Sin categoría

Una apuesta acertada: yoga.

3 junio, 2011

Era 6 de enero, habían llegado los Reyes Magos cuando yo me planteaba retos y planes para este año 2011. Tenía cosillas pendientes, y quería dejar una especia de guía para no olvidar nada y para poder cumplir mis propósitos.

Hoy releo aquel post y veo que voy muy muy bien, mejor de lo que yo hubiera esperado. Soy mucho de idear y planear y poco de cumplir en ocasiones. Pero esta vez lo he tomado muy en serio. Será que los planes eran apetitosos, será que sabían me iban a llenar mucho. Estoy satisfecha, lo confieso.

Uno de los retos que tenía por delante era iniciar una actividad física que me permitiera recuperar un poquito mi forma, bastante perdida (mi espalda me pedía a gritos un reciclaje), y al tiempo servirme de «tiempo fuera», concepto que el otro día comentamos aquí.

Después de descartar gimnasios, piscinas y alguna otra actividad, me decanté por el yoga. Motivos no me faltaban: cerca de casa, me permitía ir a un horario compatible con el trabajo de mi marido, actuaría sobre mi perdida forma física, mejoraría mi actitud mental, trabajaría la relajación (tan importante para mi) y el equilibrio emocional (básico a mi modo de ver). Así que viendo que podía tener un dos por uno, cuerpo y mente se verían beneficiados, no lo dudé. Para colmo, el centro donde lo practico tiene unos precios muy asequibles para todos los públicos. Estaba claro, me estaba llamando a gritos

En Diciembre hice algunas clases de prueba y viendo que me gustaba, en enero empecé de continuo. Son ya 5 meses, y los cambios que he ido experimentando han sido notables y muy positivos.

El Yoga te permite trabajar a nivel físico, mental y emocional. No voy a contar aquí los múltiples beneficios de esta técnica, cualquiera que esté interesado puede buscar páginas web, artículos incluso libros que le detallen todo esto perfectamente. Yo os quiero acercar los efectos y ventajas que yo he encontrado con su práctica

A nivel físico:

He ganado en elasticidad de un modo muy evidente, mis músculos están mucho más tonificados, a pesar de ser una actividad que se realiza en una colchoneta, os puedo asegurar que te cansas, sudas, tu respiración se agita. Y todo se hace con dos máximas: sin dolor, y con el mínimo esfuerzo. Suena contradictorio, pero es una realidad. Poco a poco, sesión tras sesión, tu cuerpo va asumiendo las «asanas» (posturas) y gracias a la respiración, a la concentración y a la relajación vas haciendo pequeños logros que se transforman en una puesta a punto magnífica. Torsiones, estiramientos, flexiones, cada músculo del cuerpo es trabajado y tratado y todos reciben su beneficio. He mejorado mi postura, mi columna está más recta, sin curvaturas, tanto en posición de pie, como en posición sentada, lo que ha permitido que mis dolores lumbares casi desaparezcan y mis contracturas mejoren muchísimo. Soy mucho más consciente de cuando tengo una postura incorrecta. Me siento mejor al ordenador, sin tener la espalda echa un ocho. Y todo ello ayuda a que mis músculos se encuentren más relajados.

Respiración: Como sabéis soy asmática. Yo siempre he practicado mucho la relajación terapeútica, sobre mi misma y sobre otras personas. Es un método sencillo, barato y efectivo de conseguir una concentración y una intimidad con uno mismo. Pero aquí he logrado más, ser consciente de mi capacidad pulmonar, de los efectos relajantes de una correcta respiración. He aprendido a respirar mejor, a llenar mejor mis pulmones, a concentrarme y sacar partido a un acto fisiológico y natural. Me aprovecho de mi respiración para centrar mi atención en mi cuerpo y al tiempo para conseguir mayor rendimiento de él. La respiración repercute directamente en mi concentración. Y la concentración te hará llegar donde quieras, tanto a nivel físico (logro mejorar asanas y esforzarme un poquito más), como mental (logro vaciar mi mente de pensamientos y entrar en un estado de cuasi-meditación).

Como consecuencia de esta mejor técnica respiratoria mi asma ha mejorado muchísimo. Cuando sobreviene una crisis, me relajo, me concentro, respiro y logro en muchas ocasiones prescindir de los inhaladores. Para mi eso es todo un logro, os lo aseguro.

Es más, si hay algo que me pone nerviosa, o que yo noto que me tensa, comienzo a centrarme en la respiración y logro disminuir el nerviosismo o la angustia.

