Sin categoría

Triste y confusa

26 octubre, 2010
Pues sí, ese es mi estado de ánimo. Estoy triste y confusa, porque no sé qué pasa y tampoco sé cual es la mejor solución. Os contaba no hace mucho aquí que la consecuencia del colegio ha sido una mamitis exagerada. Pero no se trata solo de una mamitis, va más allá, es una dependencia absoluta, acompañada de berrinches, lloros, retos. Y todo ello confieso que me está trastocando. Porque por más que hablamos, le explico, dialogamos, las cosas muy lejos de mejorar, empeoran.
El peque se levanta por la mañana, y ya está enfadado, quejoso, lloroso, retándome, incluso haciendo lo posible por llegar tarde, es algo increíble. Hay mañanas que se levanta a las 7:15 horas, prometo no exagerar y aún así muchos días he de coger el coche porque no llegamos. Según se aproxima al colegio su actitud cambia, se muestra afable, sonriente (por primera vez en la mañana), contento. Y ya cuando entra al recinto de infantil empiezan los nervios, las sonrisitas, aparece el otro niño, el que es bueno, colaborador, participativo, obediente, ese niño que me describió la profesora y que conmigo no quiere ni asomar una patita. Se pone el primero en la puerta y cuando suena el timbre ni me mira, ni me besa y se va enseguida con su profesora. Eso sí, recordándola que “mi mamá se queda esperándome en el banco“. Ya sabéis, la treta.
Cuando voy a recogerle encuentro a un niño sonriente, cariñoso, contándome lo bien que se lo ha pasado, lo bueno que ha sido (ratificado por la profe). En el momento que salimos del recinto de infantil empieza a aparecer ese otro niño enfadica, rebelde, quejoso, lloroso, gritón.
¿Pero qué pasa aquí?. ¿Yo solo tengo derecho a ese niño detestable, que solo sabe pedir las cosas lloriqueando y que me saca de quicio?. Esa es nuestra tónica diaria. Las últimas semanas habían sido buenas. Algún berrinche puntual, supongo que como muchos niños, nada a destacar. Una se arma de una dosis extra de paciencia y se soluciona el problema. A veces el cansancio, el querer hacer más cosas, el cambio de tiempo, qué se yo, afecta a los más pequeños. Pero los berrinches aumentan, los lloros también, las exigencias no digamos. Se empieza a mostrar incluso desagradable con personas mayores. Y esto tiene que parar. Acabo de llegar de un centro comercial al que he ido para hacer algunas compras y me he tenido que dar media vuelta del berrinche que ha cogido y el espectáculo que hemos dado. Cuando empieza ya no puedo pararle, y con un buen puñado de miradas taladrándome he tenido que cogerle como he podido y sacarle de allí.
Ni que decir tiene el desgaste que esto supone para mi. Mi hijo no ha sido nunca precisamente fácil. He soportado estoicamente su fuerte personalidad desde bebé, su carácter intransigente, sus duros 2 años, sus pequeñas crisis, sus épocas de crecimiento, y lo he hecho perdiendo los papeles a veces, sintiéndome desbordada o triste, entendiendo a mi pequeño y sobre todo aceptándole. Pero llegados a este punto puedo confesar sin pudor que estoy agotada.

Hoy hablando con una amiga le contaba mi versión o idea de lo que está sucediendo. Cuando voy por él a la salida de clase, lo primero que me pregunta es:

– ¿mamá me has esperado en el banco?.
– claro.
– ¿y te has aburrido?.
– un poco, pero si quieres puedo irme a casa.
– nooooooooooooooooooooooo, quiero que sigas esperándome en el banco.
¿No os suena a castigo? Su expresión, su manera de decirlo, su comportamiento. Es como si quisiera castigarme por dejarle en el cole. Pero realmente es feliz allí, lo pasa bien, aprende un montón de cosas, en casa no hace más que cantar las canciones que aprende, el inglés, los personajes de los cuentos que leen y del material escolar. Está recordando continuamente lo que hacen y siempre sonriendo, orgulloso de recordar todo. Así que mal no está, pero con quien está mal es conmigo, proyecta sobre mi cierto malestar, y lo noto.
¿Qué hacer? Esa es la pregunta. No puedo delegar en nadie (y mi familia podría ayudarme) el recogerle, el darle de comer. El peque está en un punto de intransigencia total y tampoco quiero forzar las cosas. Si realmente hemos llegado a esta situación es mi responsabilidad solucionarlo de una manera relajada y tranquila.
¿Y qué he pensado?, iniciar su asistencia a clase por la tarde. En la clase de 3 años las tardes (una hora y media) están destinadas a descansar, y sobre todo están dirigidas a aquellos niños que se quedan a comedor. Si el niño no se queda a comedor, realmente no necesita mucho asistir por la tarde. Y en principio me gustaría que no se quedase, pero igual hasta le venía bien. Por ahora nos conformaremos con asistir por la tarde, e igual más adelante ampliamos con el horario de comedor. Quizá si pasa más tiempo sin mi su actitud mejore.
No sé si será la mejor solución. Se lo he contado y me ha dicho que le apetece mucho. Hemos preparado esta tarde su colchoneta y su cojín y está muy contento. De hecho esa ha sido la única manera de que parara de llorar.
Confieso que no entiendo nada, no sé el motivo de este comportamiento. Lo cierto es que estando conmigo se porta fatal, cada vez peor. Parezco ser el origen de sus miedos, conflictos, problemas. Reconozco que mi autoestima cae en picado. Y me da por pensar cosas como tanto esfuerzo para nada.
Espero que esto ayude o que demos algún pasito hacia adelante.

You Might Also Like

32 Comments

  • Reply Leia Organa 26 octubre, 2010 at 19:18

    Belen, no se que decirte; se me parte el corazon.

    Piensa que el bebe esta pasando a niño y eso le tendra algo confundido. Contigo sigue queriendo ser el bebe (que llora y necesita los cuidados de mama) y en el cole ya en un niño grande. Podria ser eso ¿no?.

    De todas formas es una situacion delicada, yo hablaria con un profesional (su profe, por ejemplo) por si te puede dar alguna pauta que a vosotros no se os haya ocurrido.

    Muchos millones de besos…

  • Reply mama en alemania 26 octubre, 2010 at 19:20

    Jo… No te puedo ayudar, porque estoy exactamente igual (pero igual igual) que tú ahora mismo (con el mayor). E igual de agotada, perdida, confusa, triste…etc. (he llegado a encerrarme en el baño a llorar de pura desesperación). 🙁

  • Reply Mamá (contra) corriente 26 octubre, 2010 at 19:26

    Belén, Mamá en Alemania… no sé qué deciros. Nosotros por aquí tampoco andamos muy bien, no sé si es el cambio de tiempo o qué, pero mi bebito tiene unas posesiones alucinantes…

    Sólo os puedo decir que ánimo, que cuando parece que uno no puede más siempre se sacan fuerzas y que seguro que dentro de un tiempo todo irá mejor. Yo creo que el niño está pagando contigo su miedo, ese miedo tan grande que tiene de perderte, de alguna forma está enfadado y tiene que hacertelo pagar. Pero eso no puede ser así siempre, ya lo verás.

  • Reply Susana 26 octubre, 2010 at 19:34

    Mi consejo es el mismo que ya te han dado. Habla con la profesora del peque.

    Un abrazo muy muy fuerte.

  • Reply LAKY 26 octubre, 2010 at 19:55

    Jo, Belén, no sé qué decirte. Da la impresión de que te esté castigando por "abandonarle" en el cole. Pero luego está a gusto allí así que… Yo hablaría con la profesora, igual ella ha vivido cosas similares o, incluso, puede hablar con él e ir sacándole cosas.
    Comprendo que estés hecha polvo, algo así tiene que dejarte destrozada pero lo que sí está claro es que tú no tienes la culpa de nada y que lo estás haciendo todo lo mejor que puedes. Supongo que será una etapa de rebel día o qué sé yo!

  • Reply mamadejulio 26 octubre, 2010 at 20:05

    Igual que el resto no se que decirte, porque a priori parece que te este castigando pero luego lo pasa bien alli.
    Mientras te leia pensaba lo mismo que el resto, yo hablaria con su profe, porque ella quizas pueda ayudarte o darte una pista de que le pasa al peque.
    Te mando mucho animo guapa y un fuerte abrazo.

  • Reply ricinhos 26 octubre, 2010 at 20:12

    Vaya, yo te diría que hables con la profe. Si ves que lo del banco te lo hace como un castigo, pues mira, dile q te vas a casa que tienes que trabajar y que la rabieta se la aguante la profe.

  • Reply lamamadeunabruja 26 octubre, 2010 at 20:12

    La verdad es que es una situación muy complicada, yo de momento doy gracias de no haber llegado y no puedo aconsejarte nada pero si tu crees que lo del cole por la tarde puede ser una buena idea no pierdes nada por intentarlo, ya nos contarás si funciona.

