Sin categoría

Terapia de ventosas

12 noviembre, 2010
Ayer ya os daba aquí un avance de la técnica que mi masajista está utilizando para hacer que mis dolores vayan mejorando. Hasta ayer nos habíamos centrado en masaje, un recuperador a base de calor. El dolor continuaba, y continúa. Así que ayer decidimos hacer terapia de choque, es decir, aplicación de ventosas.
Ya en otras ocasiones, ante contracturas importantes, las ha utilizado. Afortunadamente llevaba mucho tiempo muy bien y no hizo falta. Se me había olvidado lo desagradable que es.
La terapia de ventosas es utilizada por muchos fisioterapeutas, masajistas y quiroprácticos para mejorar las contracturas musculares y dolores articulares. Bien es cierto que se utilizan para otros males como puedan ser el asma, procesos inflamatorios y reumatológicos. En estos casos desconozco su eficacia, y si algún lector sabe me gustaría que nos contara. Pero si os puedo hablar de la eficacia en contracturas y dolores articulares. No solo os hablo de mi experiencia, muy grata siempre. Mi padre, mi marido, mi hermana y mi cuñado, aparte de vecinos y conocidos han experimentado la técnica de las ventosas. En todos los casos la mejora ha sido rápida y notoria. Pero insisto, os hablo de cuestiones musculares.
Consiste en localizar los puntos de origen de la contractura, situar una ventosa y entonces hacer un vacío. Aguantar la ventosa unos minutos, y después soportar el dolorcillo y el estupendo morado que sale. Según sea la contractura así te sale el moratón. Ayer me puso cuatro ventosas. En dos de ella salió un huevo importante, en las otras dos más leve. Confieso que ayer noche me movía con dificultad y mucho dolor. Tuve que tomarme un antiinflamatorio incluso. Pero esta mañana el dolor había disminuido ligeramente. Por primera vez en todos estos días ha disminuído, y esto es motivo de alegría desde luego.
Hay muchos críticos de este tipo de terapias, incrédulos. Supongo que depende del profesional con el que des. Yo como os dije en su día estoy en manos de una masajista en la que confío. Me lleva tratando desde hace más de diez años, y siempre ha solucionado cualquier problema que haya tenido. He pasado épocas muy buenas, y he tenido momentos difíciles. Conste que si hiciera un poquito más de ejercicio, evitara posturas nefastas, descansara más, las cosas irían mejor. Pero ¿quién hace todo lo que debe?.
Eso sí, prometo que en cuanto mejore ligeramente me lanzo a la piscina un par de veces en semana, por mucha pereza que me de. Hay que cuidarse, recurrir a profesionales que nos ayuden, pero sobre todo hay que hacer ejercicio. No nos damos cuenta de lo que descuidamos nuestra salud, por falta de tiempo, por pereza, o por el motivo que sea. En mi caso la natación es lo que me reactiva. Las épocas que nado estoy fenomenal, me siento mejor, con más fuerza, con más vitalidad, respiro mejor, incluso estoy más contenta. Cuando llevo una temporada sin hacer ejercicio me canso a la mínima, mi asma empeora, siempre ando malhumorada.
Y vosotros ¿hacéis ejercicio?, ¿os cuidáis adecuadamente?. Os invito a reflexionar sobre ello, a repasar vuestra situación mental y física. Estamos a las puertas del invierno, nuestro cuerpo lo acusa, y siempre reaccionará mejor y soportará mejor los rigores del frío si está sano, mimado y cuidado.
Feliz fin de semana.

You Might Also Like

21 Comments

  • Reply Mamareciente 12 noviembre, 2010 at 09:28

    Yo tengo una contractura crónica en la espalda, de vez en cuando tengo que ir al fisio, que me alivia un montón, pero nunca he probado las ventosas. Sobre el ejerecicio…soy consciente de sus beneficios y de que es necesario, pero nunca me ha gustado. Me da un pereza terrible. Y ahora con el peque, imposible…

  • Reply Leia Organa 12 noviembre, 2010 at 09:42

    Yo sin en cambio siempre he practicado algún deporte, pero desde hace unos años el único deporte es salir al campo o a la montaña con mis perros (menudas sobas me doy) y afortunadamente jamás he tenido problemas de contracturas ni dolores de espalda (toco madera).