A nivel mental y/o emocional:

Cada sesión la empezamos y la acabamos con unos minutos de relajación inducida. La respiración es el vehículo que te sumerge donde tu elijas. Mi mundo de relax es un pequeño acantilado en una playa, donde la brisa golpea mi cara y ondula mi pelo. Siento el aire contra todo mi cuerpo, me dejo llevar por él, huelo la sal del mar, oigo las olas romper contra las rocas. Y poco a poco y gracias a mi respiración controlada consigo adentrarme en ese entorno (elegido por mi), mi cuerpo se relaja, pierdo la conciencia de mi parte física y mi respiración me transporta a ese particular paraíso. En este estado de tranquilidad y paz, comienzo mi sesión, mi recorrido por las diferentes asanas que mi estupenda monitora y profesora ha elegido para el día en cuestión. Ese estado me lleva a un mejor control de mi respiración y en consecuencia de mi cuerpo.

La sesión acaba como empezó, de nuevo me tiro de cabeza a mi paraíso, el viento sopla en mi cara, el olor a mar me inunda. Ella nos guía, nos inicia en la meditación, miro hacia adentro, solo veo mi alma, no siento mi cuerpo. Sigo oyendo el mar romper furioso, pero no me inquieta, me siento segura, en lo alto del acantilado, mis brazos se abren y mi pecho recibe toda esa paz.

Y así, en unas líneas creo que he sido capaz de explicaros lo que ha supuesto el yoga para mi. Toda esa sensación de bienestar estoy consiguiendo trasladarla a mi vida, a mis pensamientos, a mi estado de ánimo. Todavía me queda trabajo por delante, pero creo que voy por el buen camino.

¿Recomendarlo?, ¿vosotros qué creéis?. Pero da igual que sea el yoga el vehículo, podéis elegir otra cosa, siempre que os conduzca a ese estado de bienestar y paz que seguro anheláis.

Gracias Alicia, por enseñarme y mostrarme este maravilloso vehículo.

You Might Also Like

20 Comments

  • Reply Suu 3 junio, 2011 at 09:14

    Mi madre se jubila dentro de 12 días y lo primero que va a hacer es apuntarse a yoga. Me alegro que la vaya a venir tan bien

  • Reply Drew 3 junio, 2011 at 09:28

    Yo lo practico en casa con la wii y me parece una pasada, en clase ya tiene que ser increíble.

  • Reply SaRa 3 junio, 2011 at 09:43

    Realmente hacer yoga va genial, me alegro de que te guste y te vaya tan bien!
    Un beso.

  • Reply teresavet 3 junio, 2011 at 10:50

    Yo he hecho yoga por temporadas, la última con el embarazo y luego con la niña pequeñita, de mamás con bebés. Me encanta, aunque para mi espalda no me va tan bien, me funciona mejor el pilates.
    Ahora estoy mirando sitios por la zona, a ver si reengancho alguna actividad, porque de verdad que lo necesito…
    Me alegro de que te funcione tan bien, porque sobre todo a nivel mental-emocional, a mí me ha ayudado mucho.

  • Reply Maria 3 junio, 2011 at 11:38

    Me alegro de que vayas cumpliendo los propositos que te marcaste para este año. Eres una persona muy persistente y admiro lo bien que te organizas y como consigues ir encajando "responsabilidades" con "disfrutes". Despues del verano me gustaria empezar a hacer algo, un par de tardes en semana una horita, algo tipo Pilates porque creo que el Yoga me costaría bastante llegar, me veo en cierto modo incapaz. de momento en cuanto abran la piscina de mi madre voy a empezar a nadar un poquito todos los días. Gracias por contarnos tu experiencia. Un besazo

  • Reply Sandra 3 junio, 2011 at 11:40

    Realmente tiene que ser una gozada tarde al botón de Pausa y hacer yoga.
    Enhorabuena por ir cumpliendo tus propósitos y sueños

  • Reply Anuda 3 junio, 2011 at 12:34

    Es genial que estes tan bien. A mi el yoga me parece una idea estupenda (ya te lo comenté en su momento). Desde que acabe con los examenes me pondré a buscar donde pueda realizar yoga para embarazadas, sobre todo por el tema de la respiración y la relajación. A ver si tengo suerte. En su defecto, tengo una amiga fisio que da clases de pilates a domicilio…

  • Reply Mis Chicos y yo 3 junio, 2011 at 12:37

    Pues suena genial la verdad, yo hice pilates una temporada y me vino genial para la espalda, pero lo dejé además en el sitio que iban eran clases grupales y tampoco te corregían mucho las malas posturas, me gustaría retomarlo, pero claro el problema es el de siempre los sitios de mi zona que están mejor y que si están pendientes de que realices bien los ejercicios son muy caros así que lo sigo dejando…

  • Reply Belen Pardo 3 junio, 2011 at 13:28

    Suu, ante todo está la disposición de las personas. Si ella la tiene, la hará mucho bien, no lo dudes.

    Drew, yo lo practicaba en casa con la wii, pero ha sido ahora, haciéndolo guiada cuando le he sacado mayor partido.

    SaRa si que va genial, sí.

