Familia Ocio

Escapadas de otoño para familias viajeras

5 Octubre, 2016

 Aunque no lo parezca estamos en otoño y las vacaciones estivales ya han quedado muy atrás. Es momento de organizar una escapada en familia y ver como la naturaleza va mutando sus colores a ocres preciosos. Viajar en verano es casi indispensable, pero toca de nuevo preparar maletas infantiles, huir de la ciudad y descubrir nuevos lugares.

En los últimos años nos hemos acostumbrado a hacer un viaje en otoño y otro la última semana del año para cargar pilas y aprovechar las vacaciones escolares. Da igual que sean pocos días, la sensación de libertad recarga las baterías de un modo espectacular.

Estoy valorando posibles destinos para el puente que tenemos a finales de octubre, ya que el día 31 los niños no tienen colegio y el día 1 de noviembre es el cumpleaños de papá. Cuatro días, un día sin cole y un cumpleaños me parecen motivos suficientes para irnos de Madrid. Eso sí, voy a cruzar los dedos para que la meteorología se alíe con nosotros y el otoño haya comenzado de verdad.

 

¿Dónde podemos irnos?

Llegadas estas fechas me apetecen más destinos de interior. Tengo que decidirme por:

  • La Rioja. Aunque parezca mentira apenas lo conozco y creo que esta podría ser una buena oportunidad. Reúne muchas cosas que me gustan: buena gastronomía, deliciosos vinos, gran turismo cultural y sus preciosos campos, ya sabéis cuánto necesito escapar de la ciudad y respirar aire puro. Ezcaray, San Millán de la Cogolla, Santo Domingo de la Calzada, San Vicente de la Sonsierra. Tiene lugares de ensueño.
  • La Comarca de la Vera. Es un clásico visitar esta zona en primavera, por sus cerezos en flor. Pero el otoño no tiene nada que envidiarle. Madrigal de la Vera, Villaverde de la Vera, Valverde de la Vera, el Monasterio de Yuste o la famosa Garganta de los Infiernos. El aliciente de sus campos y paisajes lo hace muy atractivo. Conocemos algunos pueblos y no nos importaría repetir.

Ambas zonas están a una distancia aceptable de Madrid, entre tres y tres horas y media, no nos gusta hacer viajes muy largos para tan pocos días, pensando en Rayo.
 

¿Dónde hospedarnos?

Al ir los tres, en familia, siempre optamos por apartamentos rurales. Nos resultan más cómodos que los hoteles o las casas rurales sin más. Tener cocina facilita mucho las cosas cuando se viaja con niños y ni que decir tiene que es más económico, pudiendo ahorrarte en desayunos y cenas por ejemplo. Os recomiendo tener localizado algún supermercado por la zona o bien llevar lo indispensable para una primera comida/cena al llegar.

Preferimos alojarnos un poco alejados de pueblos o ciudades, buscando la tranquilidad del campo y el encanto de la naturaleza. Para ruidos y gente ya tenemos la ciudad en nuestro día a día.

Podéis buscar alojamiento en algunas webs especializadas en este tipo de alojamientos. Nuestra experiencia ha sido siempre muy buena en este sentido. Hablad siempre con los propietarios de los apartamentos para aseguraros que tiene todo aquello que necesitéis.

No olvidéis en vuestra maleta de otoño juegos de mesa para disfrutar todos juntos y organizar planes para las tardes que no sean al aire libre. El único inconveniente de viajar en esta época del año es que se hace de noche enseguida. Y aunque la temperatura sea suave de día hay que tener cuidado, especialmente con los niños, cuando el sol empieza a caer. Nosotros solemos hacer planes al aire libre durante la mañana o bien primerísima hora de la tarde. Y las visitas culturales, o los paseos por los pueblos que queramos visitar las dejamos para por las tardes.

Nos encanta el otoño y para demostrarlo he recuperado de nuestro álbum de fotos algunas instantáneas tomadas años atrás:

En este viaje al corazón de Cantabria conocimos a la yegua Rumba. A Rayo le encantaba darle manzanas y pan, aunque le daba un poco de miedo que le mordiera 🙂

Se nota que lo pasamos bien en estas escapadas, ¿verdad? Algún peluche fue protagonista años atrás.

Nunca vamos sin balón.

Y por supuesto el patinete es otro de nuestros indispensables. Creo que ha sido el juguete más utilizado y disfrutado. Aún lo usa 🙂

Qué pequeñito era Rayo aquí, y lo mucho que disfrutamos en este asador al calorcito de la lumbre.

Y si buscáis maletas baratas o ha llegado la hora de renovar alguna, no esperéis al verano que luego vienen las prisas. Así podréis estrenarlas ahora.

¿Y vosotros? ¿Tenéis pensado hacer alguna escapada familiar este otoño? ¿Cuál será vuestro destino?

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply