Sin categoría

Transición: de los purés a los trocitos

26 agosto, 2010
A petición de mi amiga Mamá contra corriente, hoy voy a hablaros de cómo mi peque pasó de comer purés a comer sólido. La verdad es que es una etapa complicada, de muchos cambios, más de un lloro. Los niños a veces se confunden, rechazan, aceptan, un follón.
Mi consejo es afrontarla con toda naturalidad y quitándose muchas ideas de la cabeza, por ejemplo:
* Comerá menos si le doy algunos trozos
* El puré es más completo y le alimenta más
* Tiene que tomar X medida de puré sino es que no me come
Olvidáos de todo eso, de cantidades, alimento, necesidades. A partir del año, aproximadamente (variará según el niño) necesitan probar cosas, empezar a masticar, aunque aún no tengan apenas dientes, nuevas texturas, nuevos sabores,…., forma parte del crecimiento y de su desarrollo.
Mi hijo empezó a comer purés a los 6 meses aproximadamente. Desde la primera cucharada los devoró, verduras, carne, pescado, pollo,…., salvo el de frutas, el resto le encantaban, ¡todos!, con calabaza, con calabacín, con puerro, patata, zanahoria, judía verde, daba igual, todo le venía bien. Su preferido, desde siempre, el de pollo. De hecho hoy en día su plato preferido es el pollo asado, aunque lo adora de cualquier forma.
A partir del año, empezó a comer menos cantidad, se dejaba puré, le hacía ascos, aunque lo comía pero ya no era el devorar de meses atrás. Y de repente pasó de los purés caseros de mamá a los potitos y a los trozos de comida. Esto con 13 meses.
Para que comiera fruta sin miedo a atragantamientos varios, utilicé esta redecilla de la imagen. Le encantaba comer así trozos de plátano, manzana, pera. Y de ese modo empezó a apreciar la fruta.
Comía galletas María sin dificultad, pan, jamón de york, fiambre de pavo, queso. He de decir que a esta edad tenía una dentadura muy apañada. Y comenzamos a cenar pescado a la plancha, trocitos de lenguado muy hechos, ¡¡le encantaban!!, tortilla francesa, pollo cocido o a la plancha. Lo devoraba del plato. Intentaba darle purés, pero fue imposible. Poco después de cumplir el año cerró la boca y no hubo manera. Así que sustituí mis purés por algunos potitos. De postre por la noche tenía pecho, aún continúabamos con la lactancia. Supuse que si el niño se quedaba falto de algo, o con hambre, mamaría más, pero no fue así. Debe ser que le alimentaba lo que comía de lo lindo. El niño mamaba como siempre. No perdió peso, al contrario, siguió ganando, aunque más estable.
Con 14 meses le daba sopitas de pollo. Otro de sus platos preferidos, sopa con fideos. Al principio teníamos que ponerle babero, y miles de servilletas de papel, servir el doble de la cantidad que quería que se tomara, porque espurreaba la mitad, pero le encantaban. Y ya con 15 meses tomaba un primero y un segundo. El filete de ternera intenté incorporárselo y lo aceptó, en trozos muy pequeñitos y super tierno. Desde siempre le gustó. Salchichas de pavo, y así fuimos creando una lista de alimentos suaves y fáciles de comer. Pero a veces no era fácil y teníamos que recurrir al potito de marras.
Poco a poco creamos menús adecuados para las comidas y las cenas. Y el desayuno también empezó a cambiar, nada de papillas, leche muchísima menos. Esto me preocupó, sobre todo porque te martillean la cabeza con eso de que debe tomar medio litro al día. Lo consulté con el pediatra, me recordó que el niño tomaba yogures, queso, pecho,….. lacteos suficientes. Y también me dijo que a partir de esta edad empiezan a tomar mucha menos leche. Y así fue. Los desayunos empezaron a ser de pan tostado con aceite. Un día probó una rebanada de pan que yo me hice, y no quiso otra cosa en meses. Intentamos continuar con la papilla, pero era misión imposible, así que para qué batallar. Era feliz tomándose sus tostadas de pan. Lo acompañábamos de un yogur y se quedaba la mar de satisfecho.
Con 15 meses abandonó la lactancia, por algún que otro sobresalto que ya os contaré (tengo pendiente la última parte de Historia de mi Lactancia), y empezó a tomar yogures también por la noche.
En comparación a cuando tomaba purés, pues sí, comía menos. Con los purés hay que tener un cuidado de aupa, porque echas y echas y en volúmen no se nota. Pero cuando cumplen un año su ritmo de crecimiento disminuye y a veces se nos olvida. Los niños se regulan perfectamente, ellos serán los que te marquen el ritmo de alimentación. Y los adultos debemos estar ágiles para comprenderles y respetarles ese ritmo. Tranquilas, no perderán peso, no dejarán de crecer, no se alimentarán mal. Pero tienen que cambiar, tienen que empezar una nueva etapa. Dejadles comer, lo disfrutarán. Dejad que prueben cosas, texturas, olores, sabores. Dejad que descubran. Esto hará que se diviertan con la comida, que sean atrevidos a la hora de probar, dejemos que el paladar se vaya acostumbrando a esta nueva etapa.
Visto ahora, desde la distancia me sonrío con cierta nostalgia. Pero realmente fue una etapa muy dura, no sabes qué darle, no sabes si le gustará, te rechazan muchos platos, algunos días comía francamente mal. Pero es lo que tiene que suceder.
Hoy en día mi hijo come bien, o muy bien. Come poca verdura, no come arroz, que lo detesta. Pero el resto…. en un santiamén y solo. Le animamos desde muy pequeño a masticar, a probar cosas y eso seguimos haciendo, animarle a probar. A veces cuela, a veces no. No debemos estancar a los niños en los purés para asegurarnos una alimentación más completa o porque realmente es lo más cómodo. Debemos ser primero nosotros atrevidos, para conseguir que ellos lo sean.