  • Reply Arual 26 octubre, 2010 at 20:25

    Buff a mí también se me parte el alma al leerte, por tus posts deduzco que eres una mamá muy paciente y responsable y ver esta reacción de tu hijo tiene que ser durísimo. Yo imagino que debe tener algo que ver todo esto con un "castigo" para ti como ya han comentado. Y para pensar positivamente debes tener en cuenta que como siempre con los niños esto debe ser otra fase que tarde o temprano tendrá que pasar. Mientras pide ayuda, a la profesora como han dicho es buena idea, o alguna amiga que tenga hijos de la misma edad, igual pasan por algo similar y han probado alguna técnica que funciona. Y bueno muuuuucha paciencia y muuuuuuuchos ánimos!

  • Reply bel 26 octubre, 2010 at 20:35

    me siento identificada en cierto modo contigo. mi consejo es que tengas una reunión con su maestra y le expongas el comportamiento que tiene al salir de clase. quizás ella pueda darte alguna fórmula para que esto cambie. o probar que algún día lo recoja uno de los abuelos, a ver si así te extraña a la salida y te coge con ganas.
    un abrazo.

  • Reply Lara 26 octubre, 2010 at 20:50

    ¡Hola!

    No recuerdo si algún día había comentado algo por aquí, pero llevo tiempo siguiéndoos 😉

    Yo no soy mamá, pero trabajo con niños, y muchas veces, pasan por fases, por épocas así que lo mismo que han venido se van.

    Yo probaría a dejar de decirle que tu te quedas en el banco, hablaría con él y le explicaría que mientras él tiene que ir al cole, porque es muy bueno para él, para aprender cosas y hacerse mayor para (aquí enumerarle toooodas sus ventajas)… tú también tienes que hacer otras cosas que son necesarias para que él esté bien (creo que no trabajas de casa ¿no?… en ese caso, cosas de casa, compras, comida… todo). Diciéndole que te quedas en el banco, puedes facilitar la separación, pero él puede estar percibiendo que … si no tiene otra cosa que hacer que esperarme, ¿por qué no está conmigo?.

    Sin más, es una idea, porque pueden ser muchas las causas de todo esto. Lo que más te mando es muuuuucha fuerza, mucho ánimo y paciencia, y tranquila, que esto pasará 😉 y todo lo que quieres y haces por tu niño, tendrá su reocmpensa, de verdad!!

    Besotess

  • Reply Anatema 26 octubre, 2010 at 21:01

    Bueno Belén, desde mi experiencia te puedo decir que entiendo tu desgaste y que te sientas mal, pero ni tu hijo está perdido, ni es un castigo hacia ti, ni te quiere menos ni mucho menos has hecho mal tu trabajo. Es simplemente una etapa, y siento decirlo, una etapa que se repite en el tiempo. El problema que veo cuando se tienen niños más pequeños, es que cuando creemos que ha llegado el momento de la recompensa resulta que no, que luego vuelve a pasar de ángel a demonio, y cuando leo a muchas mamás diciendo que no se imaginan a sus hijos tal y cual, porque la educación bla bla, yo solo pienso tiempo al tiempo. Y lo pienso porque he pasado por ello. Y por que una siempre piensa, me he equivocado, he creado un monstruo, este niño va a ser un delicuente, blalbal, con todo lo que tu te has molestado en inculcarle desde pequeño parece que te sale rana y no es así, lo que pasa es que lo ves así en ese momento, y no lo digo con prepotencia si no desde la experiencia propia. Se que mi hijo me va a dar épocas como la de este verano que hemos pasado que ha sido de aupa, y aunque ahora llevamos una epoca de dulce, se que volverá la mala racha otra vez, y ahora lo que hago es disfrutar lo bueno y coger aire para lo malo.
    Los niños pasas media vida intentando entender las cosas, afianzando su personalidad, y reaccionando como buenamente pueden a lo que les ocurre. Tu hijo no te quiere menos, ni te castiga, simplemente hace frente a los cambios de la mejor manera que puede. ¿Cuando tu estás nerviosa con quien lo pagas? con el que tienes cerca, ni más ni menos. Así que mamá está para los mimos, para el cariño, para los abrazos y aunque no nos guste, para el desahogo.
    No sé si te ayudo o no, pero por un lado he querido dejar de lado esa idealización de una serie de teorias que cobran protagonismo ultimamente, por mucho que des cariño, por mucho que estés en todo por muy perfecta que seas, estas acciones son normales, y no son culpa de la madre, simplemente es la manera de crecer y evolucionar, que tienen los niños.

  • Reply Belen Pardo 26 octubre, 2010 at 21:17

    Leia gracias por tu apoyo y tu cariño. La verdad es que esto no es fácil, pero vamos ya lo digo en la entrada, mi pequeño no me lo ha puesto nunca fácil. El otro día hablé con la profe para comprobar si su comportamiento en clase era bueno o no, e incluso se sorprendió cuando le dije que estaba un poco…. Rebelde. Tengo que hablar de nuevo con ella sí.

    Mamá en alemania,…., ¿Y qué hacemos?. Venía en el coche con él aporreando el asiento y dando voces y me he echado a llorar. Sientes una impotencia, una tensión. Si se te ocurre algo me cuentas, yo haré lo mismo. Un beso guapa.

    Mamá cc, como tu bebito apunta maneras, no dudes en tomar notar y sobre todo, armarte de valor y prepararte psicológicamente, porque esto es duro,…., muy duro.

    Susana, lo haré. Mil gracias.

    Laky, es confuso porque el colegio se ha convertido en uno de sus lugares preferidos. Es como si una parte de él se negara a aceptar que estar sin mi también es bueno. Sé que soy enrevesada, pero…. Es deformación profesional.

    Mamadejulio, sí hablar quiero hablar con la profe. Pero aquí quien más pistas puede dar de lo que le pasa al peque soy yo, que paso casi todo el día con él y le conozco al dedillo hija mía. La profesora me puede aconsejar en base a su experiencia, y sobre todo porque es bueno seguir el mismo hilo las dos.

    Ricinhos, si fuera tan fácil como que la rabieta se la aguante otro,….. Que la que se lo lleva a casa luego es una servidora.

    Lamamadeunabruja, igual es bueno para él porque además en casa duerme mucho, y ahora que llega el frío y por la tarde no se queman energías, no me conviene mucho. Es mejor que a la noche llegue derrotado.

    Arual, una amiga con un niño que hoy ya tiene 15 años, me contaba que mi hijo tenía un carácter similar al de su hijo y pasaba por estas fases cada dos por tres. Su profesora de entonces no daba crédito cuando le contaba como era en casa, ya que nada tenía que ver con el niño que era en el colegio. Vamos calcadito al mío. ¿Qué pasó?, que creció, sin más. Ainsssss, qué cansaita estoy.

    Bel, los abuelos llegaron ayer, y sí claro, el plan es que sean ellosquienes vayan a buscarles. Pero estando así ahora la verdad no me agradaría nada que les montara en el cole un pifostio de los suyos. Primero porque no es justo que ellos se traguen eso, aquí si alguien se lo traga es su padre o su madre, pero se me partiría el alma si mis padres tuvieran qu lidiar con él así. Y además te aseguro que no podrían sujetarle, no sabes lo bruto que es.

    Lara, la verdad es que ya he empezado a trabajar este tema del banco. Verás él sabe que no estoy, porque llega a casa y ve cambios, mi hijo es muy perceptivo y pregunta. Yo no le doy muchas explicaciones pero él no es nada tonto. Por eso insiste tanto cada día. Lo de ir al cole sin mami ya al principio de curso le expliqué un poco el tema, solo van las niños para poder aprender, porque los papis y mamis ya han ido antes al cole y ahora les toca a ellos, en fin, todo muy adornadito como a ellos les gusta. En fin espero que pase pronto, gracias por tus ánimos.

    Anatema, gracias, me ha gustado mucho tu comentario y tienes más razón que un santo. Sé que los niños pasan por fases, y esto no ha hecho más que empezar, que nos quedan muchos toros que lidiar. Pero a veces se hace muy cuesta arriba. Temer salir por si le da la ventolera, llevártele en volandas de un sitio a pocos meses de hacer 4 años. Yo no soy perfecta, mis defectos son muchos y variados y no sé si he acertado con este crío o no. Lo hago lo mejor que puedo y con todo el cariño del mundo. Sé que no me quiere menos, sé que me adora, y por eso lo paga todo conmigo. Lo único que necesito es que aprenda a canalizar toda esa ira de otro modo, porque es durísimo para él y para mi.

  • Reply LA TETA REINA 26 octubre, 2010 at 21:49

    Creo que Anatema ha dado en el clavo y ha dicho verdades como templos, que sabia eres nena!

    Incluso en lo de que por mucho que nos empañmos en que con besos y abrazos se soluciona todo y no es verdad.
    Es cierto que el cariño es lo mejor, pero por desgracia esa no es la solucion a todo.
    Hay otros factores como la paciencia, y el tiempo que también ayudan, xq la mayoria de las veces son rachas que simplemente hay que pasar (x favor recordadme esto dentro de uno o dos años)

    Lo importante es hacer las cosas lo mejor que uno puede y cree que debe hacer y sobre todo armarse de paciencia.

    Tengo un post pendiente de una cosa que he presenciado este fin de semana que está muy relacionado con esto.
    Educacion rigida y severa Vs educacion tolerante
    resultado: el mismo?

  • Reply Cartafol 26 octubre, 2010 at 22:10

    Con mi hija mediana, me pasa algo parecido, pero yo estoy segura que ella se comporta así por cansancio. La levanto por la mañana, eso de despertarla, ya no es cosa buena, ya se levanta enfadada, a veces le pasa algo y la voy vistiendo mientras le hablo de alguna cosa que le llame a ella la atención y se despiste un poco de la acción de vestirse, pero otras muchas, la mayoría de los días, la visto a la fuerza, ella llorando y gritando, y yo pongo la ropa y ella la saca…así despertamos a mitad de los vecinos…luego la llevo a desayunar a la cocina, a veces, los días que está menos llorona se la pasa todo y ya está pero otros muchos, aún llora algo y a veces la tengo que acompañar hasta el autobús en vez de quedarme mirando por la ventana ( el autobús la coge delante de casa,la veo desde la ventana como espera con su hermana y se montan en el autobús). Por la tarde no es que esté rebinchosa todo el tiempo, pero si se nota algo enfadada. Noto que está menos agresiva y enfadada desde que han comenzado las clases después de comer, porque en el colegio descansan algo, porque cuando se venía para casa en el horario de mañana venía mucho mas enfadada y agresiva, pero pienso que es todo cuestión de adaptación y cansancio, mucho cansancio. Hacen mucha más actividad que hacen cuando están en casa, más estar acompañado de muchos más niños de su edad que también estarán más a la espectativa de haber si este me coge tal cosa o si este otro tal…se cansan mucho más, por lo que con nosotras que los mimamos y somos su confianza pues se desahogan, yo no le daría más importancia y él sólo se irá adaptando.Suerte y ya nos contarás.

  • Reply Supermama 26 octubre, 2010 at 22:53

    Belen, creo que lo que le pasa al peque es una crisis de angustia de separación, pero no entendida como que lo pasa mal en el cole, en el cole lo pasa bien , pero no esta contigo, entonces cuando te ve que hace? llamar tu atención, y como? pues sacandote de quicio, llorando, pidiendo, gritando, vamos, que estes tooodo el rato pendiente de el.
    No sé muy bien como aconsejarte…pero quizas lo de dejarle mas en el cole no va a ayudar…porque para el sera estar mas tiempo sin ti…
    y que tal duerme? se está despertando mas por la noche?

  • Reply Supermama 26 octubre, 2010 at 23:06

    Y estoy pensando otra cosa…a lo mejor no tiene nada que ver…pero piensalo…
    si tu le dices que te quedas en el banco esperando, es como un mensaje de "me quedo vigilando por si te pasa algo", lo que a lo mejor no le da seguridad…

  • Reply Belen Pardo 27 octubre, 2010 at 06:23

    Reina, pues sí tienes razón. Estoy deseando leer tu post.

    Cartafol, tu experiencia me sirve de mucho, que tu eres madre de 3!!. Ahora mismo le tengo preparando su colchoneta porque quiere quedarse por la tarde en el cole, yo no le he dicho nada…. Igual le viene mejor que estar en casa.

    Supermamá, sí, duerme mal por la noche, todos los días aparece en mi cama a las 3 de la mañana aprox, y sueña mucho, habla en sueños. Está inquieto vaya.

  • Reply Suu 27 octubre, 2010 at 07:17

    A nosotras nos pasa algo parecido pero no al mismo nivel. En cuanto la subo al carro o nos alejamos de la guarde se pone un poco irascible. Cuando llegamos a casa inmediatamente la merienda si no lloriqueos. Merienda, teta y a la calle porque si no se pone como una borrica. Nos bajamos y mano de santo. En cuanto subimos empiezan de nuevo los lloriqueos y los bracitos y demás. Sin embargo los fines de semana no son igual, es el bebé adorable y juguetón de siempre y, por supuesto, un poco bichito.

    Quizá le vengan bien esas tardes, así podrá disfrutar más de tu compañía a la hora de comer y luego tenga más cosas que contarte y menos berrinches que coger. Pienso que es una buena idea y si le apetece, pues mejor que mejor.

  • Reply Mis Chicos y yo 27 octubre, 2010 at 07:53

    Yo no te puedo ayudar mucho, pero quizá Lara tenga razón y deberías dejar de decirle que te quedas en el banco, porque si el luego nota que hay cambios en la casa puede estar pensando que le mientes y por eso después coge la rabieta.
    Creo que quizá deberías hablar con un profesional que te pueda ayudar más en el tema.

  • Reply Supermama 27 octubre, 2010 at 08:46

    Pues todo indica lo que te digo…desde mi humilde opinion no le va a venir bien pasar mas horas separado de ti…
    Mira, ahora con la oposición le cuida mi madre en mi casa. Si me quedo a estudiar en casa no puedo ni aparecer por delante de el, porque reclama mi atencion, se pone a llorar, grita, tira cosas….asi que me tengo que ir a la biblioteca. Cuando llego y le baño, y cena y demas, a mi madre no le monta ni una pataleta en todo el dia, pues a mi por todo. No quiere bañarse, no quiere vestirse, la cena a veces regular…etc…y luego las noches, si lleva varios dias seguidos con mi madre, empieza a despertarse para meterse conmigo en la cama (pero ademas solo conmigo, al padre le echa).
    Quizas no sea tan extremo porque aun es pequeño, pero es parecido.

    Como manejarlo? pues, que complicado…has leido este blog?
    http://crianzayconfianza.blogspot.com/ hay una entrada de como manejar las rabietas. A lo mejor te ayuda.

    Y luego kilos de paciencia, hablarlo con el (mira en eso al menos tienes suerte porque te contesta, le puedes hacer razonar un poco…) y poco mas.

    Yo creo que esta etapa pasara, ya lo veras…

  • Reply ana maría 27 octubre, 2010 at 09:57

    No sé que decirte…sólo puedo mandarte un fuerta brazo y mucha paciencia, mucha muchisima. Bss y ánimo.

  • Reply Azul 27 octubre, 2010 at 10:22

    Buenos dias….

    Es cierto que todos pasan por una época así, pero cuanto más importancia noten ellos que tu le das, más lo harán para llamar tu atención… Muchas veces ( y lo he comprobado por activa y por pasiva) cuantas más explicaciones des o motivos peor, es su manera de atraer tu atención, la primera vez vale, la segunda quizá, pero a la tercera deben aprender que sus rabietas, caprichos, etc… no valen que las cosas tienen sus porques y se les ha explicado pero que a partir de ahí, con las llamadas de atención o salidas de tono no va a conseguir nada de ti…

    Desde mi punto de vista estás confundiendo "su miedo" con la manera en que te está utilizando.. como bien tu dices parece que te esté castigando y no debemos olvidar que somos nosotros los que tenemos que manejarlos y educarlos a ellos, no ellos a nosotros y son ellos los que se tienen que hacer a nosotros y no nosotros a ellos…

    Ya es mayor como para comprender que ha de tratarte bien, que tu le tratas bien, prueba a decírselo… Por otro lado evita, dialogar ni tan siquiera hablar cuando esté enrabietado así no lo utilizará para tenerte a su lado… Cuando llore o se enrabiete no le prestes atencion (directamente claro…) dile, cuando te calmes hablamos, y así hasta que pare, cada minuto… al final se calma… No negocies nada en medio de un berrinche… nunca!!! Así se dara cuenta de que no consigue nada y dejara de hacerlo….

    Respecto al colegio me parece buena idea dejarlo, es algo muy dificil para ellos, es un cambio y cuanto antes se adapte mejor, así que no creo que empeore el problema… puede que te esté castigando, pero ha de entender que no es nada malo…

    Mucho ánimo!!!!!!!

