poco recluída en este sentido hasta que logre que supere su malestar en esos momentos sociales. 

You Might Also Like

38 Comments

  • Reply Esther 27 abril, 2012 at 08:45

    A estas alturas, ya sabemos que la gente si no opina, revienta…

    Me gusta mucho como describes a tu hijo, porque ademas de amor por el, se nota que sientes por él respeto. Y que desde ambos, como dices, intentas ayudarle en sus dificultades. Eres LA MEJOR MADRE DEL MUNDO 😉

  • Reply La Gallina Pintadita 27 abril, 2012 at 08:55

    Entiendo lo que dices. Creo que hacéis bien en amoldaros a sus necesidades. Si vosotros lo pasáis mal, Rayoo por supuestísimo también y encima también los que están en vuestra compañía, entonces no es un buen rato para nadie, así para qué. Es cierto que os perderéis cosas, pero imagino que todo eso pasará y en algún momento podréis retomar vuestra vida social.
    Comentas que lo de los olores sólo le pasa a Rayo cuando está fuera de casa, fuera de su entorno, así que supongo que está descartado que sea algún problemilla físico, que fué en lo primero que pensé al comenzar a leer lo del asco.
    Será cuestión de seguir respetando a vuestro hijo y sus necesidades. Cada uno somos como somos y gracias a quien sea Rayo tiene unos padres maravillosos que lo entienden, lo respetan y lo quieren por encima de todo.
    Besos

  • Reply Belen Pardo 27 abril, 2012 at 09:22

    Esther, eres un sol, como tu nick, ni soy la mejor ni quiero serlo, la imperfección es hermosa :D:D:D Pero gracias por decirme cosas tan bonitas.

    La Gallina Pintadita, no no hay problemas físicos, es todo emocional. Como otras cosas, conseguiremos superarlo, estoy segura de ello.

  • Reply Mila 27 abril, 2012 at 09:25

    Hola! A mí una vez el pediatra me dijo que si la vida familiar gira en torno a las necesidades del niño todo va bien, pero si es el niño el que tiene que adaptarse a los adultos las cosas dejan de ir tan bien….yo intento aplicarlo siempre…hay que hacer algunos sacrificios pero definitivamente vale la pena! Un abrazo

  • Reply Mo 27 abril, 2012 at 09:29

    Yo creo que tratas a tu hijo de la mejor manera posible. Eres empática, te preocupas por él, por como mejorar las situaciones que le agobian…Cuando alguien dice "deberías socializarlo más", me gustaría ver a ese alguien en tu situación exacta. Es muy fácil hablar cuando tu hijo quizás es el chico más sociable de la pandilla y nunca ha tenido problemas para relacionarse con la gente (y seguro que muchos padres se ponen la medallita por ello).
    Sobre lo que comentas de tu grupo de amigas, puedes hablar con ellas y exponer el problema por encima, si ves que vas a tener que dar mil explicaciones y no estás cómoda, pues haz lo que te haga sentir bien.
    Si tu hijo por lo demás no tiene problemas, probablemente esta será una fase más de su desarrollo que habrá que capear como se pueda. Y sabiendo que vosotros lo apoyáis y ayudáis al máximo, tu niño crecerá y poco a poco aprenderá a manejar las situaciones que le incomoden, seguro que sí.
    Un abrazote!

  • Reply unaterapeutatemprana 27 abril, 2012 at 09:38

    Creo que lo más duro de ser padres debe de ser sentirse permanentemente examinado y juzgado. Si dices que está incómodo en situaciones muy concretas y en su vida diaria es feliz, estoy de acuerdo contigo en que no hay ninguna necesidad de forzarle. Ánimo, esto también pasará.
    Un abrazo grande.

  • Reply Mami de 1+2 (@arare73) 27 abril, 2012 at 09:56

    Nadie tiene derecho a juzgaros y/o "culparos" porque vuestro hijo tenga un comportamiento tal o cual. Vivimos en un mundo tan sumamente superficial en el que todo el mundo quiere aparentar ser perfecto, tener una familia perfecta, un trabajo perfecto….. y así lo único que hacemos es presionar a los niños a que se comporten cómo máquinas cumpliendo las órdenes de los adultos…. Y esa no es vida para un niño.

