Sin categoría

Supernanny y sus métodos

30 octubre, 2010
Ayer por la noche la cadena de televisión Cuatro comenzó a emitir una nueva temporada del programa Supernanny. La dinámica es la misma de siempre, familia con hijos de diferentes edades, a cuál más problemático. Berrinches, gritos, no aceptan las normas, no obedecen. Padres desesperados, también a cuál más gritón, cansados de niños que todo lo hacen mal. Conclusión: situación familiar insostenible.
Hay muchas opiniones de los métodos y técnicas utilizados por la psicóloga Rocío Ramos-Paul. Su orientación cognitivo-conductual, como otras corrientes, hacen las delicias de unos, y los horrores de otros.
Mi opinión al respecto es que es interesante observar, analizar sin prejuicios, coger los aspectos interesantes y probar.
No me gustan las corrientes puras, radicales. Me resulta interesante que cada cual coja los aspectos que considere aplicables a su caso y lo ponga en práctica. Cada uno tenemos unas necesidades, unas ideas, una problemática (pequeña o grande). Pero sí pienso que se puede aprender.
Hace un par de años, más o menos me recuerdo a mi misma viendo por primera vez este programa, ojiplática y boquiabierta de ver semejantes bestias de pocos años toreando a una pobre madre, riéndose en la cara de un pobre padre, y ambos sumergidos en un torbellino de emociones, culpabilidad, ansiedad y frustración. Acudían a esta profesional avergonzados, creyéndose los peores padres del mundo o bien pensando que les habían tocado los peores hijos de la faz de la tierra. Y a pesar de compartir titulación con esta señora, y conocer algunos (ójala fueran todos) de los entresijos del comportamiento humano, no daba crédito, no concebía cómo a unos padres se les podía haber ido tanto de las manos unos hijos tan pequeños. Qué ingenua era entonces.
Al principio no me gustó nada de nada, lo ví exagerado, mediático, incluso histriónico, lo confieso. Después, como tengo esta venilla crítica, pensé que para poder despotricar agusto tenía que verlo más, ver más casos, ver sus actuaciones. Supernanny o Rocío (que es como me gusta a mi llamarla) utiliza la modificación de conducta para conseguir el cambio en el comportamiento de los más pequeños. Es una técnica totalmente válida y de excelentes resultados en muchas áreas y con muchos pacientes. La cuestión aquí, y lo que sé que se discute es si técnicas tan radicales son convenientes para niños tan pequeños.
Hay opiniones para todos los gustos, hay quien piensa que solo con cariño, respeto y paciencia se superan situaciones tan límites. Hay quien no aprueba de ninguna manera estas técnicas conductistas. Aunque bueno maticemos que no son conductistas ciento por ciento. Pero no voy yo a hablar aquí ahora de corrientes psicológicas o de historia de la Psicología.
Personalmente a mi me gusta picar de aquí y de allá. Reconozco que no me gusta aplicar estas técnicas al ámbito de la alimentación, por ejemplo, me parecen algo extremas. Pero sí me parecen adecuadas hacerlo en otro tipo de comportamientos. Y como está muy bien hablar de la teoría, pero a veces no nos es suficiente os voy a dar un ejemplo. Curiosamente se produjo ayer noche, mientras veía el programa. Mi hijo ya se iba a dormir, yo descansaba en el sillón viendo la televisión, y él exigía que yo fuera a la cama con él y no viera la televisión. Me tiraba de la mano para levantarme, gritaba, lloriqueaba y no cedía. Os relato como fue:
Mamá: No hace falta que me tires de la mano peque, si quieres que te lea un cuento en mi cama, no hay problema. Ve tu primero, los lees como siempre y ahora voy yo.
Peque: ¡No, no, no! quiero que vengas ahora mismo, no quiero que veas la tele (mientras tira de la mano, grita, lloriquea).
Mamá: Si sigues haciendo esto conseguirás que no te lea el cuento en mi cama y que te vayas directamente a la tuya.
Peque: ¡¡¡Que no!!!, que quiero que vengas YAAAAAAAA.
Mamá: Ya sabes que solo lo voy a decir una vez (tono de voz tranquilo, cero gritos, cero amenazas, firmeza).
Peque: ¡¡¡Ay!!! Eres mala, mala y mala (entramos en barrena).
Por supuesto no tenía intención de obedecer sino de salirse con la suya. Por la experiencia con mi hijo os diré que entrados en barrena da igual que le cantes, que le mimes, que le beses. O se sale con la suya o no hay manera. Mi hijo ha llegado a una edad en la que es muy importante que sepa que su comportamiento tiene consecuencias (esta frase le gusta mucho a Rocío), sabe perfectamente la diferencia entre portarse bien y portarse mal, ya no lo hace por frustración, poco control, inmadurez (como sucede con los berrinches de los 2 años), lo hace para salirse con la suya.
Me levanté del sillón en silencio y él ya iba gozoso en dirección a mi habitación, pero se asombró cuando vio que donde realmente iba yo era hacia su cuarto.
Peque: NO, NO, NO, mamá a tu cama, quiero que me leas los cuentos en tu cama.
Mamá: NO, los cuentos, si es que quieres que te los lea, serán en tu cama. Te espero aquí, puedes venir cuando quieras. Pero si tardas, me quedaré dormida y ya no se podrán leer cuentos.