    Teresavet, a mi me gustaría practicar Pilates también, pero claro la economía no da para más. Tengo pendiente hablar de los beneficios del yoga para embarazadas.

    María, jeje, no creas, me organizo fatal y por ello a veces no me cunde el tiempo tanto como debería, aunque no lo creas, soy un poquito desastre. Yo no creo que te cueste nada llegar a Yoga, en absoluto!! Por qué te iba a costar? Es un deporte apto para todas las edades, para todo el mundo. No dudo que te sentaría fenomenal.

    Sandra, al principio me costaba mucho pulsar pausa…. No desconectaba, no conseguía dejar mi mente en blanco. Eso ha venido con el tiempo, el entrenamiento, al principio no fue tan bucólico ni tan fácil.

    Anuda, no dudes en buscar algún sitio donde puedas hacer yoga. Se recomienda abstenerse en el primer trimestre. Pero después, y siempre que tu ginecólogo lo sepa y no vea contraindicaciones, es perfecto!! La respiración y la relajación te vendrá genial!. Pero como he dicho antes, tengo pendiente un post de yoga para embarazadas, estate atenta!!.

    Mis Chicos y yo, tu haz algo, Pilates, yoga, paseos por el parque, tomate tu tiempo, tu soledad, tu desconexión. Cualquier cosa que te haga desconectar y descansar, bienvenida sea.

  • Reply Carol 3 junio, 2011 at 14:34

    La verdad es que el yoga viene fenomenal, yo dejé de ir porque venía muy cansada del curro y al final de la clase, en la relajación, casi me dormía. Y para eso pues me duermo en casa, ja, ja.

  • Reply Cartafol 3 junio, 2011 at 14:41

    Suena muy bien ,pero no tengo a donde ir cerca a practicarlo, yo le doy a la bici y espero pronto comenzr con el aerobic ;D

    Me alegro de que te sientas tan bien

  • Reply Ana 3 junio, 2011 at 15:24

    Yo nunca lo he practicado pero leyendote me han entrado ganas, sobretodo por mi espalda, que está fatal!

  • Reply lamamadeunabruja 3 junio, 2011 at 15:28

    Me alegra leer que te está funcionando tan bien!! Desde fuera la verdad es que parece un poco aburrido y nunca hubiera pensado que hiciera sudar, pero veo que estaba equivocada, será cuestión de probar!!

  • Reply Mónica 3 junio, 2011 at 16:12

    Me alegro de que te siente tan bien lo del yoga!!!!!Yo estoy planteándome hacer pilates (por prescripción facultativa) pero no tengo ningún centro cerca!!!!Y en verdad, a mi lo del deporte no me va mucho!!!!!Un beso

  • Reply @Mousikh 4 junio, 2011 at 08:32

    Yo me he relajado sólo con escucharte… El yoga y en general practicar actividad física sienta genial.
    Un beso

  • Reply Mama mimosa 4 junio, 2011 at 08:44

    Yo hice tai chi unos meses y me sentaban genial las clases, pero tuve que dejarlo porque me venía mal el horario. Ahora me planteo buscar clases de yoga cerca de mi domicilio porque no eres la única persona que me ha hablado de sus múltiples beneficios.

  • Reply fuchosSA 4 junio, 2011 at 18:35

    Gracias a ti 🙂
    Me ha encantado leer el relato de tu propio viaje hacia tí misma. Hasta me he "colado" en tu acantilado. Me resulta increíble como todos, en esencia, somos tan iguales, ¡gracias por mostrármelo!
    Hasta el miércoles…
    Alicia

  • Reply Pajaguja 4 junio, 2011 at 22:23

    Muchas gracias por esta entrada tan descriptiva. Hace tiempo, cuando vivía sumida en el caos del trabajo y el estrés estaba acabando conmigo me planteé incorporar una actividad física que me permitiera desconectar. El yoga era una opción, pero lo descarté por el taekwondo, pensé que una actividad más explosiva me ayudaría a lidiar con las ganas de estamparle la grapadora al jefe de turno. Por falta de tiempo lo tuve que dejar y ya hace tiempo me estoy planteando de nuevo la idea de hacer algo, en este caso yoga.

  • Reply Mamá (contra) corriente 6 junio, 2011 at 20:20

    Porque no puedo que si no… salía corriendo a apuntarme!

  • Reply mariluz 9 junio, 2011 at 19:52

    practique mucho yoga en mi juventud… durante años!!!
    el yoga no solo es una disciplina de innumerables beneficios tanto psíquicos como físicos, sino una forma de vida…
    había muchas asabas que no podía practicar por mi minusválida , pero otras muchas si las hacia: el saludo al sol, me gustaba especialmente…
    fui a un acupuntor de Madrid que también es profesor de yoga y me dijo que probara con el taichi pues le iba mejor a mi temperamento… así que me anime con las 2 cosas..

  • Leave a Reply