    Si Rayo tiene "problemas" de socialización, ya pasará…. tiene 5 años!!! Si en el cole está adaptado, tiene sus amiguitos y lleva una vida la mar de normal y corriente y es feliz….. qué más da que ahora mismo le cueste relacionarse con adultos???? Acaso no hay adultos timidos??? Acaso no hay gente que le cuesta muchísimo relacionarse con gente fuera de su entorno porque le puede la timidez??? Por qué hay que respetar al adulto y en cambio no al niño???

    Me parece estupendo que os adaptéis al ritmo de vuestro hijo, así él se siente protegido, amado y, lo más importante, comprendido por sus padres. Sabe que le respetáis y no le obligáis a socializarse "porque la sociedad así lo manda"

    Ya llegarán tiempos mejores, el que hoy es un niño tímido, a lo mejor el día de mañana es el más abierto y social del mundo. Y si no lo es… qué más da??? No tiene que haber de todo en éste mundo??? Hay que dejarle que siga su propio ritmo, porque si se le fuerza el resultado a largo plazo creo que será peor.

    Si él es feliz y vosotros también, lo que opinen el resto del mundo no importa un pimiento!!!

    Besotes gordos!!!!

  • Reply Mum Attacks 27 abril, 2012 at 10:08

    Creo que lo estáis haciendo estupendamente y estoy segura de que lo superaréis.
    Una idea que se me ocurre (seguro que ya lo hacéis) es que, cuando salgáis con alguien, le expliquéis claramente con quién vais a estar, lo que va a pasar y que si se siente mal en algún momento os vais y no pasa nada. Los niños nos sorprenden muchas veces y reaccionan de manera contraria a la que nos imaginamos.

  • Reply Belen Pardo 27 abril, 2012 at 10:09

    Mila en nuestro caso siempre han primado sus necesidades, desde que nació. Gracias por tu comentario guapa.

    Mo, no es algo que pase con un grupo de amigas, se da con ciertas personas. Se que con el tiempo pasará, mientras tanto seguiremos siendo los raritos 🙂

    unaterapeutatemprana, me horroriza la palabra forzar referida a niños, por desgracia se usa continuamente. Siento un profundo respeto por mi hijo, verle mal, incómodo, lloroso porque teme enfrentarse a según que situaciones puede conmigo. Así que por supuesto dejaremos de hacer ciertas cosas para que él se sienta bien.

    Mónica, lo mejor de todo es que Rayo es un niño super feliz, perfectamente integrado en su entorno. En el cole no da un solo problema, su profesora siempre me dice lo maduro que es, lo bien que se porta. Solo tenemos este pequeño bache en el camino, pero al final lagente solo ve "al raro", y ¿por qué? pues porque no es como los demás, porque no es un niño "al uso", como yo digo. Mi hijo no es tímido en su relación normal, mi hijo no es raro, mi hijo es un niño estupendo, normal. Pero hay ciertas situaciones que se le hacen cuesta arriba y las somatiza, sin más. Como cualquier adulto haría. Pero claro, si lo hace un niño es raro…. En fin, esta sociedad loca que le vamos a hacer. Un beso guapa y gracias por tu comentario.

  • Reply Belen Pardo 27 abril, 2012 at 10:11

    Mum Attacks eso siempre cielo, desde muy pequeño hablamos con él de dónde vamos, con quien. Incluso lo hago días antes y si veo mucha ansiedad, o que la cosa se pone fea, descartamos el plan. pero siempre, siempre hablo con él y le explico todo. Mil gracias por tu comentario. Un beso.