Peque: (en barrena tirado en mi cama) Que no, que no, que no, eres mala, yo quiero los cuentos aquí, VEN AHORA MISMO, AHORA MISMO (ni que decir tiene que los gritos eran finos).
Mamá: (mutis por el foro, ni una palabra).
Peque: (dale que dale).
Mamá: (casi se queda dormida).
Esta situación no duró una eternidad, sino diez escasos minutos. Y hubiera durado menos si papi no hubiera intervenido. A veces papi entra en la discusión con el peque y es peor, mucho peor.
Tras ese tiempo vino a su cama, más relajado.
Peque: ¿Me lees los cuentos mamá? (tono de voz tranquilo y sin gritos).
Mamá: Claro cariño, te estaba esperando (mamá sonríe y aprueba el comportamiento). Ve a por ellos y los traes.
Peque: ¡NOO! Quiero que los cuentos me los traiga papá.
Mamá: Cariño, los cuentos tienes que traerlos tu.
Aquí tuvimos una demora de unos minutillos porque papi intervino de nuevo, no se dio cuenta que esto era entre el peque y yo. Y el nene intentaba aprovecharse de papi. No cedimos, y unos minutos más tarde (prometo que a los 3 o 4 minutos, no exagero), mi pequeño venía con sus dos cuentos en la mano, y casi sonriente.
Al verle, mi sonrisa fue plena, y como yo sonreía, él también empezó a hacerlo. Le felicité por haberlo hecho tan bien, se tumbó a mi lado y le leí sus cuentos. Y muy tranquilo se quedó dormido.
La situación no es inventada, ocurrió ayer noche, no estoy inventando ni una coma, y los tiempos que os he dicho son absolutamente reales. Creo que aquí no hay nada extremo. Si yo permito o cedo a su berrinche, a sus exigencias (gritos, órdenes, imposiciones, malos modales), estoy alimentando una conducta muy negativa, que lejos de decrecer irá aumentando.
Después hay cosas muy interesantes que Rocío siempre o casi siempre destaca a esos pobres padres desesperados y que me gustaría resumir aquí porque creo que son a tener en cuenta:
– Los cambios en el comportamiento de los padres generan cambios en la conducta de los hijos.
– Nuestra conducta será su ejemplo: No les pidas que no griten gritando, por ejemplo. No les pidas que no se levanten de la mesa, mientras tu te vas a mirar una cosa al ordenador,…..
– Los niños no lo hacen todo mal. Aun los niños más rebeldes o desobedientes tienen comportamientos o conductas positivas. Cuando hagan algo bien, debemos decírselo y reforzar ese comportamiento, porque es el que queremos que se repita. Por ejemplo, aunque se ha portado mal, el hecho de venir finalmente a su cama hay que reforzarlo. Podría haberme puesto chula y decirle algo así como «ves, al final vienes, eres más terco que una mula, y bla, bla, bla,bla». Pero no, eso hubiera conseguido que se sintiese mal, frustrado y hasta avergonzado y hubiéramos empezado de nuevo. En lugar de eso, le sonreí, le abracé y le felicité por haberse portado bien.
– Los dos miembros de la pareja (padres) deben actuar conjuntamente, no desautorizarse, culparse delante de los niños.
– No lamentarnos delante de ellos, no dar pena («ay, es que vas a acabar conmigo, no puedo más»). Las lamentaciones las dejaremos para nuestra pareja, nuestros amigos o nuestra familia.
– Explicar a los niños las normas a seguir: muchas veces damos por hecho que deben saberlo y puede que los niños estén confundidos. Expliquémosles qué esperamos de ellos y cómo deben hacerlo. No demos cosas por supuestas.
– Cumplir lo que decimos. Esto de «si sigues gritando no verás dibujos», y a los 10 minutos, y para ver si deja los gritos le ponemos sus dibujos preferidos. O «como no quites la mesa no jugarás a la play», y al final quitas tu la mesa mientras el niño coge el mando de la maquinita. Si dices que se la quitas, se la quitas, sin pudor.
– Premiar, que no es lo mismo que sobornar. Si el niño ha hecho sus tareas, ha cumplido con las normas, hay que premiar: ir al circo, una tarde de bici, ir a la feria, algo que al niño le guste mucho.
Yo creo que esto así contado y expuesto puede ayudar mucho. A mi me ayuda. Eso sí, confieso que pierdo los nervios a menudo, que a veces grito, que el cansancio me puede en ocasiones. Y trabajo para controlar mi comportamiento, fijáos lo que digo, MI comportamiento. Porque en función de cómo yo me comporte, mi hijo mejorará o no. Y cuidado, no culpo a nadie, no culpo a madres o padres, pero es cierto, que nuestras actuaciones influyen directamente en nuestros hijos. Pero claro, te toca el berrinche de marras, tu agotada, un día devastador, y de que tienes ganas, pues de zarandearle, darle una voz y decirle que ya está bien. Aquí todos somos humanos. Pero si recapacitamos un poco, no nos dejamos llevar por las emociones y el agotamiento, podremos mejorar.
Sí, hace un tiempo me quedé ojiplática viendo a esta señora en televisión. No tanto por ella, sino por las situaciones que contaban. Pero es muy fácil que un niño se te descontrole, que no sepas frenarle, que el día a día te desoriente, porque a veces es muy complicado. Ahora no me parecen situaciones falsas o montadas para un programa. Por desgracia no es imposible que cualquier familia llegue a tener esas circunstancias.
A día de hoy creo que puedo extraer cosas interesantes de sus programas que me sirven en mi (a veces) complicado día a día.