You Might Also Like

32 Comments

  • Reply Suu 26 agosto, 2010 at 12:39

    Yo a mi bichito siempre le ofrezco lo que me ve comer, tiene 13 meses. Que como gazpacho, yo le ofrezco. Que estoy con alitas, pues también (pero suelo cortarle yo achos y ponérselos y así se lleva algún cachitos). Dientes tiene 4 y le están saliendo 2. El jamón york y el pavo bien. La tortilla como son cachos más grandes me lo espurrea. El pesacado como la tortilla. Yo sigo intentándolo cada noche. De día sigo dándola puré, pero por la noche voy metiendo alimentos. Y cosa que yo como, cosa que la ofrezco. Y ella suele probar encantada.

    Me alegro que fuera tan bien en tu caso. Espero que mi bichito vaya masticando un poquito más.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 12:47

    Muchas gracias por publicar esta entrada, además me ha encantado la tilde del Máaaaaama, una maaaaaama (contra) corriente jajajajajaa!.

    Bromas aparte, como te comenté, en las últimas semanas noto que mi hijo pasa totalmente de los purés, apenas se los come. Los de fruta sí, pero los de mediodía nada y eso que son los mismos de siempre. En cambio sí que tiene interés por las cosas que comemos nosotros.

    Pero estoy despistada, tengo dudas, las mismas que tu comentas. Te comentaré un par de cosas.

    En primer lugar, el tema del yogur, no le gusta. Se lo camuflo con la fruta, pero sólo no le gusta. ¿Qué tipo de queso le dabas tu?.

    Otra cuestión que me asalta es cómo te atrevías a darle carne. Yo había pensado en darle filetitos rusos, algo así. Porque lo que es una pechuga a la plancha, incluso muslitos de pollo hervido, me da bastante miedo, quizá no debería tenerlo…

    Sí que me da miedo que mi hijo adelgace, lo sabes bien, no va nada sobrado de peso. Pero es cierto que los niños a partir del año necesitan menos porque también crecen menos.

    Iré probando, creo que estamos en ese momento previo, tiene ganas de experimentar… ya te iré preguntando.

    ¡Gracias!.

  • Reply mamadejulio 26 agosto, 2010 at 12:53

    En mi caso la comida no hay sido problema, Julito siempre ha sido buen comedor y al año las cenas ya eran solidas. A dia de hoy ya come todo solido y no le hace ascos a nada. Mi problema como ya sabes se basa en mi limitacion para hacer comidas nuevas, las cenas son un martirio porque no se que hacerle aparte de las sopas, tortilla, salchichas, jamon york, pescado y poco mas.
    En eso he tenido suerte, tener que batallar con la comida debe ser muy duro.