  • Reply La esposa de su hijo 27 abril, 2012 at 10:37

    Nunca pondré en duda que cada madre y padre hacen lo que creen mejor para su hijo, es tu caso, haces lo que crees mejor para tu hijo, y estoy segura que te irá muy bien así, sobre todo porque aceptas de buen grado y sabes que el priorizar a tu hijo ante vosotros: "Esto implica que no puedo hacer cosas que me gustaría hacer, porque lo primero es él y sus necesidades", y así eres feliz.
    Solo le pongo un "pero" chiquitito y que vendrá dentro de un tiempo, tu hijo se hará mayor.
    Buen día.

  • Reply Nereida 27 abril, 2012 at 10:59

    De verdad que la gente podía meterse sus opiniones allá donde no brilla el sol, sobre todo cuando no son pedidas. Tú como nadie conoces a tu hijo y sabes de sus necesidades y debilidades, no tienes que avergonzarte ni justificarte, mucho menos esconderlo, el problema es de los demás.
    Seguro que por encima de todo Rayo es un niño que ha sido criado con todo el amor y dedicación de sus padres, cosas de las que muchos niños hoy en día carecen.

  • Reply Mamareciente 27 abril, 2012 at 11:06

    Bueno, yo no veo tan rao ni tan malo nada de lo que cuentas. Cada uno es como es, y ser hiper-sociable tampoco es lo mio. Y no soy rara 🙂

  • Reply cm_watermelon 27 abril, 2012 at 11:37

    Sabes que no te puedo ayudar demasiado, porque mi experiencia es escasa en el tema, pero es curioso porque cuando he leído lo de los olores y el asco me ha recordado a mi misma. Sí, tengo muy buen sentido del olfato, demasiado diría yo, y los malos olores, o olores desagradables, me ponen muy nerviosa. No digo que me molesten, que supongo que molestan a cualquiera, digo que me ponen nerviosa a nivel físico. Me siento incómoda y quiero desaparecer.
    Por eso, comentas que le cuesta relacionarse con adultos, o que no lo lleva del todo bien (nada que me parezca demasiado preocupante, la verdad), ¿quizás es que se mezclan ambas cosas? ¿puede que no sea tan emocional como crees, o una reacción, sino simplemente un cúmulo de cosas?

  • Reply Myriam 27 abril, 2012 at 11:43

    Nosotros comprobamos de manera muy temprana, que hacer caso a la gente que nos decia una y otra vez " es el niño el que tiene que adaptarse, no vosotros", solo nos causaba estragos, mucha tensión y malos ratos.

    MIs hijos son de rutinas muy marcadas, por ellos, no por mi, yo solo les ayudo a mantenerlas y desde que lo hago, entre los miembros de la unidad familiar, todo fluye…

    Tengo que aguantar comentarios casi a diario sobre nuestros horarios y rutinas y lo mas gracioso es que casi me dan el pesame, cuando no me culpan directamente por que mis hijos se acuestan temprano y se levantan temprano…

    De cara a hacer vida social es dificil mientras te "pesa" renunciar (no digo que te pese el motivo por el cual "renuncias" ojo, si no que por el motiva que sea has de hacerlo)una vez que te acostumbras, todo va bien,aunque hacen falta grandes dosis de aceite para untarte la espalda y que las opinines agenas te resbalen.

    Yo no quedo a cenar con los niños, quedo a comer o a merendar-cenar.

    Hace poco teniamos una boda a 5 horas en coche, nadie entiende mi decisión, pero yo me quedé en mi casita con mis niños y el padre fue en representación…y la gente no entendió como no se los dejé a alguien y me fui de fiesta, a despejarme….

    COn los ascos y comidas…tengo un hijo de apetito selectivo, pero hemos mejorado mucho y poco a poco he podido ir integrando se su menú nuevos alimentos que hatsa ahora no era capaz de probar.
    Hasta ahce poco la esalada no podia estar en la misma mesa donde el fuese a comer por que el olor le daba arcadas…

    Creo que en parte es madurez y en parte es que ya no le doy tanta importancia al asunto…he llorado mucho por esto y mi hijo tambien.