You Might Also Like

29 Comments

  • Reply Ana 30 octubre, 2010 at 14:07

    A mi personalmente este tipo de programas "Supernany", 2hermano mayor", etc, no me gustan nada.

    Bajo mi punto de vista son muy planos y tratan a todos los niños por igual. Utilizan una metodología que, independientemente de que me parezca adecuada o no, es igual para todos. No se plantean las necesidades especificas de cada niño, su forma de ser, nada…

    Creo que es un error ser tan generalista, y creo que estos programas estan muy enfocados a conectar con los padres, que son los que dan audiencia.

    Bueno, no me quiero enrollar más, de hecho, creo que al hilo de esto, y si no te importa, haré yo también mi propio post, vale??

    Un abrazo fuerte y enhorabuena por como va creciendo tu blog!! cada vez somos más por aqui!!!

  • Reply Mis Chicos y yo 30 octubre, 2010 at 14:12

    Que difícil es ser padre verdad? pues a mí el programa me gustaba verlo y extraí las mismas conclusiones que nos has escrito más arriba, pero a mi chico este tipo de programas no le gustan así que ahora tampoco lo veo.

  • Reply Lulu 30 octubre, 2010 at 14:21

    Alguna vez he visto algo del programa y me horrorizaba ver a esos pequeños con el control total de la casa. Me he leído tu post y estoy muy de acuerdo contigo,totalmente a favor con tu manera de pensar. Yo ahora también estoy intentando cambiar mi comportamiento e intento no levantar la voz. Ahora parece que mi pequeña tarda menos en ceder,empieza a comprender que los gritos y lloros no le ayudan a conseguir lo que quiere. Gracias por tu post,muy útil, de verdad.

  • Reply Belen Pardo 30 octubre, 2010 at 14:22

    Ana, obviamente un programa se hace para tener audiencia, y se enfoca a los padres. Estoy de acuerdo en que es un error tratar a todos los niños por igual. Por eso precisamente he dicho que hay que observar y sacar las conclusiones que para ti pueden ser útiles. Creo que criticar sin más no es productivo. Un programa está destinado a ganar "adeptos", esta señora tiene su propia web, su equipo, escribe libros, en fin, hay todo un negocio montado. Pero yo no escribo de eso, escribo de las conclusiones positivas que he sido capaz de sacar. Y esas conclusiones (creo) me están sirviendo para enfrentarme a los retos que mi hijo me pone.
    Gracias por tu opinión.

