Sin categoría

Tiempo fuera, culpa y R-evolución

31 mayo, 2011
El pasado jueves, en el Grupo de Madres que celebramos, entre otras cosas hablamos de la necesidad que tenemos tanto el padre como la madre de tener un momento de descanso, de relax, un momento para dedicarnos, aunque sean unos minutos. Algunas madres lo llamaban tiempo fuera.

Llevo días reflexionando acerca de lo que allí hablamos. Tengo tantos pensamientos que contaros. Pero quería empezar por esto, por el descanso que necesitamos y que nos debemos. Según los testimonios de algunas de las asistentes, sus parejas si parecen poder tomarse esos minutos, o el tiempo necesario, para desconectar, descansar, y dedicarse a sus pensamientos, hobbies o similar.

Pero el sentimiento generalizado es que nosotras, las madres, teníamos mucho menos tiempo disponible para desconectar, nos costaba mucho más y lo peor de todo, en ocasiones hasta el fantasma de la culpa rondaba por ahí.

Una de las conclusiones que yo saqué de este encuentro es que estamos en un momento de Revolución, o como me gusta escribirlo, de R-evolución. Estamos reestructurando muchos conceptos, muchos hechos, y la figura de la mujer, como madre, como persona, como tantas cosas, está asumiendo una nueva posición. Esta generación de mujeres nos lo creemos, sabemos de nuestra valía, reivindicamos nuestro privilegio de elegir, queremos vivir la maternidad de un modo pleno, consciente, sincero. Pero todavía nos queda trabajo por hacer, todavía la culpa, cual muerte con su guadaña, nos acecha desde la sombra.

¿Cómo hacer para quitarnos esa culpa? Asumiendo verdades.

Sentimos culpa si nos ausentamos un rato y dejamos a nuestros hijos con su padre, con nuestra pareja. Error: aunque de un modo distinto al nuestro, él será capaz de atenderle, cuidarle y cubrir sus necesidades. Insisto, de un modo distinto al nuestro. En muchas ocasiones será más lento, el niño incluso llorará más. Pero si no brindamos la oportunidad de compartir esto con nuestro compañero, no sabrá nunca hacerlo y para nosotras será una carga mal asumida.

Sentimos culpa si nos imaginamos haciendo algún deporte, paseando sola y tranquila, leyendo un buen libro a solas, estudiando, quedando con una amiga. Error: cualquier actividad que nos enriquezca como persona, que nos permita liberar nuestra mente será también buena para nuestros hijos y nuestra familia. Nuestro estado de ánimo será proyectado hacia fuera. Si anímicamente y psicológicamente estamos saturadas y mal, eso será lo que proyectemos a los demás. Si por el contrario nos hemos permitido evadirnos de la rutina, del cansancio, y de tantas otras cosas, y nos hemos dado un pequeño tiempo para nosotras, eso hará que sonriamos que nos sintamos bien y eso precisamente proyectaremos al exterior.

Somos malas madres por no estar las 24 horas del día con nuestros pequeños, teniendo tiempo para hacerlo. Error: Aparte de madres somos humanas, la crianza 24×7 de uno o varios hijos es extenuante. Cubrir sus necesidades, no solo físicas, sino también emocionales, estimularles, jugar, educarles…. Es agotador. Y si a todo esto añadimos las otras labores diarias necesarias en cualquier familia el final del día se puede hacer muy cuesta arriba. Así que si aunque sea media hora cada día podemos delegar en nuestra pareja o en otra persona de nuestra familia, o amistades no estaremos haciendo nada indebido, muy al contrario, estaremos asegurándonos nuestro bienestar.

Con todo ello, lo que quiero reivindicar son dos cosas:

1.- Todas, sin excepción, necesitamos de nuestro tiempo fuera. Da igual lo que hagamos en ese rato. Como decía una mamá en el Grupo de Madres, bien vale meterse al baño a pensar en silencio un rato.

Pero si podemos, programemos alguna actividad aunque sea una vez en semana. Nos relajará, nos enriquecerá y nos permitirá liberar tensiones y descargar parte del peso diario que asumimos.

2.- La culpa es una sombra que nos ronda continuamente y que debemos desterrar definitivamente. Es una lacra que venimos arrastrando generación tras generación y ahora, en este momento de R-evolución, ha llegado la hora de dejarla atrás.