    A mi hijo le tachan de "debil" por que es muy sensible, por ques es un niño responsable.

    Creo Rayo puede estar "somatizando" o "focalizando" en la comida, el estres que le puede generar los comentarios y aptitudes ajenas sobre su manera de socializar…

    Belén, lo estais haciendo bien, Rayo es un niño normal y corriente que está forjando su caracter, sin mas.
    Tranquila, que poco a poco iras viendo como cambia;))

  • Reply Belen Pardo 27 abril, 2012 at 11:57

    La esposa de su hijo, sí se hará mayor y habrá muchas cosas que dejaremos atrás, como nos ha pasado estos años. Gracias por tu comentario 

    Nereida, a ver si tu conoces a mi hijo seguro que podrías pensar, “pero si este niño es un sol!!” y es que si él, por la razón que sea, se siente cómodo con la persona que tiene enfrente es un amor. La verdad es que no me avergüenzo de él, asumo el carácter especial que tiene, pero a veces necesito desahogarme porque me doy cuenta que no seguir algunas pautas sociales no tiene muy buena acogida.

    Mamáreciente, yo sé que mi niño es algo especial, lo de raro es lo que piensan los demás de él. Y sí, cada uno es como es, pero esta sociedad piensa que ser hipersociable es lo mejor de lo mejor, esa frase tipo “qué rico el niño se va con cualquiera” :-O frente a la otra despectiva “el pobre solo quiere estar con su madre” …. Pues eso que ni tanto ni tan calvo 😉

    Cm_watermelon, así soy yo, y en consecuencia mi hijo, de olfato fino fino, como los gatos ;P confieso que he llegado a sentir rechazo por una persona tan solo por su olor, y no por ser malo o pestilente, sino porque su olor me producía ese sentimiento, ¡qué cosas!. Pero no había pensado en este matiz que me cuentas. Gracias por tu apreciación ¡guapetona!

    Myriam, valoro muchísimo tu opinión. En realidad creo que nuestros hijos no son muy distintos. Te diré que para mi a estas alturas no supone un problema. Como digo acepto lo que viene, como lo hice con tantas otras cosas con las que nos tocaron lidiar. Como entiendo lo de los horarios, nosotros tb somos así de “estrictos” porque mi hijo así lo requiere, tampoco quedamos jamás a cenar con nadie, y sus rutinas marcadas a parte de que le vienen genial las necesita para su salud. Si él está descansado como bien dices todo fluye. Renuncio a hacer ciertas cosas pero no me siento mal por ello, pero me doy cuenta que estoy renunciando, soy honesta conmigo misma. Me gustaría hacer o quedar con mucha gente y no lo hago porque mi niño es lo más importante y a él no le gusta. Pienso como tu, Rayo somatiza, así de simple, pero debemos encontrar el origen, rascar a ver qué pasa y reiniciar cual PC jejeje. Gracias por tu comentario, mil gracias.

  • Reply batallitasdemama 27 abril, 2012 at 13:13

    Lo más importante es que tu hijo se sienta comprendido y querido por vosotros, si es una somatización, que no lo se, aunque el niño y vosotros lo paseis mal de momento, que sepas que se supera,he visto algunos casos y más serios de lo que te cuentas. todo mi apoyo.

  • Reply yo misma 27 abril, 2012 at 13:26

    Tu peque es un niño sincero que si no le apetece estar con alguien no disimula, nos pasa a todos pero de mayores nos volvemos más políticamente correctos. Todo pasa poco a poco, yo creo que lo estáis haciendo genial. Bosotros tampoco salimos demasiado y cuando lo hacemos es siempre respetando sus ritmos, para mi no tiene sentido hacerle la "puñeta" a mi hijo y ponerle en el extremo para que luego parezca que se porta mal. Yo cansada o agobiada tampoco soy la más simpática del mundo.
    Me encanta tu blog. Gracias por compartir.