    Mis chicos y yo, confieso que no lo veo asiduamente, veo casos puntuales, pero me alegra que nuestras conclusiones hayan sido las mismas.

    Lulu, para nuestros hijos somos un espejo, eso no lo debemos olvidar nunca. Gracias a ti por leerlo.

  • Reply Supermama 30 octubre, 2010 at 14:40

    Pues hace mucho que no veo este programa, lo ví antes de tener a mi peque y también me quedaba horrorizada de lo que hacían los niños, y me parecían bien todas las técnicas que usaba, razonables y con sentido.
    Ahora bien, despues de tener hijos me he dado cuenta de que cada niño necesita una tecnica, no se puede generalizar. Y que además hay que aplicarla con sentido común (como todo en esta vida). Por ejemplo, creo que una de las técnicas es la de "vete a tu cuarto a pensar". Pues eso para un niño de 4-5 años me parece bien, no mas pequeño, (lo he visto en amigos y familias con niños de 2 años) y siempre que no se aplique cada vez que haga algo que no te guste, porque para mi gusto pierde el efecto.

    En fin, todo esto para decirte que me parecen muy interesantes las pautas que resaltas, sobre todo las de recalcar las cosas positivas del niño, hacerle saber lo que esta bien y lo que esta mal..etc..y que se predica con el ejemplo.

    Un post muy interesante!

  • Reply Mamá (contra) corriente 30 octubre, 2010 at 15:46

    El programa es ameno y siempre se puede extrar alguna cosa, eso está claro.

    ¿Para cuándo tu propio programa? 😉

  • Reply Suu 30 octubre, 2010 at 16:59

    La verdad es que yo siempre lo he analizado de la misma forma que tú, viendo, observado y extrayendo lo que me parece más práctico.

    Me ha gustado mucho tu post de hoy. Por desgracia ni me enteré de que ayer volvía el programa y no lo vi, espero acordarme el viernes que viene.

  • Reply Belen Pardo 30 octubre, 2010 at 18:07

    Mamá cc, no me tientes que estoy lanzada, jajaja.

    Suu, gracias, y ya sabes cuándo se emite.

  • Reply Susana 30 octubre, 2010 at 18:59

    Es uno de los pocos programas de televisión que me gusta (y a pesar de ello lo he visto un par de veces, poco más).

    Desde luego no hay que dejarse caer en la comodidad de hacer extrictamente lo que Rocío dice; hay que tener MUY en cuenta a cada niño. Pero muchas de las pautas que da son de sentido común, más que de Psicología. Al menos es mi opinión.

    Dices que "s muy fácil que un niño se te descontrole, que no sepas frenarle, que el día a día te desoriente, porque a veces es muy complicado". Perdona que discrepe, pero creo que tu ejemplo no es acorde con lo que se ve en el programa. En tu caso el niño se descontrola, sí, pero sólo hasta cierto punto. Él se descontrola, pierde en cierto modo los papeles, pero tú no. ¿Que algún día sí los pierdes? Bueno, como bien dices, todos somos humanos, pero no tienes al nano subido a la chepa. Lo que se ve en el programa son pequeños tiranos a los que no se ha sabido poner límites. A veces por ignorancia, a veces por dejadez, pero el resultado es siempre el mismo. Insisto, no creo que sea el caso de tu hijo. En su caso podría llegar a serlo si vosotros le dejaseis, cosa que dudo.

    En fin, que me emociono, me lío a hablar y no puede ser. Resumiendo: seguid haciéndolo así, que la cosa va bien. El peque seguirá intentando saltarse los límites, pero es su "obligación", igual que la vuestra es manteneros firmes y ser coherentes con dichos límites (cumplir lo prometido, tanto bueno como malo, ser coherentes con lo que le pedís….).

    Me encanta leerte. Coherencia,s ensatez y sentido común genuinos.

    Un abrazo.

  • Reply Cristina 30 octubre, 2010 at 20:59

    Yo también vi el programa la noche del viernes, y lo he hecho con una perspectiva de observación totalmente diferente a otras temporadas. Ahora soy madre y he leído mucho, mucho, pero aún me queda más por leer.
    En mi opinión, lo realmente interesante es el análisis de las actitudes del padre y de la madre, en su día a día, las actitudes entre ellos y con sus hij@s.
    Personalmente en el caso de anoche, el origen del compotamiento agresivo y soberbio de l@s niñ@s era más que evidente.
    No tengo la experiencia de madre de niñ@s de más de unos pocos meses, y si algo he aprendido es a no decir "de este agua no beberé", pero yo creo que más que la actitud de l@s niñ@s se debe cambiar la de los padres, hacerles ver que sus hij@s son muchas veces sus reflejos, ayudarles a que su maternidad / paternidad sea cada vez más consciente, como bien dices en tu post.
    Creo yo que lo demás vendrá por sí solo.

  • Reply Anónimo 30 octubre, 2010 at 21:24

    Hola, me ha gustado mucho tu entrada de hoy y estoy muy de acuerdo con lo que escribes. Creo que tus conclusiones son las bases sobre las que trabaja Supernanny.

    No estoy de acuerdos con algunos comentarios sobre que se aplican los mismos métodos a todos igual. No soy psicóloga pero sé cómo funciona el programa y cada caso se elige entre muchos con mucho cuidado. Cada temporada son entre 6 o 9 casos y por lo tanto tienen que ser diferentes entre sí y aportar algo nuevo al espectador. Una vez elegido se estudia cada caso para decidir cuál es la mejor intervención y cómo se puede ayudar no sólo a los padres sino también a los niños. Quizás los métodos sean parecidos, pero cada niño es un mundo y cada familia un universo. Dos casos de alimentación no son iguales porque sus circunstancias no son las mismas.

    Creo que efectivamente muchas veces son casos de sentido común, pero por desgracia este es 'el menos común de los sentidos' y no sólo en la educación de los hijos sino en muchos ámbitos de nuestra vida. Así que yo lo veo y siempre aprendo algo. Algunas veces simplemente me hace reflexionar sobre cosas que sé (no gritar, no ceder aunque esté cansada, no ser impaciente, decirles lo que hacen bien y no estar todo el día centrada en lo negativo, en ser una máquina de regañar) pero que no aplico. Hay que ser constante y coherente…uf qué difícil.

  • Reply Cartafol 30 octubre, 2010 at 22:11

    Lo he visto varias veces y siempre he pensado ¿de donde sacan esos niños y esas familias?…me quedo alucinada con alguno de los niños…¿porque se comportan así? ¿porque y como han llegado hasta esa situación?…y la más importante…desde que Supernany se va a su casa y las cámaras también ¿que hacen esos niños y esos papás?….
    Lo de ayer no lo he visto, pero mi vecina de abajo me ha comentado hoy que estuvo a punto de llamarme para que lo viera, porque le daban ganas de llorar viendo a los niños y su comportamiento antes de que llegara la supernany….
    ALgunas cosas me parecen bien, hasta tengo el primer libro, impreso, y me lo leí entero, opino como Suu, me cojo de su método lo que me parece, pero hay cosas que no…

  • Reply Brujilla 31 octubre, 2010 at 07:18

    a mi si me gusta el programa, pero es que yo creo que la "terapia conductual" en estos caso se aplica a los padres, no a los niños..
    me gusto una frase de las normas , la de uqe no se grita (nadie) los padres eran los que mas gritaban y eso los niños lo copian.
    Solo hay que ver los tipicos niños que se comportan mal en clase, la profesora llama a el padre y este se encara con ella
    Tambien decia algo de fomentar los abrazos
    Me da la impresion de que Rocio esta cambiando el formato ingles , sino solo hay que ver que el otro dia le decia a el padre que era muy autoritario y esto generaba niños inseguros
    Estoy de acuerdo en lo de no llegar a el limite con estas cosas, sobre todo en el tema de alimentacion, pero lo de estimular las buenas conductas y no atender cuando se portan mal, o fomentaremos esa mala conducta se veia clarisimo con estos niños. Luchaban a ver quien era el mas trasto para que la madre les hiciese caso, aunque fuese para reñirlos
    Dentro de unos años veremos como lo aplico, de momento mi oequeño no tiene ni un año y solo quiere casito porque es el centro del mundo, no voy a ser yo quien le diga lo contrario

  • Reply Belen Pardo 31 octubre, 2010 at 13:11

    Susana, por muy curioso que parezca la Psicología no tiene recetas mágicas ni remedios milagrosos, sino muuuuucho sentido común. Lo que ocurre que a veces se nos olvida utilizarlo.
    Y realmente no es tan difícil que llegue un día en el que tu hijo tiene berrinches continuos. Es cierto que hay padres que no frenan, que alimentan conductas poco apropiadas, que utilizan métodos que no funcionan y que la desesperación se apodera de los papás. Pero no es tan complicado, por desgracia.
    Créeme si te digo que nosotros tenemos un especial cuidado con nuestro hijo, pero es de carácter fuerte, personalidad interesante y a veces es complicado educarle. Y a veces se te va de las manos, con esfuerzo le devuelves al redil, pero ahí vas y te insisto que nosotros trabajamos muchísimo. YO me evalúo muchísimo, pienso mucho en su conducta , en como mejorar, en qué hago mal y a veces me avergüenzo porque me he dejado llevar por los nervios, el cansancio, la ira , porque también cometo errores. Otros niños son más dóciles, más fáciles de llevar, acatan las normas bien y no hay problema. Y todo parece fácil.
    En fin, gracias por tus palabras.

    Cristina, si uno quiere que la conducta de un hijo cambie el primer paso es cambiar la propia. Somos espejos para nuestros hijos. Si él grita seguro que es porque tu has gritado. Con esto no quiero decir que los padres seamos culpables, ¡¡en absoluto!! Pero si es cierto que a veces sin quererlo fomentamos conductas inapropiadas. Y según cada niño esto puede convertirse en un problema.

    Anónimo, la constancia y la coherencia son muy difíciles de aplicar en todo momento, y más si es con niños. Efectivamente hay mucho de sentido común, pero es que visto desde fuera todo parece muy fácil. Cuando estás en una espiral como la que podemos ver en esas familias las cosas no se ven tan sencillas. Por eso es bueno pedir ayuda, para que alguien nos tienda un salvavidas desde fuera.

    Cartafol, yo también cojo ideas y cosas que me parecen interesante y aplicables a mi hijo y nuestra familia. No estoy deacuerdo con muchas ideas de esta mujer. Pero no está de más aprovecharse de lo que a uno le gusta. No hay que descartar ninguna idea atractiva.

    Brujilla, es que muchas veces no nos damos cuenta que prestar atención no es solo hacer caso al niño, sonreir y estar de buen rollo. Tenemos lo que se llama atención negativa, y llegados a estos extremos esos niños buscaban cualquier tipo de atención, ya fuera positiva o negativa, porque era obvio que estaban un poco faltos de cariño, de abrazos, de juegos en familia.

  • Reply superamatxu 31 octubre, 2010 at 19:16

    Pues yo también creo que se pueden sacar conclusiones muy interesantes del programa de Supernany. Aunque lo ideal sería traerme a la supernany a casa y de continuo! ja, ja, ja!!!
    Yo estoy de acuerdo con lo que escribes, sólo que hay veces que me es difícil de llevar a la práctica: estoy agotada y me acaban sacando de mis casillas y no puedo evitar que se me escape algún grito. Aunque si bien hay que intentarlo, tampoco creo que sea tan malo que vean que sus padres son personas y que tampoco son perfectas siempre.

  • Reply M.R.G. 31 octubre, 2010 at 19:26

    Me voy a guardar este post para leerlo de cabo a rabo si alguna vez soy madre.

    ME aterran los niños y estas escenas que narras me horrorizan y me alejan millas del deseo de ser madre porque no me veo capaz de hacer eso que haces tú. Yo le gritaría, me desesperaría, no le entendería…

    ME encanta cómo lo has explicado y cómo enumeras los consejos del final.

    Lo dicho, si alguna vez me veo en algo así, sacaré tu post y lo seguiré al pie de la letra.

    mil besos

  • Reply Mamá Coqueta 31 octubre, 2010 at 19:36

    No sabía que se estaba emitiendo de nuevo. La verdad es que sigo este programa y me sorprende como Rocío reeduca tanto a hijos como a padres, porque lo cierto es que las familias que salen en el programa están en un punto totalmente descontrolado.

    Procuro apuntarme muchos de los consejos y de las técnicas que utiliza, pero espero que en casa nunca lleguemos a los límites que se ven en el programa!!

  • Reply Papalobo 1 noviembre, 2010 at 08:33

    Estoy deacuerdo con lo que has dicho. Personalmente el programa de super-nany no me parece malo del todo, quizás demasiado repetitivo en lo que a edades y problemas se refiere, pero no hay que olvidar que es un programa televisivo y que hay que poner lo que vende.

    Yo creo que lo más complicado es ver a tu hijo como es realmente y no como tu esperas que sea. Creo que buscar ciertas conductas en un niño de 1 ó 2 años (por poner un ejemplo) es una pérdida de tiempo o creer que un bebé de un año si llra cuando le quitas algo es para hacerte chantaje. Simplemente lo que yo creo es que no tiene capacidad mental suficiente para "hacer chantaje". Es cierto que quiere lo que le has quitado y se frustra porque no lo consigue, y no hay que andar dándole más vueltas.

    Coincido con mamaCC en lo de ¿para cuando tu propio programa? Porque en cada uno de tus post veo pequeños destellos que seguro nos ayudarían a muchos!

    Un saludo

  • Reply Belen Pardo 1 noviembre, 2010 at 09:00

    Superamatxu, la teoría es muuuuy difícil de seguir. Es muy bonito contarla, pero complicado llevarla a la práctica. El día a día a veces es duro, o durísimo. MI problema es que en seguida elevo el tono de voz, lo reconozco perfecta no soy, pero intento interiorizar muchas ideas y sinceramente funcionan. Es cierto que han de ver que sus madres no son perfectas, pero insisto en que ellos son nuestro reflejo.

    M.R.G. me alegra mucho que te haya gustado. Las reacciones que cuentas que tu tendrías son las que todos los padres y madres tenemos, o que te crees. Es muy difícil a veces, lo vengo diciendo en todos los comentarios. Pero si tenemos claras ciertas ideas, nos pueden ayudar.

    Mamá Coqueta es buenísimo aprender antes de que lleguen momentos complicados. NI que decir tiene que esos casos que atiende esta señora son extremos, pero nosotros podemos tener en casa episodios de menor envergadura y si ya tenemos la lección aprendida, siempre será más sencillo de sobrellevar. Por ahora tu nena es un primor y no hay de que preocuparse.

    Papalobo, estoy de acuerdo en lo que dices, muchas veces el problema es mirar a tu hijo y no encontrar lo que tu esperabas. Eso genera mucha frustración en los padres y ello da lugar a otros comportamientos del todo inadecuados claro.
    Sobre las edades, es que la aplicación de este tipo de técnicas yo no las veo para menores de tres años. Según he leído en una entrevista que ayer El Mundo digital publicó de esta señora habrá casos de niños más pequeños, incluso un caso de un niño al que querrá “enseñarle a dormir”. Y todos los que me leéis conocéis mi opinión al respecto. No lo apruebo en absoluto. Sus métodos no me parecen aplicables ni al sueño ni a la alimentación pero ella generaliza a cualquier comportamiento o conducta infantil. A mi me está sirviendo con mi hijo, me está ayudando conmigo misma para analizarme más, ver si me paso de la raya, en fin, un poco de autocontrol.
    Y lo de seguir empeñados en que los niños son tiranos o chantajistas, en fin, son niños y somos nosotros quienes debemos guiarles por el camino.
    Programa dice, jajajaja, bueno por ahora lo dejamos con el blog, jajajaja, espero que os sirva igual. 😉

  • Reply Arual 1 noviembre, 2010 at 22:24

    He leído un poco tarde esta entrada tuya pero me ha encantado. Lo digo porque yo antes de tener a mi hijo veía estos programas y me echaba las manos a la cabeza al ver las situaciones que podían crearse con criaturas tan chiquitas. Pero con el tiempo le he sabido ir sacando jugo al tema y tratar de aplicar con mi hijo lo que yo creo más conveniente. Por ejemplo siempre trato de premiar su buen comportamiento entre otras cosas. Como dices hay consejos de Supernanny muy útiles y otros no tan acertados.

  • Reply mama en alemania 2 noviembre, 2010 at 09:05

    A mí también me ha gustado mucho tu entrada… 🙂

    El programa lo he visto alguna que otra vez y, aunque son casos un poco extremos (o no), creo que se trata de un buen formato, interesante y bastante más respetuoso de lo que en ppio parece.

    No sé, yo siempre que he visto el programa, lo que he entendido es que se trata, más bien, de reeducar a los padres. O sea, puede parecer que se está reconduciendo a los niños, pero en el fondo, lo que se está haciendo es cambiar el comportamiento de los padres (y a través de este el de los niños). Habla mucho de normas y límites, pero siempre fomenta el cariño… No sé si me estoy explicando :S pero vamos, que no lo he visto como una versión Estivill sobre alimentación u obediencia, sino todo lo contrario.