You Might Also Like

21 Comments

  • Reply mami poppins 31 mayo, 2011 at 08:01

    Qué bien lo has explicado!!!!La propia R-evolución primero por uno mismo y a mi lo que más me cuesta es abandonar la carga de la culpa, por tantos años de programación a la que hemos sido sometidas, menudo engaño!!!!

  • Reply Cartafol 31 mayo, 2011 at 08:04

    Yo no me siento culpable para nada si dejo a las niñas con el, faltaría más, son de él igual que mías…

    Estuvimos todo el fin de semana hablando de este tema mi marido y yo y me ha acabado dando la razón, pero de momento, solo me dió la razón y no más tiempo fuera!.

    El tiene sus hobbies y no los deja y ya los tiene con sus horarios establecidos. Si está en casa y le apetece salir, pues me dice voy a tal sitio y se va sin más. En cambio yo no puedo hacer eso, nunca, porque tengo que estar con la agenda cual médico mirando haber si puedo salir, si tengo con quien dejar a las niñas…no tengo mi tiempo fuera, sólo los jueves media hora que tengo clases de música y una hora para otra clase de música el sábado…ese es mi tiempo fuera…Me corroe por dentro, siempre es la misma historia y el mismo razonamiento. Me acaba dando la razón pero la cosa no cambia, pero también aunque pudiera salir, borro lo dicho al principio, me como la cabeza en que estarán haciendo y que hago yo de paseo pudiendo estar en casa con las niñas…

    Maldito subconsciente de madre!!

  • Reply Carol 31 mayo, 2011 at 08:32

    Es necesario tener tiempo para una misma y de esa manera renovarse. Pero yo ahora mismo no me veo dejando a mi hija. No por sentirme culpable sino porque la echaría mucho de menos. Todavía no estoy preparada, como siempre creo que todo lleva su tiempo.

  • Reply Caro 31 mayo, 2011 at 08:34

    Yo tengo asumido que debo ser bastante mala madre, porque tengo poquito tiempo fuera, pero lo tengo, y el que tengo, la verdad, lo disfruto sin ningún tipo de remordimiento 🙂

    Para mí, mi tiempo fuera fijo son las clases de danza del vientre. Algo que es absolutamente para mi sola. Luego están mis ocasionales reuniones de madres, en las que a veces se involucran también mi marido y mi hijo (generalmente, mi marido entreteniendo al niño para que yo pueda estar a la conversación). Y por último los ratitos en que mi marido se lleva al niño al parque, o a comprar, previa petición mía o por motu propio suyo, y me quedo solita en casa un buen rato. Yo estoy feliz, porque creo que mi hijo con su padre está tan bien cuidado (o más) que estando conmigo.

    En nuestro caso es casi al revés, es el papi el que no tiene apenas momentos fuera él solo… y bien que él tiene más 'distracción' porque es el que trabaja fuera de casa, pero también se merecería otra cosa. Que haremos compatible en cuanto él exprese en claro la necesidad 🙂

  • Reply estanjana 31 mayo, 2011 at 08:43

    es tan cierto!! ellos, descansan porque muchos trabajan más horas fuera de casa que las mamás, pero y ellas? no trabajan aunque sea pasando rato con sus hijos? un niño agota mental y fisicamente aunque sea estando pendiente de él y aunque lo hagas siendo muy feliz.
    Las mamas también necesitamos ese ratito y yo mucho más!! creo que solo he salido una vez sin mi hijo y fue para ir a la matrona! que estoy encantada pero a veces me gustaria irme a nadar sin tener que estar pendiente de…
    tantas horas pendientes acaban cansando mucho y eso perjudica a los demás, sin duda!!

  • Reply irene 31 mayo, 2011 at 08:44

    Me he visto totalmente reflejada en el comentario de Cartafol… me ocurre exactamente lo mismo. Mi marido tiene la bici y se va cuando quiere, incluso dias enteros. Tenemos eternas discusiones por esto mismo, yo no tengo tiempo para mi misma. Y lo sé, soy tonta por no cogermelo.

  • Reply tanpancha 31 mayo, 2011 at 09:12

    Estoy con cartafol e Irene, yo tengo que pedir que se quede con la peque si tengo que ir algún sitio pero él no dice nada cuando sale….

  • Reply Treintañera con hijo 31 mayo, 2011 at 09:26

    Pues yo tampoco me siento culpable por dejarle al niño a él. Lo malo que cuando lo hago me dedico a hacer cosas para la familia asi que de tiempo para mi poco poco.

  • Reply Maria 31 mayo, 2011 at 10:14

    genial!!! Totalmente de acuerdo!!! Tengo casi terminado una entrada acerca del papel del papa de la pequeñokoala en su crianza y como es nuestra visión del tema. Tengo que decir que somos muy afortunados, el recibe bien las cr´ticas, y yo no me callo ni una, es decir cuando veo que yo me estoy cargarndo demasiado (bien por mi afán de hacerlo todo, bien porque él se despreocupa) se habla e intentamos que él aumente el ritmo y la carga y lo la baje. es verdad que yo no me planteo quietar tiempo de mi hija para dedicarselo a otras cosas (como sea trabajo) y que él en determinados momentos si lo hace pero Jose hace que todos los días (salvo los que está de guardia) yo pueda cenar tranquila y tener un ratito para mí, me insiste en que me tome mi tiempo y cada día que pasa está asumiendo más responsabilidades con la niña. la culpa que sentimos las madres creo que es la peor compañera y como para nosotras tenemos una bara de medir demasiado dura. Un besito belén y gracias

  • Reply Mamá (contra) corriente 31 mayo, 2011 at 11:21

    Pues sí, pues sí. El problema es que para concederse ciertas cosas hay que tener posibilidades y no todos las tenemos. Queda mucho con cambiar y no se yo…

  • Reply LA TETA REINA 31 mayo, 2011 at 11:21

    Por su puesto que hace falta ese tiempo fuera.
    Yo estoy empezando a disponer un poco de él, pero reconozco que me gusta pasar la mayor parte de mi tiempo con Boliche, así que lo uso poco poquísimo.
    Esta etapa se pasa volando y quiero aprovecharla a tope con mi hijo.

  • Reply teresavet 31 mayo, 2011 at 11:56

    Yo el sábado dejé a la peque con mi madre y ¡me fui de compras! Dos horitas, pero me sentaron de maravilla. Yo intento cogerme un ratito cada semana, aunque sea para tirarme en el sofá a leer, o darme un baño, pero a veces ni eso se puede. Y no es que el padre no esté con la peque, que lo está… pero es que esta peque… lo que consume…
    Pero es verdad que cada vez que te vas de "tiempo fuera" te sientes rara, como si estuvieras haciendo "pellas" en el insti…

  • Reply lamamadeunabruja 31 mayo, 2011 at 15:34

    A mí me ha costado casi quince meses ver esto que cuentas… otro problema son las posibilidades reales de tomarnos ese tiempo.

  • Reply Ana 31 mayo, 2011 at 17:02

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que cuentas: todo lo que nos haga felices, hará felices de manera indirecta a quienes nos rodean.

    Eso si, si no somos capaces de olvidarnos de la culpa, es preferible que no nos dediquemos ese tiempo fuera, porque no conseguiremos el objetivo esperado, sino que solo conseguiremos sentirnos culpables.

    Es un tiempo que necesitamos para disfrutarlo, no para torturarnos por el hecho de necesitarlo.

  • Reply Mama mimosa 31 mayo, 2011 at 18:25

    Creo que el primer paso lo debe de dar la propia madre, pero sin el apoyo de la pareja no es posible concederse ese descanso. Creo que ahí está el fallo, en la falta de implicación de muchos padres, que delegan totalmente la crianza. Siento que este comentario no es justo con todos los hombres, pero observo que la mayoría no están comprometidos en la crianza al mismo nivel que sus mujeres.

  • Reply Belen Pardo 31 mayo, 2011 at 20:19

    Mami poppins, es importante que una misma cambie ciertos patrones adquiridos, es cierto. Pero lo más importante es sentirnos conformes con nosotras mismas y con nuestros actos.

    Cartafol, me ha encantado la evolución de tu comentario.

    Carol, yo no digo que haya que dejar a los hijos forzosamente para estar mejor. Digo que cuando hace falta es imprescindible encontrar momentos. Si tu estás en ese punto de bienestar con tu hija, fantástico!! Me recuerdo con mi hijo bebito y yo no le he dejado ni para ir a la ducha!. No ha sido hasta que ha tenido casi 4 años cuando yo he decidido programar cositas como hacer yoga, etc. Porque había llegado el momento en que necesitaba hacer cosas sola.

    Caro, mala madre tu???? Es fantástico que compartas con tu pareja la crianza de vuestro hijo, que ello te permita crecer en otros ámbitos porque eso que tu creces es lo que podrás aportarle a tu hijo.

    Estanjana mal reparto con las parejas, ahí está la clave. Independientemente de que cuentes con otras ayudas, lo fundamental es la pareja.

    Irene, habrá que sentarse a negociar ….. Suerte!

    Tanpancha, lo mismo te digo, a negociar tocan.

    Treinteañera, habrá que ganar algo de tiempo para una misma 

  • Reply Belen Pardo 31 mayo, 2011 at 20:20

    María, ya no solo porque nosotras tengamos un respiro, o más tiempo, sino también por ellos, como padres, establecer un hermoso vínculo con sus hijos, ser parte activa en la crianza, formar un tandem único y especial con tu pareja. Todo son ventajas!!

    Mamá (contra) corriente, sé que cuando tu pareja viene muy tarde o muy cansado de estar todo el día trabajando es complicado, me consta, tu lo sabes. Pero la semana es larga. Y yo no digo que cada día tengamos que estar de verbena, pero un rato de cuando en cuando te permite relajarte y eso es necesario. Aparte de la evidente necesidad de la implicación en la crianza por supuesto. Queda mucho por cambiar, pero es posible, yo al menos lo creo posible. Nuestras parejas, algunos, son hijos de familias muy alejadas de lo que hoy hacemos en nuestras casas. Pero fíjate qué salto hemos dado. Y seguiremos hacia delante, no lo dudes.

    Teta, a mi también me gusta pasar el tiempo con mi hijo, faltaría más!! Pero qué bien te están sentando algunas escapadas, o recuperar aficiones, o no?

    Teresavet, jejejeje, me ha gustado lo de las pellas, jejejej.

    Lamamadeunabruja, cierto que las posibilidades a veces son chungas. A mi me ha costado casi 4 años apuntarme a yoga….

    Ana, obviamente si por irnos un ratín nos sentimos tan mal, mejor no hacerlo. Pero si eso ocurre algún conflicto interno habrá que resolver no?

    Mamá mimosa, tienes razón, un buen número de padres, no todos afortunadamente, no se implican suficiente en la crianza lo cual obliga a la madre a asumir más tareas de las debidas. Pero ya digo que eso hay que irlo cambiando.

  • Reply sonia 31 mayo, 2011 at 22:22

    me quejo hasta la saciedad d la falta de tiempo para mí, siento q m falta algo muy importante y parece q no sé ya ni lo que siento porque no encuentro el momento de parar y buscar dentro de mí… El padre sigue con su vida y sus hobbies. Creo los hombres son incapaces de sentir culpa y a mí ésta me machaca!! Agradezco mucho tus razonamientos pq,tal y como los expones,me parecen muy acertados. Gracias por haberme hecho recapacitar en uno de mis pocos momentos de relax. Un saludo!

  • Reply Sandra 1 junio, 2011 at 08:32

    Me han encantado tus argumentaciones. Los complejos y culpabilidades están demasiado pegadas a las madres y ya es hora de que pisemos fuerte y defendamos como leonas a nuestros hijos y nuestras decisiones. Bravo por el término R-evolución, genial

  • Reply @Mousikh 1 junio, 2011 at 10:33

    El matrón que nos daba las clases de preparación al parto lo llamaba la hora de oro del día, je, je. Yo reconozco que me cuesta horrores separarme de él. En casa sí hay ratos que juega con su papi y yo aprovecho para hacer cosas por la casa o desconectar y sacar un rato para mí. También se ha quedado algún ratito con los abuelos para que yo pudiera ir a hacer algún recado. Bueno, poco a poco.

  • Reply Mónica 1 junio, 2011 at 17:31

    Aunque ya hace bastantes años que crié a mis peques, llegó un momento en que estaba tan, tan saturada de la casa, de los peques, de la falta de apoyo del papi, y de todo…que decidí que para hacerlo todo yo sola, estaba sola!!!!Asique tomaros ese tiempo libre tan necesario, y aprovechar para relajaros, no sea que a alguna le pase lo que a mí,jijijijiji!!!!!Y delegar en los papis, que ellos también saben cuidar de los peques(otra cosa es el que no quiere…)!!!!

  • Leave a Reply