  • Reply Carol 27 abril, 2012 at 13:35

    La gente en cansina hasta decir basta, y cuando alguien se sale de lo "normal" ya están a la carga.
    Tu hijo es único, es un niño normal con sus particularidades, como todos. Entiendo que con ese tema no os apetezca acudir a ciertas reuniones, creo que sabéis lo que mejor le conviene a vuestro hijo, y a los demás les tiene que importar un pimiento.
    Ánimo Belén!
    Un abrazo

  • Reply La mamá corchea 27 abril, 2012 at 14:31

    Eres tan tan estupenda! Muchos de nosotros hubiéramos necesitado tanta comprensión de nuestra madre como la que le ofreces a Rayo. Estoy muy de acuerdo con tu actitud, haciendo que el niño se sienta seguro y ACEPTADO estará preparado para lo que sea cuando sea necesario. Es una fase y es fantástico que le acompañéis en ella.
    Un beso grande Belén.

  • Reply teresavet 27 abril, 2012 at 15:38

    Belén, tu niño es un sol, no le des muchas vueltas. Con cinco años, no creo que ser tímido sea tan grave. Yo lo era, y lo pasaba fatal. Directamente me bloqueaba, me quedaba en blanca. Ni agresiva, ni nada "me iba". Si el pobre no aguanta mucha gente junta, empezad por uno o dos, e ir aumentando según el niño vaya teniendo más confianza. Y que no le hagan caso, hasta que él no se quiera acercar.
    Y el asco los olores, es algo físico-emocional, los olores van directamente al centro de las emociones, y si producen asco, lo hacen super fuerte, y es muy difícil de controlar. Acuérdate de tu embarazo, yo pasé una temporada que me daban arcadas con el pienso de los perros. Aparte de poner vosotros mismos cara de asco con las cosas (se "pega" muchísimo, el asco), poco más podéis hacer.
    Y el resto de la gente… a freir espárragos.

  • Reply Pilar 27 abril, 2012 at 16:12

    Se nota que aman a su hijo.

    A mi me juzgan mucho por mi situación por mi hija mayor (no vivo con ella, por problemas monetarios vive con su abuela) pero se que no soy mala madre porque se enferma y corro a su lado, le va bien en el cole y la felicito, hay veces que voy allá y me quedo 2 semanas con ella y aca tiene su pieza ya que espero traerla pronto.

    Ella también tiene problemas de sociabilización con los adultos, las veces que hemos salido a casa de algún amigo por sus hijos ella está callada y al rato me dice "me quiero ir" o pone cara molesta cuando los adultos le hablan, no saluda ni se despide. Eso pasa desde antes de dejarla con la abuela asi que no es por eso. Lo que opté yo primero es llamarle la atención para que al menos se despida y salude. Y lo demás cuando me llaman para invitarme les explico la situación de cómo es ella por lo mismo que explicas tú, lo de las miradas. Y me aguanto las miradas porque si les advierto es por algo y no voy a dejar de salir y mucho menos llevar a mi hija, los adultos deben aprender que hay distintos niños con distintas actitudes y si son amigos tuyos pues te aguantan con niño y todo. Y también puedes decirle a Rayo que si se siente mal te avise para irse, tampoco él tiene que estar obligado ahi.

    Un abrazo 🙂

  • Reply Nieves 27 abril, 2012 at 18:36

    No sé con cuantas personas le pasa pero justo lo de la comida de bebes podria deberse a eso celos que una vez hablabas a su prima, que los exprese así.

    Seguramente el quiera mucho a su prima pero la atención que despierta de los adultos no le guste tanto, que los adultos a veces sin querer comentamos cosas a los bebes y pensamos que los otros niños como ya tienen algunos añitos los dejamos de lado.

    Evitar el problema es la mejor solución en un primer momento pero creo que despues poquito a poquito habria que ir enfrentandose a el. Porque lo más seguro es que se pase pero si sigue a más supongo que no podreis seguir recluyendo.

