Sin categoría

Una nueva maternidad: la sexualidad de la mujer

19 julio, 2011
Esta semanita de playa y descanso me ha permitido leerme del tirón Una Nueva Maternidad. Hace unos días os contaba mis reflexiones acerca del parto. En estos más de 4 años, desde que mi hijo nació, he pensado mucho en ello, y gracias a mi mal alumbramiento he podido aprender mucho, de la fisiología del parto, de la preparación de la mujer, de nuestro rol. De los errores se aprende, sin duda, ese es mi lema. No me arrepiento de nada de lo hecho, porque de todo he aprendido muchísimo. Me atrevería a decir que he conseguido sacar más en claro de lo equivocado que de lo acertado de mi vida.
Con la sexualidad me ha sucedido igual. Y este es uno de los temas tratados en este libro, pues también forma parte de la maternidad. Libro por cierto que he leído, releído párrafos, páginas, lo tengo marcado por mil sitios. Leer estas páginas me ha hecho ir atrás en el tiempo, en mi tiempo, mi adolescencia, mi inicio en la sexualidad. Pero no, no voy a contaros mis escarceos sexuales, no viene al caso. La sexualidad de una mujer no comienza la primera vez que comparte su intimidad con una pareja. Nuestra sexualidad se inicia con la menarquia, es decir, nuestra primera menstruación. Nuestro cuerpo explota y es en ese momento cuando nuestra femineidad se manifiesta.
La sexualidad de una mujer empieza con la menarquia, sigue con nuestros incontables ciclos menstruales, nuestros cambios como consecuencia de ellos, el embarazo, el parto, el puerperio, la lactancia, la crianza de nuestros hijos. Así contado, cualquiera puede decir, ¡pero si ese es el ciclo de la vida!. Efectivamente, es el ciclo de la vida, en consecuencia es el ciclo de la mujer, porque somos las dadoras de vida. Sin mitos, sin divinidades, hablo de lo carnal, del sangrado menstrual, de parir, de hormonas, hablo de mujeres de carne y hueso no de divas. Pero nos guste o no nos guste somos dadoras de vida. Y el ciclo de nuestra vida, desde que despertamos sexualmente en nuestra pubertad se enfoca a crear un nuevo ser humano y albergarlo en nuestro vientre.
Leía en estas páginas cosas como la “masculinización de la mujer”, lo que me hacía recordar algo que escribí no hace mucho, hablaba yo de las mujeres asexuadas, ¿recordáis?.
Desde muy jovencita he oído el discurso de “la píldora anticonceptiva ha sido la revolución de la mujer”. Y yo me lo creí en su día. Hoy, veinte años después, con la experiencia y conocimiento acumulado, pregunto ¿de verdad?. La hembra de la especie es cambiante, su sexualidad se compone de picos, subidas, bajadas. Todo ello es consecuencia de las alteraciones hormonales que se producen en nuestro ciclo menstrual. Todo ello hace posible la creación de un óvulo, y en consecuencia de un posible embarazo. Los hombres por el contrario tienen una sexualidad lineal (cito palabras textuales del libro). ¡Ojo! eso no es nada malo, ni mejor, ni peor, ¡¡es su misión!!. Siempre dispuestos para poder llevar a cabo lo que la naturaleza espera de ellos, fertilizar al óvulo disponible.