    Tan sólo he tenido una rotura de ligamentos y algún ataque de ciática, que fue mi bautizo con los masajistas… ME ENCANTAN!

    Pero claro, yo me los he dado casi siempre por vicio y no por necesidad, y esos relajan y no duelen…

    Me alegro que vayas mejor y espero que esas ventosas no te dejen marca por muchos días!

    Besos.

  • Reply LA TETA REINA 12 noviembre, 2010 at 10:31

    Nunca había oido eso de las ventosas!!!
    Oye te dejan la espalda como si un grupo de Holigans hubiera hecho fiesta en ella, que bárbaro!!!

    Lo del ejercicio…ejem…, mejor vamos a dejarlo.

  • Reply Mis Chicos y yo 12 noviembre, 2010 at 10:38

    Pues a mi nunca me han puesto las ventosas pero supongo que funciona, la verdad es que me hace falta ir al fisio urgentemente porque ya estoy fatal de todo pero me da muchísima pereza sobre todo porque sé que me va a hacer mucho daño.
    A mi lo que mejor me ha funcionado son los puntos de presión, que creo que viene a ser lo mismo que las ventosas pero haciendo presión con los dedos, y la verdad es que la mejoría se nota un montón y no deja moratón, pero duele y mucho.

  • Reply superamatxu 12 noviembre, 2010 at 12:56

    Nunca he probado las ventosas ni conozco a nadie que las haya probado…
    En cuanto a tu pregunta de si nos cuidamos, no tengo que reflexionar mucho para contestarte sin temor a equivocarme: No, no me cuido mucho. Más bien poco o muy poco. Soy consciente de que voy demasiado acelerada y tendría que sacar tiempo de algún modo para cuidarme más. Pero llevo una rachita que, por circunstancias familiares, me resulta imposible…

  • Reply Belen Pardo 12 noviembre, 2010 at 13:20

    Mamareciente, depende también de lo que el profesional de turno maneje, porque para ponerlas uno tiene que conocer la técnica y demás claro. Me consta lo difícil que es esto de cuidarse con niños.

    Leia, paseos por el campo y con perros me parece un ejercicio magnífico!!! ójala pudiera hacerlo yo. La verdad es que yo me doy una vez al mes un masaje, preventivo. Y gracias a eso he mejorado mucho de mis contracturas. En eso sí me cuido. Pero claro, cuando vienen los males, vienen todos juntos.

    Reina, pues te lo recomiendo de verdad. Ainsss que vagueta es mi chica.

    Mis chicos y yo, es que cuando la espalda duele, todo hace mucho daño. Pero recompensa luego, verdad?

    Superamatxu, pues ahí está el tema, no nos cuidamos nada. Me consta quetodo lo que tengo yo encima ahora es consecuencia del acelere de los últimos meses, que ha sido excesivo. He querido abarcar más de lo que he podido, y al final acabas pagando. Por eso os he preguntado. Para que nos demos cuenta de lo brutas que somos a veces.

  • Reply LAKY 12 noviembre, 2010 at 14:32

    Buf, qué pinta tiene eso de doler! No conocía esa técnica la verdad, pero si funciona, bienvenida sea.
    Yo no hago ejercicio. Es que odio hacerlo. Lo máximo caminar. Un desastre!

  • Reply Cartafol 12 noviembre, 2010 at 16:31

    Mi suegra, hace algo así en su espalda, no sé si es el mismo método, pero me da algo de yuyu mirarle la espalda y ver esa foto!..

  • Reply ricinhos 12 noviembre, 2010 at 18:25

    LA primera vez que leo algo sobre esto, en un momento hasta volví arriba al post a ver si en lugar de ventosas era con sanguijuelas. Mientras te vaya bien y notes mejoría sigue adelante!

  • Reply Suu 12 noviembre, 2010 at 18:50

    Uff, cuidarnos, es difícil. Yo ejercicio hago natación de embarazas, pero una vez que das a luz es complicado.