  • Reply Eva 27 abril, 2012 at 20:29

    ¿Os acordáis de cuando éramos pequeñ@s y nos decíamos: yo nunca haré esto o aquello cuando sea mayor, yo nunca le haré eso a mis hijos? La mayoría de esas cuestiones que nos proponíamos cumplir y no olvidar, al final las hemos arrinconado, o al crecer ha cambiado nuestro punto de vista y no recordamos lo “grave” que nos parecía en aquel momento la cuestión.

    Pues bien, yo fui una niña muuuy tímida. Y hasta el día de hoy no he olvidado cómo me sentía, y no sabía porqué, ni podía remediarlo. Con los niños más o menos bien, aunque también era tímida, pero con los adultos tenía un problema, desde peque. Me hablaba un adulto y automáticamente me ponía como un tomate, ya de entrada. Me latía el corazón tan fuerte que a veces ni oía lo que me decían.

    He leído por ahí que la timidez se debe a falta de autoestima. No dudo de que haya casos en que eso sea así, pero creo que hay otros en los que existe un componente hereditario muy importante. Mi padre y su madre lo eran. Y autoestima no me ha faltado, tenía las cosas pero que muy claras, no me dejaba ni influenciar ni manipular por nadie. Es algo que mucha gente intenta, porque piensa que eres débil, o incluso tonto. Hasta que te conocen, porque necesitas más tiempo para ello. Entonces te respetan como a cualquiera.

    Para mí, el problema principal eran los adultos: tanto los que simplemente te cruzabas como los que eran tus profesores. Muchos te respetaban e intentaban darte el espacio y la confianza necesaria para integrarte, hablar, relacionarte…En cambio, otros, bien por falta de sensibilidad o bien por incomprensión, intentaban forzarte a hablar, obligarte a ser extrovertido, te decían que eso no podía ser, te ridiculizaban ante los demás…supongo que no se daban cuenta de que, aparte de hacerme sentir fatal, lo único que conseguían era una reacción contraria, que me cerrase aún más.

    Poco a poco, a lo largo de AÑOS, creo que desde los 9 o así, con ayuda de mis padres (que de cuando en cuando hablaban conmigo del tema de la forma más amorosa posible, sin presionar pero haciéndome entender que debía enfrentarme poco a poco a algunas situaciones para aprender a superarlas), me fui soltando. Tipo: “Acércate a esas niñas y pregúntales si puedes ser su amiga”. Eso para mí era un mundo. Y empecé a tirarme a la piscina, acabé haciendo cosas que a mis compañeros del cole les parecía hasta atrevido. Era parte de un aprendizaje, y acabé encontrando mi término medio. Lo superé sola, nadie puede hacerlo por ti. Pero tengo claro que esos pequeños empujoncitos de mis padres de cuando en cuando fueron claves. Repito que a partir de cierta edad. Puedo decir que nunca me han faltado buenos amigos, el cariño de mi familia, poseeo una buena educación, buenas notas, mi carrera, mi trabajo estable y bien pagado, marido y dos niños. Vamos que genial.

    Ahora tengo a mi hija, tiene dos años, y está más claro que el agua que, a diferencia de su hermano el terremoto, mi hija ha heredado “lo mío”. Por una parte duele mucho, porque sé que lo va a pasar mal. Simplemente no puedo evitar que en su vida se cruce con gente que por desconocimiento digan cosas que empeoren la situación o por chinchar incluso se metan con ella, por otro, me siento afortunada de haber pasado por todo ello, recordar exactamente lo que se siente y lo que uno necesita y lo que no, para poder ayudar a mi niña a enfrentarse al tema.

    Siento haber contado elrrollodemivida, lo hago con la esperanza de que te sirva mi experiencia y para desearte mucha paciencia y ten la seguridad de que lo que hagais, bien hecho estará, que para eso sois sus padres y quereis lo mejor para Rayo.

    En mi opinión, el tema está en el punto medio, ni obligar al niño a nada, ni sobreprotegerle. Cada padre y cada madre deben encontrar esa justa medida para su peque.