Y llega la tan manida píldora anticonceptiva, ¿y qué consigue?, que las mujeres nos volvamos igualmente lineales. Y ahora resulta que esto es igualdad, ¡¡pues vaya!!. Perdemos nuestra naturaleza cíclica, engañamos a nuestro cuerpo, le quitamos autoridad, valía, no le dejamos funcionar en su total capacidad. Y, ¿qué ocurre después?, ocurre que repercute a la hora de nuestro despertar maternal. Tenemos un cuerpo, unas hormonas tan dormidas, tan poco preparadas, tan poco dispuestas, que no saben bien qué hacer cuando llega el momento.
En algunas ocasiones, como es mi caso particular, el cuerpo se atrofia, el sistema reproductor se desconfigura y sobreviviene el caos. Anovulación, trastornos hormonales, y un largo y aburrido etcétera.
Y, siguiendo con mi caso particular, lo gracioso del tema es que lo que te permite disfrutar de una vida sexual (reducida esta al encuentro íntimo con la pareja), es lo que a su vez te quita el deseo. Tres años tomé este cocktail molotov, poco en comparación con muchas otras mujeres, y consiguió aniquilar mi deseo sexual, consiguió dormir a mis óvulos y descontrolar mis hormonas. La consecuencia de todo ello fue un tratamiento de fertilidad.
Y todo esto se equipara a liberación sexual, ¡¡JA, JA, JA!!, me río yo de esto. No señores míos, la liberación sexual no es esta ni consiste en anular nuestra femineidad. Desde hace cinco años, desde que mi hijo llegó a esta familia, ¿pensáis que no he tenido relaciones sexuales?, no por Dios, ¡¡faltaría más!!, otros métodos anticonceptivos menos agresivos nos han echado un cable. Pero me prometí a mi misma no atacar indiscriminadamente mi cuerpo con semejante bomba hormonal. Con esto no condeno este método anticonceptivo, simplemente expreso mi opinión. Y para colmo una opinión avalada por una durísima historia personal.
Gracias a las historias de Una Nueva Maternidad relacionadas con la sexualidad femenina he recordado todo este duro episodio de mi vida. Y efectivamente, coincido plenamente con las mujeres que hablan de ello. La sexualidad femenina es un continuo, no se trata de tener la regla, tener sexo. Va mucho más allá. Se inicia en la pubertad, y el paso del tiempo va completando las múltiples y distintas fases de nuestra maravillosa y extensa sexualidad . Y no hay que verlo como una condena, como un suplicio. Hay verlo como lo que es, un placer, un don, un regalo.
El feminismo de antaño hizo un duro trabajo, nada despreciable desde luego. Pero hemos evolucionado, los hombres, las mujeres, y ahora la sociedad también debe evolucionar. Las mujeres han demostrado su valía intelectual, laboral, social,…., Ahora debemos retomar el papel olvidado de la maternidad. Basta de relegarlo, basta de discriminarlo.
Sigo con mi idea de R-evolución. Ahora toca, como María Berrozpe (Reeducando a Mamá) dice en estas páginas un feminismo en evolución que se ocupe de feminizar a la sociedad en lugar de masculinizar a la mujer, un feminismo que luche porque la mujer pueda desempeñar el papel que merece en la sociedad sin renunciar a la maternidad si es lo que ella desea. Un feminismo que consiga una sociedad donde se valore la maternidad en su justa medida….