  • Reply mamadejulio 26 agosto, 2010 at 12:55

    Mama cc: no se si te puede ayudar, mi peque la carne que come bien en trocitos pequeños es la cinta de lomo y los muslos de pollo que son mas blanditos que la pechuga. Si te sirve yo al mio le doy queso fresco, mas concretamente burguitos. Le encantan¡¡¡

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:05

    Ah, también quería decir que de primeras no colabora nada. Es decir, se le ve interesado por la comida pero cuando se la arrimas, suele cerrar la boca y mover la cabeza. Ni siquiera quiere cogerla, es como si le diera yuyu. Luego ya poco a poco se las va apañando, las patatas fritas le encantan (no me extraña, por otra parte!).

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:06

    Suu, nosotros hacíamos lo mismo, a la hora de nuestra comida, le sentábamos en la trona a nuestro lado e iba viendo y probando, le encantaba! Es la mejor manera de que ellos coman y prueben.

    Ay Mámacc,, perdón!!! jajaja se me fue la tilde. Bueno corregido. Sabia que a algunas mamis os espantaría lo del filete, y es cierto que para comer carne fue muy precoz. De hecho hoy se zampa un filete de lomo como si tal cosa. Un día le di un poco del mío, nada una chispa, y chica pedía más y más. Hasta que le puse un trozo para él, lohice super pequeñito, jugoso, tierno, como se lo comía. El filete ruso es más seco. Si la carne es tierna puedes hacer trozos chiquititos y no hay peligro. Yo hacía trozos minúsculos. El pollo, pues igual. Al principio le daba contramuslos, que son muy tiernitos, pero es que al niño le gusta más la pechuga. El truco está en todo desmenuzado y que lo coja él con la mano, que juegue, guarree.
    Lo del yogur, cuál le das? Yo le daba Mi primer Danone, le encantaba el natural. Pero eso son gustos claro. Has probado sabores?
    Y el queso, pues le daba quesos tiernos o semi curados, quesitos. Pero pronto dejó de tomarlos, decidió que no le gusta el queso. Como ves, come muchas cosas, pero otras muchas no. Pero no me espanto, ni me preocupa. Tranquila, que seguro sale bien.

    Ainsss mamá de julio, voy a poner un apartado en el blog de tuppers a domicilio para que me encargues….. a ver si te doy ideas.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:06

    Ay, nos hemos cruzado!

    Pero a ver, vuestros hijos masticaban, ¿no?. Es que el mío ha empezado a mascar ahora, hasta hace unos días iba todo "pa'dentro" y, claro, con una galleta no pasa nada, pero con un trozo de carne, por pequeño que sea… me da miedín!!

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:08

    Claro, no masticaba porque no le hacía falta!!! No le dabas mucho para masticar. Tiene que ir probando. Prueba la fruta a que la chupe, y ponle en la trona cositas en un plato. si lo quiere coger con la mano que lo coja, y sino lo retiras y listos. No se lo des tu, ponlo en un plato. Y no pongas trozo, sino todo desmenuzado, prueba con pollo, salchichas de pavo, esas cosas.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:08

    Juer, nos hemos vuelto a cruzar.

    El yogur he probado el natural de Danone y el natural y el de frutas de Mi Primer Danone. Nada de nada. Y eso que se los paso a un plato porque ya se aprendió como era el envase y en cuanto me veía con él cerraba la boca.

    Los burguitos que dice mamadejulio me llaman la atención…

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:09

    has probado a dejarle el yogur delante de él??? en su trona??? eso sí, ponle lejos de las paredes,…..

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:10

    No hay dos sin tres!

    No utilizo la bandeja de la trona. Porque mete las manos en el plato, lo vuelca, se lo reboza por el pelo… Le siento en la trona y yo me siento delante con el plato en la mano.

    Además es bastante puñetero, como tenga pocas ganas, se chupa el dedo, la mano y hasta el pie. Es muy complicado.

    Por cierto, el alimentador ese también lo tengo y no le gusta nada, lo que hace es morder la parte de la anilla.

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:12

    Pues mucho me temo que te toca dejarle meter las manos en el plato. Cuando haya comido algo de puré, mi consejo es que le pongas un platito de plástico con unos trozos de pollo, o de quso, o de lo que creas tu mejor, y dejar que la naturaleza obre.
    Pruébalo, no pierdes nada. Tu misma dices que come ya menos puré. Mi hijo llegó un día en el que a la segunda cucharada me dijo que me lo comiera yo. Yo sé que no es fácil, pero no te queda otra.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:15

    Esta semana, por ejemplo, el lunes fue un poquito mejor, el martes casi nada, ayer no comió y hoy ha comido poquísimo. Está claro que algo pasa.

    Sobre el yogur, ahora mismo me estaba comiendo un yogur griego de Danone, azucarado. Que no es bueno para él, pero para probar lo mismo da. Le he intentado dar con la cuchara, nada. Me ha visto comérmelo y quería meter las manos en mi bol. Le he puesto un poquito en la boca y, sí, lo ha lamido, pero no quería cucharadas. Nada más que quería meter sus manazas! jajajaja

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:18

    Claro!! los niños necesitan comer con las manos. Creo que te voy a dejar el libro de Carlos González "Mi niño no me come".

    Tu ponle en un bol un poco de yogur y se lo dejas delante. Cuando lo cate como él quiere, con las manos y guarreando igual luego acepta la cuchara.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:20

    Ese libro ya lo he leído, ¿no llegué a comentarlo en mi blog? Me suena que sí. Pensaba volver a leérmelo, que justo viene ahora al pelo.

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:23

    No recuerdo, ya sabes que tengo memoria de pez Dolly, creo que sí,….

    Los libros de Carlos González vienen bien tenerlos a mano. Yo los utilizaba de consulta y todo, jejeje. Releía capítulos, páginas. Siempre vinieron bien. Y ahora te vendrá genial. NO te dice nada que no sepas, pero te recuerda cosas muy importantes. A mi me ponía en orden las ideas, la verdad.

  • Reply mamadejulio 26 agosto, 2010 at 13:26

    Mira Belen me quedo mas tranquila en el tema comer con las manos, porque yo le duelo decir que con el tenedor ya que va a llegar a la guarde y alli nadie le va a dar de comer, pero hay veces que le veo comer con las manos tan feliz y le dejo.
    Mi peque hasta el primer año tomo Mi primer Danone, luego ya pase a otras marcas, la verdad es q siempre lo acepto muy bien, a dia de hoy desayuna y toma de postre al cenar yogurt.
    La mallita que dices a mi me vino muy bien, le metia galletas y frutas y la devoraba.
    De todas formas es un proceso que lleva tiempo. Yo digo que desde el año julito cena solida, pero no se ceno el primer dia una tortilla de golpe, fue poco a poc

  • Reply LadyA 26 agosto, 2010 at 13:29

    Mama CC, yo, por mi experiencia, te diría que también es una especie de fase. Alex ha tenido varias de esas. Pasa de comer perfectamente a no querer probar bocado… No se si es porque no se encuentran bien, les salen los dientes, o la conjunción astral no acompaña, pero nosotros hemos pasado por unas tres fases de esas…
    En cuanto a introducir cosas, Alex a partir del año comía casi todo sólido: Salchichas de pollo, hamburguesas, tortilla,… La verdura es lo único que no le apasiona y lo que le doy en puré.
    Como te dice Belén, lo mejor es que le dejes cachitos, sobretodo cosas blanditas, como el pescado, o cosas muy troceadas…
    Ya verás como poco a poco se va acostumbrando y de aquí a un tiempo ni te acordarás de como lo hiciste…

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 13:30

    Mamádejulio, tu hijo acaba de hacer los dos años, no puedes pretender que utilice a la perfección los cubiertos. Es natural y bueno que los niños coman con las manos. Créeme, en unos meses solo querrá comer con el tenedor, mi hijo ha comido siempre con las manos, y solo cuando él quiso empezó a usar el tenedor. Ahora toooooodo tiene que ir pinchado.

    Hay que dar tiempo al tiempo. Todo ha de ser progresivo, despacito, y lo más importante, respetando los ritmos de cada niño.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 13:32

    A veces releo nuestras conservaciones con un poco de distancia y pienso: chicas, ¿os dais cuenta de que a ojos de las demás somos unas hippies? ¿Comer con las manos? ¡Dónde se ha visto eso! Los niños buenos comen con cuchillo y tenedor!!!

  • Reply mamadejulio 26 agosto, 2010 at 13:57

    jajajaja, yo es que me agobio enseguida, empiezo a pensar q en la guarde nadie le va a dar de comer y me entran las ansias¡¡¡si el pobre la verdad es que no lo hace nada mal, hay veces que cuando no puede pinchar, agarra el trozo con la mano y lo intenta meter en el tenedor…
    De hecho es el el que quiere comer solito.

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 14:02

    Bueno, entonces dónde está el problema??? en la guarde???? anda, anda. El niño come, no? pues fin del agobio. Para que tiene manos la criatura? Es que a veces queremos que los críos nazcan con el manual aprendido, que no, que no, que ellos dan pasitos cortos pero seguros. Y eso hace Julito. No te preocupes tanto, en la guarde se sabrá apañar.

  • Reply imenosd 26 agosto, 2010 at 14:24

    No se vosotras, pero yo tengo 38 años y como unas cuantas cosas con las manos (las patatas fritas, los langostinos, las alitas de pollo, las hamburguesas… ).
    Dejadles que se pringuen, que necesitan toquetearlo todo. Si, ya se que luego hay que limpiar, pero es lo que hay…

    Carlos Gonzalez es un crack. Quien no haya leido algun libro suyo que vaya corriendo a una libreria a por cualquiera de sus libros. El de "Mi niño no me come" es genial.

    Una cosa curiosa de nuestro chaval es que no le gusta el queso, ni los espárragos blancos, ni el arroz. Yo tenía la teoria de que no le gustaban las comidas de color claro, pero no es válida esta teoría, por que las pechugas de pollo son claras y las devora, y la mayonesa es clara y se la come con auténtica pasión.. No se, supongo que son manias. Ahora dice que "A mi no me gusta el queso. Cuando sea mayor tengo que probarlo".

    En fin, el futbol es así.

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 14:35

    Yo para comer con las manos soy muy tiquismiquis, como casi todo con cuchillo y tenedor! jajaja

  • Reply mama en alemania 26 agosto, 2010 at 17:25

    Gracias por la entrada, Belén, que yo tenía esta etapa bastante olvidada y estaba un poco perdidilla… jejeje…

    Bueno, me has refrescado un poco la memoria sobre cómo fue con el mayor… No exactamente como tú, así que lo cuento a ver si ayuda también (tampoco me he leído todos los comentarios, pero es que hay demasiados para cómo tengo la cabeza jeje):

    Mi hijo con 12 meses empezó a ir a la guarde en Berlín hasta justo después de comer. Le daban de comer ahí lo que cocinaban ellas y la verdad es que el niño, menos un par de cosas, comía bien… Los fines de semana tal cual le sentaba a la mesa con nosotros (un poco coñazo hasta que aprenden a comer solos, porque estás comiendo tú y al mismo tiempo dándole a él). Había días que comía mejor, otros peor… depende de lo que hubiese.

    Las cantidades, por supuesto, disminuyeron mucho, pero el niño no se quedaba con hambre y además yo le he dado siempre mucho de picoteo (fruta) por si acaso.

    Las papillas de fruta creo que se las mantuve más tiempo, pero las hacía ya más pequeñas y había días que, según qué fruta (pej. plátano) se lo daba tal cual… Eso sí, pacieeeeeencia… jeje.

    Como nosotros no comemos mucha verdura (ya lo sé, muy mal), para que no se quedase corto, lo que hacía es que, de vez en cuando, le daba un purecito para cenar… Pero puré de verdad, tal y como me lo puedo tomar yo: con sal, pimienta y demás, o sea, nada de puré de bebés. Siempre le ha gustado mucho, así que por eso no ha habido problema. Lo que sí que le quité fueron los cereales para cenar en el bibe… Pero su vaso/biberón de leche (de vaca) no lo ha perdonado hasta los 2 añitos… Pero vamos, que las cenas más bien ligeritas: un purecito, un pescadito a la placha, una tortilla, jamón…etc. Y luego aquí toman mucho pan con embutido y quesos y tal para cenar, así que algún día también eso.

    Para desayunar su biberón/vaso de leche (de vaca) y tostadas…

    Mamácc, lo que yo estoy haciendo ahora con el peque (que todavía come purés míos y tal pero siempre está gorroneando de nuestras comidas… ) es que le doy a probar de todo a ver cómo le sienta y a ver cómo lo mastica… Ya empieza a hacer el gesto, aunque no tenga muelas (le está saliendo una ahora, pero lleva gorroneando ya un tiempecillo jeje) y vas viendo qué tal… Al ppio igual no mastica bien, se lo traga de golpe y luego tiene gasecillos, pero poco a poco lo va entendiendo 🙂

  • Reply Una mamá (contra) corriente 26 agosto, 2010 at 18:18

    Que sepais que he tomado buena nota de todo!

  • Reply ana maría 26 agosto, 2010 at 18:34

    Cómo me interesa el tema!!! Fijáte que anoche pensé en pedirte en que escribieras un post sobre el tema, estamos en plena transición, come de todo y mezclado, es decir a veces potitos (casi siempre al medio día)y también sólidos. Ahora mi mayor temos es si toma suficiente leche sin el pecho…

  • Reply Heidi 26 agosto, 2010 at 18:57

    Hace tiempo que te leo pero hoy tengo que escribirte para darte las gracias por el post, porque estoy en esa fase y llena de dudas. Mi hija, que nunca ha sido buena comedora, va a cumplir 1 año en septiembre y no demuestra el mas minimo interes por probar nuestra comida ni por masticar. Asi que mientras le doy el pure me pregunto si tendria que motivarla yo un poco o si la curiosidad le llegara un buen dia por si sola o cuando tenga mas dientes.

  • Reply Belen Pardo 26 agosto, 2010 at 21:15

    Mamá en alemania, es que la memoria la tenemos todas fatal, yo he tenido que estrujarme el cerebro para recordar muchas cosas, jeje. Pero es cierto que las cantidades disminuyen drásticamente, y al principio asusta un poco, pero cuando los ves sanotes, satisfechos y encima felices porque les gusta lo que comen, entiendes que han pasado a otra fase.

    Ana María, relájate con la leche, recuerda que tomará otros lacteos yogures, queso. Créeme nos obsesionamos mucho con el tema de si tomará suficiente leche. Él toma ya muchos otros alimentos. Y con esa mano que tu tienes en la cocina, tu hijo es un afortunado de los grandes!! Para cualquier duda, si te sirve mi experiencia, aquí me tienes.

    Heidi, gracias a ti por leerme y me alegro mucho que te haya gustado el post de hoy. Las dudas son normales. Si tu hija come bien purés, por supuesto sigue dándoselos, faltaría más. Pero no está de más que la animes a masticar, ofreciéndole lo que tu comes, pequeños trozos, fruta. Ánimo y cuéntame qué tal te va.

  • Reply LAKY 27 agosto, 2010 at 08:29

    Mi hijo comía muy bien los purés pero la comida entera le costó más. Por vagancia, más que nada. Eso sí, luego cogió un asco a los purés que hoy es el día que no puede ni verlos! y es que en el colegio abusaron mucho de ellos, por comodidad: hasta los 4 -5 años prácticamente toda la verdura se la daban en puré y, claro, fue demasiado.
    Mi hijo come decentemente, no bien, pero tampoco demasiado mal. Eso sí, de lo que le gusta: carne básicamente. Con el pescado tenemos problemas (a mí tampoco me gusta así que puedo entenderle) y con las verduras no digamos; sólo las come en ensalada.
    Es complicado el paso si el niño no es buen comedor…

  • Reply Papalobo 27 agosto, 2010 at 09:29

    Nuestro peke como de (casi)todo, jajaja. La fruta tiene días en que se come todo el puré de la merienda y otro (muchos) que no hay forma. EL pescado acabamos de incorporárselo y no le gusta nada (era merluza, intentaré darle gallo para la siguiente a ver que tal). La fruta se la come bien si se la das en la red (con el consiguiente pollo que monta cada vez que coges el aparato para ponerle un tros¡zo nuevo, jajaja)
    De momento le hemos dados queso freco de burgos desnatado, fiambre de pavo en trocitos (3h para que se coma una rodaja de nada) y arroz (que realmente era un Ku-Bak que me estaba comeiendo yo, jajaja). Pero cada vez tiene más curiosidad por lo que comemos y por la cerveza que no veas el cuidado que tengo que tener jajaja.

    Mi duda es: ¿cómo le dáis el pescado? Sólo machacado, en puré???

  • Reply Vanesa 28 agosto, 2010 at 22:59

    A mi peque le damos ya hace días sólido (o sea, trocitos, q para Carlos Gonzalez sólido ya son los purés). Hay días que muy bien y otros dáis que no tanto. Claro que no comen lo mismo, estaríamos locos si le dieramos la misma cantidad de verdura en trozos que triturada.

    Yo el día que veo q come un poquito peor le doy yogur después. Y depende del día, de la comida…la legumbre cuando veo qu eno se la está comiendo muy bien, voy y se la trituro, q tiempo habrá de q coma de todo, no conozco a ningún adulto que se tenga que come rlas lentejas en puré.

    Lo que no le he variado son las cenas ni los desayunos, su papilla de leche (de fórmula) con sus cereales, alguna vez cambio los cereales de la cena por un potito de los de hero de buenas noches pero ahí seguimos, con lo que me dijo la pediatra.

    No nos olvidemos tampoco q cada niño es un mundo. Sobre todo no agobiarlos, ni agobiarnos nosotros.

  • Leave a Reply