  • Reply Papalobo 27 abril, 2012 at 20:34

    Yo siempre digo que la ente puede opinar perola última palabra la tengo yo y soy quien toma las decisiones, en caso del peke mi mujer y yo. Yo siempre fui un niño tímido y siempre he dicho que mejor solo que mal acompañado, nunca me ha gustado eso de obligar a un niño que no quiere a dar besos a desconocidos, aunque si intentamos que diga hola y adiós. También tengo muy claro que si me empeño en que el niño me de un beso y este no quiere lo más normal es que el peke "se defienda" y saque las uñas, sorprenderse por eso y mirar mal al niño o a los padres me parece de completos cegatos!
    un abrazo

  • Reply Arual 27 abril, 2012 at 21:18

    Lo primero es tu hijo y haces bien de tener esta actitud, como tú dices tú te adaptas a él no haces que él se adapte a ti, y es que hay muchos padres que lo hacen y no entienden que las cosas no son así, en fin que ya sabes que te entiendo y empalizo contigo totalmente.

  • Reply Paris 27 abril, 2012 at 22:37

    Yo creo que lo estás haciendo muy bien, esas son las necesidades de tu hijo, y yo haría(y hago) igual que tu, nuestros hijos son lo primordial, le pese a quien le pese, y si además él lo pasa mal, con más motivo aún.

    Yo tampoco entiendo los comentarios de según que personas…pero es lo que hay.

    Un besazo guapa, Rayo no es raro, es simplemente un niño.

  • Reply Miriam Tirado 27 abril, 2012 at 22:56

    Buf… no tiene que ser nada fácil sobretodo porque él sufre y ver a tu hijo sufrir es lo peor que hay. Pero me ha gustado mucho la manera como lo abordáis. Con paciencia, con amor, con empatía… De esta manera no tengo ninguna duda de que con el tiempo, esto pasará y evolucionará a mucho mejor. Estoy segura.
    Un abrazo lleno de comprensión.

  • Reply cm_watermelon 28 abril, 2012 at 10:10

    Aunque no tiene que ver directamente con el post, tenía que decir que me ha encantado el comentario de Eva sobre la timidez y lo que sienten los niños tímidos. Creo que voy a imprimirlo y pasarle copias a toda mi familia política. Desde los dos añitos (supongo que fue cuando empezó a ser más consciente de lo que la rodeaba) mi hijastra es muy, muy tímida, no solo con desconocidos, sino con conocidos a los que hace tiempo que no ve. Le cuesta 'arrancar', digamos. Cuando voy con ella intento paliar el daño, lo que me parece más importante es que entienda que tiene derecho a sentirse así, que eso no está 'mal'. Pero ella y yo hemos tenido que oír de todo. Un día llegamos a casa de mis suegros y había varios matrimonios amigos, al verla entrar, lo típico, 'que niña más guapa', 'que grande está'. Mi chica se colocó detrás del padre con toda la pinta de echarse a llorar en cualquier momento. Tuve que oír frases del tipo 'que mal educada está(¿?)', o '¿por qué eres tan mala? dale un besito a xxxx'… Ese día la que estuve a punto de llorar fui yo.

  • Reply @Mousikh 28 abril, 2012 at 14:05

    Belén siempre me encanta leerte porque admiro y comparto tu forma de entender la maternidad y la crianza. Yo creo que como sociedad tenemos mucho que cambiar, hay un gran desconocimiento y respeto por las necesidades reales de lis niños y las peculiaridades de su desarrollo y se confunde mucho la velocidad con el tocino.., si a eso sumamos que tendemos mucho a dar nuestra opinión sobre todo, un poco a la ligera y sin que nos la pidan, pues eso hace que todos nos enfrentemos a diario con la incomprensión de mucha gente. Por suerte, también hay gente empática, capaz de conectar con los niños, de respetar lo que hacen los demás sin emitir juicios y espero que cada vez más avancemos en ese camino, y consigamos un mundo menos hostil para nuestros pequeños.