    Hay comentarios que recriminan que es todo demasiado general y tal y que no se fija en cada niño o situación en particular. Yo creo que no es así, cada caso parece estar muy estudiado y trabajado y así te lo presentan (con un límite de tantos minutos, claro, que no se trata de hacer un máster por programa…) y de ahí, cada padre puede ver reflejado parte de lo que ocurre en su casa (o de lo que podría ocurrir) y aplicarlo o no según sus necesidades…

  • Reply Belen Pardo 2 noviembre, 2010 at 09:13

    Arual, es cierto cuando no hemos tenido hijos o han sido bebitos creo que muchas nos hemos echado las manos a la cabeza e incluso nos hemos dado el lujo de criticar a esos padres,…., pero cuando los peuqeños van creciendo nos vamos dando cuenta de los retos tan difíciles a los que a veces nos enfrentamos.

    Mamá en alemania, estamos de acuerdo. Yo sí creo que se estudia cada caso. Pero las problemáticas suelen ser muy comunes y si no se analiza el programa en profundidad puede parecer que estamos viendo siempre lo mismo. Se fomenta mucho el tema de las recompensas, el cariño, que en muchas familias es nulo.
    El tema de esta mujer, que apoya el método Estivill, es que sí cree que a los niños se les debe "enseñar" a dormir o comer, por ejemplo. Y yo de eso no participo. Pero es lo que he dicho, cogiendo lo que a uno le viene bien, podemos aprender mucho. Me alegra que te haya gustado la entrada.

  • Reply Mamareciente 2 noviembre, 2010 at 10:40

    Muy interesante Belén. Creo que llevas mucha razón en lo que dices.Mi hijo ya a punta maneras. hasta ahora valía con tener un poco de mano izquierda, sistraerle, etc.Pero ahora quiere salirse con la suya como sea, y no puede ser.

  • Reply Belen Pardo 2 noviembre, 2010 at 11:01

    Mamáreciente, bienvenida al club hija mía. Son niños de carácter fuerte, saben lo que quieren y hay que intentar que su parte buena gane a la parte más impulsiva. Yo ya llevo un par de masters hechos, así que si te puedo ayudar, ya sabes dónde me tienes.

  • Reply estanjana 2 noviembre, 2010 at 11:54

    Me gusta tu entrada belen! ya sabes que soy tu admiradora numero 1, jeje.
    Yo vi el programa antes de tener a estanjanito, y a medida que pasa el tiempo te das cuenta que esos padres no lo han hecho tan mal.
    Y estoy contigo que es bueno coger de aqui y de alla y no seguir los metodos a rajatabla. Y yo me quedo con casi todos los puntos que has dicho.

  • Reply Papalobo 2 noviembre, 2010 at 12:08

    Nosotros cuando lo veíamos, nos dábamos cuenta que en algunos casos, eran a los padres a los que había que educar. Muchas veces decíamos, ¿pero cómo esperan que su hijo no les conteste o les pegue si ellos lo están haciendo todo el día?

    Otra cosa que no me gustaba de el programa es que la figura del padre, en muchos casos era inexistente y en algunos casos donde si aparecía, pues mejor lo dejamos en que mejor no hubiera salido.

    Saludos

  • Reply LA TETA REINA 2 noviembre, 2010 at 12:18

    Lo he visto varias veces y aunque no me termina de convencer, reconozco que si hay cosas utiles que se pueden poner en práctica.
    Auqnue claro, lo que vemos,no es tan facil como parece. La gente a veces se lleva la impresión de que reconducir una situación tan caotica como las que se muestran en el programa se hace en un par de días y ya se queda arreglado el problema para siempre. Muchas veces el programa debería hacer un intensivo con algunos padres que, vaya telita, no me extraña que algunos niños sean así xq los papis son igual o peor. Un gran ejemplo a seguir…

    Así que estoy muy de acuerdo contigo en que se pueden sacar buenas enseñanzas, pero no es algo que se deba convertir en dogma de fé.
    Además es demasiado generalizado, pero bueno claro hay que tener en cuenta que no deja de ser un programa de TV que saca lo que más le interesa.

  • Reply LAKY 2 noviembre, 2010 at 20:17

    No lo he visto nunca así que no puedo opinar.

  • Reply Anónimo 25 abril, 2013 at 22:16

    ME TOCO VERLO

  • Leave a Reply