Gracias María por tan acertadas palabras.
Y no olvidemos que nuestra fisiología es muy importante, decisiva. Integremos todo nuestro ser. No vivamos nuestra esencia como algo penoso. Nos debemos dar cuenta de la globalidad, de lo grande que es ser mujer.

You Might Also Like

26 Comments

  • Reply Eloísa 19 julio, 2011 at 15:56

    Lo que es una pena, Belén, es que muchas de estas mentiras, estas masculinidades que hemos interiorizado las mujeres como nuestras, sean tan difíciles de despegar de nuestra conciencia, de nuestro cuerpo, de nuestra sociedad.

    Yo nunca he tomado la píldora. Mi razonamiento era muy fácil: me negaba a tomar hormonas para "desregularme" cuando hay otros métodos que no implican interferir con el funcionamiento normal del cuerpo. Desde luego, nunca me había parado a reflexionar sobre sexualidad cíclica o sexualidad lineal en esos momentos, pero la conclusión es la misma y me alegro de ello.

    Me encanta que estés disfrutando tanto del libro. Yo lo comencé a leer y no pude parar.

  • Reply Marta 19 julio, 2011 at 16:50

    Varias cosas, belén:

    1.- me llama mucho la atención y me despierta una gran admiración (¿más?) por ti y mucho respeto el ver cómo una mujer que ya ha sido madre y no tiene planeado volver a serlo sigue interesada por el proceso completo de la maternidad pues me lleva a tomarte mucho más en serio, ya que es habitual que las mujeres se 'interesen' por estos temas en función de su propia situación, de manera que una vez superan ciertas etapas no vuelven sobre ellas y simplemente su atención viaja hasta otras etapas y elementos de su interés. Enhorabuena por esta coherencia personal que admiro.

    2.- me encanta este párrafo que has escrito:

    "[…El feminismo de antaño hizo un duro trabajo, nada despreciable desde luego. Pero hemos evolucionado, los hombres, las mujeres, y ahora la sociedad también debe evolucionar. Las mujeres han demostrado su valía intelectual, laboral, social,…., Ahora debemos retomar el papel olvidado de la maternidad. Basta de relegarlo, basta de discriminarlo…]"

    no puede quedar mejor expresada la conciliación de ser mujeres-de-nuestra-época, valorando los avances pasados, pero no tener que limitarnos a lo que para nuestras abuelas fue una conquista, pues si no seguimos desarrollando su legado seremos indignas sucesoras suyas.

    Un beso, guapa

  • Reply Una madre Pikler 19 julio, 2011 at 17:40

    Belen: Me ha encantado lo que has escrito! Realmente ahora que somos madres nos podemos dar cuenta de algunas cosas que de jovenes se nos pasan por alto, no?

    Ayer conversando con una amiga – ahora en tratamiento de busqueda – me decia cambiaría todo por haber sido madre mas joven…

    Pero la verdad qeu yo tambien me senti identicada que pensabamos cuando tomabamos la pastilla que ganabamos en ese momento?

    Y despues cuando llegue a buscar mis bebes, estaba con el miedo de la edad en la nuca corriendome?

    Es verdad perdimos el femenino! y ni siquiera nos dabamos cuenta.

    Tengo amigas que no quieren ser madres porque pueden elegirlo y no se que decir!!! Debo respetar pero mas alla de eso no me gustaria que se priven del placer de la maternidad, que nunca pero nunca creo puede sernos ajeno!

    gracias belen….saludos con cariño, lucre

  • Reply Carol 19 julio, 2011 at 17:56

    Me ha encantado tu resumen. A ver si me hago con él de una vez (lo fui dejando por si me tocaba en los sorteos varios, en fin).
    Yo tomé la píldora con 21 años unos meses y tuve que dejarla. Me sentía fatal física y anímicamente. El médico me decía que llevaba su tiempo adaptarse, me mandó otra "menos fuerte" y la cosa siguió igual hasta que me harte y la dejé.
    Hace poco comentaba con mi pareja y también en el blog de Carol, nuestrapequeñacría, el tema de la regla (tengo pendiente escribir una entrada), y es que para mi siempre fue un suplicio cada mestruación, no sólo por los dolores y la alteración emocional, no sabría decir, pero no acepté nunca esa parte de mi sexualidad. Ahora se que cuando vuelva la voy a recibir de forma muy distinta.

  • Reply Ana 19 julio, 2011 at 19:14

    Belen, sabes en que librería puedo hacerme con el libro? fui a la casa del libro y no lo tenían, no se donde buscarlo y me gustaría comprarlo aquí para ahorrarme los gastos de envio!

  • Reply Maria 19 julio, 2011 at 20:46

    Me encanta leerte, es genial como explicas las cosas. Solo decirte q una vez mas estoy de acuerdo contigo, yo apenas tome la píldora un año, al poco de empezar con Jose la deje, no nos gustaba la idea de meter hormonas porque si cuando existen otros métodos, esa fue nuestra opinión. A día de hoy me alegro de no haberla tomado mas. Un besazo princesa y gracias

  • Reply Madres cabreadas 19 julio, 2011 at 21:52

    Te aplaudo y te comprendo. Estoy de acuerdo en no alterar la naturaleza de nuestro cuerpo. Recomiendo el método persona, funciona en armonía con nuestro cuerpo y ayuda a conocernos mejor como mujeres.
    Me ha encantado!

  • Reply unamadreactual 19 julio, 2011 at 22:01

    Soy de las que piensa que la naturaleza es sabia, no voy a renegar de los avances médicos, pero creo que siempre es mejor escoger una opción que no altere nuestras funciones naturales. De este tema sé poco ya que nunca la he tomado.

  • Reply socmare 19 julio, 2011 at 22:40

    Hola!!
    Que bien que te haya gustado el libro, soy una de las 15 :).
    Celebro que haya servido para sentirte identificada y reconocida :).
    El libro lo podeis encontrar en La Casa del Libro y ahora también en Fnac y en cualquier libreria si pedís que os lo lleven.
    Un abrazo.
    Raquel

  • Reply Caro 19 julio, 2011 at 23:16

    Bueno, ya sabes que yo he prometido un post tocando este tema y que te voy a enlazar. Pero sirva de aperitivo que estoy de acuerdo en lo que dices, aunque hayamos llegado por caminos distintos.

    Yo nunca he tomado píldora ni método hormonal alguno. Pero no por concienciación femenina, para mi 'vergüenza' y orgullo fue por concienciación masculina. Cuando mi marido y yo empezamos a decir que lo nuestro era serio, ya me puse en plan 'bueno, y qué método vamos a usar'. Con el anticuado credo de que los condones son para los principiantes y las relaciones esporádicas. Yo pensaba en tomar la píldora porque no conocía otra cosa y era lo que usaban todas mis amigas. Era lo que usaban las chicas modernas y al día, liberadas en su sexualidad. Mi marido, que algo sabe de estas cosas, me dijo que para qué quería hormonarme. Que por él podíamos seguir con preservativo sin problema. Yo era de esas que pensaban que ningún tío 'tragaba' con los preservativos, y sin embargo, el mío prefirió usarlos a que yo me metiera hormonas. Y me dió la primera lección de amor en toda la jeta.

    A día de hoy, después de meses estudiando mi ciclo, y de mucha concienciación femenina, sigo usando sólo preservativo, pero ahora sólo cuando son verdaderamente necesarios 🙂 y lo hago porque asumo el riesgo, claro está. Pero tan mal no he de conocer mi ciclo (o ya soy totalmente infertil) cuando en 27 meses no me he vuelto a quedar embarazada (y otra cosa será que acierte cuando quiera volver a quedarme!)

  • Reply Mama mimosa 20 julio, 2011 at 05:38

    Menos mal que estamos despertando del letargo y poniendo nuestra sexualidad en el sitio que merece. Cada vez que hablas de este libro me entran muchas ganas de leerlo. Gracias.

  • Reply Mamareciente 20 julio, 2011 at 06:50

    Hola Belén, como siempre, interesante entrada. Me han gustado mucho las palabras de Reeducando a mamá.
    Pero no comparto todo lo que dices. Para mí la píldora sí es un gran avance y una muy buena opción.

  • Reply mama de parrulin 20 julio, 2011 at 07:51

    Belén, en principio la píldora nos parece una liberación, es después de intentar tener hijos o después de tenerlos cuando vemos lo perjudicial que ha sido, cuando comprendemos que sería mucho más sencillo conocer nuestro cuerpo, nuestros ciclos, hay mil señales de ello a las que no hemos prestado atención y no conocemos por haber tomado la pildora. Yo me he "conocido" a los 32. Qué lástima, no?
    Por otro lado si tuviera una nena, creo que preferiría que se la tomara. Contradicciones.

  • Reply Belen Pardo 20 julio, 2011 at 08:58

    Eloísa, como digo yo he descubierto muchas cosas relacionadas con mi sexualidad y mis ciclos a base de “palos”. Mi experiencia con la píldora anticonceptiva fue muy negativa y tuvo unas consecuencias muy serias. Afortunadamente lo que me sucedió a mi no les pasa a la mayoría de las mujeres. Pero aún así es una opción que debería ser estudiada con mucha calma y sopesar realmente sus pros y contras. Yo ahora sé todo esto, conozco mi cuerpo mejor que nunca, pero entonces, hace años todo era muy distinto. Gracias por tu comentario guapa.

    Marta, solo puedo decirte,…, gracias por tus palabras. Viniendo de ti me han emocionado mucho.

    Una madre Pikler, yo también, cuando los hijos no llegaban, pensaba lo que tu amiga, hubiera dado cualquier cosa, hubiera cambiado cualquier cosa por haber sido madre más pronto. Porque sé que si lo hubiera hecho antes, ahora no tendría solo un hijo. Pero lo hecho, hecho está, y como he dicho en el post, de los errores se aprende y no hay que arrpentirse de nada. Ánimos y un beso fuerte a esa amiga.

    Carol, hay muchas mujeres a quien la píldora les sienta bien y otras que sufrimos las consecuencias. Lo importante es que cada mujer elija libremente. Yo expongo mis pensamientos sobre el tema, y mi experiencia personal. Pero mi verdad, no es absoluta, desde luego. Yo también lo vivía antes todo de un modo muy traumático. Ahora, a raíz de ser madre, mis ciclos son perfectos, regulares, intensos, vivos. Conozco mi cuerpo como nunca, mis ovarios funcionan a la perfección. Mi primer parto consiguió resetearme por completo, y gracias a eso, conseguí mi segundo embarazo de modo natural.

    Ana, creo que te han contestado más adelante, además una de las responsables de este libro ¡! Prueba a buscarlo en Fnac y casa del libro, y sino, búscalo en los blogs de estas 15 mujeres.

    María, lo importante es tener la información, la posibilidad y poder elegir. Gracias a ti linda, por estar ahí.

    Madres cabreadas, yo antes no escuchaba a mi cuerpo, pero nada de nada, ahora conozco sus señales, su momento, sus picos hormonales. Y como los entiendo, los acepto, mi menstruación ya no es problemática, ya no hay consecuencias, por no haber, ya no hay ni granos!! Uno de mis mayores problemones.

    Unamadreactual, yo tampoco reniego de los avances médicos, ¡qué haríamos sin ellos!. Pero para todo hay un punto medio. Y ese punto medio no es igual para todas las mujeres, ni para todas las personas, cada uno tiene que buscar el suyo.

    Socmare, Raquel,…., Gracias por el libro, gracias por leer este post y mil gracias por comentar. Un beso grande.

    Caro, a mi la concienciación femenina, como tu dices, me ha llegado ahora. Yo deje de tomar la píldora porque me encontraba fatal y encima no me comía un colín. Mi marido decía que total, para que tomarla si no hacíamos uso y disfrute de ella. Era como un tronco, ni sentía ni padecía. Fue dejarla y mi cuerpo comenzó a funcionar mejor, pero el daño ya estaba hecho. Vamos, ni punto de comparación con lo que soy ahora!!!!
    Mi chico es también de lo que el preservativo no le importa, y es nuestro método barrera. En mi caso sin correr muchos riesgos que no estamos por la labor, pero disfrutando intensamente.

    Mamá mimosa, lo importante es poder elegir, pero siendo consciente de la grandeza de nuestro cuerpo.

    Mamareciente, como vengo diciendo, es una opción muy personal, y si para ti es buena, pues perfeco!! Para mi no lo fue, y ahora he visto más motivos. Pero todo es muy personal, insisto.