  • Reply Eloísa 29 abril, 2012 at 21:52

    Pues a mi me parece que lo estáis gestionando genial. La única opinión que debería importaros es la de vuestro Rayo y estoy segura de que él está completamente de acuerdo con vuestro criterio.
    Un abrazote.

  • Reply Laura 1 mayo, 2012 at 09:49

    Hola Belén. Soy psicóloga en una asociación de niños con trastornos del desarrollo. PRecisamente el sábado di una escuela de familias sobre el estrés que genera a los padres de un niño con dificultades enfrentarse a los juicios y consejos de los demás. Creo que te entiendo perfectamente pues las familias con las que trabajo me lo transmiten día a día. Un abrazo!

  • Reply patri 2 mayo, 2012 at 22:37

    tu hijo es un niño muy inteligente y está logrando lo que quiere, no tener tratos con adultos con los que no le apetece estar y concentrar toda la atención desus padres en él cuando hay más gente. Y eso se llama "chantaje", utiliza el "arma" de vomitar porque ha visto que funciona, os preocupaís, le prestais toda la atención que él quiere y además , consigue restrigir vuestra vida social y ya no tiene que ver a adultos innecesarios en su vida. Lo hacen muchos niños, no tiene nada de especial , los niños vomitan con extraordinaria habilidad si con eso consiguen lo que quieren. Vomitos, rabietas, todo es un truco para conseguir lo que quieren y librase de situaciones que no les gustan. Cuando vomite, no hay que darle importancia, solo decir , oh , vaya, te has manchado. Y seguir con los planes familiares sin darle más protagonismo ni enfadarse . Cuando vea que no funciona , quizás recurra a otro truco, pero no siendo como síntoma de una enfermedad, solo ante situaciones que no le agradan, los padres no deben ceder nunca a los chantajes infantiles, porque entonces lo hará el resto de su vida. Y no será nada divertido.

  • Reply Gema 3 mayo, 2012 at 14:34

    Belén, si son tus amigas tienen que entenderte. Y tú no tienes por qué estar justificándote todo el día. Yo creo que cada niño tiene ciertas particularidades (la mía pega pero le podrái dar por escupir, quién sabe) Ánimo, no te dejes llevar por esos pensamientos.

  • Reply Aprendiz de repostera 4 mayo, 2012 at 09:36

    Hola, encantada de conocerte! Acabo de encontrarte y me gusta mucho tu blog. Entiendo lo que cuentas, yo llevo mucho tiempo lidiando con la capacidad de "socialización" de mi hija, que no encuentra amigos de su edad y ni te cuento lo problemas que ha tenido mi sobrino, con síndrome de Asperger, aunque afortunadamente ya lo diagnosticaron hace unos años y el progreso ha sido espectacular.
    Estoy segura de que tu niño crecerá estupendamente y será una gran persona.

  • Reply @casinez 10 mayo, 2012 at 20:45

    Guapa!!acabo de leer el post y me encantas! En realidad todas las mamis que hacéis piña por aquí y por el twitter. Me siento muy reflejada con lo que cuentas de tu hijo. La mía ahora tiene 8 meses y también tiene sus peculiaridades. Es maravillosa pero tiene sus cosas, como ejemplo no soporta ir en coche, ni en cochecito jijiji solo en fular y yo encantada (claro)
    Pero la gente siempre opina, ya sabes…
    Se pierden la originalidad de los niños por querer que sean niños en serie.
    Yo también me adapto a las necesidades de mi hija y no me he planteado hacerlo al revés,
    Un besazo.

  • Reply Televisores pantalla plana 12 junio, 2012 at 15:26

    Lo importante es que tu te sientas satisfechas con tu trabajo con los logros que has alcanzado. Es bueno seguir concejos y escuchar otras opiniones pero también es bueno tener claro nuestro puno de vista claro.

  • Reply Feng Shui en la casa 12 junio, 2012 at 15:33

    Me encanta la forma como expresas lo que sientes de verdad admirable todo el trabajo que has logrado. Un saludo.

  • Leave a Reply