Sin categoría

Viéndole crecer y reflexionando

26 julio, 2011
Una mañana cualquiera con mi hijo mientras charlamos o desayunamos:
– “Ay mamá espera” dice mientras se levanta de la mesa con urgencia.
– “¿Qué pasa?”.
– “¡Voy a hacer pis!”.
Y mamá se queda esperándole mientras él se maneja perfectamente en el servicio.
Situaciones similares se dan a cada momento: vestirse, comer, hablar, recoger sus juguetes, pintar, escribir, juegos en el parque, ….
En cada una de estas actividades de mi pequeño, me quedo observándole y me doy cuenta de lo mayor que se ha hecho.
Ayer tarde en la piscina le miraba atenta, cómo salía y entraba al agua, cómo saltaba, cómo se movía, cómo nadaba,…, y mi memoria retrocedía en el tiempo dándome imágenes maravillosas de un niño más pequeñito, más torpón. Y de repente regresaba a la realidad viendo a un peque delgadillo y estirado con bañador de Rayo McQueen.
Ahora, a toro pasado, todo parece más fácil. Cuando leo a otras mamás blogueras contar sus experiencias como la retirada del pañal, sus primeras palabras, los despertares nocturnos, las rabietas, es fácil daros consejos, animaros diciendo que todo pasará, y a veces me doy cuenta que yo misma quito importancia a momentos que para vosotras son duros, pero es que es cierto, son momentos que pasan muy rápidos, aunque por ser tan intensos, cuando los vivimos, nos parecen eternos y durísimos.
Habiendo superado muchas de las duras pruebas que nos han tocado en estos cuatro años, veo claramente todo el trabajo realizado. Veo mi inexperiencia y cómo podía haber yo contribuido a hacer las cosas más sencillas. La experiencia es un grado, sin duda. Muchas veces pienso yo sola en silencio “si ahora tuviera otro,…., con los ojos cerrados haría muchas cosas”. Y es cierto, no es vanidad, es solo experiencia.
Además no dejaría que me influyeran comentarios inoportunos de personas inoportunas y no invitadas a participar en mi vida y en mis decisiones. Cuanto sufrí yo por los comentarios ajenos y qué tonta fui por dejarme influenciar. Pero una no es perfecta y las presiones son muy grandes, los comentarios, la información incorrecta, la corriente pretende arrastrarte, y pone más fuerza si ve que tu deseas ir contra ella.
Solo hay que ver los mensajes erróneos que escuchamos de boca de muchas madres y/o padres. A mis oídos llegan cada día comentarios que me apetecería contestar para intentar aclarar cosas, de personas que conozco y de otras que no. Pero por desgracia mi opinión o mi testimonio no va a alterar ciertas opiniones.
Una recién mamá me decía no hace mucho que quería dar el pecho a su bebé, pero que su marido tenía miedo de que su leche no fuera suficiente y no fuera “buena”. ¿Y por qué esa negatividad?. Mucho puedo decir yo, argumentarles, hablarles, pero si un día su bebé llora tras una tetada, ese marido (bienintencionado sin duda) tendrá argumentos suficientes para influenciar a su esposa y animarla a que abandone la lactancia.
Y me viene a la memoria uno de los últimos vídeos que una marca como Nestlé ha sacado recientemente, un vídeo sobre sueño infantil. Me pregunto yo quién narices es Nestlé para hablar de estos temas. Pero la gente lo ve, lo escucha porque claro, ¡¡es una marca importante!!, una marca especializada en …. ¿en qué? pregunto yo, ¿en sueño y hábitos infantiles?, me parece que no. Pero cala, y ahí queda. Por si no sabéis de lo que hablo, os dejo aquí el vídeo para que podáis echarle un vistazo. Y os dejo también un estupendo análisis que María hace en su blog Reeducando a Mamá.
¿Y cuál es el mensaje que os quiero trasladar hoy en este post?, veo que me he ido por las ramas, pero en el fondo todo está unido. Lo que quiero deciros es que vuestros hijos, vuestros tesoros, os pondrán pruebas cada día, verles crecer es emocionante, maravilloso pero a veces también es duro. Pero si os dejáis llevar por vuestro instinto, ignorando a muchas de las personas de vuestro entorno, ignorando mucha de la información que actualmente se maneja y se cree certera, seréis mucho más felices, disfrutaréis más de vuestra maternidad, y creedme, todo será mucho más sencillo.
Vuestra maternidad es,…., vuestra, así que vividla como se os antoje, dejad que vuestro cerebro primitivo tome el poder, y mandad a la porra todo lo demás.

You Might Also Like

23 Comments

  • Reply Mami Poppins 26 julio, 2011 at 08:12

    Si que es cierto que hay que escuchar al cerebro primitivo, pero a veces no lo vemos y nos bloqueamos por que queremos hacer las cosas "tan perfectas" y además es necesario por que luego crecen tan rápido que merece la pena.

    Es verdad nestle no tiene ni idea de estos temas.

  • Reply Anónimo 26 julio, 2011 at 08:13

    Desde luego desde que aprendí a vivir mi vida y mi maternidad sin hacer caso a los demás (incluido mi marido que quería aplicar el método de Duérmete niño influenciado por sus compañeros de trabajo y yo dije ¡¡Por encima de mi cadáver!! jajajaj) soy mucho más feliz y me siento más completa. Sobre todo cuando noto la conexión total que tengo con mi niño. Es genial…

    Besos,
    Cristina.

  • Reply La chica de las flores. 26 julio, 2011 at 09:19

    Tienes razón, hay que vivirlo día a día porque de un día a otro cambian tanto…

    Yo todos éstos videos que subis y que circulan por internet ni los veo…

    Sobre lo que has dicho de tener otro y hacerlo todo con los ojos cerrados… es cierto! aparte de que el segundo ve a su tato y aprende rápido, tú te saltarás muchas rutinas que verás que no son necesarias…

    Hala qué rollo te he soltado…

    Besos!!!

  • Reply Carol 26 julio, 2011 at 09:23

    No somos perfectas y muchas veces aprendemos sobre la marcha y a base de errores, que pagan nuestros hijos. Pero el darse cuenta ya es un paso, y escucharles ayuda mucho, son nuestros mejores maestros.
    No conocía el vídeo, qué fuerte, me indigna este tipo de gente que sólo quiere vender y enriquecerse.

  • Reply yahorapapas 26 julio, 2011 at 09:54

    Que razón tienes en que debemos escuchar nuestros instintos y no tanto a los miles de vendedores de consejos que nos rodean. Aunque la mayoría de las veces son bien intencionados, cada cual es un mundo y lo que a unos funciona a otros es todo lo contrario.

    En los 7 meses que tiene mi pequeña creo que los peores momentos han sido cuando he tratado de hacer caso a algún consejo en alguna situación de crisis, en vez de escuchar a mi instinto y actuar en consecuencia. Pero poco a poco una va aprendiendo 😉

    Que lejano se me hace ahora, verme con mi pequeña como tu ahora con tu hijo, de 4 añitos ya. Sin embargo cuando lleguemos, seguro que me parece que el tiempo se me ha escapado como arena en las manos…

  • Reply Arual 26 julio, 2011 at 09:56

    Cuanto entiendo tus palabras de hoy Belén. Sabes ahora pienso que si tengo otro lo haré todo más a mi manera, eso no quita que me equivoque, nadie es perfecto, pero me siento preparada para confiar en mi intuición y no dejarme influenciar tanto por todo lo que me rodea.
    Por cierto me he quedado patidifusa con el vídeo!!!

  • Reply Mamareciente 26 julio, 2011 at 12:22

    Muy bien dicho. Ahora que no vale juzgar el pasado con la experiencia del presente, eh? No seas dura contigo misma. 😉

  • Reply kira permanyer 26 julio, 2011 at 12:35

    interesante reflexion. Simplemente que como dice mamareciente, es más facil a toro pasado…
    De todas maneras lo de Nestlé es para twittearlo y cargarnoslo entre todas las mamas blogueras. Especialistas en sueño? risa me da este video.
    Y sobre verlos crecer, mi hija se acaba de ir una semana a un campamento de inglés. Cuando llamo para saber como está me cuentan que super bien. Cuando me fui, y la dejé la vi tan mayor… sólo tiene 7 años…. snif!

  • Reply LA TETA REINA 26 julio, 2011 at 12:38

    Pues fíjate que yo creo que aunque la experiencia es un grado, seguro que si tuviera otro, seguiría fallando en otras cosas.
    Me viene a la memoria un post que escribió Una mamá en Alemania sobre su reivindicar el derecho a ser primeriza aunque sea con el tercer churumbel en el brazo jejejeje

    Tengo que darte toda la razón, en lo que comentas sobre criar sin dejarse influenciar por las críticas de los demás.
    A mí también me costó darme cuenta pero por suerte no fue demasiado tarde. Mi cabezonería me ayudó mucho. ;D

    Siempre que tengo una amiga recien estrenada como mamá le digo que mi NO-consejo es que la opnión que debe prevalecer por encima de todas es la que venga de su instinto y su sentido común.

  • Reply Belen Pardo 26 julio, 2011 at 12:45

    Mami poppins, es fácil sentirse vulnerable en esos principios, donde dudas de todo y tu entorno (en ocasiones) lo pone difícil con opiniones de todo tipo. Yo creo que muchas mujeres hemos madurado lo suficiente con nuestra maternidad y nuestra experiencia para saber que no nos equivocamos, que nuestros planteamientos eran correctos.

    Cristina, maravillosa esa conexión que cuentas tener con tu pequeño. ¡Sigue así!.

    La chica de las flores, yo sabía de su existencia pero anoche me decidí a verlo. De antemano ya sabes el tipo de porquería que es, pero cuando lo ves, te hierve la sangre. Y que cierto es, con un segundo hijo (digo yo que esa experiencia no la tengo) debes dejar de lado cosas innecesarias, todo se hace más fluído, más sencillo.

    Carol, es cierto, nuestros hijos son nuestros maestros, ¡qué gran verdad!.

    yahorapapas, vivimos en un mundo donde se acalla el instinto porque se cree que es erróneo, animal y primitivo. Pero la maternidad lo reavivia, ¡y de qué manera!. Ir en contra de una misma es antinatural y no debemos consentirlo. Nuestro instinto nos enseña el camino y nos abre las puertas de la maravillosa maternidad.

    Arual, esa es la lección que nuestros hijos nos enseñan, a confiar en nosotras mismas y cerrar las puertas a las opiniones contrarias.

    Mamareciente, no!!! no soy dura, en absoluto!! Tengo claro que todo lo que he hecho, equivocado o acertado, lo he hecho por amor a mi pequeño. La experiencia te hace darte cuenta que el camino no ha de ser tortuoso, sino que puede ser en línea recta. Dichosa tu que puedes disfrutar de esa segunda maternidad 🙂

    Kira permanyer, por muy preparada que una se crea, con el primero es más durillo. Luego una descubre la maternidad, lo que desea hacer, la llamada del instinto, la crianza con apego, el dar cariño sin límites, el colecho, la lactancia a demanda, y se le cambian los patrones. Tu nena es muuuuy mayor, disfruta al máximo de ella!!

  • Reply Belen Pardo 26 julio, 2011 at 12:48

    Teta Reina, yo no digo que cuando has tenido un hijo, con los siguientes todo vaya a ser perfecto, ni muchísimo menos. Errores cometemos todos, que por algo somos humanos. Y por ende, cuando una ya tiene un hijo y viene otro, entre el cocktail hormonal, el cansancio, la falta de tiempo , etc, etc, etc, los errores aparecen y abundan seguro.

    Pero yo me refiero a las bases del asunto. Yo ahora sé que si tuviera otro hijo sin duda colecharía, sin duda lactaría, sin duda no me dejaría influenciar por opiniones ajenas, sin duda no dejaría que las visitas inundaran mi casa, sin duda no pensaría que YO me estoy equivocando, y así sucesivamente. No sé si me explico.
    De un hijo SIEMPRE se aprende, porque siempre tienen algo que enseñarnos, sea el primero, el tercero, o el quinto!.

  • Reply LA TETA REINA 26 julio, 2011 at 13:14

    No, si te he entendido, lo decía como uan reflexión a mis propios pensamientos.

    Yo también haría muchas cosas sin dudar pero con un millón de dudas nuevas. eso sí, con más seguridad en mi misma.

    Igual, no me he expresado bien. :S

  • Reply @Mousikh 26 julio, 2011 at 13:17

    Es un placer para las mamis más recientes "aprovecharnos" de tu valiosa experiencia…

    En cuanto al vídeo, como comentaba en el blog al que haces referencia, lo mejor que podemos hacer, es mostrar a otras mamis cómo las cosas pueden hacerse de otra manera.
    Un beso

  • Reply Carol 26 julio, 2011 at 13:44

    A la porra todo!!!!!
    Estoy contigo!!

  • Reply lamamadeunabruja 26 julio, 2011 at 14:06

    A mí me encanta como muchas veces nos tranquilizas con tanta naturalidad, desde la perspectiva de quien ha pasado por ello y ha salido airosa.
    Con tan sólo 17 meses como mamá ya me doy cuenta de lo que hace la experiencia y también pienso si tuviera otro no volvería a pasar por esto o lo otro.
    Besazos

  • Reply Mamá (contra) corriente 26 julio, 2011 at 14:52

    Reconozco que no me puedo quejar porque ya tenía las ideas más o menos claras y, las que no, las he ido amoldando con relativa facilidad. Pero vaya que si la experiencia es un grado!!.

  • Reply Cocinando entre Olivos 26 julio, 2011 at 16:33

    Y con el segundo hay cosas aún peores…"este no lo meteras en la cama", " a este le quitaras el pecho antes para que no te pase como con el primero", " a este no lo cogeras en brazos"….en fin, que sigo cometiendo los mismos errores, pero gracias a mamas como tú podemos aprender muchas cosas, así que te rogaria que esa reflexión con los ojos cerrados que has hecho la plasmaras en palabras, tan sabias como siempre. No te imaginas lo valiosa que es tu experiencia Belén, Gracias!!!

  • Reply Maria 26 julio, 2011 at 19:00

    A pesar de que hay días que me asaltan las mil dudas, intento dejarme guiar por mi instinto, intento disfrutar de cada avance de nuestra peque e intento no perderme nada. Creo que todas pensamos que si volviéramos a ser mamis, algunos "fallos" no los cometeríamos pero supongo que surgirían otros… Lo importante para mi es que la gorda crezca recibiendo todo el amor y cuidado que necesita, sabiendo que sus padres siempre estarán ahí y dejandonos acompañarla en su aprendizaje, aportandole todo lo que esté en nuestra mano… Muy bonita tu reflexión, sabes que os admiro, que sois un ejemplo para nosotros y que creo que el peque se está convirtiendo en una persona maravillosa… Un besazo

  • Reply Leia Organa 27 julio, 2011 at 06:48

    Completamente de acuerdo contigo…como siempre.

    Mi hijo, con sólo tres meses ya me ha enseñado un montón de cosas, y parece que fue ayer cuando desayunando rompí aguas…

  • Reply Anuda 27 julio, 2011 at 09:04

    Buf, a mí el tema de los pseudoconsejos me tiene ya bastante quemada. Sobre todo el "no lo cojas que se malcrían", el "desde que puedas, los metes en su cuarto" o el "no pensarás tenerla enganchada a la teta toda la vida, ¿no?". Llevo más de un año esperando a mi niña y no veo el momento en que llegue para cogerla y tenerla todas las noches conmigo.

    Lo que más rabia me da es que la mayoría de los que me aconsejan son personas sin hijos. Ayer mi cuñada me estuvo aleccionando durante una hora sobre cómo debía meter a Daniela en su propio cuarto a partir del cuarto mes y que no hiciera como sus cuñados, que su niño con 11 años, aún se levantaba por la noche para ir a la cama de sus padres porque a veces tenía miedo. "No querrás que tu hija te trastoque toca la vida, ¿no?" (cuando eso es exactamente lo que quiero, que me la cambie de arriba a abajo).

    La coña fue cuando, hablando después con Alfonso, me contó que su hermana, con 13 años, aún se metía en la cama de mis suegros cuando tenía pesadillas… En fin.

    Acabo ya el rollo repollo… Me alegro mucho muchísimo de teneros a todas la madres blogueras para leer vuestras experiencias y ver que no soy una rara ni una loca. Si no fuera por todas vosotras, mi niña ya tendría biberones preparados, dormiría en su cama, no la cogería nunca cuando llorase y, lo peor de todo, no me cuestionaría nada de nada. Un beso enorme!!!

  • Reply siempre mamá 27 julio, 2011 at 12:30

    Yo te digo que tengo tres, que cada uno es un reto, que cada paso es distinto con cada uno de ellos y se vive con la misma intensidad, menos agobios eso si, porque aprendes una gran verdad y es que hay que dejarse llevar por el instinto en cada momento y oir todo pero escuchar sólo a tu corazón 🙂

  • Reply misteriosa 27 julio, 2011 at 20:51

    brrrrr, he visto el vídeo y me tengo que censurar, no quiero llenarte el blog de tacos, la verdad es que cuesta verlo entero, cuesta porque en algunas casas al perro le hacen más caso. Aunque, pensándolo bien, no íbamos a esperar que Nestlé dijera: "Os lo metéis en la cama con vosotros y así de paso a la noche le das el pecho más tranquila", porque claro, así no venden ni un bote de leche. Pero me fastidia el tono paternalista de la que habla, tratándonos como si fuéramos retrasadas mentales. Además me llama la atención que en ningún momento sale el padre (y eso que es por la noche); ¿será el bebé huérfano de padre, o hijo de madre soltera?

    Un saludo!

  • Reply M.R.G. 3 agosto, 2011 at 13:31

    A mí lo que me gusta ver en cualquier persona que se embarca en una 'aventura' (ser madre, por ejemplo), es observar cómo evoluciona, cómo va haciendo un camino que pasa por hacer las cosas que en cada momento cree adecuadas, para luego corregirlas si cree que puede ser mejor de otro modo. Esa coherencia me parece la única posible para crecer y avanzar. En cualquier aspecto de la vida. Y como madre, seguro que esa evolución trae mucha sabiduría y es un ritmo 'natural' de crecimiento que hará que cuando toque afrontar otros momentos (la infancia, la adolescencia, su juventud…) te permita ser esa madre-sabia que se agradece tener al lado. Y no hablo de 'sabia' por ser super-lista y tener la razón siempre, sino por asumir que no se sabe todo desde el comienzo y estar dispuesta a aprender cada día.

    Felicidades, Belén, quién te ha visto y quién te ve… Desde fuera también hay una evolución en ti, en el modo de enfrentarte a las cosas cotidianas con tu pequeño. Y eso llena de orgullo a quienes te queremos. NO me cabe duda.

    besitos

    Marta.-

  • Leave a Reply