    Mama de parrulin, lástima no mujer. Cada una tiene un momento. Y con respecto a si tuvieras una hija, supongo que preferirías que la tomara para “asegurarla” jejeje.

  • Reply LA TETA REINA 20 julio, 2011 at 09:15

    Que daños nos ha hecho el feminismo mal entendido. Y esa confusión que difíl resulta de desarraigar, coñe!

    Respecto a la pildora, tú yo ya hemos hablado de ello varias veces.
    A mí me salvo hace años y hace 1 mes lo ha vuelto a hacer.
    Aunque sea un arreglo artificial, pero a mi me ha salvado.

    La primera vez para regular unos ciclos largos con poco tiempo entre ellos, de una cantidad desmesurada y con fuertes dolores.

    La segunda vez para arreglar artificialmentelo que se desarregló artificialmente, tú ya me entiendes…

    Aun así meter algo artificial a algo tan natural como es nuestro cuerpo, creo que no es la mejor opción aunque algunas veces su uso terapeutico sea el más aconsejable.

    Cada caso es un mundo.

    Me ha encantado el post. Estos días de descanso traen un fruto interesantísimo.

    Besitos

  • Reply Arual 20 julio, 2011 at 10:01

    Nunca he tomado la pildora Belén, desde siempre mis ciclos han sido regulares y no hizo falta. Más tarde siempre usé el preservativo. No soy constante para nada y sabía que se me iba a olvidar tomarme a diario la pastillita. Aún con todo mi primer embarazo fue inesperado y sorpresa y el segundo muy buscado, casi dos años tardé. Creo que las mujeres nos sometemos a demasiados stress. Tu post me ha parecido interesantísimo en todos los sentidos. Ya vale de negar nuestra femeneidad. Tengo que leerme ese libro que recomiendas.

  • Reply La chica de las flores. 20 julio, 2011 at 10:51

    Hoy has escrito un post precioso y riquísimo!!! no sabría con qué párrafo quedarme, todos son interesantisimos!!

    Me quedo con la idea de la feminidad por encima de todo…

    Pero me refiero a ser femenina, no feminista!! las mujeres tenemos ventajas e inconvenientes en nuestro camino, pero eso es lo que nos define! y yo no quiero ser como los hombres…

    Me encantan mis cambios de humor, mis comportamientos complejos, mi naturaleza explosiva y llena de color!!

    Gracias por inspirarnos!!

  • Reply Belen Pardo 20 julio, 2011 at 12:54

    Teta reina, efectivamente su uso terapeútico es fantástico!! Que nuestro cuerpo es maravilloso pero como todo, imperfecto. Un día te salvó, bien por ello! Pero ahora te ha vuelto a salvar…. De las garras de las hormonas artificiales…. Amiga. Cuando ya estés “a tono” toca disfrutar de tu sexualidad en su plenitud, y total, si se corren riesgos, tienes la suerte de poder decir “no pasa nada”. A mi el descanso me sienta de fábula, mi cerebro se desatasca y empiezan a fluir cosas, pensamientos, ideas, deseos….. en fin. Menos mal que tengo el blog, sino yo creo que estallaría ;P

    Arual, tu historia al revés que la mía, a mi el primero me costó un triunfo y el segundo lo conseguí en apenas 2 intentos, ¡qué cosas!. Estoy contigo en que sometemos al cuerpo a demasiado estrés, y no solo “estrés hormonal” sino de muchos tipos, de ahí tantos problemas a la hora de concebir. Lo importante es que tu deseo de ser madre ha sido satisfecho. A partir de aquí toca conocernos más y mejor y hacernos más sabias.