  • Reply Anónimo 27 octubre, 2010 at 12:21

    Hola Belén! Me encanta tu blog, siempre te leo pero hasta hoy nunca había comentado nada…

    Cómo te entiendo! Estoy igual con mi hijo de 2 años y 8 meses(tengo otro de un año y 3 meses). Con todo el mundo se porta genial, y cuando no estoy yo mejor todavía. Conmigo coge unas rabietas tremendas (el domingo pasado estuvo 50 minutos de reloj tumbado en el suelo, totalmente fuera de sí, chillando, mordiéndose, y me pegaba si me acercaba…). Yo creo que son celos por su hermano y angustia de separación por la vuelta a la guarde. Lo he probado todo, y en ocasiones he perdido los nervios (le he gritado, horrible…). Y bueno, lo que intento ahora es enfocarlo de un modo más impersonal, a ver si me explico, intentando ver a un niño que sufre por cosas que a veces no puedo controlar y no tomarme cada rabieta como un fracaso de la educación que trato de darle.
    Si veo que está pesado, o pegando a otros en el parque, o con rabieta por cualquier tontería, le digo que veo como está de enfadado (por eso que dicen que es importante que vean que reconocemos sus sentimientos). Me quedo cerca, diciéndole que estoy ahí, (pero no tanto como para que pueda pegarme!). Cuando intenta sacarme de quicio (pegando a su hermano, chilándome, o pegando a otros), lo aparto de donde sea para que no haga daño a quién sea, le digo que no se hace daño a las personas / no se tiran las cosas y hago el esfuerzo en verle como alguien que está sufriendo y no como el espejo de todos mis defectos como madre.

    He podido comprobar que cuánto más mantengo la calma, mejor resulta todo luego (por lo menos a la rabieta no se suma mi culpa por haber gritado). Cuando se le pasa, le abrazo, le digo que le quiero y le pregunto si ya se le ha pasado el enfado. Luego (un poco más tarde) le digo que no me gusta como se ha puesto (que puede estar enfadado o triste, pero que no puede pegar/chillar/romper cosas/etc). No sé si sirve de mucho, me gusta pensar que es la gota malaya…

    No sé, es tan cansando, verdad? El otro día yo también lloré después de una tarde de órdago… En fin, mucho ánimo! Un beso fuerte, Silvia

  • Reply Belen Pardo 27 octubre, 2010 at 14:55

    Suu es como si se rebelasen o nos mostrasen su enfado. Es difícil de entender a veces. Veremos a ver cómo le va asistir por la tarde. Realmente poco hacen, descansar o dormir, nada más.
    Hoy hemos conseguido sujetarle algo más, está rebeldón, quejoso pero la cosa va mejor, aunque temo hablar muy alto, aún queda día.

    Mis chicos y yo, desde mi modesta opinión, el banco es lo de menos. No está así por la treta. Lo del banco es un truquillo que consigue infundirle seguridad y confianza. Gracias a ello hemos conseguido que coja confianza y se encariñe de su profesora, y la vea como referente. Ha conseguido olvidarse de la necesidad de mami porque tenía la confianza de que estaba cerca y se ha centrado en su profe. Al menos así lo veo yo.

    Supermamá, sé que pasará. Tu no sabes cómo lo pasamos a sus 2 años. He leído un montón sobre el tema, y según cada niño pasan por estas fases de cuando en cuando para reafirmar su personalidad. Es así de duro para las madres.
    Hoy estando más calmada tengo mis dudas de si dejarle por la tarde, lo reconozco.

    Ana María, gracias por tus ánimos. Un beso.

    Azul, yo no creo que me esté manejando. Está viendo dónde están los límites, pequeños retos. Pero créeme si te digo que mi posición con respecto a él es clara. Él comprende ya todo, cuándo se porta mal, por qué. Y desde luego nuestras charlas son antes y después. Por suerte o desgracia me ha tocado a prender mucho en los dos últimos años. Sobre que dejará de hacerlo si no consigue nada, permíteme que discrepe. A veces no se pueden controlar, es debido a su inmadurez. Tú, como adulta sí puedes controlarte, la furia, la ira, el enfado , pero un niño en pleno desarrollo y tan pequeño por desgracia no puede siempre hacerlo.

    El colegio se está convirtiendo en algo bueno, buenísimo para él, vamos a ver qué tal se adapta en el caso que haya cambios.

    Silvia, gracias por tu opinión y tus consejos, son muy similares a los que sigo con mi niño. Yo también te mando todo mi ánimo y mi apoyo. Mucha suerte con tus pequeños.

  • Reply Lulu 27 octubre, 2010 at 19:24

    No sé que decirte, a mi pequeña también le pasa algo parecido y sé cómo te sientes. Es desesperante. Hablé con su profesora y me dijo que como era una niña modelo en clase que tal vez se desahogaba en casa porque nunca se quejaba y era muy obediente con ella. La mía se queda al comedor,pero a las 15:30 la voy a buscar e intento hacer cosas juntas. El problema de su actitud no eres tú, creo que es lo contrario. Eres su mami y te castiga por dejarle. Yo esperaría a llevarlo por la tarde,creo que realmente quiere estar contigo. Ánimos!!!!

  • Reply ampersand 28 octubre, 2010 at 02:06

    ¿Has probado a preguntarle a él porqué está tan enfadado cuando está contigo?.

  • Reply 100% Mamá 28 octubre, 2010 at 02:20

    uf, no se como ayudarte, solo darte animo y contarte que no eres la unica que pasa por esto, mi hija mayor, se comportaba muy parecida al tuyo, conmigo era terrible, pataletas, todo era un no, en las mañanas casi que llegaba llorando al jardin a dejarla pues toda la mañna habia sido una lucha constante, una se siente tan mal, agotada, aburrida, y miles de otros sinonimos que mejor no reproducir…

    La educadora del jardin era mi mejor aliada, pues escuchaba todos mis pesares y no lo podia creer porq mi hija se comportaba totalmente distinta en el jardin.

    Para resumirte un poco, al final conseguimos una psicologa que nos asesorara y despues de eso nos fue muy bien, no digamos que cambio 100%, pero ya no peleamos en las mañanas y ya no es una lucha ni bañarña, ni peinarla ni vestirla, aunque yo no queria reconocer, pero en la terapia nos dimos cuenta que nuestra hija no nos veia como una autoridad, sino como una igual, o sea lo que deciamos a ella le daba lo mismo…

    pero te entiendo tan bien, incluso empece a escribir mi blog, en esa etapa terrible, en que todas las noches terminaba llorando y totalmente estresada, pues sentia que la relacion con mi hija me superaba, y sentia que nadie entendia estos sentimientos, ni mi marido. Uno de esos dias horribles, mientras descargaba mi frustracion en el balcon, llorando y fumando un cigarro, mi marido me abraza por la espalda tratando de consolarme, y me dice: "Pame, porque no escribes, veras como el escribir lo que uno siente, ayuda a liberarte, te aseguro que servira de terapia"… guauuu y asi empece mi blog, de la nada, sin pensar que alguien me leyera, solo empece a escribir para mi. fue asi tambien como empezaron a dejarme comentarios otras madres que se sentian igual que yo.

    todo mi apoyo para ti, como ves, somos muchas en la misma, mucho animoooo y un gran abrazo…

    saludos desde chile

  • Reply Suu 28 octubre, 2010 at 06:35

    Tienes un nuevo premio en mi blog
    http://suu-construyendounafamilia.blogspot.com/

  • Reply Mamareciente 29 octubre, 2010 at 08:51

    Vaya Belén, llego tarde ( ya os contaré) pero siento lo que estás pasando, de verdad. Yo también estaría un poco desorientada. Si que parece su forma de "castigarte" por no estar todo el día con él. No quiere decir que en el cole esté mal, seguro que lo pasa bien. Pero a lo mejor no entiende pq no puedes estar tú también en el cole. Lo logico sería pensar que se le ira pasando…Mi hijo hay dias que cuando peor se porta es cuando estoy yo, se pone más tontorrón y quejica que si está con su abuela. Lo de dejarle por la tarde quizá no es mala idea, si es que el problema es que sale cansado. Quizá cuando tú le recoges está ya agotadito y claro, todo empeora más. A ver qué tal os va con el cambio.

  • Reply Mamá Coqueta 30 octubre, 2010 at 09:31

    No sé que decirte porque mi experiencia es nula todavía, pero coincido con la mayoría es que probablemente sea una fase que está atravesando. Ánimos y paciencia!

  • Reply superamatxu 31 octubre, 2010 at 19:25

    Con mi hija mayor yo pasé por una situación similar. Allí estaba bien, pero, sobre todo, después de recogerla me "hacía pagar" el haberla dejado. Todos, todos los días, al llegar a casa, me montaba un berrinche. Pero todos. Cuando se acostumbró un poco a la situación, ya fuimos capaces de hablarlo, y me dijo una frase que no olvidaré nunca y que resumía bien su modo de sentirse: yo le pregunté, "Pero, hija, si te lo pasas bien en la guardería y estás bien allí, ¿por qué te enfadas tanto?" y ella me respondió: "Porque allí estoy bien, mamá, pero contigo estoy mejor". Así de sencillo. Y de complicado a la vez.

  • Leave a Reply