    Contracturas en la espalda suelo tener varias por las pesadillas y algunas en los gemelos, ya son crónicas, aprendo a vivir con ellas

  • Reply Mamá (contra) corriente 12 noviembre, 2010 at 20:05

    Había visto la técnica alguna vez en la tele y no sabía si darle mucha credibilidad. Ya nos irás contando qué tal te vas sintiendo, que espero que sea mejor, desde luego.

    Yo ejercicio cero, nunca me ha gustado ni nunca me gustará, además de que el asma siempre ha sido una importante limitación. Viva el sillónball!!.

  • Reply Supermama 12 noviembre, 2010 at 23:54

    Espero que mejores porque te tiene que haber dolido un monton.

    Yo ahora de ejercicio nada, no tengo tiempo, pero despues de tener a mi peque y antes de ponerme a estudiar salia a correr, me ponia la musica que me gustaba y ala a la calle, y la verdad que te sientes mejor.
    Lo retomare cuando termine…aunque aun me queda…

  • Reply Belen Pardo 13 noviembre, 2010 at 07:37

    Laky, no es especialmente doloroso, la verdad. Pero sí muy muy eficaz. Caminar es un gran ejercicio. Si yo consiguiera caminar al menos tres veces en semana un ratito de 40 minutos ya sería un triunfo. Ahora con tu pequeña y el carrito bien puedes salir a darte unos paseos.

    Cartafol, yo ahora en la espalda tengo solo cuatro moraditos de nada 😉 y aunque de cosilla mirarlo merece la pena.

    Ricinhos, ¿sanguijelas?, jajajaja. Mujer no es algo tan raro.

    Suu, todo se puede mejorar, no te conformes con tener contracturas crónicas. Cuando ya tengas a tu peque acude a algún buen profesional, te ayudará mucho y te sentirás muchísimo mejor.

    Mamá cc, como todo depende del profesional que te atienda. Yo estoy muy contenta con la mía, ya lo sabes. Sillonball?? jajajaja. Te animas a nadar conmigo?? 😉

    Supermamá, que no, que no, que no duele tanto, créeme. Es molesto, no te digo que no, pero duele más la contractura, mucho más. Pues ahora con todo lo que estudias, malas posturas y demás, alguna tarde que otra una carrerita te iba a venir de perlas.

  • Reply Treintañera con hijo 13 noviembre, 2010 at 09:57

    Es verdad que da un poco de yuyu mirar esa
    espalda. Pero la técnica funciona, lo digo por experiencia. Mi fisio últimamente si la contractura es muy grande me hace punción ( que no es acunpuntura) que duele un poquito más pero es muy muy eficaz.

  • Reply Mamá (contra) corriente 13 noviembre, 2010 at 11:43

    Ya sabes tu que si yo fuera de esas afortunadas que en dos golpes de secador se dejan una melena espectacular, me animaba. Pero sólo de pensar en mojarme el pelo… uff, quita quita!.

  • Reply Mamá Coqueta 14 noviembre, 2010 at 10:05

    Uy uy… me acabas de hacer sentir terriblemente culpable… Antes de quedarme embarazada hacía deporte 5 días a la semana, tres de ellos salía a correr como 15km y los otros 2 los dedicaba a musculación (light, no en plan Schwarzenegger), aparte de llevar una dieta sanísima a base de verduras salteadas, frutas, pescado y carnes a la plancha. Con el embarazo el deporte lo abandoné radical y la dieta la relajé muchísimo, lo que se tradujo en un aumento de peso considerable, no tanto por comer mal o tener malos hábitos si no porque el desgaste calórico que tenía antes no tenía nada que ver con el que tuve después, así que sumé casi 17kg gestando.

    Aunque ya me he quitado 7 kilos de encima, mi cuerpo obviamente, no tiene nada que ver con el que tenía antes… Pretender estar como antes de parir en un mes es ridículo, pero es que miro fotos del verano pasado cuando tenía abdominales, y después me miro en el espejo y veo la celulitis y la panza lacia y no es que me dé depresión, pero echo de menos la figura de antaño, para qué negarlo.