    La chica de las flores, gracias por tus palabras. Ahora nos toca trabajar a todas y enseñar que ser femenina y feminista puede y debe ir de la mano. No somos hombres, no queremos serlo, los hombres y las mujeres nos complementamos y los unos a los otros nos hacemos perfectos… Nuestras bajadas y subidas emocionales forman parte de nuestra esencia de mujer y no pasa nada no es malo. Recuerdo que mi madre se refiere a tener la regla como “estar mala”, ¿mala?, ¡¡no!!, no estoy mala ni enferma, soy mujer, nada más.

  • Reply La chica de las flores. 20 julio, 2011 at 14:36

    Belén te he citado… thanksssss!!!

  • Reply @Mousikh 20 julio, 2011 at 15:36

    Pues yo empecé a tomar la píldora por prescripción del ginecólogo con unos 16-17 años porque tenía ovarios poliquísticos y unas reglas muy dolorosas. Y así estuve muchos años; luego me pasé al anillo vaginal, hasta que una amiga tuvo un problema con él y a mí se me quitaron las ganas de usarlo. Desde entonces utilizamos el preservativo, excepto el tiempo que estuvimos buscando al Pequico.
    Ahora echo la vista atrás y me parece una barbaridad tantos años de anticonceptivos hormonales, por suerte no me han pasado factura y pudimos engendrar al peque sin problemas. Pero conozco otros casos en los que no ha sido así.
    Después de dar a luz, cesárea incluida, la gine me dijo que no debía embarazarme antes de un año y me recomendó tomar una píldora, que según ella, era muy flojita y era compatible con la lactancia. Pero a mí no me hacia gracia, así que seguimos con los condones y por ahora no me planteo tomarla de nuevo; por lo menos, hasta que me anime a ir a por el segundo.
    Tus reflexiones, como siempre, muy interesantes. Besos

  • Reply misteriosa 20 julio, 2011 at 21:16

    A mí las hormonas me afectan. Tomé la píldora muchos años. Me daba cuenta de que me "dormían" el cuerpo y la libido, pero tampoco se nos ocurrió cambiar de método. Supongo que asumíamos que ese era "el precio a pagar" por asegurarnos de no tener prole hasta que quisiéramos. Después de la primera niña, estuvimos un año con preservativos. Después de la segunda, idem. Luego me animé a ponerme un DIU (SIN hormonas), si algo tenía claro es que no quería volver a tener el cuerpo atontado, sobretodo después de darme cuenta de la diferencia cuando había estado sin tomar las pastillas.

    Saludos

  • Reply Vivian 21 julio, 2011 at 18:15

    Belén, muchas gracias por esa lectura tan lúcida del libro! Sabía que te gustaría.

    Comparto tu post en mi muro. Un abrazo inmenso 🙂

  • Reply mami Poppins 24 julio, 2011 at 16:01

    Me ha encantado esta entrada, realmente ser mujer son muchas cosas y la química es cierto que mata muchos de esos procesos. NO me gustó nunca la pildora y la use bien poco. Me ha llamado la atención que digas que la sexualidad femenina empieza en la pubertad, con la 1º regla y es cierto, el cambio hormonal sucede así, pero creo que la sexualidad femenina esta desde mucho antes y hay que explicarle a las niñas (y niños por supuesto también) para que sepan que ocurrirá cuando esto pase, esta primera regla y manejen situaciones subidones de hormonas, cambios de humor y puedan tomar decisiones en un futuro y comprenderse mejor

  • Reply Sexualidad de la mujer 16 febrero, 2012 at 09:49

    Consejos para mujeres acerca de una vida sexual saludable. Este portal ofrece asesoría de expertos en salud de la mujer en temas de relaciones de pareja y cuidados durante el embarazo.

  • Reply Sexualidad de la mujer 16 febrero, 2012 at 09:50

    Consejos para mujeres acerca de una vida sexual saludable. Este portal ofrece asesoría de expertos en salud de la mujer en temas de relaciones de pareja y cuidados durante el embarazo.

  • Reply Alba 10 agosto, 2012 at 13:15

    Its really, lovely to read the article and the discussions going on here. usar tampones

  • Leave a Reply