    Resumiendo, a ver si saco tiempo (jajajajaja…. ain….) para ponerme a hacer algo de deporte de nuevo, y a ver si pido cita con mi masajista que hace como 10 meses que no le veo el pelo.

  • Reply Belen Pardo 14 noviembre, 2010 at 11:02

    Treinteañera, lo que está claro es que hay terapias alternativas muy eficientes y ante las que no hay que tener ningún miedo. Eso sí, siempre que estés en buenas manos. Confiando en la persona que te trata no hay problema.

    Mamá cc, jajaja, ya sabes tu que a mi me hacen falta más de dos golpes de secador, pero estoy jodidilla, y he llegado al punto en que no se me pone nada por delante, necesito sentirme mejor.

    Mamá Coqueta, te comprendo. Pero a un mes de haber parido no podemos esperar milagros. YO gané algo más de 18 kilos, y digo algo más porque no sé cuánto más. A quince días de parir me negué a subirme a la báscula, jeje. Igual que vinieron se fueron. Pero he tardado. Mientras lactes tu cuerpo no recuperará el esplendor, eso no lo dudes, pero sí te quitará mucho peso, aunque las curvas de la maternidad las mantendrá. Y luego poco a poco. A demás si has hecho ejercicio es más fácil. Yo no he vuelto a tener los abdominales de antes, tenía una tripa magnífica (ainssss), pero no me veo mal. También es cierto que no he vuelto a cuidarme tanto (falta de tiempo). Pero sé que en cuanto me cuide un pelín,las cosas mejorarán. Eso sí, sigo con la misma talla de antes.
    Así que paciencia guapa, que aún tu cuerpo está intentando volver a su sitio.

  • Reply Marta 14 noviembre, 2010 at 21:59

    ¡Hola! Sí que alguna vez mi fisioterapeuta me ha puesto ventosas para tratar contracturas. En mi caso, hace tiempo que no tengo contracturas porque cada cierto tiempo me levanto y dejo de estar delante del ordenador unos minutos (aunque sea para hacer algo tan interesante como ir a comprar el pan), el caso es moverse un poquito… digo un poquito, porque solamente pensar en que tengo que ir a un gimnasio ya me da pereza, ja, ja

  • Reply Belen Pardo 18 noviembre, 2010 at 16:45

    Marta la pereza es nuestra peor aliada. Pero yo he prometido, y lo pienso contar en el blog, que en cuanto mejore, me lanzo a la piscina. Hay cosas que no merecen la pena por tener pereza y estar mal físicamente es una de ellas.

  • Reply M.R.G. 22 noviembre, 2010 at 09:44

    JO. a mí mi fisio me las quiso poner un día y no le dejé. no le dejo hacer nada innovador porque no me gusta. pero bueno, está bien saber que funciona… por si acaso.

    Está claro que el ejercicio es fundamental. Yo ya sé que te digo siempre lo mismo pero, guapa, tienes que venirte a Pilates, aunque sea un día en semana. NO estamos lejos de tu casa en coche llegarías en 5min; y ahora tengo un grupo muy majo, sería ideal para reforzar suelo pélvico (te va a encantar, despues de haber hecho lo de los conos) y aprender a usar toda la zona central como un núcleo de fuerza para cualquier actividad. La ventaja es que es un aprendizaje funcional… lo que aprendas te servirá para tu vida diaria. Y si una temporada no puedes ir a clase, lo puedes usar solita en casa. es como una inversión.

    ¡¡¡VENTEEEEEEE!!!!!

  • Reply Belen Pardo 22 noviembre, 2010 at 10:28

    M.R.G. pues precisamente vuelvo ahora de una nueva sesión de ventosas. Y estoy nueva, el jueves pasado me las puso y he pasado unos días muy muy dolorida. Ayer domingo empecé a mejorar y por primera vez en tres semanas puedo decir que el dolor empezó a remitir de verdad. Hoy no me duele nada. Y me las ha vuelto a poner, porque al tacto la zona sigue doliendo. Estoy feliz aunque no sorprendida, mi masajista ya me ha curado alguna que otra lesión muy importante. Así que si tu fisio te dice que te las pone, confía en él.
    Lo del pilates me atrae. Te mando correo para que me informes más.

  • Leave a Reply